La ilu­mi­na­ción, muy cui­da­da, se ha di­se­ña­do con ele­men­tos con­ven­cio­na­les

Casa Viva - - Nuevo Rústico -

La ilu­mi­na­ción es muy cui­da­da y es­tá di­se­ña­da con ele­men­tos más con­ven­cio­na­les co­mo los apli­ques, las lám­pa­ras de pie y de sus­pen­sión con otros más mo­der­nos co­mo la ilu­mi­na­ción in­te­gra­da li­neal y los fo­cos de sue­lo. Se plantea una ilu­mi­na­ción glo­bal que al mis­mo tiem­po re­sal­te ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos co­mo el te­cho en vi­gas de ma­de­ra y las pa­re­des de pie­dra, y que per­mi­ta crear ambientes di­fe­ren­cia­dos. En el ex­te­rior, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue lo­grar que la ca­sa se mi­me­ti­za­ra con el en­torno, con el pue­blo de Sant Fe­liu de Boa­da y con los cam­pos que la ro­dean. La vo­lu­me­tría que ad­quie­re, los ma­te­ria­les usa­dos, así co­mo el plan­tea­mien­to del jar­dín con­tri­bu­yen a con­tex­tua­li­zar­lo. Los ma­te­ria­les na­tu­ra­les siem­pre pre­sen­tes en to­do el pro­yec­to: te­jas an­ti­guas, pie­dra, hie­rro, to­ba na­tu­ral, co­bre. La ilu­mi­na­ción de pun­tos de luz re­mar­can­do ár­bo­les bo­ni­tos y fo­cos a sue­lo ilu­mi­nan­do pa­re­des de pie­dra di­se­ña­da pa­ra ser fun­cio­nal, pe­ro lo­gran­do cier­ta dis­cre­ción. El por­che que da al sa­lón tie­ne unos so­fás he­chos a me­di­da muy có­mo­dos y dos gran­des me­sas con ban­cos si­tua­das al la­do de la bar­ba­coa pa­ra po­der dis­fru­tar de las co­mi­das al ai­re li­bre. Las me­sas de cen­tro es­tán cha­pa­das en co­bre, co­mo la cu­bier­ta del por­che, siem­pre in­ten­tan­do uni­fi­car ma­te­ria­les. La en­tra­da es ma­jes­tuo­sa, flan­quea­da por la­van­das y con tres ci­pre­ses en se­ñal de bien­ve­ni­da. La va­lla es­tá rea­li­za­da con tra­vie­sas don­de se mez­clan tre­pa­do­ras, ar­bus­tos y al­men­dros. Jus­to al la­do y co­mu­ni­can­do con la co­ci­na es­tá el huer­to com­pues­to por tres cu­bos de ace­ro cor­ten de tex­tu­ra ru­go­sa y ro­ji­za y un par­te­rre de hier­bas aro­má­ti­cas. Es un jar­dín di­ná­mi­co ya que re­fle­ja in­ten­sa­men­te to­das las es­ta­cio­nes del año: en in­vierno es­tá des­nu­do, en pri­ma­ve­ra flo­re­ce abun­dan­te­men­te, en ve­rano el cés­ped bri­lla y los ár­bo­les fru­ta­les es­tán en su má­xi­mo es­plen­dor, en oto­ño se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo de co­lo­res ro­ji­zos y cal­de­ras.

Lo más es­pec­ta­cu­lar de la sui­te es el ven­ta­nal es­qui­ne­ro que so­bre­sa­le de la fa­cha­da con vistas a los cam­pos am­pur­da­ne­ses y al Mont­grí. Ma­ra­vi­llo­sas vistas que se dis­fru­tan des­de una ban­ca­da que sa­le de la pro­pia ven­ta­na. A par­te tie­ne dos ven­ta­nas más que per­mi­ten la en­tra­da de luz por las tres orien­ta­cio­nes y el dis­fru­te de las fa­bu­lo­sas vistas al pue­blo de Pals.

Los ba­ños, si­guen la mis­ma lí­nea es­té­ti­ca del res­to de la ca­sa, en co­lor vi­són ma­rrón y mi­cro­ce­men­to. Los la­va­bos e, inodo­ro se han rea­li­za­do en con­tras­te con el ne­gro de gri­fos y la ca­li­dez del sue­lo na­tu­ral en ro­ble. El mi­cro­ce­men­to es el pro­ta­go­nis­ta de los ba­ños apli­cán­do­se en re­ves­ti­mien­tos, en­ci­me­ra y du­cha, dan­do con­ti­nui­dad y ho­mo­ge­nei­dad.Una ob­se­sión era evi­tar mam­pa­ras pa­ra im­pri­mir el ca­rác­ter rús­ti­co y la con­tex­tua­li­dad que se bus­ca­ba. En un ex­tre­mo de la plan­ta de la ca­sa se si­túan las ha­bi­ta­cio­nes de las ni­ñas, la de in­vi­ta­dos y en el ex­tre­mo la ha­bi­ta­ción de jue­gos con sa­li­da di­rec­ta a la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.