“El co­che co­nec­ta­do es­tá bien, pe­ro ¿y el res­to?”

Los úl­ti­mos de­ba­tes que se es­tán ce­le­bran­do en el sec­tor apun­tan a la con­vi­ven­cia ac­tual entre co­ches co­nec­ta­dos y aque­llos “des­co­nec­ta­dos”, una si­tua­ción si­mi­lar a la que vi­ve la pos­ven­ta. Se­gún Jo­sé Luis Ga­ta, nos en­con­tra­mos to­da­vía en un pe­rio­do de tr

Chapa y Pintura - - opinión - Jo­sé Luis Ga­ta

El co­che co­nec­ta­do es­tá en bo­ca de to­dos, ha si­do pro­ta­go­nis­ta en el úl­ti­mo Con­gre­so de An­ce­ra ce­le­bra­do en León, y lo cier­to es que su lle­ga­da es­tá ca­da vez más cer­ca. De re­pen­te, nos ima­gi­na­mos ya las ca­rre­te­ras con co­ches “ha­blan­do” entre sí, pe­ro ¿y qué su­ce­de con los que no “ha­blan”? La con­vi­ven­cia entre co­ches co­nec­ta­dos y co­ches “des­co­nec­ta­dos” es real­men­te el más in­me­dia­to es­ce­na­rio al que va­mos y aquí sur­gi­rán in­ten­sos de­ba­tes y cues­tio­nes.

Pa­ra la pos­ven­ta la si­tua­ción se­rá si­mi­lar. Ló­gi­ca­men­te su gran re­to es asi­mi­lar y es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra la lle­ga­da del co­che co­nec­ta­do, pe­ro con un par­que tan en­ve­je­ci­do co­mo el es­pa­ñol, don­de más de la mi­tad de los co­ches en cir­cu­la­ción tie­ne más de diez años, se ne­ce­si­ta­rá bas­tan­te tiem­po pa­ra que ha­ya una re­no­va­ción com­ple­ta del par­que. ¿O aca­so los ta­lle­res han de­ja­do de tra­ba­jar con co­ches sin ESP? La cur­va de adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías siem­pre lle­va un tiem­po y entre me­dias hay una con­vi­ven­cia entre “lo vie­jo” y “lo nue­vo”.

Es­to no sig­ni­fi­ca que po­da­mos res­pi­rar tran­qui­los y de­jar pa­ra ma­ña­na lo que po­de­mos ha­cer hoy. De­be­mos apro­ve­char esa tran­si­ción pa­ra po­ner­nos las pi­las, di­gi­ta­li­zar los pro­ce­sos de re­pa­ra­ción (por­que si no es así el día de ma­ña­na ha­brá que echar el cie­rre al ta­ller) y for­mar­nos pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos de ca­ra a re­pa­rar un co­che que nos ha­bla­rá, pe­ro al que tam­bién ha­brá que en­ten­der.

¿Cha­ta­rras con rue­das?

Al mis­mo tiem­po, otra cir­cuns­tan­cia que ve­mos en el par­que es que los co­ches que se ma­tri­cu­la­ron en los años 2000, y que, por tan­to, tie­nen más de diez años, no son ya tan cha­ta­rras con rue­das; de he­cho, nos gus­te o no, la vi­da útil de los vehícu­los au­men­ta­rá pro­gre­si­va­men­te gra­cias a los avan­ces téc­ni­cos y tec­no­ló­gi­cos. La so­fis­ti­ca­ción de un co­che, entre otras im­pli­ca­cio­nes, su­po­ne el au­men­to de su es­pe­ran­za de vi­da. Pen­se­mos en los co­ches ac­tua­les. ¿Se­rán an­ti­gua­llas en 2026? La res­pues­ta es no, siem­pre y cuan­do se le ha­yan he­cho los co­rres­pon­dien­tes man­te­ni­mien­tos ob­via­men­te. Es­te es un re­to so­bre to­do pa­ra la pos­ven­ta mar­quis­ta, ya que, en la ac­tua­li­dad, cuan­do un co­che en­tra en lo que po­dría­mos de­no­mi­nar co­mo edad adul­ta em­pie­za a acu­dir al ta­ller mul­ti­mar­ca. Nues­tros da­tos son muy re­ve­la­do­res al res­pec­to. En los tres pri­me­ros años de vi­da de un vehícu­lo, el 60% de las ope­ra­cio­nes se ha­cen en el con­ce­sio­na­rio, pe­ro cuan­do cum­ple seis años se in­vier­te to­tal­men­te la ten­den­cia y seis de ca­da diez re­pa­ra­cio­nes se ha­cen en el ta­ller in­de­pen­dien­te.

Tran­si­ción téc­ni­ca

De nue­vo, asis­ti­mos a un pro­ce­so de tran­si­ción téc­ni­ca y tec­no­ló­gi­ca en el que pau­la­ti­na­men­te la an­ti­güe­dad del

vehícu­lo ten­drá un im­pac­to re­la­ti­vo y di­fe­ren­te, pe­ro sí con­vie­ne que el con­ce­sio­na­rio cap­te a los con­duc­to­res a lo lar­go de la ca­da vez más ex­ten­sa vi­da útil del vehícu­lo, con­se­guir esa tan an­sia­da fi­de­li­za­ción. Tie­nen que con­ver­tir ese “amor” de ju­ven­tud en “amor” pa­ra to­da la vi­da, por­que den­tro de unos po­cos años la in­fi­de­li­dad se pa­ga­rá muy ca­ra. Es­ta­mos, en de­fi­ni­ti­va, en una épo­ca de cam­bios, en ple­na tran­si­ción ha­cia una era di­gi­tal y ca­da vez más avan­za­da tec­no­ló­gi­ca­men­te, pe­ro es­ta­mos a mi­tad del ca­mino. Que yo to­da­vía me sé de al­guno que man­da SMS y car­ga el mó­vil el do­min­go y le du­ra to­da la se­ma­na. Pon­ga­mos un ojo en el fu­tu­ro y otro en el pre­sen­te pues.

Los co­ches que se ma­tri­cu­la­ron en los años 2000 no son ya tan cha­ta­rras con rue­das. La vi­da útil de los vehícu­los au­men­ta­rá pro­gre­si­va­men­te gra­cias a los avan­ces téc­ni­cos y tec­no­ló­gi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.