2020, un año dis­rup­ti­vo pa­ra el ta­ller

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de Au­da­tex, en 2020 el 80% de las re­pa­ra­cio­nes ten­drán co­mo pro­ta­go­nis­tas co­ches muy nue­vos o muy vie­jos, pro­vo­can­do una im­por­tan­te po­la­ri­za­ción de la de­man­da. Los ta­lle­res que quie­ran so­bre­vi­vir a lar­go pla­zo, se­gún José Luis Ga­ta,

Chapa y Pintura - - Opinión - José Luis Ga­ta Res­pon­sa­ble de Mer­ca­do Pos­ven­ta de Au­da­tex

Pa­ra el año 2020 ha­brá en el mun­do en­tre 25.000 y 30.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a eso que lla­ma­mos el In­ter­net de las Co­sas. Siem­pre que mi­ra­mos el horizonte lo ha­ce­mos en cla­ve tec­no­ló­gi­ca, y eso no pue­de pa­sar inad­ver­ti­do pa­ra na­die, tam­po­co pa­ra los ta­lle­res de au­to­mó­vi­les. Sin em­bar­go, to­do es­to tam­bién va de per­so­nas y de co­ches; en de­fi­ni­ti­va, de los clien­tes.

Nues­tros da­tos y pre­vi­sio­nes nos de­pa­ran pa­ra ese año en el que ya es­ta­re­mos hi­per­co­nec­ta­dos un par­que bi­po­lar que ten­drá su eco en la pos­ven­ta. De he­cho, pa­ra 2020 se es­ti­ma que ocho de ca­da diez re­pa­ra­cio­nes se ha­rán en co­ches nue­vos o de más de diez años. Esas eda­des tan dis­pa­res se­rán las de los co­ches de nues­tros clien­tes. Los pri­me­ros no se­rán muy nu­me­ro­sos (un 20%), pe­ro ha­rán prác­ti­ca­men­te la mi­tad de las ope­ra­cio­nes, al­go ló­gi­co te­nien­do en cuen­ta que es­tán mejor cu­bier­tos, re­co­rren más ki­ló­me­tros, es­tán en ga­ran­tía, et­cé­te­ra. En cam­bio, los más vie­jos se­rán los más nu­me­ro­sos (dos de ca­da tres), aun­que ha­rán so­lo una ter­ce­ra par­te de las re­pa­ra­cio­nes.

Me­nos ac­ci­den­tes

Por otro la­do, no po­de­mos ol­vi­dar­nos de la cla­ve tec­no­ló­gi­ca que men­cio­na­ba an­tes. Los co­ches ca­da vez es­tán mejor equi­pa­dos y los avan­ces en se­gu­ri­dad ya han con­se­gui­do re­du­cir los cho­ques de­lan­te­ros. Es­ta ten­den­cia se va a ex­ten­der a los si­nies­tros en ge­ne­ral, y el co­che co­nec­ta­do pro­vo­ca­rá que dis­mi­nu­yan has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. La ló­gi­ca cur­va de adop­ción tec­no­ló­gi­ca im­pli­ca­rá ob­via­men­te que du­ran­te unos años con­vi­van co­ches que “ha­blen” con otros “mu­dos”, co­mo ya avi­sa­ba en un an­te­rior ar­tícu­lo en es­tas mis­mas pá­gi­nas, por lo que no se­rá un cam­bio ra­di­cal, sino gra­dual. No obs­tan­te, es­te con­tex­to a cin­co años (que pa­san vo­lan­do) con dos ele­men­tos prin­ci­pa­les en la ecua­ción (edad del par­que y avan­ces tec­no­ló­gi­cos) obli­ga a una re­fle­xión al ta­ller. Por un la­do, el ta­ller mul­ti­mar­ca no pue­de que­dar­se an­cla­do en sus clien­tes ha­bi­tua­les y tie­ne que in­ver­tir en di­gi­ta­li­za­ción pa­ra ser mu­cho más com­pe­ti­ti­vo y em­pe­zar a lle­gar a co­ches de me­nos de cin­co años.

Es un pro­ce­so has­ta cier­to pun­to si­mi­lar al que obli­gó a los con­ce­sio­na­rios el en­ve­je­ci­mien­to del par­que du­ran­te la cri­sis, ex­ten­dien­do sus re­des más allá del um­bral de la ga­ran­tía. Pa­ra el mul­ti­mar­ca el ca­mino es in­ver­so, pe­ro es igual­men­te ne­ce­sa­rio. So­lo de co­ches vie­jos no se va a po­der vi­vir a me­dio pla­zo.

Ser­vi­cios pa­ra tec­no­lo­gía

Asi­mis­mo, la adap­ta­ción a las cir­cuns­tan­cias tam­bién obli­ga­rá a de­ter­mi­na­dos cam­bios en los ta­lle­res de ca­rro­ce­ría, que se ve­rán for­za­dos (por­que ya no se­rá una elec­ción) a ser tre­men­da­men­te rá­pi­dos y ági­les en los pro­ce­sos. Y es que, con me­nos si­nies­tros, ne­ce­si­ta­rán ser mu­cho más pro­duc­ti­vos y efi­cien­tes.

Y pa­ra ter­mi­nar, me atre­vo a sa­car una bo­la de cris­tal y dar al­gu­na pin­ce­la­da de lo que se­rá la pos­ven­ta en unos años. En es­te sen­ti­do, men­cio­na­ría la im­por­tan­cia de ser ca­pa­ces de dar ser­vi­cio no so­lo en ope­ra­cio­nes de ca­rro­ce­ría y elec­tro­me­cá­ni­ca, sino en to­dos aque­llos dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos (co­mu­ni­ca­ción, in­fo­tain­ment, et­cé­te­ra) que va in­cor­po­ran­do el co­che, por­que tan im­por­tan­te se­rá el tur­bo co­mo el Wi­fi del vehícu­lo, y pa­ra es­to úl­ti­mo no lla­ma­re­mos a la ope­ra­do­ra de turno, sino al ta­ller.

El co­che co­nec­ta­do pro­vo­ca­rá que el nú­me­ro de si­nies­tros dis­mi­nu­ya has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. El cam­bio no se­rá ra­di­cal, sino gra­dual”

Pa­ra 2020 se es­ti­ma que ocho de ca­da diez re­pa­ra­cio­nes se ha­rán en co­ches nue­vos o de más de diez años. Así se­rán en­ton­ces nues­tros clien­tes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.