¿Có­mo ele­gir el mo­de­lo ade­cua­do?

Las pis­to­las de pin­tu­ra, co­mo he­rra­mien­tas bá­si­cas en el día a día del ta­ller de ca­rro­ce­ría, pue­den ser las me­jo­res alia­das de los pro­fe­sio­na­les si es­tos co­no­cen to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas y eli­gen el mo­de­lo idó­neo pa­ra ca­da apli­ca­ción.

Chapa y Pintura - - Pistolas De Pintura - › Tex­to So­nia Alon­so › Fo­tos PdA

U na de las he­rra­mien­tas más uti­li­za­das en cual­quier ta­ller de ca­rro­ce­ría es la pis­to­la de pin­tu­ra ae­ro­grá­fi­ca. Se tra­ta de un pro­duc­to bá­si­co pa­ra las ta­reas dia­rias en es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos que em­plea el ai­re com­pri­mi­do pa­ra ato­mi­zar pin­tu­ra u otros ma­te­ria­les pul­ve­ri­za­bles y así po­der apli­car­los so­bre una su­per­fi­cie. Tan­to el ma­te­rial a pul­ve­ri­zar co­mo el ai­re en­tran en la he­rra­mien­ta por con­duc­tos in­de­pen­dien­tes, mez­clán­do­se en el ex­te­rior de la bo­qui­lla de ai­re de for­ma con­tro­la­da. Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na exac­ta­men­te una pis­to­la ae­ro­grá­fi­ca? El pri­mer pa­so es ac­cio­nar el ga­ti­llo, lo que per­mi­te que, tras apo­yar­se con­tra la vál­vu­la de ai­re, de­je pa­sar el ai­re a tra­vés de la mis­ma ha­cia la bo­qui­lla. Des­pués, el ga­ti­llo des­pla­za la agu­ja ha­cia atrás y per­mi­te el pa­so del flui­do ha­cia el ex­te­rior, pro­du­cién­do­se la mez­cla del ai­re y la pin­tu­ra y creán­do­se así la pul­ve­ri­za­ción. A con­ti­nua­ción, de­jan­do li­bre el ga­ti­llo, la agu­ja se des­pla­za ha­cia de­lan­te y se cie­rra so­bre el pico, cor­tan­do el su­mi­nis­tro de la pin­tu­ra pa­ra, fi­nal­men­te, ce­rrar la vál­vu­la y con­cluir la apli­ca­ción.

CÓ­MO ELE­GIR EL MO­DE­LO CO­RREC­TO

La pis­to­la de pin­tu­ra es uno de los pro­duc­tos que más du­das ge­ne­ra en­tre los pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de rea­li­zar su com­pra de­bi­do a la enor­me ofer­ta y ti­po­lo­gía que po­de­mos en­con­trar en el mer­ca­do. Ele­gir el mo­de­lo ade­cua­do es fun­da­men­tal pa­ra desem­pe­ñar las ta­reas dia­rias del ta­ller de ma­ne­ra co­rrec­ta, ya que una ma­la elec­ción pue­de tra­du­cir­se en un aca­ba­do de­fi­cien­te, un ma­yor con­su­mo de pin­tu­ra o en una pér­di­da in­ne­ce­sa­ria de ho­ras de tra­ba­jo, con el con­si­guien­te per­jui­cio en la cuen­ta de re­sul­ta­dos. Pe­ro, ¿qué as­pec­tos hay que te­ner en cuen­ta pa­ra de­can­tar­nos por un mo­de­lo u otro? En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te re­cor­dar que el pro­fe­sio­nal pa­sa una gran can­ti­dad de tiem­po sosteniend­o es­te ti­po de he­rra­mien­tas, por lo que el pe­so, la for­ma o la er­go­no­mía son cues­tio­nes muy a te­ner en cuen­ta. Es­co­gien­do un pro­duc­to có­mo­do, ase­gu­ra­re­mos un re­sul­ta­do óp­ti­mo. Asi­mis­mo, es fun­da­men­tal co­no­cer el ti­po de apli­ca­ción desea­da. So­lo así po­dre­mos ase­gu­rar­nos de ele­gir el mo­de­lo co­rrec­to.

TI­POS DE PIS­TO­LAS Y APLI­CA­CIO­NES

Den­tro de las pis­to­las ae­ro­grá­fi­cas en­con­tra­mos di­fe­ren­tes mo­de­los, de­pen­dien­do de sus ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas y la apli­ca­ción pa­ra la que ha­yan si­do di­se­ña­das. Así, las pis­to­las de gra­ve­dad cuen­tan con el de­pó­si­to en la par­te su­pe­rior y es­tán des­ti­na­das a la apli­ca­ción de bar­ni­ces, mo­no­ca­pas, bi­ca­pas al agua y apa­re­jos. Den­tro de sus ven­ta­jas, so­bre­sa­le su pe­so re­du­ci­do y que ofre­cen un apro­ve­cha­mien­to má­xi­mo de la pin­tu­ra. Ade­más, per­mi­ten y fa­ci­li­tan el tra­ba­jo con pin­tu­ras de vis­co­si­dad y ti­xo­tro­pía me­dia- al­ta, co­mo las pin­tu­ras al agua y apa­re­jos, y ade­más ofre­cen ma­yor fa­ci­li­dad de lim­pie­za. Por su par­te, las pis­to­las de suc­ción tie­nen el de­pó­si­to en la par­te in­fe­rior y, en­tre sus apli­ca­cio­nes, des­ta­can la de bar­ni­ces, mo­no­ca­pas y bi­ca­pas al agua. En­tre sus vir­tu­des, ca­be men­cio­nar su ma­yor ca­pa­ci­dad de de­pó­si­to, y el he­cho de que per­mi­ten guar­dar me­jor la per­pen­di­cu­la­ri­dad en el pin­ta­do de su­per­fi­cies pla­nas ho­ri­zon­ta­les co­mo ca­pós o te­chos y en el pin­ta­do de in­te­rio­res. Las pis­to­las de pre­sión, por el con­tra­rio, es­tán abas­te­ci­das por cal­de­ro­nes o bom­bas y se des­ti­nan a la apli­ca­ción de to­do ti­po de pin­tu­ras en ca­rro­ce­ría in­dus­trial, por lo que son las óp­ti­mas pa­ra tra­ba­jos que re­quie­ran una me­dia de más de tres li­tros de pin­tu­ra por apli­ca­ción. Por úl­ti­mo, las pis­to­las au­to­má­ti­cas, tam­bién abas­te­ci­das por cal­de­ro­nes o bom­bas, se em­plean prin­ci­pal­men­te pa­ra lí­neas de pin­ta­do en con­ti­nuo y en la apli­ca­ción de to­do ti­po de pin­tu­ras en fa­bri­ca­ción del au­to­mó­vil y pri­me­ros equi­pos. El he­cho de que es­te­mos an­te un sec­tor ca­da día más pro­fe­sio­na­li­za­do y exi­gen­te, que co­no­ce y po­ne en prác­ti­ca ca­da vez más es­tos co­no­ci­mien­tos, obli­ga a las mar­cas a con­tar con una ofer­ta am­plia y va­ria­da de pro­duc­tos. A con­ti­nua­ción, va­mos a ha­cer un re­pa­so a las pis­to­las de pin­tu­ra más des­ta­ca­das de fir­mas co­mo Ha­mach, Sa­ta, DeVil­biss, 3M, Sa­go­la o Iwa­ta. DEVIL­BISS › La pis­to­la pul­ve­ri­za­do­ra DV1 es una de sus úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes y es el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal de la GTi Pro Li­te. Es­pe­cial­men­te re­co­men­da­da pa­ra la apli­ca­ción de pin­tu­ras con ba­se agua, DV1 cuen­ta con una in­no­va­do­ra er­go­no­mía del di­se­ño de su cuer­po de alu­mi­nio y aú­na la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en ato­mi­za­ción avan­za­da con nue­vas

EL PRO­FE­SIO­NAL PA­SA UNA GRAN CAN­TI­DAD DE TIEM­PO SOSTENIEND­O ES­TE TI­PO DE HE­RRA­MIEN­TAS, POR LO QUE EL PE­SO, LA FOR­MA O LA ER­GO­NO­MÍA SON CUES­TIO­NES MUY A TE­NER EN CUEN­TA

bo­qui­llas, vál­vu­las de cau­dal y ca­be­za­les de ai­re. Pro­por­cio­na una ato­mi­za­ción de al­ta ve­lo­ci­dad con me­nor pre­sión de ai­re, re­du­ce las tur­bu­len­cias, y mi­ni­mi­za el mo­tea­do y la for­ma­ción de nu­bes, lo que en con­jun­to se tra­du­ce en un in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y el ren­di­mien­to del ta­ller. Mu­cho más si­len­cio­sa que sus pre­de­ce­so­ras, re­du­ce tam­bién el ta­ma­ño de las par­tí­cu­las pro­yec­ta­das, lo que pro­por­cio­na un ran­go de co­lor es­tre­cho pa­ra una me­jor coin­ci­den­cia de co­lor.

HA­MACH › La mar­ca ofre­ce la mi­ni pis­to­la de gra­ve­dad SSG y la pis­to­la ESG. La pri­me­ra (Spot Spray Gun) tie­ne un di­se­ño com­pac­to que ha si­do desa­rro­lla­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra tra­ba­jar con ob­je­tos pe­que­ños. Em­plea tec­no­lo­gía de pul­ve­ri­za­ción HVLP de al­to ren­di­mien­to que, a 2,2 bar de pre­sión, con­su­me un vo­lu­men de ai­re re­du­ci­do de 125 li­tros por mi­nu­to. Es­tán dis­po­ni­bles bo­qui­llas de 0.8, 1.0 y 1.2 mm. Por su par­te, la pis­to­la ESG es ideal pa­ra la apli­ca­ción de to­do ti­po de pro­duc­tos y ofre­ce op­cio­nes de ajus­te con­ti­nuo del cho­rro, que a 2,2 bar de pre­sión con­su­me 269 li­tros de ai­re por mi­nu­to. En es­te mo­de­lo es­tán dis­po­ni­bles bo­qui­llas de 1.3, 1.5, 1.8, 2.0 y 2.5 mm. IWA­TA › La se­rie Su­per­no­va de pis­to­las de pin­tu­ra es una de las ga­mas más des­ta­ca­das de la ofer­ta de la mar­ca. Se tra­ta de una ga­ma que com­bi­na la ele­gan­cia con lo úl­ti­mo en di­se­ño, y den­tro de ella en­con­tra­mos mo­de­los co­mo la Su­per­no­va WS 400 Evo, con un sis­te­ma de hi­los de blo­queo que per­mi­te ex­pe­ri­men­tar una in­ser­ción y ex­trac­ción se­gu­ra y pre­ci­sa del de­pó­si­to de pin­tu­ra. La ga­ma Clas­sic Plus, ca­rac­te­ri­za­da por ofre­cer una ta­sa de trans­fe­ren­cia su­pe­rior al 65% y un con­su­mo de pin­tu­ra muy ba­jo en to­dos sus mo­de­los, cuen­ta con pis­to­las co­mo la W400, de 440 g de pe­so, o la Be­llA­ria, pa­ra áreas gran­des y me­dia­nas.

SA­GO­LA › Den­tro de sus úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes, des­ta­ca la pis­to­la 3300 GTO Car, que fu­sio­na sus dos mo­de­los 3300 PRO (in­dus­tria) y 4100 GTO (ca­rro­ce­ría). Se tra­ta de un pro­duc­to con cuer­po for­ja­do. Ade­más, to­das sus pie­zas es­tán rea­li­za­das en ace­ro inoxi­da­ble o alu­mi­nio, lo que le con­fie­re ro­bus­tez y un mí­ni­mo man­te­ni­mien­to. El mo­de­lo 475 XTech, por su par­te, es otra de las no­ve­da­des de la mar­ca y se pre­sen­ta co­mo una pis­to­la ae­ro­grá­fi­ca de gra­ve­dad que, por sus re­du­ci­das di­men­sio­nes, es ideal pa­ra rea­li­zar di­fu­mi­na­dos, pe­que­ños re­to­ques y/o pin­ta­do de pe­que­ñas pie­zas. In­cor­po­ra un de­pó­si­to de 125 cc y fil­tro de pin­tu­ra. Sa­go­la ofre­ce, ade­más, mo­de­los pe­que­ños y li­ge­ros co­mo la

pis­to­la 4600 Xtre­me que, ade­más ofre­cer una óp­ti­ma dis­tri­bu­ción del pe­so, cuen­ta con dis­tin­tas op­cio­nes de bo­qui­lla DVR Aqua, DVR HVLP, DVR Clear o DVR Ti­ta­nia.

SA­TA › Den­tro de sus pis­to­las HVLP y RP, me­re­ce una es­pe­cial aten­ción el ver­sá­til y eco­nó­mi­co mo­de­lo SATA­jet 5000 B, cu­ya fle­xi­bi­li­dad en cuan­to a la dis­tan­cia de pro­yec­ción y la pre­sión de en­tra­da des­ta­ca en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Los pin­to­res pue­den ajus­tar la pre­sión y la dis­tan­cia con­for­me al ma­te­rial uti­li­za­do, a las cir­cuns­tan­cias cli­má­ti­cas y al es­ti­lo de tra­ba­jo. Otra de las pis­to­las de la fir­ma, la SATA­jet 4000 B, so­bre­sa­le por su ca­pa­ci­dad de pul­ve­ri­za­ción y sus me­jo­ras er­go­nó­mi­cas. Con un pe­so re­du­ci­do en un 15% en re­la­ción al mo­de­lo an­te­rior y un nue­vo con­torno del man­go que se adap­ta me­jor a la mano, la SATA­jet 4000 B es más ma­ne­ja­ble y pre­ci­sa. SA­TA ofre­ce ade­más pis­to­las de al­to ren­di­mien­to ali­men­ta­das por pre­sión co­mo la SATA­jet 3000 K HVLP. No me­nos in­tere­san­te es el mo­de­lo SATA­jet X 5500, re­cien­te­men­te pre­sen­ta­do. Lo in­tere­san­te de es­ta pis­to­la es que por pri­me­ra vez Sa­ta ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma de bo­qui­llas in­ter­cam­bia­bles pa­ra que el pin­tor pue­da ele­gir el ta­ma­ño de la mis­ma, así co­mo su for­ma: alar­ga­da y aba­ni­co. Es­to ofre­ce una gran can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des de pul­ve­ri­za­ción, por lo que se pue­den pin­tar to­do ti­po de ob­je­tos con una so­la pis­to­la.

3M › En su ca­tá­lo­go des­ta­ca la pis­to­la de im­pri­ma­ción Ac­cus­pray con sis­te­ma HVLP que, gra­cias al ca­be­zal de ato­mi­za­ción re­em­pla­za­ble, ofre­ce la sen­sa­ción de pul­ve­ri­zar con una pis­to­la to­tal­men­te nue­va ca­da vez que se uti­li­za un ca­be­zal nue­vo. Em­plea el ca­be­zal de 1.4 mm pa­ra apli­ca­cio­nes de im­pri­ma­cio­nes hú­me­do so­bre hú­me­do, el de 1.8 mm pa­ra im­pri­ma­cio­nes es­tán­dar y el de 2.0 mm pa­ra apli­car ma­si­lla pul­ve­ri­za­ble. La pis­to­la de pul­ve­ri­za­ción Ac­cus­pray HG14, por su par­te, es­tá di­se­ña­da pa­ra las apli­ca­cio­nes que pre­ci­san del uso de un ca­be­zal ato­mi­za­dor de 1.4 mm. Las pis­to­las de pul­ve­ri­za­ción Ac­cus­pray de la mar­ca pue­den usar­se con bo­qui­lla 1.8 mm o 2.0 mm, se­gún la apli­ca­ción. El kit HG14 con­tie­ne una pis­to­la de pul­ve­ri­za­ción, tres bo­qui­llas y un re­gu­la­dor de ai­re.

Pis­to­la 3M Ac­cus­pray HGP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.