Los ma­te­ria­les de pin­tu­ra en la ges­tión del ta­ller

Chapa y Pintura - - Informe - › Tex­to y fo­tos Ra­quel Ada­ne­ro Be­je­rano

Un aná­li­sis de los in­gre­sos del ne­go­cio nos da idea del be­ne­fi­cio que po­de­mos ob­te­ner en ca­da área. Pa­ra con­se­guir­lo, se ha de tra­ba­jar de for­ma or­ga­ni­za­da y lle­var una ges­tión ba­sa­da en in­di­ca­do­res fia­bles. En es­te sen­ti­do, el mar­gen de pin­tu­ra es un in­di­ca­dor que ofre­ce una idea de la bon­dad con que se lle­van a ca­bo los pro­ce­sos de tra­ba­jo en el ta­ller.

Los in­gre­sos del ta­ller vie­nen dis­tri­bui­dos en tres con­cep­tos: mano de obra, re­cam­bios y ma­te­ria­les de pin­tu­ra. Por ello, pa­ra el ta­ller es cla­ve co­no­cer lo que con­su­me en ca­da uno de es­tos apar­ta­dos y cal­cu­lar su be­ne­fi­cio de for­ma in­de­pen­dien­te. Sin em­bar­go, es bas­tan­te co­mún en nues­tras ac­ti­vi­da­des de con­sul­to­ría en­con­trar­nos con ge­ren­tes de ta­ller que di­cen que su ob­je­ti­vo es no per­der en ma­te­ria­les de pin­tu­ra.

MA­TE­RIA­LES Y FAC­TU­RA­CIÓN

Esa res­pues­ta de los ge­ren­tes de ta­ller evi­den­cia una fal­ta de aná­li­sis de al­gu­nos as­pec­tos bá­si­cos del ne­go­cio de la re­pa­ra­ción de los vehícu­los. El vehícu­lo es la ma­te­ria pri­ma con la que tra­ba­ja el ta­ller y co­no­cer qué ti­po de da­ños son los más re­pre­sen­ta­ti­vos en nues­tro día a día, y los pro­ce­sos y las ta­reas que im­pli­can, nos ayu­da a de­tec­tar las ne­ce­si­da­des más acu­cian­tes pa­ra or­ga­ni­zar la pro­duc­ción. ¿Qué su­po­ne re­nun­ciar a ob­te­ner un be­ne­fi­cio en es­te as­pec­to? Un aná­li­sis de la re­pa­ra­ción me­dia ti­po nos da la res­pues­ta. Por un la­do, es­tos ta­lle­res es­tán re­nun­cian­do a la par­te del be­ne­fi­cio co­rres­pon­dien­te a un 13% de la fac­tu­ra­ción de su ne­go­cio, co­mo ve­mos en la ta­bla de es­ta mis­ma pá­gi­na. Por otro la­do, al asu­mir pér­di­da en es­te ca­pí­tu­lo, tam­bién es­tán mer­man­do el be­ne­fi­cio por los con­cep­tos de re­cam­bio y/o mano de obra. Po­de­mos ahon­dar aún más en la im­por­tan­cia de con­tro­lar los ma­te­ria­les de pin­tu­ra si ana­li­za­mos la dis­tri­bu­ción de los ti­pos de re­pa­ra­cio­nes y su im­por­tan­cia re­la­ti­va en los in­gre­sos. Las re­pa­ra­cio­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas es­tán por de­ba­jo de los 600 € y su­po­nen más del 55% de las in­ter­ven­cio­nes en el ta­ller. De ellas, el 25,7% se re­fie­ren a tra­ba­jos en los que la in­ter­ven­ción en el área de ca­rro­ce­ría es ca­si anec­dó­ti­ca; se co­rres­pon­den con des­mon­ta­jes y mon­ta­jes fi­na­les, y ca­si to­do su­ce­de en el área de pin­tu­ra. Son tra­ba­jos de re­pa­ra­ción con in­gre­sos in­fe­rio­res a 300 €, en los que lo fac­tu­ra­do por pin­tu­ra al­can­za, por tér­mino me­dio, el 21,6% del to­tal. En es­tos ca­sos, una pér­di­da en ma­te­ria­les de pin­tu­ra se vuel­ve más preo­cu­pan­te. ¿Es po­si­ble ob­te­ner un mar­gen de be­ne­fi­cio so­bre los ma­te­ria­les de pin­tu­ra? Co­mo ex­per­tos en or­ga­ni­za­ción de los pro­ce­sos de re­pa­ra­ción en ta­lle­res, cree­mos que sí lo es y nos pre­gun­ta­mos, ¿a qué se de­be es­ta re­nun­cia por par­te de los ta­lle­res? La res­pues­ta es com­ple­ja, ya

LOS MA­TE­RIA­LES DE PIN­TU­RA SU­PO­NEN EL 13% DE LA FAC­TU­RA­CIÓN DE LOS TA­LLE­RES DE CA­RRO­CE­RÍA

que hay múl­ti­ples fac­to­res que in­flu­yen fi­nal­men­te en el con­su­mo de ma­te­ria­les de pin­tu­ra en el ta­ller.

FAC­TU­RA­CIÓN EN EL ÁREA DE PIN­TU­RA

La fac­tu­ra­ción en el área de pin­tu­ra se cen­tra, prin­ci­pal­men­te, en la mano de obra (57%), y el 43% res­tan­te, en los ma­te­ria­les de pin­tu­ra. Se ob­ser­va una ten­den­cia de in­cre­men­to en lo in­gre­sa­do por ma­te­ria­les de pin­tu­ra, fren­te al aná­li­sis rea­li­za­do en años an­te­rio­res. En cuan­to a la fac­tu­ra­ción por ma­te­ria­les de pin­tu­ra se de­be prin­ci­pal­men­te a los ma­te­ria­les de aca­ba­do, y só­lo el co­lor re­pre­sen­ta ya el 61% del to­tal. Es­te al­to por­cen­ta­je pro­vie­ne del ele­va­do pre­cio de es­tos pro­duc­tos de pin­tu­ra, por lo que cual­quier error en la rea­li­za­ción de las mez­clas o, sim­ple­men­te, un ex­ce­so en la can­ti­dad de pin­tu­ra pre­pa­ra­da pue­de mer­mar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el mar­gen de be­ne­fi­cio por es­te con­cep­to. En el pro­ce­so de pin­ta­do de vehícu­los, la rea­li­za­ción de las mez­clas es un pun­to cla­ve. Sin em­bar­go ¿cuál es la ra­zón pa­ra que se in­cre­men­te la can­ti­dad de pin­tu­ra pa­ra un de­ter­mi­na­do tra­ba­jo? ¿Es só­lo una cues­tión del pin­tor en el mo­men­to de rea­li­zar la mez­cla de co­lor?

REN­TA­BI­LI­DAD

Con­se­guir un óp­ti­mo gra­do de ren­ta­bi­li­dad en el área de pin­tu­ra de­pen­de de va­rios fac­to­res, co­mo las ins­ta­la­cio­nes dis­po­ni­bles (ca­bi­nas y pla­nos), el equi­pa­mien­to (equi­pos de se­ca­do por ra­yos in­fra­rro­jos), los ma­te­ria­les dis­po­ni­bles, los flu­jos de tra­ba­jo es­ta­ble­ci­dos, los co­no­ci­mien­tos y las ca­pa­ci­da­des de los pin­to­res, etc. En es­te es­ce­na­rio, de­be­mos con­si­de­rar có­mo se rea­li­zan los tra­ba­jos. En el área de pin­tu­ra to­do ha de lle­var­se a ca­bo de for­ma mi­nu­cio­sa y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.