FAC­TO­RES EX­TER­NOS

Chapa y Pintura - - Rentabilid­ad En El Área De Pintura -

La ges­tión en el área de pin­tu­ra re­quie­re una vi­sión in­te­gral del ta­ller, ya que hay otros fac­to­res ex­ter­nos al área que tam­bién afec­tan, a ve­ces de for­ma drás­ti­ca, en su ren­ta­bi­li­dad, da­do que el pin­ta­do es uno de los úl­ti­mos es­la­bo­nes de la ca­de­na de pro­ce­sos de re­pa­ra­ción del vehícu­lo. La ren­ta­bi­li­dad en el área de­pen­de de có­mo se ges­tio­nan otros as­pec­tos cla­ve fue­ra de la mis­ma:

PRE­SU­PUES­TO. Ha de ser acor­de a lo que es pre­ci­so rea­li­zar. De­be es­tar bien ela­bo­ra­do y ve­ri­fi­ca­do an­tes de co­men­zar los tra­ba­jos. Es im­pres­cin­di­ble pre­pa­rar pre­su­pues­tos de­ta­lla­dos de ca­da re­pa­ra­ción y, pos­te­rior­men­te, ajus­tar el tra­ba­jo que se ha de rea­li­zar a los mis­mos. Cual­quier des­via­ción de ellos pue­de su­po­ner una im­por­tan­te pér­di­da de ren­ta­bi­li­dad. El pre­su­pues­to, por lo tan­to, es la re­fe­ren­cia que se ha te­ner en con­si­de­ra­ción an­tes de rea­li­zar los tra­ba­jos de ca­da área.

CO­MU­NI­CA­CIÓN: En re­la­ción con lo in­di­ca­do acer­ca del pre­su­pues­to, la co­mu­ni­ca­ción a los tra­ba­ja­do­res de lo que es pre­ci­so rea­li­zar es fun­da­men­tal. In­for­ma­cio­nes va­gas o de vi­va voz son muy rá­pi­das y ági­les, pe­ro a me­nu­do dan lu­gar a ma­len­ten­di­dos o arro­jan da­tos in­com­ple­tos, que pue­den in­tro­du­cir erro­res en el pro­ce­so. Por el con­tra­rio, el tiem­po de­di­ca­do a una bue­na pla­ni­fi­ca­ción y co­mu­ni­ca­ción con­du­ce a bue­nos re­sul­ta­dos.

TRA­BA­JOS PRE­VIOS DE CA­RRO­CE­RÍA: El re­sul­ta­do de la in­ter­ven­ción de los tra­ba­ja­do­res de ca­rro­ce­ría de­be con­du­cir a una mis­ma va­lo­ra­ción de la in­ter­ven­ción en el área de pin­tu­ra. Si en ca­rro­ce­ría se han au­men­ta­do los da­ños de­bi­do a los mé­to­dos em­plea­dos o a las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo, se in­cre­men­ta­rán tam­bién los ma­te­ria­les pos­te­rior­men­te en el área de pin­tu­ra, in­cum­plien­do el pre­su­pues­to.

OR­GA­NI­ZA­CIÓN: To­das las pie­zas del vehícu­lo han de pin­tar­se al tiem­po. No es ren­ta­ble rea­li­zar más mez­clas de co­lor por­que al­gu­na pie­za, por al­gún mo­ti­vo (fal­ta de pre­vi­sión/ or­ga­ni­za­ción), que­de sin pin­tar cuan­do se pin­tan las de­más.

COM­PRAS: Es im­por­tan­te lle­var una bue­na ges­tión de com­pras con el ob­je­to de evi­tar que se ge­ne­ren pro­duc­tos ca­du­ca­dos o al­ma­ce­nar ma­yor can­ti­dad de lo ne­ce­sa­rio.

STOCK DE MA­TE­RIA­LES DE PIN­TU­RA. Ade­más de ve­ri­fi­car las can­ti­da­des de pin­tu­ra con­su­mi­das por ca­da re­pa­ra­ción, es re­co­men­da­ble con­tro­lar el stock de ma­te­ria­les de pin­tu­ra con cier­ta pe­rio­di­ci­dad pa­ra ve­ri­fi­car que el con­su­mo se co­rres­pon­de efec­ti­va­men­te con las ór­de­nes de tra­ba­jo rea­li­za­das y no hay pér­di­da de ma­te­ria­les por otros mo­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.