Nue­vos ma­te­ria­les pa­ra im­per­mea­bi­li­za­ción de cu­bier­tas

¿Qué hay más allá de “lo de siem­pre” pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de las cu­bier­tas en edi­fi­ca­ción?

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Los con­di­cio­nan­tes que pre­sen­tan las cu­bier­tas son, al igual que los de las fa­cha­das, muy di­ver­sos en fun­ción del edi­fi­cio que se tra­te. Zo­nas de ins­ta­la­cio­nes, zo­nas tran­si­ta­bles, ele­men­tos sa­lien­tes, con­di­cio­na­mien­tos de ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co, geo­me­tría… Sin em­bar­go, en to­dos los ca­sos pa­re­ce que la co­lo­ca­ción de lá­mi­nas as­fál­ti­cas es la so­lu­ción óp­ti­ma pa­ra ofre­cer res­pues­ta. ¿No se­rá que le es­ta­mos res­tan­do im­por­tan­cia a la so­lu­ción de cu­bier­ta en pro de al­go que, aun­que ha fun­cio­na­do du­ran­te mu­chí­si­mos años, no es la me­jor so­lu­ción ni la más du­ra­ble? ¿No se­rá que op­ta­mos por ir a lo có­mo­do, en tér­mi­nos de di­se­ño de so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas, y a lo eco­nó­mi­co?

Siem­pre que los téc­ni­cos nos en­fren­ta­mos a la pro­tec­ción de edi­fi­cios, ya sea en obra nue­va o en reha­bi­li­ta­ción, da­mos gran im­por­tan­cia a in­nu­me­ra­bles as­pec­tos ex­te­rio­res, tan­to es­té­ti­cos co­mo fun­cio­na­les. Es evi­den­te que to­da la en­vol­ven­te del edi­fi­cio tie­ne que cum­plir con la mi­sión de pro­te­ger al in­te­rior del mis­mo de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, ade­más de que esa pro­tec­ción sea du­ra­ble en el tiem­po pa­ra que no pier­da su efec­ti­vi­dad. De la en­vol­ven­te del edi­fi­cio, la par­te que co­bra más im­por­tan­cia a la ho­ra de de­fi­nir sus ca­rac­te­rís­ti­cas es sin du­da la fa­cha­da, ese ele­men­to que, ade­más de te­ner que cum­plir con las con­di­cio­nes de pro­tec­ción co­men­ta­das, ha de cum­plir con unas con­di­cio­nes es­té­ti­cas que le da­rán per­so­na­li­dad al edi­fi­cio, que lo de­fi­ni­rán y di­fe­ren­cia­rán en­tre los que lo ro­dean. Fa­cha­das ven­ti­la­das, sis­te­mas SATE de ais­la­mien­to por el ex­te­rior, mor­te­ros trans­pi­ra­bles e im­permea­bles, apla­ca­dos, alu­mi­nios, por­ce­lá­ni­cos… un sin­fín de so­lu­cio­nes téc­ni­cas y ma­te­ria­les que no so­lo es­tán al al­can­ce del pro­yec­tis­ta, sino que ade­más son te­ni­dos en cuen­ta y me­di­ta­dos en el pro­ce­so de di­se­ño del edi­fi­cio, va­lo­ran­do ese bi­no­mio es­té­ti­co/fun­cio­nal ya co­men­ta­do. Es un re­to en sí mis­mo pro­bar nue­vas so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas de fa­cha­das pa­ra dar una ima­gen di­fe­ren­te o co­no­cer nue­vos avan­ces de ma­te­ria­les pre­vis­tos pa­ra su co­lo­ca­ción en fa­cha­das que in­cre­men­ten las pres­ta­cio­nes de los an­te­rio­res con una es­té­ti­ca in­no­va­do­ra.

Sin em­bar­go, en el ca­so de las cu­bier­tas me da la sen­sa­ción de que no ocu­rre lo mis­mo. Es una opi­nión per­so­nal, una apre­cia­ción que me ha­go al tra­tar con nue­vos pro­yec­tos que me lle­gan y que in­no­van po­co en la re­so­lu­ción de la cu­bier­ta del edi­fi­cio. Pa­re­ce que, al per­der la con­di­ción es­té­ti­ca pú­bli­ca, vi­si­ble por to­dos des­de la ca­lle, esa con­di­ción de lu­ci­mien­to, de mos­trar in­no­va­ción y, por qué no

“Es el mo­men­to de reivin­di­car la im­por­tan­cia de la cu­bier­ta en los edi­fi­cios, esa par­te que ma­yor ex­po­si­ción pre­sen­ta an­te las in­cle­men­cias del tiem­po, esa que nun­ca va a te­ner más pro­tec­ción que ella mis­ma y que, se­gún se des­pren­de de es­ta­dís­ti­cas y es­tu­dios rea­li­za­dos, es el prin­ci­pal fo­co de le­sio­nes en edi­fi­cios”

de­cir­lo, ar­te ar­qui­tec­tó­ni­co, se pier­de la ne­ce­si­dad de in­no­va­ción, de pro­bar nue­vos ma­te­ria­les y sis­te­mas que den un pa­so tec­no­ló­gi­co más en la me­jo­ra de las so­lu­cio­nes de cu­bier­ta.

Co­mo la lá­mi­na bi­tu­mi­no­sa fun­cio­na bien y, to­tal, no se va a ver, ¿pa­ra qué per­der tiem­po in­ves­ti­gan­do nue­vas so­lu­cio­nes que pue­dan sus­ti­tuir a la ya ve­tus­ta tec­no­lo­gía del be­tún mo­di­fi­ca­do?

Pues yo creo que es el mo­men­to de reivin­di­car la im­por­tan­cia de esta par­te del edi­fi­cio, esa que ma­yor ex­po­si­ción pre­sen­ta an­te las in­cle­men­cias del tiem­po, esa que nun­ca va a te­ner más pro­tec­ción que ella mis­ma y que, se­gún se des­pren­de de es­ta­dís­ti­cas y es­tu­dios1 rea­li­za­dos, es el prin­ci­pal fo­co de le­sio­nes en edi­fi­cios. Sin em­bar­go, a pe­sar de ello, se­gui­mos em­pe­ña­dos una y otra vez en no evo­lu­cio­nar téc­ni­ca­men­te en los sis­te­mas de cu­bier­ta pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes y dar la vuel­ta a esas es­ta­dís­ti­cas, se­gui­mos re­cu­rrien­do en mu­chas oca­sio­nes a lo de siem­pre, a pe­sar de que lo de siem­pre no es lo óp­ti­mo. Pe­ro, ¿qué más hay más allá de ‘lo de siem­pre’? El nú­me­ro de sis­te­mas y ma­te­ria­les que exis­ten en el mer­ca­do y que son téc­ni­ca­men­te acep­ta­bles son in­nu­me­ra­bles y, aun­que no es el ob­je­to de es­te ar­tícu­lo en­trar a de­ta­llar ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas, sí que qui­sie­ra en­trar al me­nos a men­cio­nar aque­llos sis­te­mas que me pa­re­cen más des­ta­ca­bles.

Mem­bra­nas y lá­mi­nas

Lo pri­me­ro que ha­bría que ha­cer es una se­pa­ra­ción en­tre dos gran­des gru­pos de sis­te­mas, di­fe­ren­cian­do en­tre mem­bra­nas y lá­mi­nas. Las mem­bra­nas se­rían aque­llos sis­te­mas que, apli­ca­dos en es­ta­do lí­qui­do, se trans­for­man y aca­ban cu­brien­do la to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie de la cu­bier­ta con un ma­te­rial más o me­nos elás­ti­co, en fun­ción del sis­te­ma es­co­gi­do. Tie­nen la ven­ta­ja de pre­sen­tar una su­per­fi­cie con­ti­nua, sin jun­tas que pue­dan fa­llar y aca­bar pro­vo­can­do fil­tra­cio­nes. Ade­más, son sis­te­mas com­ple­ta­men­te ad­he­ri­dos, lo que pue­de ser in­tere­san­te en la ma­yo­ría de los ca­sos, pe­ro con lo que hay que te­ner cui­da­do en zo­nas en las que sean pre­vi­si­bles mo­vi­mien­tos del so­por­te.

Por otro la­do, ten­dría­mos las lá­mi­nas, que son sis­te­mas que cu­bren la su­per­fi­cie a im­per­mea­bi­li­zar unien­do por di­fe­ren­tes mé­to­dos las di­fe­ren­tes par­tes del ma­te­rial que se des­plie­ga a mo­do de man­tas, de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y ca­rac­te­rís­ti­cas.

De en­tre las pri­me­ras -las mem­bra­nas-, po­si­ble­men­te to­dos em­pe­ce­mos pen­san­do en el fa­mo­so clo­ro­cau­cho2, o me­jor di­cho cau­cho clo­ra­do, ese lí­qui­do nor­mal­men­te ro­ji­zo tan que­ri­do por mu­chos pa­ra re­sol­ver fil­tra­cio­nes en cu­bier­tas exis­ten­tes, pe­ro tan odia­do por otros tan­tos, por su po­ca du­ra­bi­li­dad y la ma­la co­lo­ca­ción de la que sue­le ser ob­je­to.

Lue­go ten­dría­mos las mem­bra­nas ba­sa­das en po­liu­re­ta­nos; mu­cho más du­ra­de­ros que el cau­cho clo­ra­do, se apli­can en for­ma lí­qui­da con ro­di­llo o pro­yec­ta­dos, trans­for­mán­do­se en una mem­bra­na con­ti­nua com­ple­ta­men­te ad­he­ri­da con gran elas­ti­ci­dad, que con la pro­tec­ción ade­cua­da pue­de ser tran­si­ta­ble o in­clu­so ap­to pa­ra trá­fi­co ro­da­do.

Otro ma­te­rial que que­da­ría in­clui­do den­tro de las mem­bra­nas es la po­liu­rea, pa­re­ci­da al po­liu­re­tano, pe­ro con al­gu­na va­ria­ción en los en­la­ces quí­mi­cos que le apor­tan ma­yor ca­pa­ci­dad de im­per­mea­bi­li­za­ción si ca­be. Tie­ne la di­fi­cul­tad téc­ni­ca de ser apli­ca­da en ca­lien­te, lo que re­quie­re de equi­pos más es­pe­cia­li­za­dos que no es­tán al al­can­ce de to­dos los apli­ca­do­res o ins­ta­la­do­res de im­per­mea­bi­li­za­cio­nes, por lo que es un ma­te­rial más ade­cua­do pa­ra gran­des su­per­fi­cies don­de pue­da que­dar re­per­cu­ti­do el cos­te de es­tos equi­pos. Bá­si­ca­men­te és­tos se­rían los sis­te­mas de mem­bra­nas im­per­mea­bi­li­zan­tes.

Sis­te­mas de lá­mi­nas

En cuan­to a los sis­te­mas de la­mi­nas, el más co­mún y uti­li­za­do es el de las lá­mi­nas bi­tu­mi­no­sas en to­das sus va­rian­tes, be­tún mo­di­fi­ca­do, ar­ma­das, au­to­pro­te­gi­das… Son re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de co­lo­car y el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio es muy sim­ple, cual­quier con­tra­ta se atre­ve, lo que no creo que sea real­men­te una ven­ta­ja, pues la fal­ta de es­pe­cia­li­za­ción ha oca­sio­na­do en mu­chas oca­sio­nes una ma­la re­so­lu­ción de en­cuen­tros que al fi­nal han aca­ba­do fa­llan­do.

Las lá­mi­nas de EPDM3 son otro de los sis­te­mas de im­per­mea­bi­li­za­ción dis­po­ni­bles. En mi opi­nión, mu­cho más fia­bles y du­ra­de­ros que las lá­mi­nas bi­tu­mi­no­sas; tie­nen ade­más la ven­ta­ja de po­der fa­bri­car­se en gran­des “man­tas” de has­ta unos 900 m2, lo que per­mi­te re­du­cir en gran me­di­da la apa­ri­ción de jun­tas que pue­dan fa­llar en su unión. La unión de lá­mi­nas en­tre ellas o con los ele­men­tos de la cu­bier­ta es me­dian­te ad­he­si­vos quí­mi­cos que vul­ca­ni­zan el ma­te­rial. No es tam­po­co com­pli­ca­do de co­lo­car, por lo que su sim­pli­ci­dad lo po­ne al al­can­ce de la ma­yo­ría de las in­ter­ven­cio­nes. Otro ti­po de lá­mi­nas son las de PVC, muy re­sis­ten­tes y du­ra­de­ras, aun­que tie­nen que es­tar pre­pa­ra­das en su com­po­si­ción pa­ra re­sis­tir la ex­po­si­ción a los ra­yos UV. El ti­po de fi­ja­ción en­tre las lá­mi­nas es me­dian­te so­ple­te de ca­lor o bien me­dian­te ad­he­si­vo es­pe­cí­fi­co. La su­je­ción al so­por­te se rea­li­za me­cá­ni­ca­men­te, con especial cui­da­do de con­tra­rres­tar las di­la­ta­cio­nes que su­fre con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, que pue­den lle­gar a da­ñar el sis­te­ma.

Lue­go ten­dría­mos los elas­tó­me­ros ter­mo­plás­ti­cos, co­mo el Eti­leno-ace­ta­to de Vi­ni­lo, o más co­no­ci­do co­mo EVA, una lá­mi­na con una gran re­sis­ten­cia al im­pac­to y al des­ga­rro. Des­ta­ca por su su­per­fi­cie de co­lor blan­co que fa­vo­re­ce la re­fle­xión so­lar, evi­tan­do el so­bre­ca­len­ta­mien­to del edi­fi­cio a tra­vés de la cu­bier­ta. Y otro ti­po de elas­tó­me­ros ter­mo­plás­ti­cos son la po­li­ole­fi­na ter­mo­plás­ti­ca ter­mo­sol­da­ble TPO, que com­bi­na ca­rac­te­rís­ti­cas del cau­cho, muy ade­cua­da pa­ra la im­per­mea­bi­li­za­ción de cu­bier­tas ti­po Deck con fi­ja­cio­nes me­cá­ni­cas.

Co­mo ve­mos, la va­rie­dad de ma­te­ria­les y sis­te­mas pa­ra la im­per­mea­bi­li­za­ción de cu­bier­tas no se re­du­ce sim­ple­men­te a las lá­mi­nas bi­tu­mi­no­sas, hay va­rie­dad su­fi­cien­te pa­ra po­der ajus­tar la de­ci­sión al sis­te­ma más óp­ti­mo en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la cu­bier­ta a eje­cu­tar.

En cual­quier ca­so, cual­quie­ra de los ma­te­ria­les que he pro­pues­to pue­den ser vá­li­dos o no, pe­ro nin­guno de ellos fun­cio­na­rá co­rrec­ta­men­te si no se co­lo­ca por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do, que co­noz­ca los por­me­no­res del sis­te­ma y la re­so­lu­ción de en­cuen­tros y pun­tos sin­gu­la­res, que es por don­de aca­ba fa­llan­do cual­quie­ra de los sis­te­mas que se pro­pon­gan.

V En­ri­que Ala­rio Ar­qui­tec­to téc­ni­co en Ala­rio Ar­qui­tec­tu­ra, blog­ger y crea­dor del pri­mer pod­cast en español so­bre cons­truc­ción,

On­si­te Pod­cast

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.