Ten­den­cias en reha­bi­li­ta­ción ho­te­le­ra

Adap­tar­se a una nue­va for­ma de via­jar

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Con es­te es­ce­na­rio de par­ti­da, que­da pa­ten­te la ne­ce­si­dad de re­plan­tear al­gu­nos as­pec­tos fun­da­men­ta­les del ne­go­cio ho­te­le­ro con el fin de ge­ne­rar nue­vas ex­pe­rien­cias pa­ra el clien­te que se ba­sen no so­lo en la me­jo­ra del ser­vi­cio per se, sino tam­bién en re­la­ción con el es­pa­cio en el que se desa­rro­llan esos ser­vi­cios. Con­tem­pla­mos así la in­cor­po­ra­ción al sec­tor de con­cep­tos co­mo la “in­ge­nie­ría emo­cio­nal”, des­de la que se bus­ca in­tro­du­cir nue­vas sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias úni­cas pa­ra el clien­te. Des­ta­can múl­ti­ples ten­den­cias que dan res­pues­ta a dis­tin­tos seg­men­tos del mer­ca­do, des­de aque­llas di­ri­gi­das a

Es muy ne­ce­sa­rio que El sec­tor ho­te­le­ro Ten­ga la su­fi­cien­te in­for­ma­ción a su al­can­ce pa­ra que pue­da afron­tar la reha­bi­li­ta­ción de sus Edi­fi­cios con una vi­sión más ho­lís­ti­ca

po­ten­ciar y me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del clien­te en ma­te­ria de co­nec­ti­vi­dad y mo­vi­li­dad, has­ta la in­cor­po­ra­ción de nue­vos es­pa­cios pa­ra atraer al tu­ris­mo de­por­ti­vo y el tu­ris­mo de sa­lud. Sin ol­vi­dar­nos de la te­ma­ti­za­ción de los es­pa­cios, una ten­den­cia en bo­ga en el mer- ca­do ac­tual, ba­sa­da en el uso de re­cur­sos ca­pa­ces de su­mer­gir al clien­te en un en­torno to­tal­men­te di­fe­ren­te al real, em­plean­do pa­ra ello la si­mu­la­ción de mun­dos le­ja­nos y fan­tás­ti­cos, la am­bien­ta­ción ba­sa­da en es­ce­na­rios de pe­lí­cu­la. Por úl­ti­mo, aun­que no por ello

me­nos im­por­tan­te, de­be­mos des­ta­car la in­tro­duc­ción del con­cep­to “Ho­tel sos­te­ni­ble”.

In­cre­men­to de la in­ver­sión en re­for­mas

Des­de el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Ho­te­le­ro (ITH), so­mos cons­cien­tes de que la re­for­ma in­te­gral de los es­ta­ble­ci­mien­tos hoteleros es­tá co­bran­do ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia. No en vano, en el úl­ti­mo año y me­dio se ha pro­du­ci­do una ele­va­da in­ver­sión en es­te sen­ti­do, gra­cias a la me­jor si­tua­ción del sec­tor, tras un año 2016 po­si­ti­vo en tér­mi­nos de ocu­pa­ción y re­cu­pe­ra­ción del pre­cio me­dio, que ha per­mi­ti­do ge­ne­rar más in­gre­sos y es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Las em­pre­sas del sec­tor han com­pro­me­ti­do im­por­tan­tes in­ver­sio­nes en re­for­mas, cen­tra­das en los ha­bi­tua­les ob­je­ti­vos de me­jo­rar la ca­li­dad de su pro­duc­to, re­po­si­cio­nar­lo o aho­rrar cos­tes apli­can­do me­jo­ras di­ri­gi­das a in­cre­men­tar la efi­cien­cia.

La an­ti­güe­dad de la plan­ta ho­te­le­ra es­pa­ño­la es ob­via­men­te uno de los mo­ti­vos que im­pul­san la re­no­va­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro más allá de esta ne­ce­si­dad bá­si­ca es­tá la adap­ta­ción a las ca­da vez ma­yo­res exi­gen­cias del mer­ca­do. Así, en los úl­ti­mos años se han re­no­va­do en­tre un 10% y un 15% de la plan­ta ho­te­le­ra es­pa­ño­la.

Por ello es muy ne­ce­sa­rio que el sec­tor ho­te­le­ro ten­ga la su­fi­cien­te in­for­ma­ción a su al­can­ce pa­ra que pue­da afron­tar la reha­bi­li­ta­ción de sus edi­fi­cios con una vi­sión más ho­lís­ti­ca, que per­mi­ta lle­var a ca­bo la re­for­ma te­nien­do en cuen­ta tan­to la ubi­ca­ción y la ti­po­lo­gía del ho­tel co­mo las pre­fe­ren­cias y ne­ce­si­da­des de su clien­te po­ten­cial (di­fe­ren­cia­ción y seg­men­ta­ción). El ob­je­ti­vo es pla­ni­fi­car co­rrec­ta­men­te el pro­ce­so de re­for­ma y la elec­ción de los di­se­ños, los ma­te­ria­les y tec­no­lo­gías exis­ten­tes en el mer­ca­do más ade­cua­dos pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo al que se quie­re lle­gar. Por su­pues­to, to­do ello, con­tem­plan­do to­dos los pa­rá­me­tros de sos­te­ni­bi­li­dad, ope­ra­ti­vi­dad y co­nec­ti­vi­dad pa­ra dar res­pues­tas a las ne­ce­si­da­des de es­te nue­vo clien­te.

El pro­ce­so de re­for­ma del sec­tor se es­tá aco­me­tien­do des­de dos pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes. Por un la­do, nos en­con­tra­mos con los ca­sos de re­for­ma in­te­gral del es­ta­ble­ci­mien­to, que con­tem­plan la re­no­va­ción de la de­co­ra­ción y el mo­bi­lia­rio o la te­ma­ti­za­ción de es­pa­cio con el ob­je­ti­vo de lo­grar una ma­yor di­fe­ren­cia­ción que les per­mi­ta cap­tar nue­vos ni­chos de mer­ca­do y/o ajus­tar­se a las nue­vas ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas del ni­cho de mer­ca­do al que se di­ri­gen.

Por otro la­do, nos en­con­tra­mos con las re­for­mas de me­nor ca­la­do, cu­yo ob­je­ti­vo es con­se­guir un aho­rro de cos­tes o in­tro­du­cir el con­cep­to sos­te­ni­bi­li­dad en su es­tra­te­gia con el ob­je­ti­vo de atraer la fi­de­li­za­ción de un clien­te con­cien­cia­do con el me­dio am­bien­te.

El pa­pel de la sos­te­ni­bi­li­dad y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca

La ne­ce­si­dad de op­ti­mi­zar la gestión del es­ta­ble­ci­mien­to ha­ce im­pres­cin­di­ble in­ver­tir en me­di­das di­ri­gi­das a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, con­si­de­ran­do que el cos­te ener­gé­ti­co prác­ti­ca­men­te se ha tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos 6-7 años de­bi­do al cons­tan­te au­men­to del pre­cio de la ener­gía. Por tan­to, una re­for­ma bien pla­ni­fi­ca­da de­be in­cluir la ne­ce­sa­ria in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías efi­cien­tes y ener­gías re­no­va­bles que ayu­den a com­pen­sar es­tos in­cre­men­tos y que, por otro la­do, re­duz­can las emi­sio­nes de CO2 al me­dio am­bien­te.

En los edi­fi­cios que ope­ran co­mo ho­te­les, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y la sos­te­ni­bi­li­dad jue­gan un pa­pel muy re­le­van­te pe­ro, ade­más, su di­se­ño, los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos y de­co­ra­ti­vos, sus as­pec­tos téc­ni­cos, lo­gís­ti­cos y ope­ra­ti­vos pue­den, y de he­cho, mar­can la di­fe­ren­cia. Los ho­te­les es­pa­ño­les tie­nen un enor­me po­ten­cial pa­ra aho­rrar ener­gía des­de la pers­pec­ti­va de la ar­qui­tec­tu­ra y la reha­bi­li­ta­ción sos­te­ni­bles, da­do que la plan­ta ho­te­le­ra de­be afron­tar re­for­mas y ac­tua­li­za­cio­nes en los pró­xi­mos 10 años: en es­te sen­ti­do, la in­ver­sión en reha­bi­li­ta­ción ten­drá ma­yo­res re­tor­nos cuan­to más sos­te­ni­ble y efi­cien­te sea.

El sec­tor de la cons­truc­ción y los pro­pios ar­qui­tec­tos son ca­da vez más sen­si­bles res­pec­to al im­pac­to que sus obras y di­se-

ños van a te­ner en el me­dio am­bien­te. La ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble de un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro de­be con­se­guir re­du­cir el im­pac­to eco­ló­gi­co que ge­ne­ra el pro­pio edi­fi­cio me­dian­te el uso de ma­te­ria­les sos­te­ni­bles pa­ra la cons­truc­ción, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o la gestión de re­si­duos que el pro­pio edi­fi­cio ge­ne­ra­rá. En es­te sen­ti­do, el di­se­ño de un pro­yec­to de re­for­ma o cons­truc­ción de un es­ta­ble­ci­mien­to sos­te­ni­ble de­be es­tar en­fo­ca­do en tres ob­je­ti­vos:

Lo­grar la per­fec­ta in­te­gra­ción del con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co en el en­torno, cons­tru­yen­do com­ple­jos ar­qui­tec­tó­ni­cos que ge­ne­ren la me­nor can­ti­dad de re­cur­sos y emi­sio­nes po­si­bles, que in­cor­po­ren la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les re­cu­pe­ra­dos, re­uti­li­za­dos y re­ci­cla­dos, en­tre otras me­di­das.

Dis­mi­nuir al má­xi­mo el con­su­mo ener­gé­ti­co, me­dian­te el uso de ener­gías al­ter­na­ti­vas, si no de for­ma ex­clu­si­va, al me­nos de for­ma prio­ri­ta­ria, apro­ve­chan­do al má­xi­mo los re­cur­sos na­tu­ra­les dis­po­ni­bles (sol, vien­to, agua de llu­via).

Cons­truir o re­di­se­ñar un ho­tel, en la me­di­da de lo po­si­ble, au­to­su­fi­cien­te en cuan­to a la gestión de los su­mi­nis­tros de agua, ener­gía, re­uti­li­za­ción de re­si­duos, abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, etc.

Con­fort, sos­te­ni­bi­li­dad y tec­no­lo­gía

De to­dos es­tos da­tos, po­dría­mos in­fe­rir que las ten­den­cias en reha­bi­li­ta­ción ho­te­le­ra hoy en día van orien­ta­das al di­se­ño de es­pa­cios con­for­ta­bles que in­cor­po­ren un ma­yor uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les, fa­vo­re­cien­do la re­duc­ción del gas­to ener­gé­ti­co y la sos­te­ni­bi­li­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos hoteleros.

La bús­que­da de dis­po­si­cio­nes que fa­vo­rez­can la ilu­mi­na­ción y la ven­ti­la­ción na­tu­ral, así co­mo la in­cor­po­ra­ción de es­pa­cios ver­des en el in­te­rior y ex­te­rior del edi­fi­cio son so­lo al­gu­nas de las ten­den­cias más des­ta­ca­das, cu­ya apli­ca­ción es­tá fuer­te­men­te li­ga­da al de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. La ilu­mi­na­ción na­tu­ral, por ejem­plo, re­sul­ta po­si­ble úni­ca­men­te me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de gran­des es­pa­cios acris­ta­la­dos, una me­di­da tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­da a una me­nor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, de­bi­do a la al­ta trans­mi­tan­cia de frío o ca­lor en fun­ción de la ra­dia­ción so­lar y la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior. Sin em­bar­go, el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ha per­mi­ti­do que en la ac­tua­li­dad dis­pon­ga­mos de nue­vos acris­ta­la­mien­tos in­te­li­gen­tes que evi­tan es­tos pro­ble­mas, fil­tran­do la ra­dia­ción so­lar, me­jo­ran­do el con­fort y aho­rran­do en ai­re acon­di­cio­na­do en ve­rano. Pre­ci­sa­men­te, en ITH es­ta­mos desa­rro­llan­do un pro­yec­to pi­lo­to con Guar­dian Sun, que es­tá lle­van­do la im­plan­ta­ción de es­te ti­po de pro­duc­to a es­ta­ble­ci­mien­tos hoteleros, mi­dien­do ade­más los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con di­cha im­plan­ta­ción.

Por otro la­do, ob­ser­va­mos una ma­yor in­cor­po­ra­ción de cu­bier­tas ve­ge­ta­les y es­pa­cios ajar­di­na­dos que no so­lo pro­mue­van el ais­la­mien­to tér­mi­co del edi­fi­cio, sino que tam­bién fa­vo­rez­can el apro­ve­cha­mien­to de es­tas zo­nas pa­ra uso y

la bús­que­da de dis­po­si­cio­nes que fa­vo­rez­can la ilu­mi­na­ción y la ven­ti­la­ción na­tu­ral, así co­mo la in­cor­po­ra­ción de Es­pa­cios ver­des En El in­te­rior y Ex­te­rior del Edi­fi­cio son so­lo al­gu­nas de las Ten­den­cias más des­ta­ca­das

dis­fru­te del clien­te, te­rra­zas ba­res, etc., in­cre­men­tan­do los in­gre­sos ex­tras pa­ra el ho­te­le­ro con la co­mer­cia­li­za­ción de un es­pa­cio an­te­rior­men­te inexis­ten­te. En es­te sen­ti­do, las fa­cha­das ver­des o los mu­ros cor­ti­na ca­da vez se uti­li­zan más pa­ra dar un to­que ac­tual a los edi­fi­cios y, al mis­mo tiem­po, pro­veer con­fort y efi­cien­cia. Tam­bién aquí, la tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en una gran alia­da del di­se­ño sos­te­ni­ble, pues­to que po­de­mos con­tar con in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra ins­ta­lar sis­te­mas de pro­duc­ción de ener­gías re­no­va­bles, que a la vez pue­dan do­tar de un di­se­ño es­té­ti­co al edi­fi­cio (pla­cas so­la­res tér­mi­cas o fo­to­vol­tai­cas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, etc). En de­fi­ni­ti­va, el ho­te­le­ro es­tá res­pon­dien­do de for­ma pro­gre­si­va a las nue­vas exi­gen­cias del mer­ca­do, in­cor­po­ran­do un am­plio aba­ni­co de so­lu­cio­nes que ofre­cen co­ber­tu­ra a las ne­ce­si­da­des de to­dos los seg­men­tos, ya sean ur­ba­nos, va­ca­cio­na­les, de ne­go­cios, well­ness u otros.

Co­ra­lía Pino López Res­pon­sa­ble Área de Sos­te­ni­bi­li­dad y Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Ho­te­le­ro (ITH)

Las fa­cha­das ver­des o los mu­ros cor­ti­na ca­da vez se uti­li­zan más pa­ra dar un to­que ac­tual a los edi­fi­cios y al mis­mo tiem­po pro­veer con­fort y efi­cien­cia.

La ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble de un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro de­be con­se­guir re­du­cir el im­pac­to eco­ló­gi­co que ge­ne­ra el pro­pio edi­fi­cio.

Una re­for­ma ho­te­le­ra bien pla­ni­fi­ca­da de­be in­cluir la ne­ce­sa­ria in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías efi­cien­tes y ener­gías re­no­va­bles.

La tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en una gran

alia­da del di­se­ño sos­te­ni­ble, pues­to que po­de­mos con­tar con in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra ins­ta­lar sis­te­mas de pro­duc­ción de ener­gías re­no­va­bles, que a la vez pue­dan

do­tar de un di­se­ño es­té­ti­co al edi­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.