El pa­pel de la ilu­mi­na­ción en los pro­yec­tos con­tract

La luz: un ele­men­to ac­ti­va­dor de emo­cio­nes

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - Es­ter Pujol Di­se­ña­do­ra in­dus­trial y co­fun­da­do­ra del es­tu­dio de di­se­ño Nah­trang

Que vi­vi­mos en un mun­do glo­ba­li­za­do es una reali­dad ob­via. Pe­ro, pa­re­mos un mo­men­to. Si pu­dié­ra­mos con­ge­lar a vis­ta de pá­ja­ro una ima­gen de nues­tra so­cie­dad, ¿qué ve­ría­mos? Mi­les de ciu­da­des co­nec­ta­das por me­dios de trans­por­te ra­pi­dí­si­mos y ase­qui­bles, mi­llo­nes de per­so­nas en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción, sin lí­mi­tes geo­grá­fi­cos, re­la­cio­nes a dis­tan­cia, con­su­mo ma­si­vo de es­pa­cios de ocio, y to­do rá­pi­do, en per­ma­nen­te cam­bio y evo­lu­ción.

¿Dón­de vi­vi­mos es­to...? ¿En nues­tros ho­ga­res? No, lo ha­ce­mos en es­pa­cios al­qui­la­dos, im­per­so­na­les, ho­te­les, res­tau­ran­tes, lobbys de ae­ro­puer­tos, co­mer­cios... lu­ga­res por los que pa­san usua­rios con mi­les de na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes, cul­tu­ras y ne­ce­si­da­des múl­ti­ples. Los es­pa­cios de con­tract tie­nen la di­fí­cil ta­rea de ha­cer sen­tir co­mo en ca­sa a to­do el mun­do, y pa­ra ello, sin du­da, la ilu­mi­na­ción jue­ga un pa­pel vi­tal, de­ter­mi­nan­te, más im­por­tan­te que cual­quier otro por­que la ilu­mi­na­ción ac­ti­va emo­cio­nes.

Ha­ce no tan­tos años, po­día­mos dis­tin­guir dos ti­po­lo­gías de em­pre­sa de ilu­mi­na­ción: la téc­ni­ca, es­pe­cia­li­za­da en pro­yec­tos con ne­ce­si­da­des muy es­pe­cí­fi­cas (mu­seos, ho­te­les, co­mer­cios, etc.), don­de se re­que­ría un con­trol muy pre­ci­so del efec­to de luz y don­de ha­bía un de­sa­rro­llo téc­ni­co y de in­ves­ti­ga­ción de sus pro­duc­tos muy im­por­tan­te; y por otro la­do, la em­pre­sa de­co­ra­ti­va, don­de la fuen­te de luz era prác­ti­ca­men­te siem­pre la mis­ma y en lo que se cen­tra­ba era en el va­lor del di­se­ño de su en­vol­to­rio y có­mo és­te do­mes­ti­ca­ba y trans­for­ma­ba la luz. Hoy en día es­te mo­de­lo ha cam­bia­do, for­zan­do un cam­bio en las em­pre­sas.

Adap­ta­ción a la de­man­da ac­tual

El sec­tor ha mu­ta­do a la vez que ha evo­lu­cio­na­do a pa­sos agi­gan­ta­dos pa­ra adap­tar­se a la de­man­da ac­tual. Las em­pre­sas de ilu­mi­na­ción téc­ni­ca han au­men­ta­do su ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción y rea­li­zan pro­yec­tos com­ple­jos. A su vez, las em­pre­sas que rea­li­za­ban ilu­mi­na­ción de­co­ra­ti­va han vis­to en el con­tract un mer­ca­do im­por­tan­tí­si­mo al que han si­do ca­pa­ces de ac­ce­der y de apro­ve­char su po­ten­cial de cre­ci­mien­to. Va­rios as­pec­tos han si­do cru­cia­les pa­ra esta trans­for­ma­ción. La cri­sis eco­nó­mi­ca en nues­tro país ha he­cho

que el con­su­mi­dor cam­bie sus prio­ri­da­des a la ho­ra de es­co­ger pro­duc­tos de ilu­mi­na­ción, de­jan­do de com­prar en las tien­das tra­di­cio­na­les. La ven­ta al de­ta­lle ca­da vez es mas sim­bó­li­ca, de­jan­do te­rreno a las com­pras on li­ne o a gran­des su­per­fi­cies y a un pro­duc­to de una ga­ma mas ba­ja. Por otro la­do, la evo­lu­ción cons­tan­te de las fuen­tes lu­mí­ni­cas (tec­no­lo­gia LED) ha he­cho que pa­ra las em­pre­sas de­co­ra­ti­vas sea mu­cho mas ac­ce­si­ble el con­trol de la luz con in­de­pen­den­cia del en­vol­to­rio, su tem­pe­ra­tu­ra, co­lor, po­ten­cia, di­rec­cio­na­li­dad etc.

Por tan­to, es­tas em­pre­sas de de­co­ra­ción aho­ra ofre­cen di­se­ño y tec­no­lo­gía, una com­bi­na­ción ideal pa­ra in­terio­ris­tas y pres­crip­to­res, que bus­can em­pre­sas fle­xi­bles pa­ra rea­li­zar pro­yec­tos es­pe­cia­les. En mu­chos ca­sos es­tos pro­yec­tos de­ben ajus­tar­se a unas ne­ce­si- da­des de re­no­va­ción cons­tan­te (en par­ti­cu­lar gran­des ca­de­nas co­mer­cia­les de to­dos los ám­bi­tos), mu­chas ve­ces si­guien­do una hi­per­ac­ti­vi­dad de­co­ra­ti­va, don­de el ob­je­ti­vo es cap­tar la aten­ción del con­su­mi­dor, que no se abu­rra, que al ver un cam­bio ca­da año la cu­rio­si­dad le ha­ga con­su­mir más. En los ho­te­les, por otro la­do, la ilu­mi­na­ción es­tá muy en con­tac­to con el usua-

PRO­CE­SO DE ADAP­TA­CIÓN. Las em­pre­sas de ilu­mi­na­ción téc­ni­ca han au­men­ta­do su ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción y rea­li­zan pro­yec­tos com­ple­jos; a su vez, las em­pre­sas que rea­li­za­ban ilu­mi­na­ción de­co­ra­ti­va han vis­to en el con­tract un mer­ca­do im­por­tan­tí­si­mo al que han si­do ca­pa­ces de ac­ce­der y de apro­ve­char su po­ten­cial de cre­ci­mien­to

rio y de­be te­ner unos re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos. Ca­da vez se re­cla­man pro­duc­tos más téc­ni­cos, re­sis­ten­tes y mul­ti­fun­cio­na­les, aña­dien­do ele­men­tos in­te­li­gen­tes.

RE­QUE­RI­MIEN­TOS CON­CRE­TOS. En los ho­te­les, la ilu­mi­na­ción es­tá muy en con­tac­to con el usua­rio y de­be te­ner unos re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos. Ca­da vez se re­cla­man pro­duc­tos más téc­ni­cos, re­sis­ten­tes y mul­ti­fun­cio­na­les, aña­dien­do ele­men­tos in­te­li­gen­tes

Li­ber­tad to­tal de for­mas

La ilu­mi­na­ción LED, que em­pe­zó co­mo una tec­no­lo­gía pro­me­te­do­ra pe­ro con li­mi­ta­cio­nes, no ha de­ja­do de evo­lu­cio­nar y lo si­gue ha­cien­do. Ca­da vez po­de­mos ob­te­ner leds más po­ten­tes con ta­ma­ños más re­du­ci­dos. El dri­ver -equi­va­len­te elec­tró­ni­co del trans­for­ma­dor de co­rrien­te-, que era uno de los as­pec­tos que li­mi­ta­ba más el di­se­ño por su gran vo­lu­men, ca­da vez es más pe­que­ño e in­clu­so en mu­chas oca­sio­nes se in­te­gra en el mis­mo LED.

Es­to per­mi­te que el di­se­ño de las lám­pa­ras go­ce de una li­ber­tad de for­mas que nun­ca an­tes ha­bían si­do po­si­bles. Po­de­mos ob­te­ner luz ge­ne­ral con ele­men­tos ca­si im­per­cep­ti­bles o crear lám­pa­ras y sis­te­mas de ilu­mi­na­ción ca­si es­cul­tó­ri­cos, ju­gan­do con for­mas su­ti­les y mi­ni­ma­lis­tas. Ca­da vez más, se in­te­gran las lu­mi­na­rias en pa­re­des y te­chos, de ma­ne­ra ca­si or­gá-

ni­ca, co­mo una se­gun­da piel que aflo­ra de és­tos, crean­do jue­gos de luz muy su­ge­ren­tes. El Oled, por otro la­do, va un pa­so más allá y, aun­que to­da­vía es­tá evo­lu­cio­nan­do, per­mi­te ilu­mi­nar su­per­fi­cies fle­xi­bles con un vo­lu­men ín­fi­mo.

La tec­no­lo­gía LED per­mi­te crear at­mós­fe­ras di­ná­mi­cas, cam­bian­tes y fá­cil­men­te con­tro­la­bles con sen­ci­llos soft­wa­res por el mis­mo usua­rio. El co­lor, la in­ten­si­dad en el tiem­po son pa­rá­me­tros que se in­cor­po­ran a las po­si­bi­li­da­des del pro­yec­to. Es­to abre un aba­ni­co de­co­ra­ti­vo enor­me pa­ra ar­qui­tec­tos e in­terio­ris­tas que se­pan uti­li­zar es­tos re­cur­sos en sus pro­yec­tos.

Es por ello que las em­pre­sas de ilu­mi­na­ción, y en especial las de­co­ra­ti­vas, han te­ni­do que ha­cer un tra­ba­jo enor­me pa­ra man­te­ner un ca­tá­lo­go pro­pio, su se­llo y, a la vez, ser fle­xi­bles pa­ra com­pla­cer to­dos los re­qui­si­tos que el sec­tor con­tract les exi­ge, pe­ro que por otro la­do ha si­do un sal­va­vi­das pa­ra mu­chas de ellas. Es­tas em­pre­sas han apor­ta­do di­se­ño a un mun­do don­de es di­fí­cil rea­li­zar pro­yec­tos de­co­ra­ti­vos sin­gu­la­res man­te­nien­do a la vez la fun­cio­na­li­dad que és­tos re­quie­ren al ser pú­bli­cos.

Han si­do y son ca­pa­ces de ab­sor­ber pro­duc­cio­nes con re­qui­si­tos es­pe­cia­les fue­ra de su ca­tá­lo­go y se­guir desa­rro­llan­do a la vez pro­duc­to pro­pio; fo­cos, lám­pa­ras de lec­tu­ra, de so­bre­me­sa, de ba­ño, col­gan­tes etc., pe­ro con una men­ta­li­dad dis­tin­ta. Tie­nen que ser pro­duc­tos ap­tos pa­ra una ven­ta al de­ta­lle pe­ro so­bre­to­do que pue­dan en­ca­jar en pro­yec­tos de con­tract. To­dos agra­de­ce­mos en­con­trar­nos co­mo en ca­sa des­de cual­quier par­te del mun­do y va­lo­ra­mos el es­fuer­zo de­trás de un pro­yec­to sen­si­ble don­de se ha pen­sa­do en el bie­nes­tar de sus usua­rios, y en esta ca­de­na to­dos ga­nan. Pe­ro en mu­chos ca­sos aún en­con­tra­mos en­tor­nos fríos, neu­tros, don­de se bo­rra cual­quier ti­po de iden­ti­dad y don­de lo que uno quie­re es ir­se en lu­gar de que­dar­se.

En­ton­ces, un uso mul­ti­cul­tu­ral de un es­pa­cio ¿im­pli­ca que és­te de­ba ser im­per­so­nal? Si to­das las cul­tu­ras tie­nen en co­mún la bús­que­da del bie­nes­tar, la ilu­mi­na­ción es esen­cial y uni­ver­sal. Po­de­mos ju­gar con su efec­to de una ma­ne­ra eté­rea e in­vi­si­ble, o bien po­de­mos car­gar­la de iden­ti­dad en su for­ma. La ilu­mi­na­ción nos da to­das las fa­ci­li­da­des pa­ra rea­li­zar un pro­yec­to per­fec­to, so­lo ha­ce fal­ta ha­cer­lo bien.

CON­JUN­TO OR­GÁ­NI­CO. Ca­da vez más, se in­te­gran las lu­mi­na­rias en pa­re­des y te­chos, de ma­ne­ra ca­si or­gá­ni­ca, co­mo una se­gun­da piel que aflo­ra de és­tos, crean­do jue­gos de luz muy su­ge­ren­tes

Hoy día es po­si­ble ob­te­ner luz ge­ne­ral con ele­men­tos ca­si im­per­cep­ti­bles o crear lám­pa­ras y sis­te­mas de ilu­mi­na­ción ca­si es­cul­tó­ri­cos, ju­gan­do con for­mas su­ti­les y mi­ni­ma­lis­tas.

La ilu­mi­na­ción LED, que em­pe­zó co­mo una tec­no­lo­gía pro­me­te­do­ra pe­ro con li­mi­ta­cio­nes, no ha de­ja­do de evo­lu­cio­nar y lo si­gue ha­cien­do.

Ca­da vez po­de­mos ob­te­ner leds más po­ten­tes con ta­ma­ños más re­du­ci­dos.

Las em­pre­sas de ilu­mi­na­ción, y en especial las de­co­ra­ti­vas, han te­ni­do que ha­cer un tra­ba­jo enor­me pa­ra man­te­ner un ca­tá­lo­go pro­pio y, a la vez, ser fle­xi­bles pa­ra com­pla­cer to­dos los re­qui­si­tos que el sec­tor con­tract les exi­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.