El pa­sa­do no pue­de, ni de­be, vol­ver: to­dos per­di­mos

CIC Arquitectura y Construcción - - Foro De Debate - Al­bert Cu­chí / Ig­na­cio de la Puer­ta Gru­po de Tra­ba­jo pa­ra la Reha­bi­li­ta­ción (GTR)

El Gru­po de Tra­ba­jo pa­ra la Reha­bi­li­ta­ción (GTR) lle­va des­de el año 2010 tra­ba­jan­do en fa­vor de un cam­bio de mo­de­lo pa­ra el sec­tor de la edi­fi­ca­ción, pa­ra trans­for­mar­lo des­de un sec­tor de­di­ca­do fun­da­men­tal­men­te a la cons­truc­ción de edi­fi­cios de nue­va plan­ta ha­cia un sec­tor de­di­ca­do a pro­cu­rar la ha­bi­ta­bi­li­dad so­cial­men­te de­man­da­da, ca­paz de ga­ran­ti­zar el de­re­cho a dis­fru­tar de una vi­vien­da dig­na y ade­cua­da, y ha­cer­lo en un mar­co de con­si­de­ra­ción de las li­mi­ta­cio­nes am­bien­ta­les que de­be­mos res­pe­tar y a las que, en gran me­di­da, es­ta­mos su­je­tos por acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

En una si­tua­ción de es­ta­bi­li­za­ción po­bla­cio­nal co­mo la que aho­ra afron­ta la so­cie­dad es­pa­ño­la, con una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da, la ac­tua­ción so­bre el par­que edi­fi­ca­do pa­ra adap­tar­lo a las ne­ce­si­da­des de los ho­ga­res ac­tua­les -muy di­fe­ren­tes de aqué­llas pa­ra las que se cons­tru­ye­ron- es ne­ce­sa­ria pa­ra dar res­pues­ta a las con­di­cio­nes y ca­li­da­des que exi­ge la so­cie­dad ac­tual, afron­tan­do cues­tio­nes cla­ves co­mo la ac­ce­si­bi­li­dad, la prac­ti­ca­bi­li­dad y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Pa­ra al­can­zar esos ob­je­ti­vos, la pri­me­ra ta­rea a rea­li­zar es un diag­nós­ti­co del par­que cons­trui­do res­pec­to a las cues­tio­nes cla­ve -ac­ce­si­bi­li­dad, con­ser­va­ción, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca- que de­ben ac­tuar co­mo de­to­na­do­res de su reha­bi­li­ta­ción; un diag­nós­ti­co que re­quie­re dis­po­ner de una in­for­ma­ción ade­cua­da y pre­ci­sa. Una in­for­ma­ción que ya no po­de­mos ob­te­ner de un cen­so de­ce­nal que aho­ra se ha trans­for­ma­do en un cen­so-es­ta­dís­ti­co (una con­tra­dic­ción en sus tér­mi­nos, un oxi­mo­rón), pe­ro que de­be­ría lle­gar de las Ins­pec­cio­nes Téc­ni­cas de los Edi­fi­cios ITE y de las cer­ti­fi­ca­cio­nes de efi­cien­cia ener-

gé­ti­cas CEE (o de los IEE que las agru­pan), si es­tos do­cu­men­tos tu­vie­sen la ca­li­dad y el ni­vel de apli­ca­ción que la ley de­man­da y, ade­más, se re­co­gie­sen or­de­na­da­men­te. Pe­ro nos mo­ve­mos con­tra co­rrien­te: la prác­ti­ca ha ser­vi­do pa­ra de­mos­trar que la fia­bi­li­dad del re­sul­ta­do de los CEE y, en me­nor gra­do, del con­te­ni­do de las ITE -de­bi­do fun­da­men­tal­men­te a la pro­li­fe­ra­ción de do­cu­men­tos de es­ca­so ri­gor y a la fal­ta de su­per­vi­sión y san­ción por los ór­ga­nos com­pe­ten­te­ses es­ca­sa. La im­por­tan­cia que es­tos ins­tru­men­tos téc­ni­cos tie­nen pa­ra fa­vo­re­cer el co­no­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad, ac­ce­si­bi­li­dad y efi­cien­cia de los in­mue­bles, y orien­tar a quie­nes os­ten­tan la pro­pie­dad ha­cia las me­di­das de me­jo­ra que po­si­bi­li­ten su ade­cua­ción ren­ta­ble, se ha vis­to eclip­sa­da y de­va­lua­da por la ma­la prác­ti­ca desa­rro­lla­da por di­fe­ren­tes agen­tes de los que in­ter­vie­nen en la ca­de­na de va­lor, que han ter­mi­na­do por con­ver­tir­los -a la vis­ta del pú­bli­co en ge­ne­ral- en una es­pe­cie de nue­va ta­sa im­po­si­ti­va-re­cau­da­to­ria des­ti­na­da a sol­ven­tar los pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos de un sec­tor en de­cli­ve.

Rea­li­za­da la diag­no­sis con las li­mi­ta­cio­nes de ac­ce­so a la in­for­ma­ción in­di­ca­das, es pre­ci­so de­fi­nir los ob­je­ti­vos a al­can­zar y los pla­zos en los que se de­ben lo­grar, es­ta­ble­cien­do los in­di­ca­do­res que per­mi­tan efec­tuar un ade­cua­do se­gui­mien­to. Esa de­fi­ni­ción pa­sa inevi­ta­ble­men­te por iden­ti­fi­car, ana­li­zar y es­ta­ble­cer las es­tra­te­gias y lí­neas de ac­tua­ción ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar las ba­rre­ras que im­pi­den su de­sa­rro­llo, así co­mo por la de­fi­ni­ción de di­fe­ren­tes es­ce­na­rios y el de­sa­rro­llo de un plan de ac­ción con­cre­to ade­cua­do al es­ce­na­rio se­lec­cio­na­do.

Esas es­tra­te­gias de­be­rán con­tem­plar la for­mu­la­ción de los ba­lan­ces de cos­tes y be­ne­fi­cios -in­clu­yen­do en­tre és­tos no solo los eco­nó­mi­cos, sino tam­bién los vin­cu­la­dos a la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da, de sa­lud, de se­gu­ri­dad (por ejem­plo, fren­te a la po­bre­za ener­gé­ti­ca), etc.-, iden­ti­fi­can­do a quién se be­ne­fi­cia y quién de­be asu­mir el pa­go de los cos­tes, tan­to a ni­vel ma­cro­eco­nó­mi­co co­mo mi­cro­eco­nó­mi­co.

Es­tra­te­gias y ho­jas de ru­ta

En de­fi­ni­ti­va, ha­cen fal­ta es­tra­te­gias y ho­jas de ru­ta que las desa­rro­llen. El año 2020 es el año en el que las di­rec­ti­vas eu­ro­peas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca nos pi­den fun­da­men­tal­men­te dos co­sas: de­fi­nir un ob­je­ti­vo es­ta­ble­cien­do el edi­fi­cio de con­su­mo de ener­gía ca­si nu­lo (NZEB en sus si­glas en in­glés) y que ten­ga­mos ya en mar­cha una es­tra­te­gia na­cio­nal de in­ter­ven­ción en la me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca so­bre el par­que edi­fi­ca­do que per­mi­ta mo­vi­li­zar in­ver­sio­nes. El Go­bierno es­pa­ñol tie­ne un di­se­ño de esa es­tra­te­gia, pe­ro con unas de­bi­li­da­des que de­ben sub­sa­nar­se de aquí a 2020. De­bi­li­da­des de in­for­ma­ción so­bre el par­que edi­fi­ca­do -co­mo he­mos se­ña­la­do-, pe­ro tam­bién de­bi­li­da­des en la forma de en­fren­tar­se a un par­que que es muy di­ver­so y con pro­ble­má­ti­cas muy di­fe­ren­tes en las di­ver­sas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Di­fe­ren­cias de­bi­das no solo a las ca­rac­te­rís­ti­cas del par­que edi­fi­ca­do -ti­po­lo­gías, an­ti­güe­dad, dis­tri­bu­ción so­bre el te­rri­to­rio y es­ta­do de con­ser­va­ción- y de exi­gen­cia cli­má­ti­ca, sino tam­bién de la si­tua­ción de los ho­ga­res que lo ocu­pan y de sus ren­tas. Ne­ce­si­ta­mos una es­tra­te­gia na­cio­nal que sea su­ma y ar­ti­cu­la­ción de es­tra­te­gias au­to­nó­mi­cas, re­co­no­cien­do pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos y con­si­de­ran­do po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes pues, re­cor­dé­mos­lo, la vi­vien­da es una com­pe­ten­cia de las CCAA y ca­be desa­rro­llar­las en ese plan es­tra­té­gi­co.

Y aún más. Fi­nal­men­te son los mu­ni­ci­pios -o sus agru­pa­cio­nes, sean dipu­tacio­nes, sean áreas me­tro­po­li­ta­nas- quie­nes, ‘en­gan­cha­dos’ al te­rreno, aca­ban pro­mo­vien­do y or­de­nan­do las ac­tua­cio­nes con­cre­tas de ba­rrios o co­mu­ni­da­des. Ar­ti­cu­lar esas tres es­ca­las, esos tres ám­bi­tos de de­ci­sión -lo­cal, au­to­nó­mi­co y es­ta­tal- es cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo de la es­tra­te­gia de reha­bi­li­ta­ción que ne­ce­si­ta­mos pa­ra re­con­ver­tir el sec­tor de la edi­fi­ca­ción. Co­mo lo de­be ser ar­ti­cu­lar los ob­je­ti­vos que se de­be al­can­zar. Uno de ellos, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, que las di­rec­ti­vas eu­ro­peas nos pre­de­ter­mi­nan pe­ro que pue­de ser orien­ta­do ha­cia ob­je­ti­vos de ca­li­dad o aun de ha­bi­ta­bi­li­dad, co­mo pro­cu­rar la in­vul­ne­ra­bi­li­dad a la po­bre­za ener­gé­ti­ca. Otros, que de­ben ser enun­cia­dos en for­mas más tra­di­cio­na­les, co­mo la ac­ce­si­bi­li­dad o el es­ta­do de con­ser­va­ción, pe­ro que de­man­dan ser­lo es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la reha­bi­li­ta­ción, no solo pa­ra la obra nue­va.

Los re­tos de 2020 de­ben mar­car un an­tes y un des­pués pa­ra el sec­tor de la edi­fi­ca­ción (que no de la cons­truc­ción) es­pa­ñol. La re­con­ver­sión del sec­tor -ne­ce­sa­ria tras una caí­da del 90% de su pro­duc­ción en­tre 2007 y 2015- ha­cia la reha­bi­li­ta­ción de­pen­de de que sea­mos ca­pa­ces de ad­qui­rir la vi­sión es­tra­té­gi­ca que nos de­man­dan esos re­tos, más allá de un cum­pli­mien­to no­mi­nal de las exi­gen­cias eu­ro­peas, de que sea­mos ca­pa­ces de res­pon­der a esas exi­gen­cias con in­te­li­gen­cia y con am­bi­ción.

El pa­sa­do no pue­de -ni de­be- vol­ver. To­dos per­di­mos: los agen­tes del sec­tor, la po­bla­ción, el país, con un sec­tor es­pe­cu­la­ti­vo y vo­raz en con­su­mo de te­rri­to­rio y de re­cur­sos que nos ha de­ja­do un par­que edi­fi­ca­do in­efi­cien­te -no solo ener­gé­ti­ca­men­te­de cu­ya ac­tua­li­za­ción de­pen­de la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra economía, la me­jo­ra de la cohe­sión so­cial, la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción ac­tual y fu­tu­ra y el cum­pli­mien­to del de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de dis­fru­tar de una vi­vien­da dig­na y ade­cua­da. Oja­lá en 2020 el GTR pue­da fi­nal­men­te di­sol­ver­se por­que ya no ten­ga sen­ti­do su exis­ten­cia…

www.gb­ce.es/es/pa­gi­na/in­for­me-gtr

Ne­ce­si­ta­mos una es­tra­te­gia na­cio­nal que sea su­ma y ar­ti­cu­la­ción de es­tra­te­gias au­to­nó­mi­cas, re­co­no­cien­do pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos y con­si­de­ran­do po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes pues, re­cor­dé­mos­lo, la vi­vien­da es una com­pe­ten­cia de las CCAA y ca­be desa­rro­llar­las en ese plan es­tra­té­gi­co”

Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.