Con­fort y sos­te­ni­bi­li­dad ase­gu­ra­dos

CIC Arquitectura y Construcción - - Proyecto Singular -

La reha­bi­li­ta­ción in­te­gral del edi­fi­cio de ofi­ci­nas bau­ti­za­do co­mo blue­buil­ding, lo­ca­li­za­do a es­ca­sos me­tros del Pa­seo de la Cas­te­lla­na y pro­pie­dad de Zu­rich Se­gu­ros, es­ta­ba prin­ci­pal­men­te orien­ta­da a op­ti­mi­zar su efi­cien­cia y sos­te­ni­bi­li­dad, así co­mo a con­ver­tir­lo en una edi­fi­ca­ción de van­guar­dia en una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da. Su cer­ti­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca A, la ob­ten­ción del Leed Oro y la pro­ba­ble ob­ten­ción del Leed Pla­tino -má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción que otor­ga el U.S. Green Buil­ding Coun­cil-, gra­cias a las me­jo­ras in­cor­po­ra­das al pro­yec­to du­ran­te su de­sa­rro­llo, con­fir­man que los ob­je­ti­vos de par­ti­da se han cum­pli­do ha­cien­do del aho­rro, el bie­nes­tar y el con­fort sus prin­ci­pa­les ba­luar­tes. / tex­to: re­dac­ción CIC / Fo­to­gra­fías: al­fon­so Qui­ro­ga

Con una su­per­fi­cie de más de 9.000 m2 y nue­ve plan­tas so­bre ra­san­te, el edi­fi­cio blue­buil­ding es un nue­vo re­fe­ren­te del mer­ca­do de ofi­ci­nas de Ma­drid por su in­no­va­ción, sos­te­ni­bi­li­dad y di­se­ño. Ubi­ca­do a un pa­so de la Cas­te­lla­na, en pleno co­ra­zón fi­nan­cie­ro de la ciu­dad, es­te nue­vo pro­yec­to de van­guar­dia rea­li­za­do por el pres­ti­gio­so ar­qui­tec­to Ra­fael de La-hoz se ca­rac­te­ri­za por su gran ca­pa­ci­dad de mo­du­la­ción y fle­xi­bi­li­dad, de mo­do que ha­ce po­si­ble la im­plan­ta­ción de ofi­ci­nas des­de 300 a 1.200 m2, adap­tán­do­se así a las ne­ce­si­da­des de to­do ti­po de ne­go­cios, des­de pe­que­ñas em­pre­sas has­ta se­des de gran­des cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Ade­más, cuen­ta con las me­jo­res es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas y des­ta­ca por su fir­me com­pro­mi­so con la cons­truc­ción sos­te­ni­ble, el aho­rro y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. No en vano, tras la reha­bi­li­ta­ción in­te­gral del in­mue­ble se ha con­se­gui­do la cer­ti­fi­ca­ción Leed Oro, con 76 pun­tos, y las me­jo­ras que se han rea­li­za­do du­ran­te la obra pro­ba­ble­men­te per­mi­tan con­se­guir el Leed Pla­tino, má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción que otor­ga el U.S. Green Buil­ding Coun­cil. Ade­más, tam­bién cuen­ta con cer­ti­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca A.

En la con­se­cu­ción de es­tos ob­je­ti­vos fue­ron de­ci­si­vos tan­to el di­se­ño de la fa­cha­da -una im­po­nen­te do­ble piel ca­paz de pro­por­cio­nar a sus plan­tas una ex­ce­len­te luz na­tu­ral- co­mo el de las ins­ta­la­cio­nes. En con­cre­to, la fa­cha­da del edi­fi­cio cons­ta de una do­ble piel acris­ta­la­da con un es­tor en­tre las dos ca­pas. Co­mo ex­pli­can los res­pon­sa­bles del pro­yec­to, es­ta en­vol­ven­te tér­mi­ca “ha per­mi­ti­do re­du­cir la de­man­da ener­gé­ti­ca a va­lo­res por de­ba­jo de 10 kwh/(m2•mes) en re­fri­ge­ra­ción o por de­ba­jo de 3 kwh/(m2•mes) en ca­le­fac­ción”.

Es­ta fa­cha­da a do­ble piel per­mi­te el con­trol me­dioam­bien­tal y acús­ti­co con­for­man­do y sub­ra­yan­do el efec­to da­me­ro en tres di­men­sio­nes. De es­ta ma­ne­ra, se con­si­gue trans­pa­ren­cia, adop­tán­do­se en las cua­tro fa­cha­das una so­lu­ción de mu­ro cor­ti­na, con un tra­za­do tri­di­men­sio­nal en el que se com­bi­nan vi­drio y cha­pa de ace­ro inoxi­da­ble mi­cro­per­fo­ra­do. En las plan­tas ba­jas y en­tre­plan­ta, la fa­cha­da se ha rea­li­za­do con un aca­ba­do de pie­dra y una ce­lo­sía de la­mas me­tá­li­cas que apo­yan so­bre un pie de la­dri­llo.

Por lo que se re­fie­re al apar­ta­do de cli­ma­ti­za­ción, se es­tu­dia­ron to­das las tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles en el mer­ca­do pa­ra en­con­trar un sis­te­ma que com­bi­na­ra efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y con­fort, y que a la vez die­ra so­lu­ción a

una se­rie de con­di­cio­nan­tes im­por­tan­tes con los que con­ta­ba el edi­fi­cio, co­mo el he­cho de que, pa­ra cum­plir con las nor­ma­ti­vas mu­ni­ci­pa­les (PGOU de Ma­drid), el fin prin­ci­pal de los só­ta­nos es el apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cios pa­ra pla­zas de apar­ca­mien­to, lo que a su vez im­pe­día es­ta­ble­cer en es­te lu­gar un es­pa­cio de ins­ta­la­cio­nes, sal­vo los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios, co­mo al­ji­bes de PCI, cuar­tos de fon­ta­ne­ría y cuar­tos eléc­tri­cos. La pro­pie­dad del edi­fi­cio, Zu­rich Se­gu­ros, bus­ca­ba en con­se­cuen­cia un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción que re­qui­rie­ra un re­du­ci­do es­pa­cio pa­ra ins­ta­la­cio­nes y que, por su­pues­to, au­na­ra efi­cien­cia, con­fort y mí­ni­mos cos­tes en man­te­ni­mien­to. Fi­nal­men­te, el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción es­co­gi­do es el Hy­brid City Mul­ti HVRF, un sis­te­ma hí­bri­do pio­ne­ro y ex­clu­si­vo en España que per­mi­te com­bi­nar las ven­ta­jas del VRF con las ven­ta­jas de una ins­ta­la­ción de fan­coils y se ca­rac­te­ri­za por

una ele­va­dí­si­ma op­ti­mi­za­ción ener­gé­ti­ca es­ta­cio­nal que se tra­du­ce en un ba­jo con­su­mo ener­gé­ti­co. La ins­ta­la­ción re­quie­re po­co es­pa­cio, es al­ta­men­te efi­cien­te, da com­ple­ta au­to­no­mía al usua­rio y apor­ta los be­ne­fi­cios de una ins­ta­la­ción de fan­coils en cuan­to al con­fort tér­mi­co. Otros pun­tos a fa­vor fue­ron la ver­sa­ti­li­dad de la ins­ta­la­ción, ya que es fá­cil­men­te am­plia­ble, y la au­to­no­mía pues­to que ca­da uni­dad ex­te­rior es­tá ali­men­ta­da des­de el cua­dro eléc­tri­co de ca­da in­qui­lino.

Es­te sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción cons­ta de uni­da­des ex­te­rio­res ti­po VRF, un dis­tri­bui­dor-re­cu­pe­ra­dor, don­de se rea­li­za el in­ter­cam­bio re­fri­ge­ran­te-agua, y uni­da­des in­te­rio­res si­mi­la­res a los fan­coils. En el ves­tí­bu­lo prin­ci­pal se ha ins­ta­la­do una uni­dad VRV cu­yo ca­lor re­si­dual se uti­li­za pa­ra pro­du­cir agua caliente sa­ni­ta­ria pa­ra los nú­cleos de aseos y ves­tua­rios, me­dian­te un equi­po si­tua­do en el cuar­to de ACS y co­nec­ta­do al dis­tri­bui­dor de plan­ta ba­ja. Es­te sis­te­ma per­mi­te re­cu­pe­rar el ca­lor ex­traí­do del am­bien­te y lo uti­li­za pa­ra ca­len­tar el agua de forma gra­tui­ta.

Op­ti­mi­za­ción de gas­tos

De es­ta ma­ne­ra se con­si­guen aho­rros su­pe­rio­res a los ob­te­ni­dos me­dian­te la uti­li­za­ción de co­lec­to­res so­la­res, se op­ti­mi­zan los gas­tos de man­te­ni­mien­to y el cos­te de ins­ta­la­ción re­sul­ta in­fe­rior. La so­lu­ción adop­ta­da en es­te edi­fi­cio ha si­do apro­ba­da por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­dus­tria de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, me­dian­te una de­mos­tra­ción de que con es­te sis­te­ma la emi­sión de CO2 y el con­su­mo de ener­gía pri­ma­ria es in­fe­rior a si se con­ta­se con pa­ne­les so­la­res y una cal­de­ra de apo­yo. Por otro la­do, pa­ra re­du­cir los cos­tes ener­gé­ti­cos y de im­plan­ta­ción de la ven­ti­la­ción, se op­tó por apli­car, en el di­se­ño de la ven­ti­la­ción, el mé­to­do de Ca­li­dad de Ai­re Per­ci­bi­do de acuer­do con el Ri­te. Se tra­ta de au­men­tar la efi­ca­cia de los fil­tros pa­ra po­der dis­mi­nuir el cau­dal de ai­re ex­te­rior a im­pul­sar dis­mi­nu­yen­do el ta­ma­ño de los ven­ti­la­do­res y, por tan­to, el con­su­mo eléc­tri­co de ven­ti­la­ción y dis­mi­nu­yen­do la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to de es­te ai­re ex­te­rior. Y pa­ra el apor­te de ai­re pri­ma­rio, en lu­gar de ins­ta­lar gran­des cli­ma­ti­za­do­res en cu­bier­ta, se han ins­ta­la­do pe­que­ños equi­pos por mó­du­lo de ofi­ci­na con una fil­tra­ción que per­mi­te me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re de re­no­va­ción y, por lo tan­to, dis­mi­nuir el cau­dal apor­ta­do des­de el ex­te­rior. Se tra­ta de equi­pos SIAV de Ai­re Lim­pio, equi­pos que ade­más de dis­mi­nuir el con­su­mo con­si­guen in­de­pen­di­zar ca­da una de las ofi­ci­nas.

Ca­da mó­du­lo de ofi­ci­na dis­po­ne de un equi­po SIAV pa­ra el apor­te de ai­re pri­ma­rio ex­te­rior que se ali­men­ta des­de el cua­dro del in­qui­lino. De es­ta ma­ne­ra, no solo se re­du­ce el área ne­ce­sa­ria de pa­ti­ni­llos pa­ra el pa­so de con­duc­tos, sino que se re­du­cen los es­pa­cios ne­ce­sa­rios en cu­bier­ta pa­ra la ubi­ca­ción de cli­ma­ti­za­do­res, ade­más de lo­grar que los equi­pos es­tén des­cen­tra­li­za­dos, pu­dien­do man­te­ner apa­ga­dos aque­llos que dan

ser­vi­cio a ofi­ci­nas no ocu­pa­das y re­du­cien­do con ello de forma con­si­de­ra­ble el con­su­mo ener­gé­ti­co del edi­fi­cio cuan­do no es­tá ocu­pa­do al 100%.

Tec­no­lo­gía LED en to­do el edi­fi­cio

El aho­rro y la má­xi­ma efi­cien­cia ener­gé­ti­ca son los prin­ci­pios que igual­men­te se han se­gui­do a la ho­ra de de­fi­nir la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca del blue­buil­ding. Así, to­do el edi­fi­cio cuen­ta con lu­mi­na­rias LED, “una tec­no­lo­gía que no solo su­po­ne un aho­rro im­por­tan­te de ener­gía, de al­re­de­dor el 75 %, sino que ade­más su­po­ne un aho­rro en cli­ma­ti­za­ción al re­du­cir­se la emi­sión de ca­lor”, se­gún apun­tan los res­pon­sa­bles del edi­fi­cio.

Por otro la­do, se han ins­ta­la­do sis­te­mas de apro­ve­cha­mien­to de la luz na­tu­ral, que re­gu­lan de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca me­dian­te un sen­sor de lu­mi­no­si­dad la ilu- mi­na­ción ar­ti­fi­cial de forma pro­por­cio­nal al apor­te de ilu­mi­na­ción na­tu­ral que pe­ne­tra en las ofi­ci­nas en zo­nas si­tua­das a me­nos de 5 m de una ven­ta­na. Pa­ra com­pro­bar que es­ta me­di­da tu­vie­ra in­ci­den­cia du­ran­te el fun­cio­na­mien­to del edi­fi­cio, se reali­zó una si­mu­la­ción lu­mí­ni­ca en la que se es­tu­dia­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas del vi­drio que per­mi­tie­ran un ma­yor apro­ve­cha­mien­to de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral.

En cuan­to a las lu­mi­na­rias de zo­nas co­mu­nes, es­tán ges­tio­na­das por el sis­te­ma de con­trol pu­dien­do pro­gra­mar ho­ra­rios. To­das las es­tan­cias co­mu­nes del edi­fi­cio cuen­tan con de­tec­to­res de pre­sen­cia pa­ra con­tro­lar los en­cen­di­dos.

Del mis­mo mo­do, se han ins­ta­la­do con­ta­do­res de ener­gía en to­dos los cir­cui­tos del edi­fi­cio, se­pa­ran­do los con­su­mos de cli­ma­ti­za­ción, ven­ti­la­ción, fuer­za y

alum­bra­do. Los da­tos que re­co­gen los con­ta­do­res se re­co­gen en la ins­ta­la­ción de ges­tión del edi­fi­cio. La ilu­mi­na­ción de zo­nas co­mu­nes se ges­tio­na des­de el Sca­da del edi­fi­cio, des­de don­de se pue­den pro­gra­mar ho­ra­rios. En el apar­ca­mien­to se han ins­ta­la­do to­mas de car­ga pa­ra co­ches eléc­tri­cos.

Gra­cias a la ba­ja de­man­da ener­gé­ti­ca del edi­fi­cio y a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción ins­ta­la­dos se ha con­se­gui­do que los con­su­mos ener­gé­ti­cos en cli­ma­ti­za­ción (25,05 KWHEF/ (m2•año)) re­sul­ten muy re­du­ci­dos e in­fe­rio­res en más de un 20% fren­te a un sis­te­ma tra­di­cio­nal de fan­coils. Por su par­te, el pe­rio­do de re­torno de la in­ver­sión, con­si­de­ran­do tan­to el cos­te de ins­ta­la­ción co­mo los cos­tes de man­te­ni­mien­to y de ener­gía, com­pa­ra­do con un sis­te­ma ha­bi­tual de ofi­ci­nas ca­paz de dar el mis­mo con­fort tér­mi­co, es de tres años.

Los as­cen­so­res ele­gi­dos pa­ra blue­buil­ding con­tri­bu­yen de igual mo­do a la sos­te­ni­bi­li­dad del edi­fi­cio gra­cias a su re­co­no­ci­da ges­tión de la efi­cien­cia y la ener­gía. Se tra­ta de tres as­cen­so­res 6500 Port, de 900 kg de car­ga, ca­pa­ci­dad pa­ra 12 per­so­nas y una ve­lo­ci­dad de 2 m/s. Es­tos as­cen­so­res per­mi­ten la pre­se­lec­ción de des­tino con re­co­no­ci­mien­to de tar­je­tas de iden­ti­fi­ca­ción, un avan­ce tec­no­ló­gi­co que per­mi­te se­lec­cio­nar la plan­ta de des­tino, mien­tras que el sis­te­ma di­ri­ge al as­cen­sor más ade­cua­do, agru­pan­do a los via­je­ros en fun­ción de su des­tino. De es­ta forma se con­si­gue un aho­rro ener­gé­ti­co del 25% y se me­jo­ra la mo­vi­li­dad en un 35% so­bre un sis­te­ma tra­di­cio­nal. Ade­más, la tec­no­lo­gía Port per­mi­te re­du­cir no­ta­ble­men­te el con­su­mo de ener­gía gra­cias al uso del ex­clu­si­vo mó­du­lo ECO. Es­ta op­ción aho­rra un 30% de ener­gía cuan­do los as­cen­so­res se en­cuen­tran en re­po­so sin ser uti­li­za­dos.

Sos­te­ni­bi­li­dad en ins­ta­la­cio­nes me­cá­ni­cas

Da­do que la sos­te­ni­bi­li­dad no im­pli­ca úni­ca­men­te un ne­ce­sa­rio cui­da­do del gas­to ener­gé­ti­co, sino tam­bién el cui­da­do de otros re­cur­sos ne­ce­sa­rios, co­mo es el agua, el pro­yec­to ha con­tem­pla­do otras me­di­das adi­cio­na­les que me­re­ce la pe­na des­ta­car. Así, en to­dos los cuar­tos hú­me­dos se han ins­ta­la­do sen­so­res de hu­me­dad co­nec­ta­dos a una elec­tro­vál­vu­la pa­ra que, en caso de que se de­tec­te una fu­ga de agua, se cie­rre la en­tra­da de agua en ese cuar­to.

Por otro la­do, to­dos los sa­ni­ta­rios ele­gi­dos pa­ra el edi­fi­cio re­quie­ren cau­da­les re­du­ci­dos pa­ra su fun­cio­na­mien­to y la plan­ta áti­co cuen­ta con una cu­bier­ta ver­de pro­vis­ta de rie­go por go­teo pa­ra mi­ni­mi­zar el con­su­mo de agua. La ins­ta­la­ción de un plu­vió­me­tro per­mi­te ade­más que, en caso de lluvia, no se ac­cio­ne el rie­go. “Las cu­bier­tas ajar­di­na­das re­du­cen el con­su­mo en cli­ma­ti­za­ción, ya que me­jo­ran la iner­cia tér­mi­ca del edi­fi­cio, pe­ro tie­nen otros be­ne­fi­cios pues­to que ab­sor­ben CO2 de la at­mós­fe­ra y so­bre­car­gan me­nos los su­mi­de­ros de cu­bier­ta”, con­clu­yen los res­pon­sa­bles del pro­yec­to.

El edi­fi­cio cuen­ta con las me­jo­res es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas y des­ta­ca por su fir­me com­pro­mi­so con la cons­truc­ción sos­te­ni­ble, el aho­rro y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

El di­se­ño de la fa­cha­da se ha ma­te­ria­li­za­do en una im­po­nen­te do­ble piel ca­paz de pro­por­cio­nar una ex­ce­len­te luz na­tu­ral a las plan­tas del edi­fi­cio.

Es­te nue­vo pro­yec­to de van­guar­dia rea­li­za­do por Ra­fael de La-hoz se ca­rac­te­ri­za por su gran ca­pa­ci­dad de mo­du­la­ción y fle­xi­bi­li­dad.

La fa­cha­da a do­ble piel per­mi­te el con­trol me­dioam­bien­tal y acús­ti­co con­for­man­do y sub­ra­yan­do el efec­to da­me­ro en tres di­men­sio­nes.

Las lu­mi­na­rias de zo­nas co­mu­nes es­tán ges­tio­na­das por un sis­te­ma de con­trol que per­mi­te la pro­gra­ma­ción de ho­ra­rios.

Tras la reha­bi­li­ta­ción in­te­gral del in­mue­ble se ha con­se­gui­do la cer­ti­fi­ca­ción Leed Oro, y las me­jo­ras que se han rea­li­za­do du­ran­te la obra pro­ba­ble­men­te per­mi­tan con­se­guir el Leed Pla­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.