Sa­be­mos y po­de­mos cons­truir ECCN, pe­ro ¿por qué no a gran es­ca­la?

Opi­nión / Por un par­que in­mo­bi­lia­rio de Edi­fi­cios de Con­su­mo Ca­si Nu­lo

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - / fo­tos: CE­DI­DAS POR PEP

Te­nien­do en cuen­ta que el 90% del par­que de vi­vien­das es­pa­ñol des­per­di­cia ener­gía, es fun­da­men­tal que ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, em­pre­sas, pro­fe­sio­na­les de la cons­truc­ción y ciu­da­da­nos to­me­mos ca­da vez ma­yor con­cien­cia de la si­tua­ción y, des­de nues­tras po­si­bi­li­da­des y ám­bi­tos de com­pe­ten­cia, de­mos pa­sos ha­cia ade­lan­te por­que la es­tan­da­ri­za­ción de edi­fi­cios de con­su­mo ca­si nu­lo su­pon­dría gran­des me­jo­ras y aho­rros, tan­to de cos­tes co­mo de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes.

Los edi­fi­cios don­de tra­ba­ja­mos, es­tu­dia­mos o que vi­si­ta­mos, así co­mo nues­tros ho­ga­res, son res­pon­sa­bles de al­re­de­dor del 40% de la ener­gía que se con­su­me. Una ener­gía que, se­gún su gra­do de uti­li­za­ción, su fuen­te de pro­ce­den­cia y la can­ti­dad de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes que pue­da ge­ne­rar su ex­trac­ción y/o uti­li­za­ción, tie­ne ma­yor o me­nor in­ci­den­cia (pe­ro siem­pre la tie­ne) en el cam­bio cli­má­ti­co que es­tá su­frien­do nues­tro pla­ne­ta. El de­te­rio­ro del me­dio am­bien­te y la te­rri­ble si­tua­ción de po­bre­za ener­gé­ti­ca en la que se en­cuen­tran mi­les de fa­mi­lias en Es­pa­ña (más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas, cer­ca del 11% de la po­bla­ción to­tal se­gún da­tos de CSCAE, tie­nen se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner su vi­vien­da a una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble y ade­cua­da), pe­se a ser los más crí­ti­cos, son so­lo par­te de los múl­ti­ples pro­ble­mas que aca­rrea el des­pil­fa­rro de ener­gía.

Una so­lu­ción con la que pue­de avan­zar­se mu­cho pa­ra co­rre­gir es­te pro­ble­ma es­tá en apos­tar por ca­sas y edi­fi­cios ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes, bien me­dian­te obra de nue­va cons­truc­ción, bien me­dian­te la eje­cu­ción de una reha­bi­li­ta­ción que ga­ran­ti­ce esa efi­cien­cia ha­cia el con­su­mo ca­si nu­lo. En es­te sen­ti­do, la Unión Eu­ro­pea ya ha he­cho sus de­be­res con la Di­rec­ti­va Co­mu­ni­ta­ria 2010/31 so­bre efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, que in­di­ca a los es­ta­dos miem­bro que, des­de el 31 de di­ciem­bre de 2018, to­dos los edi­fi­cios pú­bli­cos han de ser de con­su­mo ca­si nu­lo y to­dos los edi­fi­cios, sin ex­cep­ción, lo han de ser a par­tir del 31 de di­ciem­bre de 2020. En Es­pa­ña aún no se ha he­cho la trans­po­si­ción de la Di­rec­ti­va. Y no se sa­be muy bien si por un sin­ce­ro in­te­rés por la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o por el fac­tor de no te­ner que ha­cer fren­te a las po­si­bles san­cio­nes de­ri­va­das del in­cum­pli­mien­to de la Di­rec­ti­va Co­mu­ni­ta­ria. Sin em­bar­go, el pa­sa­do mes de ju­nio la Ad­mi­nis­tra­ción em­pe­zó a reac­cio­nar con una de­fi­ni­ción, has­ta en­ton­ces in­com­pren­si­ble­men­te inexis­ten­te, de Edi­fi­cio de Con­su­mo Ca­si Nu­lo (ECCN) co­mo aquel que “sa­tis­fa­ga los re­qui­si­tos mí­ni­mos que en ca­da mo­men­to se de­ter­mi­nen en el Có­di­go Téc­ni­co de la Edi­fi­ca­ción”. El re­sul­ta­do am­bi­guo,

inexac­to y cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te, en lu­gar de ayu­dar su­po­ne una tra­ba im­por­tan­te al avan­ce ha­cia el cum­pli­mien­to de las exi­gen­cias eu­ro­peas en ma­te­ria de cons­truc­ción sos­te­ni­ble.

Di­fe­ren­tes en­fo­ques e in­di­ca­do­res

En el res­to de Eu­ro­pa, los dis­tin­tos es­ta­dos miem­bro han em­plea­do di­fe­ren­tes en­fo­ques e in­di­ca­do­res pa­ra la de­fi­ni­ción de los Edi­fi­cios de Con­su­mo Ca­si Nu­lo. Al­gu­nos ya lo de­fi­nie­ron ha­ce años y otros to­da­vía se en­cuen­tran en pro­ce­so de apro­ba­ción, pe­ro lo que sí es cier­to es que, com­pa­ra­do con Es­pa­ña, hay bas­tan­te avan­ce por par­te de nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos. En el ca­so de Bél­gi­ca, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que la re­gu­la­ción im­po­ne cons­truir edi­fi­cios nue­vos ba­jo el es­tán­dar Pas­siv­haus, lo que ha fa­vo­re­ci­do una cla­ra evo­lu­ción de los edi­fi­cios pa­si­vos en el país.

En Es­pa­ña ve­re­mos qué su­ce­de con es­ta de­fi­ni­ción ya que pró­xi­ma­men­te se pu­bli­ca­rá la ac­tua­li­za­ción del Có­di­go Téc­ni­co de la Edi­fi­ca­ción 2018, la cual de­be in­cor­po­rar en el DB-HE la adap­ta­ción de los apar­ta­dos de­fi­ni­dos en la Di­rec­ti­va Eu­ro­pea EBPD 2010/31/EU al ám­bi­to es­pa­ñol.

An­te es­ta si­tua­ción, des­de PEP reivin­di­ca­mos la es­tan­da­ri­za­ción en Es­pa­ña de la cons­truc­ción de ECCN so­bre la ba­se del es­tán­dar Pas­siv­haus, uno de los más com­ple­tos, re­co­no­ci­dos y exi­gen­tes del mun­do en edi­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te: una de­man­da de ener­gía pa­ra ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción me­nor o igual a 15kwh/m² al año; una de­man­da de ener­gía pri­ma­ria me­nor o igual a 120kwh/m² al año; y la prác­ti­ca au­sen­cia de in­fil­tra­cio­nes de ai­re en el in­te­rior de la vi­vien­da o edi­fi­cio (me­nor o igual a 0,6 re­no­va­cio­nes/ ho­ra a 50 pas­ca­les).

“En

el ca­mino ha­cia la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes es fun­da­men­tal que to­dos los im­pli­ca­dos en el pro­ce­so es­tén con­cien­cia­dos, com­pro­me­ti­dos y ali­nea­dos con el ob­je­ti­vo fi­nal de la má­xi­ma efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios”

Con­su­mo ca­si nu­lo ga­ran­ti­za­do

Un edi­fi­cio con cer­ti­fi­ca­ción Pas­siv­haus ga­ran­ti­za el con­su­mo ca­si nu­lo de ener­gía pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, per­mi­tien­do un aho­rro ener­gé­ti­co de has­ta el 90% fren­te al de un edi­fi­cio con­ven­cio­nal; evi­ta de­fec­tos o pa­to­lo­gías en los edi­fi­cios que pro­pi­cian la for­ma­ción de con­den­sa­cio­nes o mohos; al­can­za ex­ce­len­tes ni­ve­les de con­fort tér­mi­co y una al­tí­si­ma ca­li­dad del ai­re in­te­rior. Ade­más, dis­mi­nu­ye sen­si­ble­men­te la hue­lla de car­bono y otros da­ños am­bien­ta­les de­ri­va­dos del de­rro­che de ener­gía y, aun­que su cos­te de cons­truc­ción pue­de ser li­ge­ra­men­te su­pe­rior (en­tre el 3% y el 8%, en los peo­res ca­sos) al de un edi­fi­cio “no pa­si­vo”, el cos­te glo­bal del edi­fi­cio, al que su­ma­mos el cos­te ener­gé­ti­co du­ran­te su vi­da útil, es más eco­nó­mi­co ya que es­ta di­fe­ren­cia ini­cial se amor­ti­za en­tre los pri­me­ros cin­co y diez años de

uso, de­pen­dien­do del ta­ma­ño de la edi­fi­ca­ción, gra­cias al ele­va­do aho­rro en la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca.

Se tra­ta de un mo­de­lo de cons­truc­ción apli­ca­ble a cual­quier cli­ma y ba­sa­do en el má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to de lo que te­ne­mos: el sol y la orien­ta­ción del in­mue­ble. A par­tir de ahí, bas­ta apli­car ex­haus­ti­va­men­te cin­co prin­ci­pios bá­si­cos en la cons­truc­ción del edi­fi­cio o vi­vien­da: uti­li­zar un ais­lan­te tér­mi­co de gran es­pe­sor; evi­tar los puen­tes tér­mi­cos; in­cluir ven­ta­nas de al­tas pres­ta­cio­nes (tri­ple acris­ta­la­mien­to, con sec­cio­nes de en­tre 8 y 9 cm, el do­ble de una tra­di­cio­nal); ga­ran­ti­zar la her­me­ti­ci­dad al ai­re ex­te­rior; y re­cu­rrir a una ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca con re­cu­pe­ra­ción de ca­lor de al­to ren­di­mien­to, lo que se lo­gra con una ma­qui­na­ria de gran efi­cien­cia que re­cu­pe­ra en­tre el 80 y el 90% de la ener­gía que es­tá den­tro del pro­pio in­mue­ble.

En otros paí­ses, el es­tán­dar Pas­siv­haus es obli­ga­to­rio pa­ra la cons­truc­ción de nue­vos edi­fi­cios. Por ejem­plo, en Aus­tria lo es pa­ra la cons­truc­ción de edi­fi­cios pú­bli­cos en la ma­yor par­te de los mu­ni­ci­pios; en Bél­gi­ca pa­ra to­dos los edi­fi­cios de la re­gión de Bru­se­las y en Am­be­res pa­ra edi­fi­cios pú­bli­cos nue­vos y re­no­va­cio­nes in­te­gra­les; en Ale­ma­nia mu­chas de sus ciu­da­des cons­tru­yen to­dos los edi­fi­cios pú­bli­cos ba­jo el es­tán­dar Pas­siv­haus; en Lu­xem­bur­go, en 2017, to­dos los edi­fi­cios re­si­den­cia­les se es­tán cons­tru­yen­do ba­jo el es­tán­dar; en No­rue­ga, des­de 2014, Pas­siv­haus es obli­ga­to­rio pa­ra to­dos los edi­fi­cios nue­vos en Os­lo. Si nos va­mos un po­co más le­jos nos en­con­tra­mos con el ca­so de EEUU. Con­cre­ta­men­te Nue­va York ha in­te­gra­do el es­tán­dar Pas­siv­haus en su es­tra­te­gia de re­duc­ción de emi­sio­nes a me­dio pla­zo.

Me­nos del 1% de los nue­vos edi­fi­cios

En Es­pa­ña, aun­que me­nos del 1% de los nue­vos edi­fi­cios cons­trui­dos cum­ple el es­tán­dar de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca Pas­siv­haus, po­co a po­co se va cons­tru­yen­do ba­jo es­te es­tán­dar. Su­pe­ra­da ya la es­ca­la de

“Un

edi­fi­cio con cer­ti­fi­ca­ción Pas­siv­haus ga­ran­ti­za el con­su­mo ca­si nu­lo de ener­gía pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, per­mi­tien­do un aho­rro ener­gé­ti­co de has­ta el 90% fren­te al de un edi­fi­cio con­ven­cio­nal, al­can­za ex­ce­len­tes ni­ve­les de con­fort tér­mi­co y una al­tí­si­ma ca­li­dad del ai­re in­te­rior”

vi­vien­da uni­fa­mi­liar, se es­tán cons­tru­yen­do edi­fi­cios co­lec­ti­vos y pro­mo­cio­nes pú­bli­cas de vi­vien­da pro­te­gi­da ba­jo el es­tán­dar Pas­siv­haus, así co­mo edi­fi­cios pú­bli­cos y pri­va­dos de usos di­ver­sos. La ac­tual ci­fra de edi­fi­ca­cio­nes Pas­siv­haus cer­ti­fi­ca­das en Es­pa­ña su­pera los 23.000 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos, y se compu­tan 100.000 más gra­cias a los más de vein­te pro­yec­tos en mar­cha en An­da­lu­cía, Ara­gón, Bur­gos, Can­ta­bria, Ca­ta­lu­ña, Co­mu­ni­dad de Ma­drid, La Rio­ja, Na­va­rra, País Vas­co, Valladolid y Vi­go. Es­to de­mues­tra que el es­tán­dar Pas­siv­haus es­tá ca­lan­do, aun­que tí­mi­da­men­te, ca­da vez más en el sec­tor de la cons­truc­ción. No es el úni­co mo­de­lo, pe­ro sus pres­ta­cio­nes y efi­ca­cia han si­do me­di­das y con­tras­ta­das en reite­ra­das oca­sio­nes, y de­mues­tran que sa­be­mos y po­de­mos cons­truir ECCN. ¿Por qué no ocu­rre a gran es­ca­la, en­ton­ces?

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, por­que no exis­te una ver­da­de­ra vo­lun­tad po­lí­ti­ca, ni cohe­sión en­tre los po­de­res pú­bli­cos en es­te te­rreno. Una de las prin­ci­pa­les cau­sas es el cor­to­pla­cis­mo de ca­ra a ase­gu­rar una si­guien­te le­gis­la­tu­ra, que ri­ge fren­te a una vi­sión a lar­go pla­zo. Cual­quier cam­bio que pue­da su­po­ner en­fren­tar­se de al­gún mo­do a una par­te de la in­dus­tria tan im­por­tan­te en la eco­no­mía es­pa­ño­la co­mo es la de la cons­truc­ción de­tie­ne en gran me­di­da las sin­ce­ras ga­nas de avan­zar ha­cia un nue­vo ti­po de edi­fi­ca­ción que al­gu­nas ad­mi­nis­tra­cio­nes, es­pe­cial­men­te lo­ca­les, nos es­tán trans­mi­tien­do a puer­ta ce­rra­da. Las pre­sio­nes son fuer­tes y men­guan la ca­pa­ci­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes. En el ca­mino ha­cia la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes es fun­da­men­tal que to­dos los im­pli­ca­dos en el pro­ce­so es­tén con­cien­cia­dos, com­pro­me­ti­dos y ali­nea­dos con el ob­je­ti­vo fi­nal de la má­xi­ma efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios. La Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca es un ac­tor cla­ve y ha de te­ner un pa­pel ejem­pla­ri­zan­te po­nien­do en mar­cha to­dos los en­gra­na­jes ne­ce­sa­rios pa­ra que se ga­ran­ti­ce una in­ver­sión pú­bli­ca óp­ti­ma en el te­rreno de la edi­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te. Por eso cabe des­ta­car que 62 en­ti­da­des pú­bli­cas, en­tre ellas los ayun­ta­mien­tos de Bur­gos, Vi­to­ria, Mon­ti­lla, Pa­dul, So­ria y Co­ro­nil, han ru­bri­ca­do su com­pro­mi­so en es­te as­pec­to a tra­vés de su ad­he­sión al Ma­ni­fies­to por la Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca “Vi­vir me­jor con­su­mien­do me­nos ener­gía” pro­mo­vi­do por PEP.

En es­te sen­ti­do, des­de la Pla­ta­for­ma Es­pa­ño­la de Edi­fi­ca­ción Pas­siv­haus se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción, es­pe­cial­men­te la de ám­bi­to lo­cal, sea ca­paz de ven­cer la pre­sión in­tere­sa­da que al­gu­nos co­le­gios y pro­fe­sio­na­les aún man­tie­nen y apues­te cla­ra­men­te por cons­truir o reha­bi­li­tar sus edi­fi­cios ade­cua­da­men­te. Y de ca­ra a es­tos co­le­gios y pro­fe­sio­na­les, lan­za­mos una pre­gun­ta: de la mis­ma ma­ne­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción ya fo­men­ta la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble y que la in­dus­tria del mo­tor avan­za pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to con­ta­mi­nan­te de los vehícu­los, ¿por qué al­gu­nos co­le­gios y pro­fe­sio­na­les no quie­ren avan­zar ha­cia una edi­fi­ca­ción más efi­cien­te y me­nos con­ta­mi­nan­te? Pro­ba­ble­men­te al­gu­nos co­le­gios y pro­fe­sio­na­les re­cu­rren plie­gos que fa­vo­re­cen la ex­ce­len­cia en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca am­pa­ran­do con ello la con­cu­rren­cia de ar­qui­tec­tos sin in­quie­tu­des o co­no­ci­mien­tos en el ám­bi­to de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Una pro­ble­má­ti­ca en la que nos ve­mos in­mer­sos y fren­te a la que ha­ce­mos un lla­ma­mien­to pa­ra en­con­trar una so­lu­ción.

Edi­fi­cio pa­si­vo So­lla­na ©Mi­le­na Vi­llal­ba 2016

Ca­sa Sol y Vien­to

Ca­sa Pas­siv­haus Es­tre­lla

Ca­sa Pas­siv­haus En­tren­ci­nas

V Ade­li­na Uriar­te Pre­si­den­ta de la Pla­ta­for­ma de Edi­fi­ca­ción Pas­siv­haus

Pa­la­cio Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.