PRO­YEC­TO SIN­GU­LAR

To­rres Bo­lue­ta (Bil­bao) Má­xi­ma efi­cien­cia por sus ocho cos­ta­dos

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Las edi­fi­ca­cio­nes pa­si­vas ya son una reali­dad en Es­pa­ña, con mu­chos y va­ria­dos ejem­plos eje­cu­ta­dos o en pro­ce­so, y las 361 vi­vien­das que in­te­gran el edi­fi­cio re­si­den­cial Bo­lue­ta -el más al­to del mun­do- son un buen ejem­plo de ello. Es­te pro­yec­to con el que el go­bierno vas­co y el ayun­ta­mien­to bil­baíno han pre­sen­ta­do su apues­ta por la cons­truc­ción efi­cien­te y sos­te­ni­ble ha si­do re­co­no­ci­do, en­tre otros mu­chos ga­lar­do­nes, con la ca­li­fi­ca­ción Best en los X Best Prac­ti­ce Awards de sostenibilidad de Na­cio­nes Uni­das, tan­to por su efi­cien­cia co­mo por la ac­tua­ción ur­ba­nís­ti­ca de re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na que re­pre­sen­ta.

Aun­que en sus ini­cios el edi­fi­cio re­si­den­cial Bo­lue­ta se plan­teó co­mo un edi­fi­cio efi­cien­te con ge­ne­ra­ción me­dian­te una cen­tral de dis­tri­to, és­ta no lle­gó a ma­te­ria­li­zar­se, y es en­ton­ces por lo que, pa­ra po­der se­guir ofre­cien­do unas vi­vien­das efi­cien­tes, se plan­teó la po­si­bi­li­dad de adap­tar el pro­yec­to al es­tán­dar Pas­siv­haus. Tras re­sul­tar ad­ju­di­ca­ta­rios del con­cur­so pú­bli­co con­vo­ca­do por el go­bierno vas­co, con­cre­ta­men­te por Vi­se­sa, pa­ra la re­dac­ción del pro­yec­to y la pos­te­rior di­rec­ción de obra de las 361 vi­vien­das que con­for­man el con­jun­to, des­de el es­tu­dio Var­qui­tec­tos se desa­rro­lló un es­tu­dio que fue apro­ba­do por Vi­se­sa, y a par­tir del cual se tra­ba­jó pa­ra po­der con­tar con un pro­yec­to cer­ti­fi­ca­ble.

Es­ta apues­ta por la cons­truc­ción efi­cien­te y sos­te­ni­ble ha su­pues­to un re­to por va­rios mo­ti­vos, co­mo ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ger­mán Ve­láz­quez Arizmendi: “En pri­mer lu­gar, por el pro­pio ta­ma­ño del edi­fi­cio, en es­te ca­so un blo­que con 171 vi­vien­das y otro con 190; por otro la­do, su al­tu­ra ha­ce que sea el edi­fi­cio Pas­siv­haus más al­to del mun­do, por en­ci­ma del ras­ca­cie­los de Nue­va York o la to­rre de ofi­ci­nas de Aus­tria; y por úl­ti­mo, el que sean vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial, e in­clu­so 63 de ellas sean so­cia­les en ré­gi­men de al­qui­ler, ha­ce que co­bra­ra to­do el sen­ti­do el es­fuer­zo por rea­li­zar un edi­fi­cio de con­su­mo ca­si nu­lo, pa­ra que los gas­tos de­ri­va­dos de vi­vir en el mis­mo sean lo más aco­ta­dos po­si­bles”.

El tra­ba­jo desa­rro­lla­do se ha cen­tra­do en adap­tar al exi­gen­te es­tán­dar ale­mán un pro­yec­to de vi­vien­da de pro­tec­ción ofi­cial, con téc­ni­cas cons­truc­ti­vas y ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, y rea­li­zan­do las me­jo­ras ne­ce­sa­rias pa­ra po­der al­can­zar sus exi­gen­cias, en­tre las que cabe des­ta­car una de­man­da de ca­le­fac­ción < 15kwh/m2a; una car­ga de ca­le­fac­ción <10W/m2; una her­me­ti­ci­dad de <0,6re­no­va­cio­nes/ho­ra y una ener­gía pri­ma­ria de <120kwh/m2a. “Ha si­do to­do un re­to po­der al­can­zar es­tos pa­rá­me­tros, pues­to que son ci­fras de Edi­fi­cio de Con­su­mo Ca­si Nu­lo. Y ade­más ha­cer­lo con ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, co­mo el hor­mi­gón, la­dri­llo, ye­so, etc., pa­ra con­se­guir que el pre­su­pues­to no se in­cre­men­ta­se más de lo acep­ta­ble y si­guie­ra en­tran­do en los ra­tios del go­bierno vas­co y fue­se via­ble”, sub­ra­yan des­de Var­qui­tec­tos.

Desa­rro­llo y me­to­do­lo­gía

El pro­yec­to se ha tra­ba­ja­do, prin­ci­pal­men­te, so­bre los cin­co prin­ci­pios bá­si­cos del Pas­siv­haus, apli­can­do di­ver­sas me­jo­ras. El pun­to de par­ti­da era el pro­yec­to de ori­gen con una ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca A, y pa­ra ello se ha mo­de­li­za­do es­te es­ta­do pre­vio con el PHPP, la he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca del Pas­siv­haus Ins­ti­tu­te. En es­tas con­di­cio­nes, el pro­yec­to arro­ja­ba una de­man­da de ca­le­fac­ción de 56kwh/m2a, ci­fra que coin­ci­de con los con­su­mos reales

de es­te ti­po de edi­fi­cios pe­se a con­tar con la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca, pe­ro muy le­jos de los 15kwh/m2a exi­gi­dos por el Pas­siv­haus Ins­ti­tu­te pa­ra po­der con­si­de­rar­se Pa­si­vo o Edi­fi­cio de Con­su­mo Ca­si Nu­lo.

Los as­pec­tos que se han te­ni­do que tra­ba­jar han si­do los si­guien­tes, en es­te orden: ais­la­mien­to, puen­tes tér­mi­cos, car­pin­te­rías de al­tas pres­ta­cio­nes, ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca de do­ble flu­jo con re­cu­pe­ra­ción de ca­lor y al­ta her­me­ti­ci­dad al ai­re.

El ais­la­mien­to fue el pri­mer as­pec­to que se tra­ba­jó en el PHPP. Se con­ta­ba ya con una en­vol­ven­te con­ti­nua por el ex­te­rior del edi­fi­cio, de 6 cm de la­na de ro­ca y 5 cm adi­cio­na­les de la­na mi­ne­ral en el tras­do­sa­do de car­tón ye­so. Fi­nal­men­te se op­tó por una so­lu­ción con­sis­ten­te en 10 cm de la­na de ro­ca por el ex­te­rior y 5 cm al in­te­rior, su­man­do por tan­to 15 cm de ais­la­mien­to. Con es­tos es­pe­so­res en fa­cha­das, se op­ta por 15 cm en cu­bier­ta y sue­lo de ba­ja 10 cm más 3 cm de ar­li­ta; las trans­mi­tan­cias de los pa­ra­men­tos ron­dan 0,20-0,25W/m2k, ci­fra su­fi­cien­te pa­ra el cli­ma de Bil­bao, y sin du­da fa­vo­re­ci­dos por el gran vo­lu­men del edi­fi­cio y su buen fac­tor for­ma. Se­gún ex­pli­can des­de el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra, la me­jo­ra del es­pe­sor del ais­la­mien­to se tra­du­ce en una re­duc­ción den la de­man­da de 14kwh/m2a, pa­san­do aho­ra a 42kwh/m2a de de­man­da. “Es real­men­te im­por­tan­te que el ais­la­mien­to sea con­ti­nuo, pa­ra lo que es pre­ci­so que se co­lo­que por el ex­te­rior. Se ha apli­ca­do lo que se ha ve­ni­do a lla­mar la re­gla del ro­tu­la­dor, que no con­sis­te más que en po­der tra­zar una lí­nea con­ti­nua de la en­vol­ven­te tér­mi­ca tan­to en plan­tas co­mo en sec­cio­nes, sin le­van­tar el lá­piz del pa­pel. Es­te sen­ci­llo ejer­ci­cio per­mi­te ob­te­ner una con­ti­nui­dad to­tal de la en­vol­ven­te tér­mi­ca, eli­mi­nan­do los prin­ci­pa­les puen­tes tér­mi­cos”. Pa­ra la fa­cha­da ven­ti­la­da se ha op­ta­do por co­lo­car la­na de ro­ca de do­ble den­si­dad al ex­te­rior por va­rios mo­ti­vos: “El pri­me­ro es su com­por­ta­mien­to al fue­go, sien­do un ma­te­rial ig­ní­fu­go, y que no des­pren­de ga­ses tó­xi­cos en ca­so de in­cen­dio. Es un pro­duc­to que per­mi­te el pa­so del va­por de agua, de­jan­do ‘res­pi­rar’ a la fa­cha­da. Y ade­más, por su ele­va­da den­si­dad no pre­ci­sa de un ve­lo pa­ra evi­tar que pier­da pro­pie­da­des con el agua, por lo que re­sul­ta es­pe­cial­men­te ade­cua­da pa­ra es­te ti­po de aplicaciones”, sub­ra­ya Ger­mán Ve­láz­quez.

Eli­mi­na­ción de puen­tes tér­mi­cos

Al plan­tear un ais­la­mien­to con­ti­nuo por el ex­te­rior del edi­fi­cio, se eli­mi­nan los puen­tes tér­mi­cos en fren­tes de for­ja­dos, pi­la­res, etc. Pa­ra el res­to de en­cuen­tros, fa­cha­da con cu­bier­ta, for­ja­do de plan­ta ba­ja con fa­cha­da, etc. se han mo­de­li­za­do con la he­rra­mien­ta Fli­xo energy 7.0 pa­ra po­der desa­rro­llar el de­ta­lle constructivo más ade­cua­do pa­ra ca­da ca­so. En el Gráfico 2 se mues­tran al­gu­nos de los puen­tes tér­mi­cos cal­cu­la­dos; en­cuen­tro de car­pin­te­rías con fa­cha­da ven­ti­la­da, con SATE, jam­bas, etc. La re­per­cu­sión que tie­ne en el con­jun­to la me­jo­ra de es­tos puen­tes tér­mi­cos es re­le­van­te, se­gún Var­qui­tec­tos, pues­to que da­das las di­men­sio­nes del con­jun­to, “cual­quier puen­te tér­mi­co mal re­suel­to su­po­ne unas pér­di­das ener­gé­ti­cas de im­por­tan­cia en el to­tal. En to­tal se tra­ta de 8kwh/m2a, pe­ro lo prin­ci­pal es po­der ga­ran­ti­zar la au­sen­cia de pa­to­lo­gías de­ri­va­das de con­den­sa­cio­nes por ba­jas tem­pe­ra­tu­ras en cual­quier pun­to de la en­vol­ven­te de los pa­ra­men­tos in­te­rio­res”. Pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos, se ha tra­ta­do en to­dos los ca­sos de uti­li­zar so­lu­cio­nes sen­ci­llas, efec­ti­vas y ba­ra­tas pa­ra eli­mi­nar los puen­tes tér­mi­cos. Las so­lu­cio­nes in­dus­tria­li­za­das en mu­chos ca­sos que­da­ban fue­ra de pre­su­pues­to, por lo que se ha he­cho ne­ce-

El pro­yec­to se ha tra­ba­ja­do, prin­ci­pal­men­te, so­bre los cin­co prin­ci­pios bá­si­cos del Pas­siv­haus, apli­can­do di­ver­sas me­jo­ras.

Gráfico 1. Lí­neas de her­me­ti­ci­dad por uni­dad de vi­vien­da.

Pa­ra la fa­cha­da ven­ti­la­da se ha op­ta­do por co­lo­car la­na de ro­ca de do­ble den­si­dad al ex­te­rior.

Gráfico 2. Puen­tes tér­mi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.