Refrigerantes en cli­ma­ti­za­ción: re­tos y ob­je­ti­vos a con­se­guir

FAC­TOR IN­FLU­YEN­TE. La asig­na­ción de cuo­tas, ex­pre­sa­das en Ton de CO2 equi­va­len­te, a ca­da pro­duc­tor o im­por­ta­dor, de­ri­va­das de la apli­ca­ción del Re­gla­men­to Eu­ro­peo F-gas, pro­vo­ca un nue­vo es­ce­na­rio en cuan­to a dis­po­ni­bi­li­dad de ga­ses refrigerantes en el me

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - / TEX­TO: DP­TO. TÉC­NI­CO De aefyt / FO­TOS: 123rf

Ga­ses fluo­ra­dos: aná­li­sis de la nor­ma­ti­va ac­tual

(Re­gla­men­to CE 517/2014)

El nue­vo Re­gla­men­to CE 517/2014, apli­ca­ble des­de el 1 de enero de 2015, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­te­ger el me­dio am­bien­te y es­ta­ble­ce un ca­len­da­rio de prohi­bi­cio­nes a la co­mer­cia­li­za­ción de los ga­ses fluo­ra­dos, a los que se res­pon­sa­bi­li­za en bue­na me­di­da de las ne­fas­tas con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal. El gran pro­ble­ma al que se en­fren­ta la in­dus­tria de la cli­ma­ti­za­ción vie­ne de­ri­va­do de que no to­dos los refrigerantes co­mer­cia­li­za­dos en la ac­tua­li­dad, a ex­cep­ción del R-134a, (R-407C, R-410A) dis­po­nen de un sus­ti­tu­to di­rec­to de me­nor PCA. Ade­más, los usos y aplicaciones de al­gu­nas de las nue­vas al­ter­na­ti­vas del gru­po L2 (li­ge­ra­men­te in­fla­ma­bles) es­tán li­mi­ta­dos a la es­pe­ra de la apro­ba­ción y pu­bli­ca­ción del nue­vo re­gla­men­to de se­gu­ri­dad que mo­di­fi­que su ma­ni­pu­la­ción.

El 31 de di­ciem­bre de 2014 mar­có la prohi­bi­ción to­tal de la uti­li­za­ción de HCFC en Eu­ro­pa. La si­guien­te fa­se es el efec­to in­ver­na­de­ro, uno de los efec­tos más co­men­ta­dos en es­tos años. Se res­pon­sa­bi­li­za a los ga­ses fluo­ra­dos de to­do el ca­len­ta­mien­to glo­bal y de las ne­fas­tas con­se­cuen­cias del mis­mo. Es cier­to que al­gu­nos fluo­ra­dos tie­nen un PCA (Po­ten­cial de Ca­len­ta­mien­to At­mos­fé­ri­co) muy al­to, aun­que su con­tri­bu­ción a ni­vel mun­dial su­ma me­nos de un 1% de to­das las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

El nue­vo Re­gla­men­to CE apli­ca­ble des­de el 1 de enero de 2015 es de apli­ca­ción di­rec­ta en los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, am­plía las obli­ga­cio­nes y es­ta­ble­ce un ca­len­da­rio de prohi­bi­cio­nes a la co­mer­cia­li­za­ción de los ga­ses fluo­ra­dos. Es­te nue­vo Re­gla­men­to CE 517/2014, que de­ro­ga al an­te­rior Re­gla­men­to CE 842/2006, tie­ne la fi­na­li­dad de re­du­cir las emi­sio­nes de cier­tos ga­ses fluo­ra­dos y me­jo­rar su con­ten­ción y con­trol, así co­mo es­ta­ble­ce res­tric­cio­nes de co­mer­cia­li­za­ción y uso. El re­gla­men­to CE 842/2006, vi­gen­te has­ta fi­na­les del año 2014, se cen­tra­ba so­bre to­do en la re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses fluo­ra­dos a tra­vés de me­di­das de con­ten­ción (con­trol de fu­gas, cer­ti­fi­ca­ción y re­gis­tros). Es­te re­gla­men­to en tér­mi­nos de re­duc­ción de emi­sio­nes ha si­do in­efi­caz de­bi­do a la de­fi­cien­te apli­ca­ción de las me­di­das de con­ten­ción re­co­gi­das en él. El nue­vo re­gla­men­to CE 517/2014 tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­te­ger el me­dio am­bien­te me­dian­te la re­duc­ción de las emi­sio­nes de ga­ses fluo­ra­dos de efec­to in­ver­na­de­ro. A par­tir de 2015, se li­mi­ta la can­ti­dad to­tal de HFC que se ven­de en Eu­ro­pa has­ta una quin­ta par­te de las emi­sio­nes ac­tua­les en 2030. La can­ti­dad de HFC´S que se pue­den po­ner en el mer­ca­do en 2015 se to­ma­rá co­mo ba­se de par­ti­da cal­cu­la­da co­mo la me­dia en­tre 2009 y 2012.

La asig­na­ción de cuo­tas, ex­pre­sa­das en Ton de CO2 equi­va­len­te, a ca­da pro­duc­tor o im­por­ta­dor, de­ri­va­das de la apli­ca­ción del Re­gla­men­to Eu­ro­peo F-gas, pro­vo­ca un nue­vo es­ce­na­rio en cuan­to a dis­po­ni­bi­li­dad de ga­ses refrigerantes en el mer­ca­do. Es­ta si­tua­ción se ve agra­va­da es­te año, cuan­do las cuo­tas de Ton de CO2 equi­va­len­te del mer­ca­do eu­ro­peo ex­pe­ri­men­ta­rán un

nue­vo recorte del 37% has­ta fi­na­les de 2020; un recorte al que hay que aña­dir un 11% de los ga­ses im­por­ta­dos, por lo que la re­duc­ción to­tal equi­val­drá a un 48%. Es­te he­cho mar­ca­rá un an­tes y un des­pués en la dis­po­ni­bi­li­dad y pre­cio de los ga­ses refrigerantes.

Sin sus­ti­tu­tos di­rec­tos

El gran pro­ble­ma al que se en­fren­ta la in­dus­tria de la cli­ma­ti­za­ción vie­ne de­ri­va­do de que no to­dos los refrigerantes co­mer­cia­li­za­dos en la ac­tua­li­dad, a ex­cep­ción del R-134a (R-407C, R-410A), dis­po­nen de un sus­ti­tu­to di­rec­to de me­nor PCA. Ade­más, los usos y aplicaciones de al­gu­nas de las nue­vas al­ter­na­ti­vas del gru­po L2 (li­ge­ra­men­te in­fla­ma­bles) es­tán li­mi­ta­dos a la es­pe­ra de la apro­ba­ción y pu­bli­ca­ción del nue­vo re­gla­men­to de se­gu­ri­dad que mo­di­fi­que su ma­ni­pu­la­ción.

Asi­mis­mo, y de­bi­do a la es­ca­sez de Fluo­ri­ta y pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les en Chi­na, que es el país lí­der en la pro­duc­ción de es­te mi­ne­ral ne­ce­sa­rio pa­ra la fa­bri­ca­ción de los ga­ses fluo­ra­dos, co­mo el R-125 y R-32 (com­po­nen­tes ma­yo­ri­ta­rios del R-410A), se es­tá pro­vo­can­do un des­ajus­te en­tre la ofer­ta y la de­man­da que en­ca­re­ce el pre­cio de los refrigerantes. Te­nien­do en Es­pa­ña el cos­te aña­di­do del Im­pues­to so­bre Ga­ses Fluo­ra­dos de Efec­to In­ver­na­de­ro, que aca­rrea un gran au­men­to en el cos­te de re­fri­ge­ran­te; un he­cho que es­tá ge­ne­ran­do un in­cre­men­to del mer­ca­do ne­gro, ali­men­ta­do por im­por­ta­cio­nes frau­du­len­tas a tra­vés de adua­nas.

Fu­tu­ro de los ga­ses refrigerantes en cli­ma­ti­za­ción

Co­mo las re­gu­la­cio­nes vin­cu­la­das a los ga­ses refrigerantes se han vuel­to ca­da vez más es­tric­tas y la con­cien­cia am­bien­tal ha au­men­ta­do, cons­tan­te­men­te se es­tán bus­can­do me­jo­res ga­ses, con ma­yor efi­cien­cia y con me­no­res im­pac­tos so­bre el efec­to in­ver­na­de­ro. Y aquí en­tra en jue­go:

El R-32, que re­du­ce el im­pac­to me­dioam­bien­tal en un 75% en re­la­ción a otros ga­ses uti­li­za­dos an­te­rior­men­te y re­sul­ta mu­cho más efi­cien­te

(A+++). Se tra­ta de otro HFC, cla­si­fi­ca­do co­mo li­ge­ra­men­te in­fla­ma­ble (A2L), que ya ha si­do uti­li­za­do an­te­rior­men­te co­mo mez­cla de otros ga­ses (co­mo el R-410A), pe­ro en es­te ca­so no per­ju­di­ca a la ca­pa de ozono y po­see unas ex­ce­len­tes pro­pie­da­des ter­mo­di­ná­mi­cas.

El R-32, ade­más de ser me­jor en trans­mi­sión tér­mi­ca y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca que el R-410A (el gas re­fri­ge­ran­te más usa­do ac­tual­men­te), es mu­cho más eco­ló­gi­co y res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te, con­su­me me­nos ener­gía con tem­pe­ra­tu­ras ex­te­rio­res ex­tre­mas y, en con­di­cio­nes nor­ma­les, tie­ne una ca­pa­ci­dad de re­fri­ge­ra­ción su­pe­rior a la del R410A. Es, por lo tan­to, un gas más efi­cien­te y sos­te­ni­ble y, ade­más, pro­por­cio­na un ma­yor aho­rro ener­gé­ti­co en el ám­bi­to do­més­ti­co o in­dus­trial.

Las hi­dro-fluo­ro-ole­fi­nas (HFO) que pre­sen­tan PCA (Po­ten­cial de Ca­len­ta­mien­to At­mos­fé­ri­co) de has­ta un 99% me­nor que lo usa­do has­ta aho­ra. Ofre­cen un ex­ce­len­te ren­di­mien­to, efi­cien­cia, man­te­ni­mien­to y pro­por­cio­nan una vía más “ver­de” pa­ra re­du­cir la hue­lla de car­bono. Las nue­vas mez­clas ba­sa­das en HFO cu­bren re­fri­ge­ra­ción es­ta­cio­na­ria, trans­por­te re­fri­ge­ra­do y ai­re acon­di­cio­na­do. Son la cuar­ta ge­ne­ra­ción de ga­ses fluo­ra­dos y pre­sen­tan una gran al­ter­na­ti­va pa­ra cum­plir con la F-gas.

Den­tro de la fa­mi­lia de HFO pa­ra cli­ma­ti­za­ción nos po­de­mos en­con­trar:

R-454B es un re­fri­ge­ran­te de sus­ti­tu­ción de tec­no­lo­gías R-410A que no da­ña la ca­pa de ozono, tie­ne ba­jo po­ten­cial de Ca­len­ta­mien­to Glo­bal, y es ap­to pa­ra los equi­pos nue­vos. Pro­por­cio­na el PCA más ba­jo po­si­ble (466) en­tre to­das las so­lu­cio­nes pa­re­ci­das, con un 78% de re­duc­ción en com­pa­ra­ción con R-410A. Ade­más de es­to, es un equi­va­len­te muy cer­cano a

R-410A y en al­gu­nos ca­sos pro­por­cio­na in­clu­so un ren­di­mien­to su­pe­rior en pres­ta­cio­nes y ca­pa­ci­dad. Cla­si­fi­ca­do co­mo li­ge­ra­men­te in­fla­ma­ble (A2L), R-454B per­mi­te car­gas de un ta­ma­ño mu­cho ma­yor que otros refrigerantes in­fla­ma­bles y pue­de ser usa­do sin pe­li­gro si­guien­do có­di­gos y es­tán­da­res apli­ca­bles.

R-452B es un re­fri­ge­ran­te de sus­ti­tu­ción de tec­no­lo­gías R-410A cla­si­fi­ca­do co­mo li­ge­ra­men­te in­fla­ma­ble (A2L), que no da­ña la ca­pa de ozono, tie­ne ba­jo po­ten­cial de Ca­len­ta­mien­to Glo­bal

(676), con un 65% de re­duc­ción en com­pa­ra­ción con R-410A y es ap­to pa­ra los equi­pos nue­vos. R-452B ofre­ce un equi­li­brio óp­ti­mo en­tre ren­di­mien­to ener­gé­ti­co, pro­pie­da­des de ul­tra­ba­ja in­fla­ma­bi­li­dad y ren­di­mien­to a tem­pe­ra­tu­ras am­bien­ta­les al­tas. Las aplicaciones de es­te re­fri­ge­ran­te son pa­ra des­pla­za­mien­to po­si­ti­vo, ai­re acon­di­cio­na­do de ex­pan­sión di­rec­ta y bom­bas de ca­lor.

AGRA­VAN­TE AÑA­DI­DO. En Es­pa­ña, el cos­te aña­di­do del Im­pues­to so­bre Ga­ses Fluo­ra­dos de Efec­to In­ver­na­de­ro aca­rrea un gran au­men­to en el cos­te de re­fri­ge­ran­te; un he­cho que es­tá ge­ne­ran­do un in­cre­men­to del mer­ca­do ne­gro, ali­men­ta­do por im­por­ta­cio­nes

frau­du­len­tas a tra­vés de adua­nas

El nue­vo re­gla­men­to CE 517/2014 tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­te­ger el me­dio am­bien­te me­dian­te la re­duc­ción de las emi­sio­nes de ga­ses fluo­ra­dos

de efec­to in­ver­na­de­ro.

Co­mo las re­gu­la­cio­nes vin­cu­la­das a los ga­ses refrigerantes se han vuel­to ca­da vez más es­tric­tas

y la con­cien­cia am­bien­tal ha au­men­ta­do, cons­tan­te­men­te se es­tán bus­can­do me­jo­res ga­ses,

con ma­yor efi­cien­cia y me­no­res im­pac­tos.

No to­dos los refrigerantes co­mer­cia­li­za­dos en la ac­tua­li­dad dis­po­nen de un sus­ti­tu­to

di­rec­to de me­nor PCA.

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.