Con­tri­bu­ción de las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas a la cli­ma­ti­za­ción de los EECN

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción pa­ra un con­su­mo de ener­gía ca­si nu­lo

En el par­que de bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas, una por­ción muy im­por­tan­te de la ener­gía tér­mi­ca que apor­tan, en la ma­yo­ría de los ca­sos más del 60%, pro­ce­de de una fuen­te re­no­va­ble, que es el ai­re am­bien­te ex­te­rior. Ello ha­ce que, con vis­tas a la ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios, los sis­te­mas ba­sa­dos en es­tos equi­pos su­pon­drán una de las pro­pues­tas más di­rec­tas y efi­ca­ces, des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, pa­ra me­jo­rar la ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios has­ta sus va­lo­res más al­tos y cum­plir con los re­qui­si­tos de los EECN.

ECó­di­go Téc­ni­co de la Edi­fi­ca­ción (CTE), en su Do­cu­men­to Bá­si­co DB HE, de­fi­ne Edi­fi­cio de Con­su­mo de Ener­gía Ca­si Nu­lo (EECN) co­mo edi­fi­cio que cum­ple con las exi­gen­cias re­gla­men­ta­rias es­ta­ble­ci­das pa­ra edi­fi­cios de nue­va cons­truc­ción en las di­fe­ren­tes sec­cio­nes de es­te Do­cu­men­to Bá­si­co. Asi­mis­mo, la Di­rec­ti­va 2010/31 re­la­ti­va a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios (EPBD), su Ar­tícu­lo 2 lo de­fi­ne co­mo edi­fi­cio con un ni­vel de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca muy al­to, en el que la can­ti­dad ca­si nu­la o muy ba­ja de ener­gía re­que­ri­da de­be­ría es­tar cu­bier­ta, en muy am­plia me­di­da, por ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles, in­clui­da ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles pro­du­ci­da in si­tu o en el en­torno. Es de­cir, no hay es­ta­ble­ci­do un pa­rá­me­tro con­cre­to, co­mo po­dría ser la ener­gía pri­ma­ria con­su­mi­da por uni­dad de su­per­fi­cie (kwh/m2), que per­mi­ta su cuan­ti­fi­ca­ción di­rec­ta, pe­ro sí que se es­ta­ble­cen dos con­di­cio­nan­tes im­pres­cin­di­bles que de­be cum­plir:

Un ni­vel muy al­to de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Una am­plia uti­li­za­ción de la ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles.

Par­tien­do de es­tos re­qui­si­tos, exis­ten di­ver­sas ma­ne­ras de al­can­zar el ob­je­ti­vo de “Con­su­mo Ca­si Nu­lo”, pe­ro en cual­quie­ra de las so­lu­cio­nes adop­ta­das de­be­rán dar­se unas pre­mi­sas in­dis­pen­sa­bles:

Una ele­va­da ca­li­dad del edi­fi­cio en sí, en cuan­to a muy ba­jos coe­fi­cien­tes de trans­mi­sión de los ce­rral

mien­tos, im­per­mea­bi­li­dad de la en­vol­ven­te tér­mi­ca y de los hue­cos, ca­pa­ci­dad de con­trol so­lar de la en­vol­ven­te, etc.

Una ele­va­da ca­li­dad de to­das las ins­ta­la­cio­nes, en las que los equi­pos ins­ta­la­dos sean al­ta­men­te efi­cien­tes y es­tén go­ber­na­dos de ma­ne­ra in­te­gra­da por un sis­te­ma de ges­tión que op­ti­mi­ce su uso, en par­ti­cu­lar des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co.

Un ele­va­do apor­te de ener­gías re­no­va­bles en lo que res­pec­ta a la cli­ma­ti­za­ción.

VVE­vo­lu­ción de la de­man­da de­bi­da a la cli­ma­ti­za­ción

La cli­ma­ti­za­ción de los edi­fi­cios su­po­ne un ele­va­do por­cen­ta­je en su con­su­mo de ener­gía. Si nos re­mi­ti­mos a las ci­fras fa­ci­li­ta­das por Idae en su in­for­me “Con­su­mos de ener­gía fi­nal por usos del sec­tor re­si­den­cial (ktep). Años 2010 a 2015”, en el sec­tor re­si­den­cial es­te va­lor as­cien­de a en torno el 63% de la ener­gía to­tal fi­nal del edi­fi­cio.

En el Gráfico 1 es­tá re­pre­sen­ta­da la evo­lu­ción du­ran­te es­tos años del por­cen­ta­je que co­rres­pon­de a ca­da uno de los si­guien­tes tres usos que pue­den aso­ciar­se a la cli­ma­ti­za­ción: la ca­le­fac­ción, el agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria (ACS) y la re­fri­ge­ra­ción. Co­mo pue­de ob­ser­var­se, la ca­le­fac­ción su­po­ne al­re­de­dor del 70% de la mis­ma y la re­fri­ge­ra­ción re­pre­sen­ta un va­lor muy re­du­ci­do. Tam­bién es in­tere­san­te ver có­mo, den­tro de las fuen­tes ener­gé­ti­cas que se uti­li­zan pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, los com­bus­ti­bles de ori­gen fó­sil re­pre­sen­tan un por­cen­ta­je muy al­to del to­tal, en torno al 60%, se­gún se mues­tra en el Gráfico 2. Es de des-

CRE­CI­MIEN­TO SOS­TE­NI­DO. La uti­li­za­ción de ener­gías pro­ce­den­tes de fuen­tes re­no­va­bles, en es­pe­cial la so­lar tér­mi­ca, que ex­pe­ri­men­tó un fuer­te cre­ci­mien­to tras la pu­bli­ca­ción en el año 2006 del CTE, a par­tir del año 2011 se ha man­te­ni­do en un va­lor cons­tan­te en torno al 30%

ta­car có­mo la uti­li­za­ción de ener­gías pro­ce­den­tes de fuen­tes re­no­va­bles, en es­pe­cial la so­lar tér­mi­ca, que ex­pe­ri­men­tó un fuer­te cre­ci­mien­to tras la pu­bli­ca­ción en el año 2006 del CTE, a par­tir del año 2011 se ha man­te­ni­do en un va­lor cons­tan­te en torno al 30%.

De­man­da y con­su­mo ener­gé­ti­co en los EECN

An­te el man­da­to im­pues­to por la men­cio­na­da Di­rec­ti­va EPBD, que se­ña­la que a más tar­dar el 31 de di­ciem­bre de 2020 to­dos los edi­fi­cios nue­vos sean edi­fi­cios de con­su­mo de ener­gía ca­si nu­lo, y que des­pués del 31 de di­ciem­bre de 2018 los edi­fi­cios nue­vos que es­tén ocu­pa­dos y sean pro­pie­dad de au­to­ri­da­des pú­bli­cas sean edi­fi­cios de con­su­mo de ener­gía ca­si nu­lo, se van a im­ple­men­tar una se­rie de fac­to­res que van a mo­di­fi­car las ten­den­cias en las

lí­neas an­tes mos­tra­das de ener­gía fi­nal de­di­ca­da a la cli­ma­ti­za­ción:

A me­di­da que se me­jo­ra la ca­li­dad de la en­vol­ven­te de los edi­fi­cios, se re­du­ci­rán las car­gas tér­mi­cas que ha­ya que com­ba­tir, y con ello la de­man­da ener­gé­ti­ca re­la­cio­na­da con la cli­ma­ti­za­ción.

La dis­mi­nu­ción de la po­ten­cia ne­ce­sa­ria de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, uni­da a su cre­cien­te efi­cien­cia, trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un me­nor ta­ma­ño de los equi­pos y de las ins­ta­la­cio­nes de cli­ma­ti­za­ción, y con ello una dis­mi­nu­ción de sus ser­vi­dum­bres en cuan­to a aco­me­ti­das, con­duc­cio­nes, etc. La de­man­da de ACS co­bra­rá ca­da vez ma­yor re­le­van­cia fren­te a la de ca­le­fac­ción, al no de­pen­der la pri­me­ra de car­gas ex­ter­nas, sino prác­ti­ca­men­te so­lo de la ocu­pa­ción.

En re­la­ción a la fuen­te ener­gé­ti­ca que se uti­li­za pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, asis­ti­re­mos a una dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na del uso de los com­bus­ti­bles fó­si­les

AHO­RRO Y EFI­CIEN­CIA. Las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas cum­plen con to­dos los re­qui­si­tos pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de cli­ma­ti­za­ción de los EECN; de he­cho, la re­gla­men­ta­ción que es­tá por lle­gar re­co­no­ce­rá a las bom­bas de ca­lor en su jus­ta me­di­da

en fa­vor de las ener­gías re­no­va­bles y de la elec­tri­ci­dad. Ello se de­be:

Por un la­do, a las po­lí­ti­cas de des­car­bo­ni­za­ción im­pul­sa­das des­de el seno de la Unión Eu­ro­pea, en­fo­ca­das al au­men­to de la pro­por­ción de las ener­gías pro­ce­den­tes de fuen­tes re­no­va­bles, tan­to en la pro­duc­ción tér­mi­ca co­mo en la eléc­tri­ca.

Por otro la­do, a la ten­den­cia cre­cien­te a la de­man­da de re­fri­ge­ra­ción en los edi­fi­cios re­si­den­cia­les, en los que las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas con ali­men­ta­ción eléc­tri­ca re­pre­sen­tan una de las so­lu­cio­nes más ex­ten­di­das en el mer­ca­do. Y la razón no es so­lo el au­men­to de las ne­ce­si­da­des de con­fort en épo­ca es­ti­val aso­cia­das al pro­gre­so, es­pe­cial­men­te en paí­ses con una am­plia su­per­fi­cie de re­gio­nes con cli­ma­to­lo­gía cá­li­da, co­mo es el nues­tro, sino tam­bién por me­jo­ra de sa­lu­bri­dad, da­do que las bom­bas de ca­lor son ca­pa­ces de man­te­ner las con­di­cio­nes ter­mo­hi­gro­mé­tri­cas óp­ti­mas y con­tri­buir a una al­ta ca­li­dad de ai­re du­ran­te to­do el año en el in­te­rior de los re­cin­tos ocu­pa­dos. Es­tos fac­to­res ten­drán co­mo efec­to una re­duc­ción del con­su­mo ener­gé­ti­co glo­bal, así co­mo un “acer­ca­mien­to” tan­to en­tre las lí­neas de con­su­mo co­mo en­tre las de uso ener­gé­ti­cos. De igual mo­do se da­rá un tra­za­do más equi­li­bra­do en la evo­lu­ción de las lí­neas de las fi­gu­ras an­tes mos­tra­das, dis­mi­nu­yén­do­se las gran­des os­ci­la­cio­nes exis­ten­tes de­bi­das al efec­to es­ta­cio­nal a lo lar­go de un mis­mo año.

Uti­li­za­ción de las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas en los EECN

To­dos es­tos re­qui­si­tos pa­ra lo­grar que los edi­fi­cios sean EECN son con­se­cuen­cia de la ne­ce­si­dad de dis­mi­nuir la de­man­da glo­bal de ener­gía pa­ra lo­grar la im­pres­cin­di­ble re­duc­ción del con­su­mo ener­gé­ti­co, den­tro del que, co­mo he­mos vis­to an­te­rior­men­te, una par­te muy im­por­tan­te co­rres­pon­de a la cli­ma­ti­za­ción. De igual mo­do, se­rá pres­crip­ti­vo ha­cer un uso ex­ten­di­do de las ener­gías pro­ce­den­tes de fuen­tes re­no­va­bles. Por es­ta razón, los edi­fi­cios con sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción con­ven­cio­na­les que uti­li­cen com­bus­ti­bles co­mo fuen­te ener­gé­ti­ca re­que­ri­rán que una par­te im­por­tan­te del apor­te pro­ce­da de fuen­tes re­no­va­bles, co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de al­can­zar los ca­da vez más ba­jos ni­ve­les de Con­su­mo de Ener­gía Pri­ma­ria No Re­no­va­ble (kwh/m2). Las bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas cum­plen con to­dos los re­qui­si­tos pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de cli­ma­ti­za­ción de los EECN; de he­cho, la re­gla­men­ta­ción que es­tá por lle­gar re­co­no­ce­rá a las bom­bas de ca­lor en su jus­ta me­di­da. La eva­lua­ción de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios se ba­sa­rá en una se­rie de in­di­ca­do­res que per­mi­ti­rán, a par­tir de las ne­ce­si­da­des de ener­gía fi­nal (pro­du­ci­da y suministrada), ob­te­ner los va­lo­res de con­su­mo de ener­gía pri­ma­ria de los di­fe­ren­tes “com­po­nen­tes ener­gé­ti­cos” del edi­fi­cio. Den­tro de es­tos com­po­nen­tes se in­clu­yen los “vec­to­res ener­gé­ti­cos” em­plea­dos, co­rres­pon­dien­tes a las fuen­tes ener­gé­ti­cas uti­li­za­das, en­tre las que fi­gu­ra el vec­tor Me­dio Am­bien­te, co­rres­pon­dien­te a las ener­gías re­no­va­bles. Por úl­ti­mo, en aque­llos ca­sos en los que se re­quie­re re­fri­ge­ra­ción, la op­ción más fa­vo­ra­ble es el uso de bom­bas de ca­lor re­ver­si­bles, pues­to que con un mis­mo equi­po pue­den sa­tis­fa­cer­se las de­man­das de ca­le­fac­ción y de re­fri­ge­ra­ción, e in­clu­so de ACS en el ca­so de las bom­bas de ca­lor mul­ti­ta­rea, de las que exis­te en el mer­ca­do una am­plí­si­ma ofer­ta co­mer­cial en su ver­sión ai­re-agua (ae­ro­tér­mi­cas).

Asis­ti­re­mos a una dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na del uso de los com­bus­ti­bles fó­si­les en fa­vor de las ener­gías re­no­va­bles y de la elec­tri­ci­dad. 123RF

123RF

Gráfico 3.

123RF La dis­mi­nu­ción de la po­ten­cia ne­ce­sa­ria de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, uni­da a su cre­cien­te efi­cien­cia, trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un me­nor ta­ma­ño de los equi­pos y de las ins­ta­la­cio­nes de cli­ma­ti­za­ción.

Gráfico 1.

Gráfico 2.

123RF

V Manuel Herrero Ad­jun­to a Di­rec­ción Ge­ne­ral. Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción (Afec)

Pa­ra lo­grar que los edi­fi­cios sean EECN se­rá pres­crip­ti­vo ha­cer un uso ex­ten­si­vo de las ener­gías pro­ce­den­tes de fuen­tes re­no­va­bles.

123RF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.