La in­se­gu­ri­dad en el pla­nea­mien­to ur­ba­nís­ti­co

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - Lau­reano Ma­tas Tre­nas Se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo Su­pe­rior de Co­le­gios de Ar­qui­tec­tos de Es­pa­ña (CSCAE)

El desem­pe­ño de la fun­ción pro­fe­sio­nal de los ar­qui­tec­tos en los úl­ti­mos años ha ido con­vir­tién­do­se en una la­bor ar­dua y ex­ce­si­va­men­te bu­ro­crá­ti­ca que ha obli­ga­do a de­di­car gran par­te de los re­cur­sos de los es­tu­dios a la ela­bo­ra­ción de do­cu­men­tos ca­da vez más com­ple­jos y lle­nos de den­sas jus­ti­fi­ca­cio­nes ju­rí­di­co-ad­mi­nis­tra­ti­vas, a ve­ces ale­ja­dos de nues­tra fun­ción téc­ni­co-crea­ti­va y fun­da­men­tal, ha­cer ciu­dad des­de el pla­nea­mien­to. Pen­se­mos en el do­cu­men­to ur­ba­nís­ti­co al que de­be­mos el or­den y el equi­li­brio en el cre­ci­mien­to de nues­tras ciu­da­des, el plan ge­ne­ral de or­de­na­ción ur­ba­nís­ti­ca. Es­te do­cu­men­to, gra­cias al cual nues­tras ciu­da­des han ido his­tó­ri­ca­men­te, no so­lo cre­cien­do, sino tam­bién trans­for­mán­do­se, con­so­li­dán­do­se y reha­bi­li­tán­do­se, ha pa­sa­do de ser un ne­ce­sa­rio y útil ins­tru­men­to pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la ciu­dad a con­ver­tir­se ac­tual­men­te en un confuso y es­té­ril do­cu­men­to ba­sa­do en gran me­di­da en ex­ce­si­vas con­si­de­ra­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y ju­rí­di­cas que, le­jos de me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tras ciu­da­des, ha re­sul­ta­do ser el ob­je­to de pro­ce­di­mien­tos ju­rí­di­cos de anu­la­ción del do­cu­men­to, Plan Ge­ne­ral, que en mu­chas oca­sio­nes aca­ban con los es­fuer­zos e ilu­sio­nes co­lec­ti­vas de las ciu­da­des y sus te­rri­to­rios por or­de­nar­se y avan­zar en su le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción de desa­rro­llo. Te­ne­mos mu­chos ejem­plos de pla­nes ge­ne­ra­les que han su­fri­do su anu­la­ción ju­rí­di­ca por di­ver­sas cau­sas: To­le­do, San­tan­der, Jaén, Mar­be­lla... y otras mu­chas en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. En al­guno de ellos la anu­la­ción es fir­me y en otros que­da pen­dien­te de sen­ten­cias que ame­na­zan su con­ti­nui­dad ur­ba­nís­ti­ca, que co­mo es­pa­da de Da­mo­cles les obli­ga­raá a vol­ver al pla­nea­mien­to ya ob­so­le­to an­te­rior, evi­tan­do así dar ese sal­to tan ne­ce­sa­rio a las ne­ce­si­da­des y opor­tu­ni­da­des que le de­man­dan es­te si­glo XXI.

El plan ge­ne­ral de or­de­na­ción ur­ba­nís­ti­ca ha pa­sa­do de ser un ne­ce­sa­rio y útil ins­tru­men­to pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la ciu­dad a con­ver­tir­se ac­tual­men­te en un confuso y es­té­ril do­cu­men­to

Es ha­bi­tual, en la tra­mi­ta­ción de es­tos ins­tru­men­tos de pla­nea­mien­to, ex­ce­si­vos y te­dio­sos en el tiem­po, no so­lo de di­fe­ren­tes apro­ba­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas sino tam­bién los inaca­ba­bles, y mu­chas ve­ces con­tra­dic­to­rios, in­for­mes sec­to­ria­les que ra­len­ti­zan la tra­mi­ta­ción a pro­ce­sos in­ter­mi­na­bles e in­cohe­ren­tes, en los que al fi­nal del pro­ce­di­mien­to pa­re­ce inal­can­za­ble ob­te­ner el ob­je­ti­vo de su apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va, ya que se su­ce­den las con­ti­nuas mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas, es­pe­cial­men­te de ca­rác­ter au­to­nó­mi­co tan­to del pla­nea­mien­to mu­ni­ci­pal co­mo del pla­nea­mien­to su­pra­mu­ni­ci­pal, que obli­gan a con­ti­nuas mo­di­fi­ca­cio­nes y en con­se­cuen­cia. Co­mo re­sul­ta­do fi­nal, en mu­chos ca­sos, se ven so­me­ti­dos a pro­ce­sos ju­di­cia­les an­te tal con­fu­sión de me­di­das en las que se han vis­to obli­ga­dos en su re­dac­ción, des­ta­can­do por ejem­plo la Tra­mi­ta­ción Am­bien­tal Si­mul­tá­nea que, de ma­ne­ra in­só­li­ta, pro­vo­ca la pe­ti­ción de nu­li­dad to­tal del do­cu­men­to apro­ba­do de­fi­ni­ti­va­men­te. La di­rec­ti­va eu­ro­pea de 2006, en es­tos ca­sos, obli­ga al pro­ce­di­mien­to de Eva­lua­ción Am­bien­tal Es­tra­té­gi­ca, pre­vio a la Apro­ba­ción Ini­cial del pla­nea­mien­to, cuan­do és­te ya es­ta­ba en pro­ce­so avan­za­do de ela­bo­ra­ción y la le­gis­la­ción au­to­nó­mi­ca que tu­te­la el pro­ce­di­mien­to no es­ta­ba adap­ta­da al re­que­ri­mien­to de Bru­se­las. El do­cu­men­to en es­te mo­men­to al­can­za, des­gra­cia­da­men­te, una car­ga ju­rí­di­co-ad­mi­nis­tra­ti­va que re­sul­ta ser ca­si in­ma­ne­ja­ble su pues­ta en mar­cha, y muy ale­ja­do de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la pla­ni­fi­ca­ción por re­sol­ver el or­den fí­si­co de la ciu­dad den­tro del ne­ce­sa­rio equi­li­brio pú­bli­co-pri­va­do que ello exi­ge. To­da es­ta con­tra­dic­ción nor­ma­ti­va y ad­mi­nis­tra­ti­va ge­ne­ra pro­ce­sos inú­ti­les e in­efi­ca­ces en la pla­ni­fi­ca­ción, des­ar­man­do to­do in­te­rés so­bre los sue­los apro­ba­dos, que de­ses­pe­ra­da­men­te bus­can las apro­ba­cio­nes de su desa­rro­llo de pla­nea­mien­to ini­cia­das an­tes de que sea fir­me la sen­ten­cia, y sin de­jar de con­si­de­rar la tra­mi­ta­ción de li­cen­cias que por ser pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos ais­la­dos no se ven su­je­tos a la sus­pen­sión, y cu­yas edi­fi­ca­cio­nes que­da­rán le­gal­men­te im­plan­ta­das so­bre sue­los que per­de­rán su ca­te­go­ría, una vez el res­pec­ti­vo Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia aca­be por de­cla­rar nu­lo el pla­nea­mien­to que los per­mi­tió edi­fi­car ini­cial­men­te. No ha­ce mu­cho tiem­po que en­tre al­gu­nas ini­cia­ti­vas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos res­pec­to a es­te pro­ble­ma se ha­bla­ba de una po­si­ble ley que apor­ta­ra la ne­ce­sa­ria “se­gu­ri­dad” en los pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos de la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca y que aho­ra, da­do el cam­bio po­lí­ti­co, pa­re­ce ha­ber­se pa­ra­li­za­do, pu­dien­do ser preo­cu­pan­te que no se atien­da es­ta in­se­gu­ri­dad ur­ba­nís­ti­ca que afec­ta a to­dos los mu­ni­ci­pios, in­de­pen­dien­te­men­te de la si­tua­ción po­lí­ti­ca y del signo que los go­bier­ne. Así el legislador de­vol­ve­rá sen­sa­tez a to­dos es­tos años de re­dac­ción que, re­pen­ti­na­men­te por sen­ten­cias ju­di­cia­les, la ma­yo­ría de las ve­ces por de­fec­tos de “for­ma” en su tra­mi­ta­ción, sin al­can­zar a com­pren­der el mo­ti­vo que les ha im­pe­di­do dis­fru­tar de aque­llo que es fru­to del con­sen­so co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.