Adap­ta­ción al cli­ma en el sec­tor de la cons­truc­ción

En tan­to que res­pon­sa­ble de cer­ca de un ter­cio del con­su­mo ener­gé­ti­co to­tal, la edi­fi­ca­ción es un sec­tor es­pe­cial­men­te re­le­van­te de ca­ra a la re­duc­ción de emi­sio­nes ne­ce­sa­ria pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. La Universidad de Gra­na­da ha rea­li­za­do u

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - To­dos los re­sul­ta­dos del pro­yec­to pue­den con­sul­tar­se en http://sus­tai­na­bi­lity.ugr.es/ re­search-out­put/adap­ta­cion-cam­bio-cli­ma­ti­co/

¿Có­mo de­be­mos cons­truir an­te la cer­te­za del cam­bio cli­má­ti­co y sus im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas?

El cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno glo­bal y se pre­vé que, en el es­ce­na­rio ac­tual, sus efec­tos so­bre nues­tra eco­no­mía y so­cie­dad se in­ten­si­fi­quen de for­ma acu­sa­da en las pró­xi­mas dé­ca­das. Co­mo cau­sa prin­ci­pal de es­te fe­nó­meno se pue­de apun­tar al au­men­to de la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono (CO2) en la at­mós­fe­ra. Se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos, la con­cen­tra­ción de CO2 ac­tual­men­te ron­da las 410 par­tes por mi­llón (ppm), unos ni­ve­les nun­ca vis­tos en los úl­ti­mos 800.000 años, du­ran­te los cua­les nun­ca se ha­bían superado las 300 ppm hasta las úl­ti­mas dé­ca­das. La ma­yor par­te de las emi­sio­nes de ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) se pro­du­cen de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta de­bi­do a la ge­ne­ra­ción y con­su­mo ener­gé­ti­co y el sec­tor de la edi­fi­ca­ción es res­pon­sa­ble de cer­ca de un ter­cio del con­su­mo ener­gé­ti­co to­tal. Por tan­to, es un sec­tor es­pe­cial­men­te re­le­van­te de ca­ra a la re­duc­ción de emi­sio­nes ne­ce­sa­ria pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

Sin em­bar­go, en la si­tua­ción ac­tual no pa­re­ce fac­ti­ble al­can­zar los objetivos de emi­sio­nes ne­ce­sa­rios

pa­ra man­te­ner las pro­yec­cio­nes de es­ce­na­rios climáticos fu­tu­ros mo­de­ra­dos y se pre­vé que el im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial del cam­bio cli­má­ti­co sea ca­da vez más im­por­tan­te. La ca­da vez más fre­cuen­te ocu­rren­cia de fe­nó­me­nos cli­ma­to­ló­gi­cos con po­ten­cial des­truc­ti­vo o la ten­den­cia ha­cia tem­pe­ra­tu­ras ca­da vez más ex­tre­mas, tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, po­nen en ries­go nues­tras in­fraes­truc­tu­ras y edi­fi­ca­cio­nes. De ma­ne­ra re­su­mi­da, por un la­do es­tos fe­nó­me­nos cli­ma­to­ló­gi­cos ex­tre­mos pue­den cau­sar cuan­tio­sos da­ños a nues­tras in­fraes­truc­tu­ras, y por otro, las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas ten­de­rán a au­men­tar la de­man­da ener­gé­ti­ca pa­ra cli­ma­ti­za­ción de los edi­fi­cios pa­ra po­der man­te­ner los ni­ve­les ac­tua­les de ha­bi­ta­bi­li­dad. La adap­ta­ción al nue­vo es­ce­na­rio cli­má­ti­co es, por tan­to, vi­tal pa­ra re­du­cir el im­pac­to que es­tos cam­bios ten­drán so­bre nues­tras in­fraes­truc­tu­ras y vi­vien­das.

La Universidad de Gra­na­da ha rea­li­za­do un aná­li­sis so­bre la adap­ta­ción de la in­dus­tria cons­truc­to­ra al cam­bio cli­má­ti­co que su­po­ne uno de los pri­me­ros rea­li­za­dos en Es­pa­ña so­bre es­ta te­má­ti­ca. El pro­yec­to de “Adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co en el sec­tor de la cons­truc­ción” ha es­tu­dia­do cuá­les son las me­di­das téc­ni­cas más re­co­men­da­bles pa­ra cons­truir vi­vien­das an­te la cer­te­za del cam­bio cli­má­ti­co y sus im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas. Es­te pro­yec­to, co­fi­nan­cia­do por la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad del Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, ha con­ta­do con el apo­yo de aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les de es­pe­cial re­le­van­cia en el sec­tor, co­mo son la Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Cons­truc­to­res y Pro­mo­to­res de Má­la­ga, la Aso­cia­ción de Pro­mo­to­res Cons­truc­to­res de Es­pa­ña y la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de la Cons­truc­ción.

Adap­ta­ción, no so­lo mi­ti­ga­ción

El pro­yec­to se cen­tra en la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co en lu­gar de a su mi­ti­ga­ción, que ha si­do hasta aho­ra el en­fo­que adop­ta­do con ma­yor fre­cuen­cia. Es im­por­tan­te dis­tin­guir en­tre es­tos dos ti­pos de me­di­das, las de mi­ti­ga­ción es­tán orien­ta­das a la re­duc­ción de los efec­tos ne­ga­ti­vos del cam­bio cli­má­ti­co ac­tuan­do so­bre las cau­sas que lo pro­vo­can, mien­tras que las me­di­das de adap­ta­ción es­tán di­ri­gi­das a re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad de la so­cie­dad an­te sus efec­tos me­dian­te la ade­cua­ción de la vi­da hu­ma­na al nue­vo es­ce­na­rio cli­má­ti­co.

En par­ti­cu­lar, en el ca­so de la edi­fi­ca­ción, es­tas me­di­das no son ne­ce­sa­ria­men­te ex­clu­yen­tes en­tre sí, sino que en oca­sio­nes son com­pa­ti­bles o in­clu­so coin­ci­den­tes. Don­de sí exis­te una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre am­bos en­fo­ques es en sus be­ne­fi­cia­rios. Mien­tras que las me­di­das de mi­ti­ga­ción tie­nen un be­ne­fi­cio glo­bal, las me­di­das de adap­ta­ción tie­nen un ca­rác­ter lo­cal, be­ne­fi­cian­do úni­ca­men­te a quien las apli­ca. En edi­fi­ca­ción, es­te he­cho co­bra es­pe­cial re­le­van­cia ya que, si bien son los pro­mo­to­res quie­nes de­ben de­ci­dir si in­cor­po­rar o no me­di­das de adap­ta­ción a sus pro­yec­tos, son los com­pra­do­res fi­na­les de la vi­vien­da quie­nes se be­ne­fi­cia­rán de esas me­di­das en el lar­go pla­zo. En es­te con­tex­to in­flu­yen tam­bién otros fac­to­res ex­ter­nos co­mo el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y tec­no­ló­gi­co ac­tual, la exis­ten­cia de sub­ven­cio­nes o ven­ta­jas fis­ca­les que in­cen­ti­ven la cons­truc­ción sos­te­ni­ble o el co­no­ci­mien­to por par­te de la po­bla­ción de los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de in­cor­po­rar me­di­das de adap­ta­ción a su vi­vien­da.

CON­DI­CIÓN NE­CE­SA­RIA. Pa­ra que la cons­truc­ción sos­te­ni­ble pue­da con­ver­tir­se en el es­tán­dar del sec­tor, es pre­ci­so que sea sos­te­ni­ble tam­bién en el plano eco­nó­mi­co, es de­cir, que per­mi­ta a los pro­mo­to­res ob­te­ner unos már­ge­nes de be­ne­fi­cio si­mi­la­res a otros pro­yec­tos que no in­cor­po­ran me­di­das de adap­ta­ción

Pa­ra co­no­cer me­jor qué me­di­das de adap­ta­ción es re­co­men­da­ble apli­car y su im­pac­to eco­nó­mi­co en un pro­yec­to, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Universidad de Gra­na­da con­tó con la co­la­bo­ra­ción de un pa­nel de 17 expertos en la ma­te­ria con­for­ma­do por di­rec­ti­vos y res­pon­sa­bles téc­ni­cos de di­fe­ren­tes em­pre­sas del sec­tor. Tras iden­ti­fi­car una se­rie de me­di­das de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co con el ase­so­ra­mien­to de la Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Cons­truc­to­res y Pro­mo­to­res de Má­la­ga, se con­sul­tó al pa­nel de expertos so­bre cuá­les son, en su opi­nión,

las me­di­das de adap­ta­ción de ma­yor in­te­rés y sus cos­tes apro­xi­ma­dos. Con el pro­pó­si­to de con­se­guir un ma­yor con­sen­so en­tre los expertos, la con­sul­ta se desa­rro­lló me­dian­te una téc­ni­ca Delp­hi, en la que se pre­gun­ta a los expertos su opi­nión en dis­tin­tas ron­das de con­sul­ta, ofre­cién­do­les in­for­ma­ción so­bre la opi­nión del res­to de par­ti­ci­pan­tes.

Pre­fe­ren­cia por las me­di­das pa­si­vas

Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron una cla­ra pre­fe­ren­cia de los expertos por las me­di­das pa­si­vas (orien­ta­das a re­du­cir la de­man­da ener­gé­ti­ca del edi­fi­cio) fren­te a las ac­ti­vas (re­la­ti­vas a la mejora del ren­di­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes que con­su­men ener­gía en el edi­fi­cio). En es­pe­cial, las me­di­das de di­se­ño fue­ron re­co­men­da­das por un 80% de los expertos y sus cos­tes por me­tro cua­dra­do son, se­gún el pa­nel de expertos, in­fe­rio­res a la me­dia del res­to de op­cio­nes. Sin em­bar­go, pa­ra que es­tas me­di­das sean apli­ca­bles con cos­tes fa­vo­ra­bles res­pec­to a otras op­cio­nes, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar su in­cor­po­ra­ción des­de la fa­se de di­se­ño, ya que en edi­fi­cios exis­ten­tes por lo ge­ne­ral no se­rían via­bles. El pa­nel de expertos tam­bién des­ta­có la mejora del ais­la­mien­to de las ven­ta­nas (87% de expertos) y de la cu­bier­ta del edi­fi­cio (93%) co­mo me­di­das pa­si­vas que me­re­cen es­pe­cial aten­ción pa­ra con­se­guir me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de las vi­vien­das.

Por otro la­do, las me­di­das ac­ti­vas tie­nen en ge­ne­ral un ma­yor cos­te por me­tro cua­dra­do que las pa­si­vas. Sin em­bar­go, la ins­ta­la­ción de equi­pos de re­cu­pe­ra­ción de ca­lor ha si­do una me­di­da ac­ti­va ele­gi­da por to­dos los expertos, lo que su­gie­re que su re­la­ción cos­te/ efi­cien­cia pue­de ser fa­vo­ra­ble. El lis­ta­do com­ple­to de me­di­das tan­to ac­ti­vas co­mo pa­si­vas con­si­de­ra­das en el es­tu­dio pue­de con­sul­tar­se en la web del pro­yec­to. Gra­cias a la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por el pa­nel de expertos fue po­si­ble desa­rro­llar dos apli­ca­cio­nes web gra­tui­tas de ca­rác­ter in­for­ma­ti­vo. La pri­me­ra ofre­ce una ba­se de da­tos con me­di­das de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co y su gra­do de po­pu­la­ri­dad en­tre los expertos con­sul­ta­dos. La se­gun­da per­mi­te co­no­cer una es­ti­ma­ción del cos­te de al­gu­nos pa­que­tes de me­di­das recomendados par­tien­do de cier­tos pa­rá­me­tros bá­si­cos del edi­fi­cio. Es­tas apli­ca­cio­nes pro­por­cio­nan un po­si­ble pun­to de par­ti­da pa­ra aque­llos pro­pie­ta­rios o pro­mo­to­res in­tere­sa­dos en im­ple­men­tar me­di­das de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co. Pa­ra que la cons­truc­ción sos­te­ni­ble pue­da con­ver­tir­se en el es­tán­dar del sec­tor, es pre­ci­so que sea sos­te­ni­ble tam­bién en el plano eco­nó­mi­co, es de­cir, que per­mi­ta a los pro­mo­to­res ob­te­ner unos már­ge­nes de be­ne­fi­cio si­mi­la­res a otros pro­yec­tos que no in­cor­po­ran me­di­das de adap­ta­ción. En el mar­co del pro­yec­to se ana­li­za­ron tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción an­te­rio­res que en­con­tra­ron au­men­tos de hasta un 10% en el pre­cio de ven­ta de vi­vien­das con ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca A res­pec­to a vi­vien­das con ca­li­fi­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas in­fe­rio­res. Pa­ra en­ten­der me­jor el im­pac­to eco­nó­mi­co que tie­ne pa­ra el pro­mo­tor la con­si­de­ra­ción de un pa­que­te de me­di­das en un pro­yec­to se ana­li­zó un ca­so de es­tu­dio.

Con la ase­so­ría de la Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Cons­truc­to­res y Pro­mo­to­res de Má­la­ga, se es­tu­dió el ca­so de un edi­fi­cio plu­ri­fa­mi­liar de cua­tro plan­tas con ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca B. El es­tu­dio con­clu­yó que me­jo­rar ese edi­fi­cio a ca­li­fi­ca­ción A po­dría per­mi­tir al pro­mo­tor del mis­mo in­cre­men­tar su ren­ta­bi­li­dad en cer­ca de un 7% del va­lor ac­tual neto ini­cial en es­ce­na­rios mo­de­ra­dos. El equi­po del pro­yec­to ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción in­for­má­ti­ca dis­po­ni­ble en la web del pro­yec­to que per­mi­te ob­te­ner una apro­xi­ma­ción de la eva­lua­ción eco­nó­mi­ca de la mejora en otros ca­sos ge­ne­ra­les de re­fe­ren­cia.

Es­te pro­yec­to po­ne de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un nue­vo es­tán­dar de cons­truc­ción sos­te­ni­ble que per­mi­ta ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co con ga­ran­tías. Los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis de cos­tes y be­ne­fi­cios desa­rro­lla­dos han mos­tra­do el po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de es­ta adap­ta­ción en una ma­ne­ra ren­ta­ble pa­ra to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos. En úl­ti­ma ins­tan­cia, es im­por­tan­te re­sal­tar que la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co es­tá in­fluen­cia­da por múl­ti­ples fac­to­res que re­quie­ren un aná­li­sis es­pe­cí­fi­co de ca­da pro­yec­to. En cual­quier ca­so, el sec­tor de la cons­truc­ción de­be­rá ne­ce­sa­ria­men­te con­si­de­rar las de­man­das so­cia­les, le­ga­les y de mer­ca­do pa­ra ha­cer es­ta adap­ta­ción que, pre­vi­si­ble­men­te, au­men­ta­rán en los pró­xi­mos años.

Efrén Gó­mez Bo­la­ños Coor­di­na­dor téc­ni­co del pro­yec­to “Adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co en el sec­tor de la cons­truc­ción”. Universidad de Gra­na­da

123RF

Do­cu­men­to re­su­men Aná­li­sis cos­te be­ne­fi­cio de la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co en el sec­tor de la cons­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.