El es­ta­do del sec­tor cons­truc­ción en Eu­ro­pa

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Es­pa­ña, par­tí­ci­pe me­nor del nue­vo “boom” eu­ro­peo de la cons­truc­ción

Du­ran­te la épo­ca do­ra­da de la cons­truc­ción, Es­pa­ña pu­do mi­rar a Eu­ro­pa por en­ci­ma del hom­bro.

Esa superioridad se es­fu­mó con la lle­ga­da de la cri­sis, pe­ro que­da­ba el con­sue­lo re­la­ti­vo de que el sec­tor re­tro­ce­día en la ma­yo­ría de los paí­ses. Aho­ra que la ac­ti­vi­dad lle­va unos años re­mon­tan­do, a Eu­ro­pa le to­ca vi­vir un nue­vo epi­so­dio de eu­fo­ria cons­truc­to­ra. Pe­ro a di­fe­ren­cia del an­te­rior ci­clo ex­pan­si­vo, en el cual Es­pa­ña fue la pro­ta­go­nis­ta, aho­ra es­tá sien­do un me­ro ac­tor se­cun­da­rio.

Uno de los tó­pi­cos más usa­dos pa­ra des­cri­bir la con­tri­bu­ción del sec­tor cons­truc­ción es­pa­ñol en el agre­ga­do eu­ro­peo es el que afir­ma que cuan­do las cir­cuns­tan­cias son fa­vo­ra­bles, Es­pa­ña es ca­paz de cre­cer con mu­cha in­ten­si­dad, pe­ro tan pron­to el cli­ma em­peo­ra, Es­pa­ña cae con es­tré­pi­to. Es­te cli­ché es­tá dan­do se­ña­les de ha­ber­se que­da­do des­fa­sa­do, por­que en los úl­ti­mos años Eu­ro­pa es­tá ex­pe­ri­men­tan­do una po­ten­te re­cu­pe­ra­ción del sec­tor cons­truc­ción sin que Es­pa­ña mues­tre los ha­bi­tua­les sín­to­mas de so­bre­reac­ción. Va­mos a ex­pli­car por se­pa­ra­do es­tas dos afir­ma­cio­nes.

En el úl­ti­mo in­for­me Eu­ro­cons­truct cues­ta mu­cho en­con­trar al­gún nu­ba­rrón que em­pa­ñe los re­sul­ta­dos a es­ca­la eu­ro­pea del sec­tor cons­truc­ción de 2017, ni tam­po­co las pre­vi­sio­nes pa­ra 2018. El año pa­sa­do la pro­duc­ción del sec­tor re­gis­tró un cre­ci­mien­to anual del 3,9% a va­lor cons­tan­te, lo cual es al­go muy po­co fre­cuen­te: si re­pa­sa­mos los da­tos his­tó­ri­cos de las úl­ti­mas dos dé­ca­das, úni­ca­men­te en­con­tra­mos dos años (1999 y 2006) en los que se ha­ya vis­to un cre­ci­mien­to igual o su­pe­rior a es­te 3,9%. La pre­vi­sión del agre­ga­do eu­ro­peo pa­ra 2018 es bas­tan­te me­nos ex­cep­cio­nal (2,7%), pe­ro aun así si­gue sien­do un avan­ce sus­tan­cial si la com­pa­ra­mos con las ta­sas de cre­ci­mien­to de los años pre­vios a la cri­sis, que fue­ron del 2,1% anual co­mo me­dia du­ran­te el pe­río­do 20002007. Por otra par­te, tan­to en 2017 co­mo en 2018 se pro­du­ce otro fe­nó­meno po­co ha­bi­tual, que es que los 19 paí­ses que apor­tan da­tos a Eu­ro­cons­truct se en­cuen­tren en si­tua­ción de cre­ci­mien­to to­dos al mis­mo tiem­po.

En es­te pun­to, cual­quier lec­tor acos­tum­bra­do a se­guir­le el pul­so al mer­ca­do es­pa­ñol de la cons­truc­ción po­dría mos­trar­se sus­pi­caz an­te es­tos da­tos de cre­ci­mien­to tan bri­llan­tes. En Es­pa­ña par­tía­mos de un mer­ca­do su­ma­men­te de­pri­mi­do por la cri­sis, de ma­ne­ra que en cuan­to han apa­re­ci­do los pri­me­ros pro­yec­tos, en­se­gui­da se han al­can­za­do ta­sas anuales de cre­ci­mien­to muy abul­ta­das, pe­se a que la mejora no ha­ya si­do demasiado per­cep­ti­ble. ¿Es és­te tam­bién el ca­so de Eu­ro­pa?

La res­pues­ta in­me­dia­ta es afir­ma­ti­va: si com­pa­ra­mos la pro­duc­ción del sec­tor eu­ro­peo en 2017 con los má­xi­mos que se al­can­za­ron en 2007, ob­ser­va­mos que aún es­ta­mos al­go más del 20% por de­ba­jo. Con es­tas re­fe­ren­cias, ten­dría­mos que con­cluir que Eu­ro­pa to­da­vía se en­cuen­tra en pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción y que es­ta­mos atra­ve­san­do tan so­lo un epi­so­dio de bue­nos re­sul­ta­dos de una es­ca­la cla­ra­men­te in­fe­rior al “boom”

de la dé­ca­da an­te­rior. Sin em­bar­go, es po­si­ble ha­cer un cálcu­lo al­ter­na­ti­vo al an­te­rior, es­ta vez ex­clu­yen­do a Es­pa­ña de la su­ma de paí­ses. En es­tas con­di­cio­nes, la di­fe­ren­cia en­tre la pro­duc­ción de 2007 y 2017, a va­lor cons­tan­te, se vuel­ve irre­le­van­te (-0,7%). Por tan­to, el sec­tor cons­truc­ción de es­ta Eu­ro­pa en la que no con­ta­bi­li­za­mos a Es­pa­ña ya ha con­clui­do con cre­ces su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción y ha al­can­za­do de nue­vo los ni­ve­les má­xi­mos pre­cri­sis.

La ima­gen de una Eu­ro­pa que vuel­ve a tran­si­tar por otro pi­co de ci­clo es cohe­ren­te con las se­ña­les que lle­gan de al­gu­nos paí­ses, pro­pias de mo­men­tos de alta ac­ti­vi­dad: se per­ci­be in­fla­ción en los cos­tes de cons­truir, cues­ta cu­brir los dé­fi­cits de mano de obra y se ha­cen más evi­den­tes los cue­llos de bo­te­lla en los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos de los pro­yec­tos. Sin ol­vi­dar el otro sín­to­ma que refuerza la per­cep­ción de que el mer­ca­do es­tá a pleno ren­di­mien­to, y es que el sec­tor es­tá em­pe­zan­do a in­quie­tar­se so­bre cuán­do y có­mo se aca­ba­rá es­ta fa­se ex­pan­si­va.

Es in­ne­ga­ble que to­do apun­ta a un cam­bio de fa­se pa­ra el sec­tor cons­truc­ción eu­ro­peo, te­nien­do en cuen­ta que al­gu­nos de los fac­to­res que más han con­tri­bui­do a su re­cu­pe­ra­ción (cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ba­jos in­tere­ses, re­dis­tri­bu­ción de la po­bla­ción y pues­ta al día tras años de pos­po­ner in­ver­sio­nes) irán per­dien­do po­der de trac­ción de una ma­ne­ra pro­gre­si­va. Se­gún la pre­vi­sión Eu­ro­cons­truct, el sec­tor cons­truc­ción no tar­da­rá en re­sen­tir­se y cre­ce­rá a rit­mos más mo­de­ra­dos en 2019 (1,9%) y 2020 (1,4%). Aun­que des­car­te una re­ce­sión in­mi­nen­te, Eu­ro­cons­truct sí que aler­ta so­bre un cam­bio en el com­por­ta­mien­to in­terno del sec­tor, o más bien un re­le­vo: la edi­fi­ca­ción de nue­va plan­ta, que hasta ese mo­men­to ha­bía si­do el ni­cho más di­ná­mi­co, ce­de ese pa­pel a la in­ge­nie­ría ci­vil. Por su par­te, la reha­bi­li­ta­ción con­ti­núa ejer­cien­do su ha­bi­tual fun­ción de es­ta­bi­li­za­dor del sec­tor, gra­cias a su gran cuo­ta de mer­ca­do y a su me­nor pro­pen­sión a ver­se afec­ta­da por los ci­clos.

Es­pa­ña: no con­fun­dir cre­ci­mien­to con eu­fo­ria

El sec­tor cons­truc­ción en Eu­ro­pa pier­de im­pul­so pe­ro es­to no cau­sa ex­tra­ñe­za, pues­to que hay una­ni­mi­dad en que el mer­ca­do no se pue­de man­te­ner en má­xi­mos du­ran­te mu­cho tiem­po. In­clu­so po­dría de­cir­se que la re­la­ja­ción del sec­tor se per­ci­be con un atis­bo de ali­vio, ya que así se re­ba­ja­ría la ten­sión en ese equi­li­brio de cos­tes-pla­zos-pre­cios que ya he­mos vis­to có­mo se ha ido ha­cien­do ca­da vez más pre­ca­rio en al­gu­nos paí­ses.

En Es­pa­ña el sec­tor tam­bién tien­de a cre­cer me­nos, pe­ro con la sen­si­ble di­fe­ren­cia de que du­ran­te 20172018 no ha to­ca­do te­cho. Por su­pues­to, no as­pi­rá­ba­mos ni mu­cho me­nos a acer­car­nos a los va­lo­res de 2007, pe­ro en to­do ca­so el ni­vel de ac­ti­vi­dad con­se­gui­do es ob­je­ti­va­men­te in­sa­tis­fac­to­rio. Sir­va co­mo ilus­tra­ción que en 2017 la pro­duc­ción del sec­tor es­pa­ñol aún que­dó un 11% por de­ba­jo de la me­dia por ha­bi­tan­te de los paí­ses oc­ci­den­ta­les de Eu­ro­cons­truct. Por tan­to, el des­cen­so del rit­mo en los pró­xi­mos años no pue­de in­ter­pre­tar­se en la mis­ma cla­ve de “ajus­te desea­ble” que em­plean al­gu­nos de nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos.

Es­tas ci­fras si­túan a Es­pa­ña en una po­si­ción muy dis­cre­ta den­tro del ran­king eu­ro­peo -ni alar­man­te co­mo años atrás, ni tam­po­co demasiado bo­yan­te-, lo cual en­ca­ja con la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da en­tre las em­pre­sas que tra­ba­jan pa­ra el mer­ca­do do­més­ti­co

de edi­fi­ca­ción e in­ge­nie­ría ci­vil. Sin em­bar­go, es­ta reali­dad tan ti­bia con­tras­ta con la fre­cuen­cia con que apa­re­cen ti­tu­la­res en los me­dios que anun­cian que “vuel­ve la bur­bu­ja” tras la pu­bli­ca­ción de la úl­ti­ma es­ta­dís­ti­ca de pre­cios del in­mo­bi­lia­rio, o tras la rue­da de pren­sa de al­gún fon­do de in­ver­sión en la que anun­cia su es­tra­te­gia mul­ti­mi­llo­na­ria pa­ra desa­rro­llar vi­vien­da o ter­cia­rio en Es­pa­ña.

No se pue­de ne­gar que el en­ca­re­ci­mien­to de la vi­vien­da de com­pra y de al­qui­ler sea un sín­to­ma preo­cu­pan­te en sí mis­mo, pe­ro en to­do ca­so no es un sín­to­ma de que se es­tén co­me­tien­do ex­ce­sos por lo que a cons­truc­ción se re­fie­re. Hasta el mo­men­to, el sec­tor se ha li­mi­ta­do a cu­brir los va­cíos de de­man­da que se ha­bían ma­ni­fes­ta­do unos años atrás (pro­duc­to de la ba­ja ac­ti­vi­dad pro­mo­to­ra du­ran­te los años más du­ros de la cri­sis), en un en­torno fi­nan­cie­ro muy tu­te­la­do y muy aten­to a contener el ni­vel de ries­go tan­to co­mo sea po­si­ble. La pro­mo­ción re­si­den­cial se es­tá re­cu­pe­ran­do, pe­ro aún no se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno de al­can­ce na­cio­nal. Y lo que se es­pe­ra a me­dio pla­zo po­dría des­cri­bir­se co­mo un país a tres ve­lo­ci­da­des: la Es­pa­ña más ac­ti­va en don­de el mer­ca­do se re­ca­lien­ta por­que se apro­xi­ma a to­car te­cho, la Es­pa­ña en don­de la de­man­da pa­re­ce ha­ber que­da­do es­tan­ca­da en los ni­ve­les de la cri­sis, y fi­nal­men­te la Es­pa­ña intermedia en don­de to­da­vía que­da po­ten­cial la­ten­te. Si el sec­tor so­la­men­te pue­de ope­rar a cuentagotas en la pri­me­ra y no tie­ne sen­ti­do ha­cer­lo en la se­gun­da, tan so­lo le res­ta con­fiar en que la ter­ce­ra va­ya ani­mán­do­se a ge­ne­rar de­man­da. En un con­tex­to co­mo és­te se pue­de as­pi­rar a cre­cer en una hor­qui­lla del 5 al 7% en 2019-2020, lo cual nos iría acer­can­do pro­gre­si­va­men­te a los pro­me­dios eu­ro­peos. Co­mo en el res­to de Eu­ro­pa, en los pró­xi­mos años ha­brá que es­tar aten­tos a có­mo re­per­cu­te el en­ca­re­ci­mien­to del cré­di­to tan­to en la pro­mo­ción co­mo en la de­man­da. En el ca­so de Es­pa­ña, el es­la­bón más sen­si­ble tal vez no sea tan­to la de­man­da de uso (fa­mi­lias que com­pran o al­qui­lan pa­ra es­ta­ble­cer su re­si­den­cia) co­mo la de­man­da de in­ver­sión que los úl­ti­mos años ha bas­cu­la­do ha­cia el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. Una par­te im­por­tan­te de ese ape­ti­to in­ver­sor se ha ca­na­li­za­do ha­cia ac­ti­vos no re­si­den­cia­les co­mo co­mer­cio, ho­te­les, ofi­ci­nas y lo­gís­ti­ca. Sin em­bar­go, mien­tras que la ver­tien­te in­mo­bi­lia­ria del no re­si­den­cial lle­va ex­pe­ri­men­tan­do un pro­gre­so muy sen­si­ble des­de 2013, la pro­mo­ción de nue­va plan­ta no ha to­ca­do fon­do hasta 2016. Por tan­to, es­te mer­ca­do to­da­vía se en­cuen­tra en una fa­se muy ini­cial de ex­pan­sión, por lo que no de­be­ría te­ner pro­ble­mas en cre­cer a buen rit­mo. Ba­jo ese pun­to de vis­ta, y en com­pa­ra­ción con las ex­pec­ta­ti­vas de la vi­vien­da, la pre­vi­sión de Eu­ro­cons­truct (en­tre el 4% y el 5% anual hasta 2020) pue­de pa­re­cer al­go con­ser­va­do­ra. Pe­se a la abun­dan­te li­qui­dez y la ren­ta­bi­li­dad que ofre­cen los ac­ti­vos ter­cia­rios, hasta el mo­men­to los pro­mo­to­res han si­do pru­den­tes a la ho­ra de arran­car nue­vos pro­yec­tos, y ca­be es­pe­rar que con­ti­núen en esa lí­nea. Por ni­chos de mer­ca­do, no es nin­gu­na sor­pre­sa que las me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas re­cai­gan so­bre las ofi­ci­nas, pe­ro sí que lo es que la cons­truc­ción in­dus­trial sal­ga de la ato­nía de los úl­ti­mos años.

La do­sis ma­yor de in­cer­ti­dum­bre

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, la in­ge­nie­ría ci­vil se ha con­ver­ti­do en el seg­men­to que con­cen­tra una do­sis ma­yor de in­cer­ti­dum­bre, bá­si­ca­men­te por­que ha­cer pre­vi­sión so­bre la cons­truc­ción de in­fraes­truc­tu­ras en Es­pa­ña re­quie­re ha­cer pre­vi­sión so­bre el ba­lan­ce fis­cal del país. A me­dia­dos del año pa­sa­do, pa­re­cía ra­zo­na­ble si­tuar la sa­li­da del pro­to­co­lo de dé­fi­cit ex­ce­si­vo en 2018, lo cual no es que vol­vie­se a dar car­ta blan­ca al Go­bierno pa­ra in­ver­tir co­mo an­tes de la cri­sis, pe­ro cuan­do me­nos ha­ría des­apa­re­cer la prin­ci­pal ex­cu­sa que es­gri­mía pa­ra man­te­ner al sec­tor vir­tual­men­te pa­ra­li­za­do. A es­to se su­ma la ten­den­cia eu­ro­pea que pre­vé Eu­ro­cons­truct, se­gún la cual la ma­yo­ría de paí­ses vuel­ven a pres­tar aten­ción al sec­tor in­fraes­truc­tu­ras, tras un pa­rén­te­sis for­za­do por la aus­te­ri­dad. To­do apun­ta­ba a que Es­pa­ña no ten­dría di­fi­cul­ta­des pa­ra su­mar­se a es­ta co­rrien­te.

En el año trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces, se han pro­du­ci­do cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos. Pri­me­ro, los pre­su­pues­tos 2018 pu­sie­ron en evi­den­cia que la obra ci­vil no era la úni­ca can­di­da­ta a be­ne­fi­ciar­se de la mejora de la eco­no­mía, re­le­gán­do­la a un se­gun­do o ter­cer plano de­trás de las pen­sio­nes o los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios. Se­gun­do, es­te gi­ro ex­pan­si­vo ha pro­vo­ca­do un nue­vo re­tra­so en el ca­len­da­rio de co­rrec­ción del dé­fi­cit, eso sí, to­le­ra­do por Bru­se­las una vez más. En de­fi­ni­ti­va, el sec­tor de la in­ge­nie­ría ci­vil sa­ca po­co pro­ve­cho de la ca­pa­ci­dad ex­tra de in­ver­sión que ha pro­pi­cia­do la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, y po­dría ver­se muy per­ju­di­ca­do si el pro­ble­ma del dé­fi­cit se en­quis­ta.

Que el sec­tor in­fraes­truc­tu­ras es­pa­ñol no par­ti­ci­pe -cuan­do me­nos de in­me­dia­to- de esa bo­nan­za eu­ro­pea es so­lo una de las ame­na­zas po­ten­cia­les, pues­to que po­dría apa­re­cer otra a prin­ci­pios del 2019 cuan­do se aca­be la obra pro­mo­vi­da al ca­lor de las elec­cio­nes lo­ca­les y au­to­nó­mi­cas. Ha­brá que es­pe­rar a ver cuál es el desen­la­ce del pro­gra­ma pú­bli­co-pri­va­do de cons­truc­ción de ca­rre­te­ras (PIC), que en prin­ci­pio con­ti­núa ade­lan­te pe­se al cam­bio de Go­bierno. La can­ti­dad de ofer­tan­tes que el PIC ha con­vo­ca­do es sin du­da el in­di­ca­dor más ex­plí­ci­to de hasta qué pun­to han es­ca­sea­do las opor­tu­ni­da­des du­ran­te los úl­ti­mos años. En se­me­jan­te con­tex­to, la pre­vi­sión so­lo con­tem­pla avan­ces al­re­de­dor del 2% pa­ra 2019-2020, lo cual su­pon­dría re­gre­sar a ni­ve­les del 2013, sin du­da un pa­no­ra­ma real­men­te mo­des­to.

Jo­sé Ra­món Fon­ta­na Usón Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de la Cons­truc­ción de Ca­ta­lu­ña(ITEC)

La reha­bi­li­ta­ción con­ti­núa ejer­cien­do en Eu­ro­pa su ha­bi­tual fun­ción de es­ta­bi­li­za­dor del sec­tor, gra­cias a su gran cuo­ta de mer­ca­do y a su me­nor pro­pen­sión a ver­se afec­ta­da por los ci­clos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.