Ten­den­cias y lí­neas de desa­rro­llo en el ám­bi­to de las en­vol­ven­tes ar­qui­tec­tó­ni­cas

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - TEX­TO: M.M.V.

Pie­les in­no­va­do­ras pa­ra edi­fi­cios “res­pe­tuo­sos” por den­tro y por fue­ra

El sec­tor de las en­vol­ven­tes ar­qui­tec­tó­ni­cas es uno de los más ac­ti­vos den­tro del mun­do de la cons­truc­ción y su pa­pel de­ter­mi­nan­te, tan­to en el ex­te­rior co­mo en el in­te­rior de los es­pa­cios cons­trui­dos, es in­cues­tio­na­ble. In­mer­sos en la re­vo­lu­ción in­dus­trial 4.0 y ro­dea­dos de con­cep­tos nue­vos y dis­rup­ti­vos que en po­co tiem­po han sal­ta­do de los en­tor­nos tec­no­ló­gi­cos pa­ra ha­cer­se ex­ten­si­vos a la co­ti­dia­nei­dad del día a día, asis­ti­mos a un mo­men­to cla­ve de trans­for­ma­ción del sec­tor de la cons­truc­ción en el que ca­be es­pe­rar cam­bios en to­dos los ele­men­tos de la edi­fi­ca­ción... y la en­vol­ven­te no es aje­na a ellos.

Lo cier­to es que, pe­se al ca­rác­ter tra­di­cio­nal que siem­pre se ha atri­bui­do al sec­tor de la cons­truc­ción, “bas­tan­te con­ser­va­dor y re­frac­ta­rio a los cam­bios”, co­mo sub­ra­yan des­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fa­bri­can­tes de Fa­cha­das Li­ge­ras y Ven­ta­nas (Ase­fa­ve), la re­vo­lu­ción 4.0 es­tá pro­du­cién­do­se, y “lo es­tá ha­cien­do con ra­pi­dez y de una for­ma glo­bal, con lo que el sec­tor es­tá in­mer­so en ella, en mu­chos ca­sos sin sa­ber­lo e in­clu­so su­peran­do cual­quier re­sis­ten­cia”. Lo que vie­ne, por tan­to, en opi­nión del di­rec­tor de Ase­fa­ve, Pa­blo Mar­tín, “es una nue­va de­fi­ni­ción del di­se­ño de los edi­fi­cios, de la dis­tri­bu­ción de los es­pa- cios den­tro de ellos en fun­ción de su uso, en re­la­ción a lo que es­ta­mos ha­bi­tua­dos, ya que los edi­fi­cios van a ofre­cer nue­vas po­si­bi­li­da­des en su uti­li­za­ción, más ver­sá­ti­les, más adap­ta­ti­vos”. Ade­más, en opi­nión del re­pre­sen­tan­te de Ase­fa­ve, “es­ta­mos a pun­to de ver en bre­ve có­mo se in­cor­po­ra la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de na­ti­vos di­gi­ta­les en los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­rías, pro­mo­to­ras, cons­truc­to­ras y, lo que es más im­por­tan­te, co­mo usua­rios y com­pra­do­res de vi­vien­das y usua­rios de edi­fi­cios de ofi­ci­nas o de ocio, en­tre otros. La for­ma de com­por­tar­se con su en­torno se­rá dis­tin­ta, ha­bi­tua­dos a es­tar per­ma­nen­te­men­te

co­nec­ta­dos en to­das sus ac­ti­vi­da­des (so­cia­les, fa­mi­lia­res, la­bo­ra­les, de ocio)”.

La en­vol­ven­te edi­fi­ca­to­ria, ade­más de una evi­den­te fun­ción es­té­ti­ca, nos aís­la del rui­do y con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ex­ter­nas, per­mi­te gra­duar la in­ten­si­dad de la luz so­lar y el apor­te ca­lo­rí­fi­co del que que­re­mos dis­fru­tar, y nos ofre­ce un en­torno se­gu­ro y con­for­ta­ble en el que vi­vir. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por EUROACE (Alian­za de Com­pa­ñías por la Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca en los Edi­fi­cios), Es­pa­ña es­tá aún le­jos, en lí­neas ge­ne­ra­les, de ser efi­cien­te. El 84% de los edi­fi­cios es­pa­ño­les con­su­men más ener­gía de la que de­bie­ran y no apro­ve­chan las opor­tu­ni­da­des que di­fe­ren­tes es­tra­te­gias -ac­ti­vas y pa­si­vas- pue­den brin­dar­les. Es más, de no adop­tar­se las so­lu­cio­nes apro­pia­das, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía apun­ta que la de­man­da glo­bal de ener­gía au­men­ta­rá un 50% an­tes de 2050. En­ten­di­da co­mo un to­do, la en­vol­ven­te y, por tan­to, los ele­men­tos que la com­po­nen -fa­cha­das, ven­ta­nas, per­sia­nas, tol­dos, vi­drios o las pro­pias cu­bier­tas, de­no­mi­na­das tam­bién “quin­ta fa­cha­da”- con­for­man un sec­tor con iden­ti­dad pro­pia den­tro del mun­do de la edi­fi­ca­ción, con un apor­te im­pres­cin­di­ble den­tro de lo que se­rá el nue­vo mar­co que ofre­ce­rán los Edi­fi­cios de Con­su­mo ca­si Nu­lo (NZEB). Con la re­cien­te pu­bli­ca­ción de Di­rec­ti­va de la Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca UE 2018/844 del 30 de ma­yo, las emi­sio­nes se li­mi­tan aún más y se pro­mue­ve la re­no­va­ción del par­que in­mo­bi­lia­rio cons­trui­do co­mo es­tra­te­gia cla­ve en es­ta re­duc­ción. Por otro la­do, los edi­fi­cios de nue­va plan­ta ya han de ser NZEB. Se pre­vé, por tan­to, una cre­cien­te de­man­da de mer­ca­do de sis­te­mas que per­mi­tan al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra de con­fort in­te­rior de los edi­fi­cios sin la ne­ce­si­dad de em­plear pa­ra ello equi­pos de cli­ma­ti­za­ción.

En es­te con­tex­to, se en­mar­ca el pro­yec­to eu­ro­peo #Hi­dro­cer, coor­di­na­do por el gru­po de in­ves­ti­ga­ción Ar­qui­tec­tu­ra Bio­cli­má­ti­ca en un en­torno sos­te­ni­ble (ABIO-UPM), de la Universidad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, gra­cias a la fi­nan­cia­ción del Eu­ro­pean Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy-cli­ma­te KIC a tra­vés de la ini­cia­ti­va Path­fin­der. #Hi­dro­cer es un sis­te­ma que re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra de la en­vol­ven­te de un edi­fi­cio, pu­dien­do re­du­cir en más de un 90% la de­man­da ac­tual de re­fri­ge­ra­ción en edi­fi­cios de re­gio­nes con un cli­ma me­di­te­rrá­neo. Co­mo ex­pli­can sus im­pul­so­res, #Hi­dro­cer es fá­cil­men­te in­te­gra­ble en los sis­te­mas de fa­cha­da ven­ti­la­da ac­tua­les, tan­to pa­ra obra nue­va co­mo pa­ra reha­bi­li­ta­ción. Es­ta ce­rá­mi­ca hi­dro­efi­cien­te trans­pi­ra, eva­po­ra y con­si­gue man­te­ner su tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial muy por de­ba­jo de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ex­te­rio­res de ve­rano con muy po­co con­su­mo de agua, sin nin­gún otro apor­te ex­terno de ener­gía y en tan so­lo 2,5 cm de es­pe­sor. “Los Edi­fi­cios de Con­su­mo ca­si Nu­lo (NZEB) en cli­ma me­di­te­rrá­neo ne­ce­si­tan ac­tuar fren­te al so­bre­ca­len­ta­mien­to en ve­rano; es­ta tec­no­lo­gía per­mi­ti­ría, con ce­ro emi­sio­nes, al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra de con­fort in­te­rior del edi­fi­cio sin acu­dir a la ayu­da de otros equi­pos de re­fri­ge­ra­ción”, ase­gu­ran des­de el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía Ce­rá­mi­ca (ITC), ubi­ca­do en la Universidad Jai­me I de Cas­te­llón, que jun­to con el gru­po de in­ves­ti­ga­ción ABIO-UPM for­man el con­sor­cio en­car­ga­do de lle­var la tec­no­lo­gía de la­bo­ra­to­rio #Hi­dro­cer a un pro­duc­to de mer­ca­do.

La in­ves­ti­ga­ción de nue­vos ma­te­ria­les, ca­pa­ces de me­jo­rar el ais­la­mien­to de los edi­fi­cios tan­to del frío co­mo del ca­lor com­pa­rán­do­los con otros que se co­mer­cia­li­zan ac­tual­men­te, y en to­do ca­so de me­jo­rar su com­por­ta­mien­to ener­gé­ti­co y ca­rác­ter sos­te­ni­ble, es sin du­da una de las prin­ci­pa­les lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que es­tán lle­ván­do­se a ca­bo en el ám­bi­to de las en­vol­ven­tes. En opi­nión de Pa­blo Mar­tín, di­rec­tor de Ase­fa­ve, los con­cep­tos de aho­rro y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, “exi­gi­dos por las di­rec­ti­vas eu­ro­peas pe­ro tam­bién ca­da vez más por los usua­rios”, tie­nen una gran in­fluen­cia en la edi­fi­ca­ción: “Es­to ha lle­va­do en los úl­ti­mos años a ex­pri­mir al má­xi­mo las pres­ta­cio­nes de los ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, es­tan­do cer­ca

de al­can­zar su lí­mi­te ac­tual tec­no­ló­gi­co. El si­guien­te pa­so es la in­cor­po­ra­ción de nue­vos ma­te­ria­les o su com­bi­na­ción con los ma­te­ria­les más tra­di­cio­na­les”. Un ejem­plo en es­ta di­rec­ción lo re­pre­sen­ta Re­was­tee, una tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por el cen­tro tec­no­ló­gi­co Eu­re­cat (miem­bro de Tec­nio) en co­la­bo­ra­ción con un con­sor­cio in­ter­na­cio­nal en el que han su­ma­do su par­ti­ci­pa­ción las uni­ver­si­da­des de Lé­ri­da y Bar­ce­lo­na, y que abre la puer­ta a me­jo­rar la sos­te­ni­bi­li­dad de los pro­ce­sos de cons­truc­ción, a la vez que re­du­ce los cos­tes aso­cia­dos a la ges­tión de sus ex­ce­den­tes. Co­mo ex­pli­ca Jo­sep Ma­ría Lluís, res­pon­sa­ble de Desa­rro­llo de Ne­go­cio en el Sec­tor Cons­truc­ción de Eu­re­cat, Re­was­tee es el pri­mer ma­te­rial ter­mo­acús­ti­co crea­do a par­tir de re­si­duos in­dus­tria­les del ace­ro, “un ma­te­rial úni­co en el mer­ca­do” que pue­de “cam­biar la ma­ne­ra de en­ten­der la cons­truc­ción y ha­cer­la más sos­te­ni­ble a cor­to pla­zo”. En es­te sen­ti­do, Lluís re­mar­ca que el pro­duc­to re­du­ce los cos­tes aso­cia­dos al re­ci­cla­je de los re­si­duos de ace­ro y ofre­ce so­lu­cio­nes de cons­truc­ción sos­te­ni­ble y al­tas pres­ta­cio­nes. “Re­was­tee con­tie­ne más del 70% de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, que ca­da vez se­rán más ha­bi­tua­les en los pro­ce­sos de cons­truc­ción”, ase­gu­ra. De he­cho, se­gún cálcu­los de sus crea­do­res, du­ran­te los dos pri­me­ros años de im­plan­ta­ción de la tec­no­lo­gía Re­was­tee se po­drán re­ci­clar más de 9.000 to­ne­la­das de re­si­duos de ace­ro.

El cau­cho re­ci­cla­do de neu­má­ti­cos, por ejem­plo, es­tá sien­do el cen­tro de otra in­ves­ti­ga­ción del it­dupm, de la Universidad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, un es­pa­cio in­ter­dis­ci­pli­nar y es­ti­mu­lan­te pa­ra to­da la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria, y en par­ti­cu­lar pa­ra sus es­tu­dian­tes, que co­nec­ta la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca con em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ONG y co­lec­ti­vos ciu­da­da­nos. “Eva­lua­mos su efec­to en la mejora del con­fort al in­te­rior del edi­fi­cio y el con­se­cuen­te aho­rro ener­gé­ti­co y dis­mi­nu­ción de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, tan­to por la re­uti­li­za­ción del cau­cho co­mo por las me­jo­ras tér­mi­cas que ofre­cen los ma­te­ria­les di­se­ña­dos”, sub­ra­yan. Hasta el mo­men­to, los da­tos re­co­gi­dos mues­tran di­fe­ren­cias de tem­pe­ra­tu­ra que van des­de po­cas dé­ci­mas hasta los dos gra­dos cen­tí­gra­dos, de­pen­dien­do de la ho­ra del día. “Es­tos re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res -re­cal­can fuen­tes del it­dupm- ya que la mejora que se tie­ne por ca­da gra­do cen­tí­gra­do de di­fe­ren­cia, tan­to pa­ra ca­le­fac­ción co­mo pa­ra re­fri­ge­ra­ción, su­po­ne un aho­rro de ener­gía de en­tre un 6% y un 8% (de­pen­dien­do del ti­po de ca­le­fac­ción/re­fri­ge­ra­ción que se uti­li­ce), lo que se tra­du­ce a la vez en un im­por­tan­te aho­rro eco­nó­mi­co”.

Piel pro­gra­ma­ble

Con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el “ma­te­rial del fu­tu­ro” gra­cias a sus gran­des pro­pie­da­des, el gra­feno es otro de los ma­te­ria­les con los que se es­tá tra­ba­jan­do pa­ra do­tar, a es­ca­la ar­qui­tec­tó­ni­ca, a las en­vol­ven­tes de fun­cio­na­li­da­des y ren­di­mien­tos su­pe­rio­res. Es el ca­so del pro­yec­to pro-skin, lle­va­do a ca­bo por el Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Avanzada de Ca­ta­lu­ña (IAAC): “Los avan­ces en ma­te­ria­les y tec­no­lo­gía nos ofre­cen la opor­tu­ni­dad de in­no­var y dar for­ma al fu­tu­ro de la ar­qui­tec­tu­ra. Nues­tra in­ves­ti­ga­ción pre­sen­ta la pro­duc­ción de ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes a tra­vés del desa­rro­llo de gra­feno en un con­tex­to ar­qui­tec­tó­ni­co”, ex­pli­can sus res­pon­sa­bles. El pro­yec­to se ba­sa con­cre­ta­men­te en la in­ves­ti­ga­ción de los usos re­cien­tes del gra­feno en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, lle­van­do a la ex­pe­ri­men­ta­ción del gra­feno so­bre sus­tra­tos fle­xi­bles trans­lú­ci­dos con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de desa­rro­llar un sus­tra­to con­duc­tor que ten­ga las cua­li­da­des fle­xi­bles y elás­ti­cas del plás­ti­co, man­te­nien­do al mis­mo tiem­po un gra­do de trans­lu­ci­dez que lo­gre cua­li­da­des úni­cas pa­ra la in­dus­tria de la ar­qui­tec­tu­ra, “per­mi­tien­do es­pe­cu­lar so­bre el fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ma­te­rial in­crus­ta­da en el es­pa­cio cons­trui­do”.

Pe­se a que en la ac­tua­li­dad exis­te una in­ves­ti­ga­ción li­mi­ta­da so­bre el gra­feno uti­li­za­do en la in­dus­tria ar­qui­tec­tó­ni­ca, des­de el IAAC mues­tran su con­ven­ci­mien­to de que, “a me­di­da que la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­ne, las apli­ca­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra de gra­feno se­rán más po­si­bles”. Por ese mo­ti­vo, su in­ves­ti­ga­ción en ar­qui­tec­tu­ra de gra­feno se ha cen­tra­do en el desa­rro­llo de una elec­tró­ni­ca fle­xi­ble y trans­lú­ci­da, con el ob­je­ti­vo de emu­lar los objetivos de di­se­ño de pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos más re­cien­tes con edi­fi­cios per­for­ma­ti­vos. En co­la­bo­ra­ción con el Ins­ti­tu­to Ita­liano de Tec­no­lo­gía, han desa­rro­lla­do com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos fle­xi­bles ba­sa­dos en grá­fi­cos pa­ra ser in­cor­po­ra­dos en una mem­bra­na ar­qui­tec­tó­ni­ca sin­gu­lar.

Co­mo ex­pli­can fuen­tes del IAAC, “el gra­feno es un na­no­ma­te­rial del­ga­do (2D) ca­paz de ser uti­li­za­do

co­mo com­pues­to so­bre sus­tra­tos fle­xi­bles y del­ga­dos. El gra­feno a ma­yor es­ca­la, en com­pa­ra­ción con otros ma­te­ria­les con­duc­to­res, ofre­ce un ren­di­mien­to su­pe­rior. En una ar­qui­tec­tu­ra per­for­ma­ti­va o en una si­tua­ción que re­quie­re mo­vi­mien­tos re­pe­ti­dos a gran es­ca­la, el gra­feno pue­de pro­por­cio­nar una con­duc­ti­vi­dad más efi­cien­te en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les. En la ar­qui­tec­tu­ra per­for­ma­ti­va ne­ce­si­ta­mos un ma­te­rial que ten­ga fuer­za y fle­xi­bi­li­dad man­te­nien­do la in­te­gri­dad. Nues­tra pro­pues­ta de di­se­ño apro­ve­cha el ren­di­mien­to de los com­po­nen­tes ex­pe­ri­men­ta­dos y ve­rá la in­te­gra­ción de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos fle­xi­bles ba­sa­dos en grá­fi­cos a un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co uti­li­zan­do pie­les plás­ti­cas fle­xi­bles (es de­cir, si­li­co­na y po­li­pro­pi­leno)”.

Su pro­pues­ta es una piel (pro skin) pro­gra­ma­ble co­mo una red de ob­je­tos fí­si­cos e in­crus­ta­dos que ac­túa co­mo dis­po­si­ti­vos de sa­li­da, pro­por­cio­nan­do al usua­rio una re­tro­ali­men­ta­ción di­rec­ta en su en­torno, pro­gra­ma­ble pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des desea­das de in­for­ma­ción y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos fí­si­cos. “Crean­do un sis­te­ma ci­ber­né­ti­co-fí­si­co, la pro­pues­ta se ali­men­ta de nues­tros ex­pe­ri­men­tos con plás­ti­cos tras­lú­ci­dos re­cu­bier­tos y soft­wa­re de ca­pa­ci­tan­cia tác­til que nos da la opor­tu­ni­dad de uti­li­zar el ges­to y la ac­ti­va­ción con­tro­la­da por sen­so­res tác­ti­les, ac­ti­van­do sa­li­das, co­mo dio­dos emi­so­res de luz”, aña­de.

Los ex­pe­ri­men­tos fí­si­cos y la in­ves­ti­ga­ción cua­li­ta­ti­va del Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Avanzada de Ca­ta­lu­ña en­con­tra­ron que una mem­bra­na re­cu­bier­ta de gra­feno so­lo ne­ce­si­ta ser es­ti­ra­da en po­si­ción pa­ra crear un cir­cui­to abier­to. Ade­más, el con­te­ni­do mi­ne­ral del agua de llu­via au­men­ta el ren­di­mien­to ca­pa­ci­ti­vo de la piel pa­ra re­te­ner po­ten­cial­men­te la co­rrien­te eléc­tri­ca, un as­pec­to que han po­di­do investigar en pro­fun­di­dad en el IAAC con el di­se­ño de un pa­be­llón de agua: “Es­te di­se­ño es­pe­cu­la so­bre es­ta in­ves­ti­ga­ción, en la que la re­co­gi­da de agua de llu­via en la su­per­fi­cie de nues­tro pa­be­llón da­rá lu­gar a la sus­pen­sión de la mem­bra­na li­ge­ra que abre los cir­cui­tos re­ves­ti­dos de gra­feno en las zo­nas afec­ta­das per­mi­tien­do la trans­mi­tan­cia de la car­ga eléc­tri­ca y la mez­cla de mi­ne­ra­les de agua de llu­via con­tri­bu­ye a la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca. La ac­ti­va­ción de la piel por el agua de llu­via y lo­cal­men­te por el usua­rio se vi­sua­li­za me­dian­te dio­dos lu­mi­no­sos de en­cen­di­do/apa­ga­do con re­tro­ali­men­ta­ción di­rec­ta en `tiem­po real´. El ob­je­ti­vo ge­ne­ral del pa­be­llón ex­pe­ri­men­tal es lle­var nues­tro desa­rro­llo a una ma­yor es­ca­la ur­ba­na de fa­cha­das in­di­ca­ti­vas”.

El es­ce­na­rio de di­se­ño de fa­cha­das de gra­feno con­tem­pla to­dos los con­cep­tos reu­ni­dos pa­ra crear una vi­sión in­no­va­do­ra que in­te­gre las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les y sos­te­ni­bles en la fa­cha­da, se­gún ex­pli­can des­de el IAAC. “La piel úni­ca se com­po­ne de una piel in­ter­ac­ti­va pro­gra­ma­ble con re­cu­bri­mien­to de gra­feno que ge­ne­ra elec­tri­ci­dad du­ran­te el día e ilu­mi­na la pan­ta­lla por la no­che. La piel vi­sua­li­za­rá los da­tos climáticos por la no­che al en­torno ur­bano. Usua­rio y en­torno co­mo sa­li­da que con­tro­la la vi­sua­li­za­ción de fa­cha­das y da­tos, y ve­cin­dad au­to­su­fi­cien­te que trans­fie­re ener­gía”, con­clu­yen.

Na­tu­ra­le­za co­mo con­trol tér­mi­co

Investigar el efec­to de los jar­di­nes ver­ti­ca­les en el con­trol tér­mi­co de edi­fi­cios, en la pu­ri­fi­ca­ción del ai­re y en la ab­sor­ción de rui­do en la ca­lle, “crean­do un lu­gar na­tu­ra­do den­tro de la ciu­dad”, es otra vía de in­ves­ti­ga­ción ex­plo­ra­da por mul­ti­tud de pro­yec­tos, uno de ellos lle­va­do a ca­bo en el ya ci­ta­do it­dupm. En es­te jar­dín del it­dupm, que ha si­do di­se­ña­do y cons­trui­do de for­ma co­la­bo­ra­ti­va en­tre es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y pro­fe­sio­na­les del sec­tor em­pre­sa­rial, lo que se es­tán ana­li­zan­do son las pro­pie­da­des ter­mo­fí­si­cas de tres sus­tra­tos or­gá­ni­cos di­fe­ren­tes sin uti­li­za­ción de tur­ba; su es­truc­tu­ra es de mó­du­los de plás­ti­co re­ci­cla­dos y re­ci­cla­bles, re­ga­dos de for­ma in­di­vi­dual pa­ra el aho­rro de agua. “Es­to tie­ne im­pac­to en el mi­cro­cli­ma ur­bano del cam­pus y, al mis­mo tiem­po, ins­pi­ra for­mas de ur­ba­nis­mo bio­cli­má­ti­co”, ex­pli­can. Una se­rie de sen­so­res ins­ta­la­dos den­tro y fue­ra del edi­fi­cio mo­ni­to­ri­zan su com­por­ta­mien­to, mi­dien­do la tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial en las pa­re­des con y sin jar­dín ver­ti­cal en di­fe­ren­tes orien­ta­cio­nes, tem­pe­ra­tu­ras in­te­rio­res, la hu­me­dad re­la­ti­va y la con­cen­tra­ción de CO2 en el in­te­rior del edi­fi­cio. “La es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca ins­ta­la­da nos per­mi­te me­dir los da­tos climáticos y es­ti­mar los efec­tos so­bre el mi­cro­cli­ma ur­bano”, aña­den.

La elec­ción y con­fi­gu­ra­ción for­mal de los com­po­nen­tes que con­for­man el ce­rra­mien­to ex­te­rior del edi­fi­cio de­ter­mi­nan su ca­pa­ci­dad tér­mi­ca, su res­pues­ta fren­te a las va­ria­cio­nes tér­mi­cas sus­cep­ti­bles de ge­ne­rar ga-

nan­cias y pér­di­da de ca­lor en el edi­fi­cio, y las po­si­bles es­tra­te­gias pa­si­vas de aho­rro ener­gé­ti­co a lo lar­go del ci­clo tér­mi­co anual. El desa­rro­llo de cons­truc­cio­nes ca­da vez más “in­te­li­gen­tes” per­mi­ten al usua­rio in­ter­ac­tuar con el edi­fi­cio in­clu­so no es­tan­do en su in­te­rior. Co­mo ex­pli­ca el di­rec­tor de Ase­fa­ve, “los sen­so­res y las apli­ca­cio­nes per­mi­ten, aho­ra sí, que el usua­rio dis­pon­ga in­for­ma­ción de có­mo fun­cio­na su edi­fi­cio, prin­ci­pal­men­te des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co, ca­li­dad del ai­re in­te­rior, y que de­ci­da si in­ter­vie­ne en su fun­cio­na­mien­to, bien de for­ma di­rec­ta re­gu­lan­do los ele­men­tos o bien in­tro­du­cien­do per­fi­les de uso en el que se le di­ce a la apli­ca­ción in­for­má­ti­ca qué ha de ha­cer con ca­da ele­men­to y en qué mo­men­to del día. Por tan­to, el usua­rio se con­vier­te en una me­di­da ac­ti­va más pa­ra al­can­zar las pres­ta­cio­nes má­xi­mas de con­fort o pres­ta­cio­nes di­fe­ren­tes, re­la­cio­na­das por ejem­plo con la se­gu­ri­dad. Ha­brá que in­tro­du­cir­le en es­ta for­ma de vi­vir (y con­vi­vir) con unos edi­fi­cios ca­da vez más in­te­li­gen­tes”.

Re­cu­pe­rar la luz na­tu­ral

En to­do ca­so, los tres ám­bi­tos prin­ci­pa­les de ac­tua­ción -ais­la­mien­to, ven­ti­la­ción e ilu­mi­na­ción- tie­nen co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar el con­fort de los edi­fi­cios en tér­mi­nos tan­to tér­mi­cos co­mo acús­ti­cos y am­bien­ta­les. Y es que ca­da vez más es­tu­dios apun­tan a la re­la­ción en­tre las con­di­cio­nes fí­si­cas y am­bien­ta­les del es­pa­cio de apren­di­za­je con la sa­lud y el ren­di­mien­to. Re­cu­pe­rar el pa­pel vi­tal que la luz na­tu­ral jue­ga en nues­tra vi­da, apli­can­do el con­trol ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar sus des­ven­ta­jas aso­cia­das -au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior, re­duc­ción de los ni­ve­les de con­fort, re­fle­jos no desea­dos o in­cre­men­to del des­lum­bra­mien­to por ex­ce­si­va ra­dia­ción-, es un di­le­ma re­suel­to por las fa­cha­das di­ná­mi­cas, co­mo la fa­cha­da di­ná­mi­ca de Somfy, ca­paz de ofre­cer la óp­ti­ma luz na­tu­ral y tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior en to­dos los es­pa­cios me­dian­te un sis­te­ma sen­ci­llo de con­trol so­lar au­to­má­ti­co Animeo. Co­mo ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Al­bert Ló­pez, “la fa­cha­da di­ná­mi­ca es el pri­mer con­trol ener­gé­ti­co del edi­fi­cio que mejora el con­fort lu­mí­ni­co y tér­mi­co de los usua­rios al in­cre­men­tar la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, re­du­cien­do el con­su­mo de ener­gía de los edi­fi­cios y las emi­sio­nes de CO2”. El sis­te­ma Somfy Animeo cons­ta de cua­tro equi­pos que ac­túan de for­ma coor­di­na­da y que tam­bién pue­den ad­mi­tir “im­puts” o in­di­ca­cio­nes de otros sis­te­mas co­mo cli­ma­ti­za­ción o ilu­mi­na­ción pa­ra op­ti­mi­zar su efi­ca­cia. Es­tos equi­pos son:

● Sen­so­res: de­tec­tan y mi­den los cam­bios me­teo­ro­ló­gi­cos y los cam­bios in­ter­nos de pre­sen­cia en las sa­las. Los sen­so­res ex­ter­nos es­tán si­tua­dos en la fa­cha­da o cu­bier­ta y los sen­so­res in­ter­nos en las sa­las. ● Buil­ding con­tro­ller: el equi­po si­tua­do en la sa­la de con­trol o man­te­ni­mien­to del edi­fi­cio pro­ce­sa la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por los sen­so­res y, en fun­ción de los pa­rá­me­tros que dis­pon­ga, en­via­rá la or­den a los mo­tor con­tro­ller si­tua­dos en la zo­na de la fa­cha­da.

● Mo­tor con­tro­ller: es­te equi­po si­tua­do cer­ca de la fa­cha­da, y ha­bi­tual­men­te en el fal­so te­cho, ac­túa en las fa­cha­das o zo­nas se­gún la or­den re­ci­bi­da por el buil­ding con­tro­ller.

● Mo­tor: los mo­to­res es­tán den­tro de las pro­tec­cio­nes so­la­res (in­vi­si­bles), que pue­den ser la­mas, per­sia­nas, o tol­dos ver­ti­ca­les que se mue­ven a la po­si­ción óp­ti­ma en ca­da mo­men­to, se­gún las ins­truc­cio­nes del mo­tor con­tro­ller.

Ade­más de ofre­cer una reac­ción ins­tan­tá­nea -no es­ta­cio­nal o pa­si­va-, que apor­ta en ca­da mo­men­to la me­jor op­ción de con­fort y aho­rro ener­gé­ti­co, la fa­cha­da di­ná­mi­ca pue­de adap­tar­se a los cam­bios de uso del edi­fi­cio so­lo con mo­di­fi­ca­cio­nes en la pro­gra­ma­ción, sin ne­ce­si­dad de obras en la fa­cha­da, con los enor­mes be­ne­fi­cios que es­ta fle­xi­bi­li­dad pue­de re­pre­sen­tar pa­ra los usua­rios de edi­fi­cios en en­tor­nos sa­ni­ta­rios, edu­ca­ti­vos, etc. Ca­be aña­dir ade­más que, al ac­tuar so­lo cuan­do son ne­ce­sa­rios los cam­bios pa­ra me­jo­rar el con­fort y el aho­rro ener­gé­ti­co, es una so­lu­ción “in­vi­si­ble” que res­pe­ta la ima­gen ar­qui­tec­tó­ni­ca y es­té­ti­ca de la fa­cha­da. “La pro­tec­ción so­lo es vi­si­ble unas cin­co o seis ho­ras al día; y al es­tar guar­da­da, alar­ga su vi­da útil

FA­CHA­DAS DI­NÁ­MI­CAS. Ade­más de ofre­cer una reac­ción ins­tan­tá­nea -no es­ta­cio­nal o pa­si­va-, que apor­ta en ca­da mo­men­to la me­jor op­ción de con­fort y aho­rro ener­gé­ti­co, pue­den adap­tar­se a los cam­bios de uso del edi­fi­cio so­lo con mo­di­fi­ca­cio­nes en la pro­gra­ma­ción, sin ne­ce­si­dad de obras en la fa­cha­da

y fa­vo­re­ce tan­to el man­te­ni­mien­to co­mo la con­ser­va­ción de los te­ji­dos y la­mas”, apun­ta Al­bert Ló­pez, de Somfy Es­pa­ña. Por úl­ti­mo, co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca in­no­va­do­ra pa­ra te­ner en cuen­ta en los pro­yec­tos, des­ta­ca que las fa­cha­das di­ná­mi­cas se pue­den in­te­grar con la cli­ma­ti­za­ción y la ilu­mi­na­ción en un mis­mo equi­po o sis­te­ma de ges­tión-con­trol del edi­fi­cio pa­ra re­du­cir su con­su­mo, y en es­te sen­ti­do con­vie­ne no ol­vi­dar que la cli­ma­ti­za­ción y la ilu­mi­na­ción su­po­nen, apro­xi­ma­da­men­te, en­tre el 70-75% del con­su­mo de un edi­fi­cio.

So­lu­cio­nes co­nec­ta­das

Pa­re­ce bas­tan­te cla­ro que el desa­rro­llo de nue­vas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas es­tá trans­for­man­do los pro­duc­tos pa­ra en­vol­ven­tes. Así, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia la ven­ta­na, un pro­duc­to tra­di­cio­nal in­cor­po­ra­do a los edi­fi­cios, en Ase­fa­ve re­pa­ran en el he­cho de que “ha em­pe­za­do a trans­for­mar­se en una má­qui­na, su ac­cio­na­mien­to pue­de ha­cer­se me­dian­te mo­to­res, la ma­nio­bra de per­sia­nas y tol­dos tam­bién se ha­ce a tra­vés de mo­to­ri­za­cio­nes. Pe­ro es que la in­cor­po­ra­ción de la do­mó­ti­ca trans­for­ma la ven­ta­na en un elec­tro­do­més­ti­co más de la vi­vien­da. A tra­vés de se­ña­les wi-fi, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de es­te­mos, po­de­mos ac­tuar so­bre las ven­ta­nas de nues­tra ca­sa a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les”. Des­de Ase­fa­ve aña­den que “es­tá por ver si el si­guien­te pa­so trans­for­ma las ven­ta­nas y fa­cha­das en pantallas au­dio­vi­sua­les co­nec­ta­das a in­ter­net, co­mo ya se ha pre­sen­ta­do por par­te de al­gu­nos fa­bri­can­tes”.

El desa­rro­llo de so­lu­cio­nes pa­ra la mejora del con­fort am­bien­tal, de ca­rác­ter tér­mi­co y lu­mí­ni­co, pe­ro tam­bién de ca­li­dad del ai­re, me­dian­te la in­te­gra­ción de ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes y sos­te­ni­bles, es igual­men­te el pro­pó­si­to del pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción Há­bi­tat Sos­te­ni­ble, desa­rro­lla­do por va­rios ins­ti­tu­tos tec­no­ló­gi­cos a tra­vés de la fi­nan­cia­ción de Iva­ce y Fon­dos Fe­der. Uno de los objetivos es­pe­cí­fi­cos del pro­yec­to, en el que se cen­tró una de las po­nen­cias pre­sen­ta­das en Qua­li­cer 2018, (XV Con­gre­so Mun­dial de la Ca­li­dad del Azu­le­jo y del Pa­vi­men­to Ce­rá­mi­co), se ba­sa en el desa­rro­llo de un sis­te­ma de fa­cha­da ven­ti­la­da con re­cu­pe­ra­ción de ca­lor, que ha per­mi­ti­do ana­li­zar la re­duc­ción de con­su­mos ener­gé­ti­cos con­si­de­ran­do las con­di­cio­nes in­ter­nas apli­ca­bles al uso hos­pi­ta­la­rio.

Co­mo ex­pli­can res­pon­sa­bles del pro­yec­to, “es­tu­dios rea­li­za­dos en los úl­ti­mos años han de­mos­tra­do que los ce­rra­mien­tos ce­rá­mi­cos ven­ti­la­dos con­tri­bu­yen a la re­duc­ción del ca­lor en ve­rano (me­nor de­man­da de re­fri­ge­ra­ción); sin em­bar­go, li­mi­tan la pe­ne­tra­ción de ca­lor en in­vierno (ma­yor de­man­da de ca­le­fac­ción)”. Así que, te­nien­do en cuen­ta es­te as­pec­to am­bi­va­len­te, pa­ra me­jo­rar el com­por­ta­mien­to de la fa­cha­da ven­ti­la­da en el pe­rio­do in­ver­nal se han plan­tea­do y ana­li­za­do, en el mar­co de es­te pro­yec­to, dos es­tra­te­gias ba­sa­das en el desa­rro­llo de un sis­te­ma de fa­cha­da ven­ti­la­da con re­cu­pe­ra­ción de ca­lor, eva­luan­do los re­sul­ta­dos de acuer­do al cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra re­no­va­cio­nes de ai­re en am­bien­tes sa­ni­ta­rios se­gún nor­ma­ti­va vi­gen­te. Se­gún las con­clu­sio­nes del pro­yec­to ex­pues­tas en Qua­li­cer 2018, con la pri­me­ra de es­tas es­tra­te­gias, ba­sa­da en la re­cir­cu­la­ción del ai­re in­te­rior de la es­tan­cia a tra­vés de la cá­ma­ra de la fa­cha­da ven­ti­la­da, co­mo apo­yo al sis­te­ma de ca­le­fac­ción, se han ob­te­ni­do re­duc­cio­nes en el con­su­mo ener­gé­ti­co del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción que os­ci­lan en­tre el 5 y el 20%, res­pec­to a la es­tra­te­gia de re­fe­ren­cia en con­di­cio­nes si­mi­la­res; en tan­to que con la se­gun­da, con­sis­ten­te en rea­li­zar las re­no­va­cio­nes de ai­re exi­gi­das por la nor­ma­ti­va, ha­cien­do pa­sar el ai­re ex­te­rior a tra­vés de la cá­ma­ra ven­ti­la­da, au­men­tan­do así su tem­pe­ra­tu­ra an­tes de in­tro­du­cir­lo al in­te­rior del es­pa­cio, se han ob­te­ni­do unos aho­rros en el con­su­mo ener­gé­ti­co del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción que os­ci­lan en­tre el 15 y el 40%, res­pec­to a los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en la es­tra­te­gia de re­fe­ren­cia en días con con­di­cio­nes si­mi­la­res.

Au­to­ma­ti­za­ción e in­dus­tria­li­za­ción

En opi­nión de Pa­blo Mar­tín, di­rec­tor de Ase­fa­ve, don­de qui­zás el sec­tor ten­ga los ma­yo­res re­tos por de­lan­te es en la ins­ta­la­ción de los pro­duc­tos, “don­de ac­tual­men­te, si bien con la ayu­da de me­dios au­xi­lia­res, to­da­vía el es­fuer­zo hu­mano es muy im­por­tan­te. Se es­tá in­ves­ti­gan­do en la in­cor­po­ra­ción de ro­bots en el mon­ta­je por ejem­plo de mu­ros cor­ti­na, ello se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra los tra­ba­jos en edi­fi­cios en al­tu­ra y pa­ra ac­tua­cio­nes de reha­bi­li­ta­ción, sim­pli­fi­can­do el uso de pro­tec­cio­nes por el ex­te­rior”. El re­pre­sen­tan­te de Ase­fa­ve in­ci­de en que la au­to­ma­ti­za­ción per­mi­te, jun­to a una ma­yor ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, una ma­yor fle­xi­bi­li­dad en la va­rie­dad de pro­duc­tos y re­du­cir el nú­me­ro de erro­res: “Ac­tual­men­te, los fa­bri­can­tes desa­rro­llan pro­yec­tos pa­ra la in­cor­po­ra­ción de ro­bots en sus ins­ta­la­cio­nes, re­du­cien­do al mí­ni­mo el es­fuer­zo fí­si­co hu­mano y con ello los ries­gos la­bo­ra­les”, ase­gu­ra. En lí­nea con es­tas ven­ta­jas, des­de His­palyt tam­bién in­ci­den en el gran in­te­rés que es­tán des­per­tan­do en el sec­tor de la cons­truc­ción los ma­te­ria­les y sis­te­mas cons­truc­ti­vos in­dus­tria­li­za­dos

y pre­fa­bri­ca­dos, al mi­ni­mi­zar en mu­chos ám­bi­tos la de­pen­den­cia de la mano de obra.

En es­te cam­po, ca­be des­ta­car que el sec­tor ce­rá­mi­co es­pa­ñol es­tá con­si­guien­do gran­des lo­gros, co­mo es el ca­so de Flex­brick, un sis­te­ma pre­fa­bri­ca­do muy ver­sá­til que, ba­sa­do en lá­mi­nas fle­xi­bles con ele­men­tos ce­rá­mi­cos, si­mu­la un te­ji­do ce­rá­mi­co que agi­li­za la cons­truc­ción y abre un nue­vo aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra los sis­te­mas ar­qui­tec­tó­ni­cos de re­ves­ti­mien­to en se­co, ya que per­mi­te “ves­tir” fa­cha­das, cu­bier­tas, etc., ade­más de cons­truir es­truc­tu­ras la­mi­na­res li­ge­ras; o el SATE pre­fa­bri­ca­do con aca­ba­do ce­rá­mi­co, que com­bi­na pa­ne­les ais­lan­tes con pla­que­ta ce­rá­mi­ca, y es­tá idea­do pa­ra el re­ves­ti­mien­to de fa­cha­das y ta­bi­ques, tan­to en obra nue­va co­mo en reha­bi­li­ta­ción.

Re­cu­bri­mien­to de fa­cha­das y te­ja­dos

Tam­bién en el con­tex­to de la reha­bi­li­ta­ción sos­te­ni­ble de edi­fi­cios se si­túa el pro­yec­to eu­ro­peo Bre­saer, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad crear un nue­vo sis­te­ma de re­cu­bri­mien­to de fa­cha­das y te­ja­dos pa­ra ha­cer que es­tos pro­ce­sos sean más ase­qui­bles y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te. La so­lu­ción de Bre­saer in­clu­ye una com­bi­na­ción de es­truc­tu­ras pre­fa­bri­ca­das ac­ti­vas y pa­si­vas que se in­te­gran en una es­truc­tu­ra li­ge­ra y ver­sá­til. Es­ta nue­va tec­no­lo­gía per­mi­te re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el gas­to ener­gé­ti­co de los edi­fi­cios y las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­nácu­lo con un cos­te de obra ase­qui­ble. Por otro la­do, el sis­te­ma Bre­saer, en el que ha par­ti­ci­pa­do la uni­dad de Desa­rro­llo y Pro­duc­to del cen­tro tec­no­ló­gi­co Eu­re­cat (miem­bro de Tec­nio), den­tro del pro­gra­ma H2020, per­mi­te au­men­tar el bie­nes­tar y el con­fort in­te­rior del edi­fi­cio, ya que tam­bién re­gu­la el ais­la­mien­to acús­ti­co y tér­mi­co, así co­mo el ni­vel de luz y la ca­li­dad de ai­re. El rol de Eu­re­cat en es­te pro­yec­to ha si­do di­se­ñar un nue­vo mo­de­lo de per­sia­na au­to­má­ti­ca conectada con el edi­fi­cio que con­tri­bu­ye al ais­la­mien­to del edi­fi­cio in­te­grán­do­se con los otros sis­te­mas. Es­tá desa­rro­lla­do co­mo so­lu­ción in­te­gral, ya que per­mi­te mo­ni­to­ri­zar los pa­rá­me­tros de efi­cien­cia del edi­fi­cio me­dian­te un sis­te­ma de ges­tión de la ener­gía que po­si­bi­li­ta ver el aho­rro que apor­ta el sis­te­ma Bre­saer.

Fa­cha­da li­ge­ra con Pas­siv­haus

Las fa­cha­das li­ge­ras, idea­les pa­ra reha­bi­li­ta­ción por el ex­te­rior, son so­lu­cio­nes que han su­pues­to una nue­va for­ma de en­ten­der la cons­truc­ción de ce­rra­mien­tos ex­te­rio­res, en las que el di­se­ño y el gran ais­la­mien­to con me­nor es­pe­sor se conjugan con otros im­por­tan­tes va­lo­res que fi­nal­men­te se tra­du­cen en un gran aho­rro eco­nó­mi­co pa­ra cons­truc­to­res, pro­mo­to­res y pro­pie­ta­rios, co­mo son un me­nor tiem­po de uso de an­da­mia­je, ma­yor ra­pi­dez de eje­cu­ción, me­nor pro­duc­ción de es­com­bro, ga­nan­cia de es­pa­cio y me­nor con­su­mo ener­gé­ti­co, en­tre otros.

“Efi­cien­te, ra­pi­dez de ins­ta­la­ción, ga­nan­cia en la su­per­fi­cie útil y 100% res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te.” Así de­fi­ne Pa­blo Ma­ro­to, di­rec­tor de Mar­ke­ting de Knauf el nue­vo sis­te­ma de fa­cha­da li­ge­ra que ha di­se­ña­do el Gru­po Knauf en co­la­bo­ra­ción con Si­ga, y por el que la com­pa­ñía re­ci­bió, el pa­sa­do mes de ju­nio, el pri­mer cer­ti­fi­ca­do Pas­siv­haus otor­ga­do en Ibe­ria (Es­pa­ña y Por­tu­gal). Con el ob­je­ti­vo de an­ti­ci­par­se a las exi­gen­cias so­bre los ECCN apli­ca­bles en 2020, es­ta nue­va fa­cha­da li­ge­ra con­si­gue mi­ni­mi­zar los puen­tes tér­mi­cos, dis­mi­nuir la trans­mi­tan­cia y re­for­zar la her­me­ti­ci­dad de las vi­vien­das pa­ra fa­vo­re­cer que el edi­fi­cio ten­ga hasta un 80% de aho­rro ener­gé­ti­co. “És­te es un pa­so más a la in­no­va­ción en los mu­chos da­dos por Knauf Aqua­pa­nel. Una alian­za que nos si­túa a la van­guar­dia del mer­ca­do con la me­jor so­lu­ción en fa­cha­das li­ge­ras; na­die apor­ta tan­to”, co­men­ta An­to­nio Mes­cua, Pro­duct ma­na­ger de Knauf Aqua­pa­nel en Es­pa­ña y Por­tu­gal. “Y to­do con ma­yor su­per­fi­cie útil”, aña­de.

FA­CHA­DAS LI­GE­RAS. Idea­les pa­ra reha­bi­li­ta­ción por el ex­te­rior, son so­lu­cio­nes que han su­pues­to una nue­va for­ma de en­ten­der la cons­truc­ción de ce­rra­mien­tos ex­te­rio­res, en las que el di­se­ño y el gran ais­la­mien­to con me­nor es­pe­sor se conjugan con otros im­por­tan­tes va­lo­res que fi­nal­men­te se tra­du­cen en un gran aho­rro eco­nó­mi­co

El sis­te­ma Pas­siv­haus con­sis­te en un es­tán­dar ba­jo el cual se con­si­gue mi­ni­mi­zar hasta un 80% el gas­to ener­gé­ti­co de las vi­vien­das, res­pon­sa­bles del 40% del con­su­mo to­tal de ener­gía con­su­mi­da en to­da Eu­ro­pa. La nue­va fa­cha­da li­ge­ra de Knauf tie­ne por sí mis­ma im­ple­men­ta­da es­te es­tán­dar, ha­cien­do po­si­ble que se uti­li­ce pa­ra edi­fi­cios de con­su­mo ca­si nu­lo (ECCN). Knauf y Si­ga han con­se­gui­do un 80% de ais­la­mien­to en la vi­vien­da gra­cias a una ma­yor su­per­fi­cie de cá­ma­ra in­te­rior que au­men­ta los es­pe­so­res de ais­la­mien­to, y ade­más evi­ta ex­fil­tra­cio­nes e in­fil­tra­cio­nes de ai­re gra­cias a un sis­te­ma de mem­bra­nas her­mé­ti­cas. Asi­mis­mo, la fa­cha­da ven­ti­la­da in­tro­du­ci­da en el sis­te­ma de fa­cha­da li­ge­ra crea una ca­pa de ais­la­mien­to que eli­mi­na los puen­tes tér­mi­cos de for­ja­do o pi­la­res. “Que ten­ga­mos a nues­tro al­can­ce un sis­te­ma tan ver-

sá­til, eco­nó­mi­co y res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te nos ha­ce sen­tir muy or­gu­llo­sos”, des­ta­ca Os­car del Rio, di­rec­tor ge­ne­ral de Knauf In­su­la­tion Ibe­ria, quien se mues­tra se­gu­ro de que “la nue­va fa­cha­da li­ge­ra re­pre­sen­ta el fu­tu­ro de la edi­fi­ca­ción efi­cien­te y una gran opor­tu­ni­dad pa­ra que los ar­qui­tec­tos prue­ben de ma­ne­ra có­mo­da y sen­ci­lla las ven­ta­jas de es­te sis­te­ma”. Co­mo se­ña­lá­ba­mos an­te­rior­men­te, es­te nue­vo sis­te­ma tie­ne una se­rie de me­jo­ras res­pec­to al sis­te­ma tra­di­cio­nal, que con­sis­ten en una dis­mi­nu­ción del pe­so de la es­truc­tu­ra de un 75%, un me­nor tiem­po de ins­ta­la­ción (-27%) e in­clu­so se ne­ce­si­ta me­nos mano de obra pa­ra im­ple­men­tar es­te sis­te­ma, lo cual ha­ce que los cos­tes fi­jos y va­ria­bles dis­mi­nu­yan de ma­ne­ra drás­ti­ca mien­tras me­jo­ra­mos la ca­li­dad de los edi­fi­cios. A to­do ello ca­be aña­dir que si el es­pe­sor me­dio del sis­te­ma tra­di­cio­nal es de 48,5 cm, el de la fa­cha­da li­ge­ra de Knauf se re­du­ce en un 38%, lle­gan­do hasta los 35,6 cm, ofre­cien­do hasta un 8% más de es­pa­cio útil de vi­vien­da pa­ra los in­qui­li­nos del edi­fi­cio y pa­ra in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios.

Por otro la­do, en­tre los sis­te­mas cons­truc­ti­vos ce­rá­mi­cos más no­ve­do­sos con la má­xi­ma efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, His­palyt des­ta­ca Struc­tu­ra, su mar­ca pa­ra de­no­mi­nar a las fa­cha­das au­to­por­tan­tes de la­dri­llo ca­ra vis­ta, en las que el prin­ci­pal ele­men­to de sus­ten­ta­ción lo cons­ti­tu­ye el pro­pio mu­ro de la­dri­llo, y no la es­truc­tu­ra por­ti­ca­da de hor­mi­gón o ace­ro. Es­ta fa­cha­da au­to­por­tan­te es­tá ba­sa­da en el em­pleo del sis­te­ma GHAS (Geo-hi­drol Ad­van­ced Sys­tem), una nue­va téc­ni­ca de cons­truc­ción que per­mi­te me­jo­rar no­ta­ble­men­te el re­sul­ta­do fi­nal de las fa­cha­das con la­dri­llo ca­ra vis­ta y que se ca­rac­te­ri­za por que la ho­ja ex­te­rior de la fa­cha­da se cons­tru­ye tan­gen­te al edi­fi­cio, per­mi­tien­do de es­te mo­do el pa­so con­ti­nuo de una cá­ma­ra de ai­re (ven­ti­la­da o no) y un ais­la­mien­to tér­mi­co por de­lan­te de la es­truc­tu­ra.

Es­tas fa­cha­das au­to­por­tan­tes es­tán re­co­gi­das en la nor­ma­ti­va vi­gen­te, lo que ga­ran­ti­za su fia­bi­li­dad, no exis­tien­do li­mi­ta­cio­nes de uso, apli­can­do el mo­de­lo de cálcu­lo en pla­ca del DB SE-F del CTE. Ade­más, al eli­mi­nar los puen­tes tér­mi­cos en el fren­te del for­ja­do, “las fa­cha­das Struc­tu­ra su­po­nen la me­jor so­lu­ción pa­ra cum­plir el nue­vo DB HE del CTE”, re­cal­can des­de His­palyt.

Se­gu­ri­dad fren­te al fue­go

Por úl­ti­mo, en es­te bre­ve re­pa­so por al­gu­nas de las prin­ci­pa­les lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que es­tán te­nien­do lu­gar en el ám­bi­to de las en­vol­ven­tes, con­vie­ne des­ta­car que la im­pa­ra­ble evo­lu­ción que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do no se ago­ta, pe­se a su enor­me im­por­tan­cia, con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o con las ma­yo­res exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les y de con­fort ya re­fe­ri­das. Las res­pues­tas a de­man­das ca­da vez más exi­gen­tes “re­la­cio­na­das con la ac­ce­si­bi­li­dad o la se­gu­ri­dad de uti­li­za­ción de los edi­fi­cios es­tán ga­nan­do pe­so. Y ello sin ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to los re­qui­si­tos bá­si­cos de pro­tec­ción del usua­rio, co­mo por ejem­plo en ca­so de in­cen­dio”, se­gún

Pa­blo Mar­tín, quien aña­de que “los pro­duc­tos es­tán desa­rro­llán­do­se más rá­pi­da­men­te de lo que pre­vé la re­gla­men­ta­ción, con lo que és­ta tam­bién ha de ir­se adap­tan­do a to­dos es­tos cam­bios”.

Lo cier­to es que la pro­pa­ga­ción de in­cen­dios por fa­cha­da es­tá si­tua­da des­de ha­ce tiem­po en el cen­tro del de­ba­te a ni­vel mun­dial “y las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes co­mien­zan a so­li­ci­tar que las so­lu­cio­nes in­clui­das en los pro­yec­tos de edi­fi­ca­ción dis­pon­gan de un en­sa­yo o jus­ti­fi­ca­ción téc­ni­ca, pa­ra ga­ran­ti­zar su buen com­por­ta­mien­to an­te un es­ce­na­rio de in­cen­dio por el ex­te­rior”, se­gún afir­man fuen­tes de Tec­na­lia, re­fe­ren­te en en­sa­yos, eva­lua­ción y certificación de pro­duc­tos, que ha si­do el pri­mer y úni­co la­bo­ra­to­rio es­pa­ñol en ob­te­ner la acre­di­ta­ción Enac (En­ti­dad Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción) pa­ra la nor­ma BS 8414 de Com­por­ta­mien­to fren­te a In­cen­dio a Gran Es­ca­la pa­ra Fa­cha­das, com­ple­tan­do así su ca­tá­lo­go de ser­vi­cios pa­ra el sec­tor in­dus­trial de fa­cha­das y sus com­po­nen­tes, que in­clu­ye en­sa­yos de se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral, acús­ti­ca, tér­mi­ca, óp­ti­ca y/o ca­rac­te­ri­za­ción de ma­te­ria­les.

La me­to­do­lo­gía de en­sa­yo in­clui­da en la nor­ma BS 8414 re­pre­sen­ta una pro­pa­ga­ción de in­cen­dio por la fa­cha­da del edi­fi­cio, ya sea por una fuen­te de in­cen­dio ex­ter­na o por un in­cen­dio desa­rro­lla­do to­tal­men­te en una ha­bi­ta­ción, que se ex­tien­de a tra­vés del hue­co de la ven­ta­na. Por tan­to, di­cho en­sa­yo per­mi­te de­ter­mi­nar el com­por­ta­mien­to de so­lu­cio­nes com­ple­tas de fa­cha­da an­te un es­ce­na­rio de pro­pa­ga­ción ex­te­rior del in­cen­dio.

El gru­po de in­ves­ti­ga­ción ABIO-UPM y el ITC for­man el con­sor­cio en­car­ga­do de lle­varla tec­no­lo­gía de la­bo­ra­to­rio #Hi­dro­cer a un pro­duc­to de mer­ca­do.

Re­was­tee es un ma­te­rial ter­mo­acús­ti­co crea­do a par­tir de re­si­duos in­dus­tria­les del ace­ro.

El it­dupm, de la Universidad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, es un es­pa­cio in­ter­dis­ci­pli­nar que co­nec­tala co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca con em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ONG yco­lec­ti­vos ciu­da­da­nos.

La pro­pues­ta del IAAC es unapiel (pro skin) pro­gra­ma­ble con com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos fle­xi­bles ba­sa­dos en grá­fi­cos pa­ra ser in­cor­po­ra­dos en una mem­bra­na ar­qui­tec­tó­ni­casin­gu­lar.

Las fa­cha­das di­ná­mi­cas se pue­den in­te­grar con la cli­ma­ti­za­ción y la ilu­mi­na­ción en un mis­mo equi­po o sis­te­ma de ges­tión-con­trol del edi­fi­cio pa­ra re­du­cir el con­su­mo de un edi­fi­cio.

La fa­cha­da di­ná­mi­ca ofre­ce una reac­ción ins­tan­tá­nea, no es­ta­cio­nal o pa­si­va, que apor­ta en ca­da mo­men­to la me­jor op­ción de con­fort y aho­rro ener­gé­ti­co.

El nue­vo sis­te­ma de fa­cha­dali­ge­ra del Gru­po Knauf ha ob­te­ni­do el pri­mer cer­ti­fi­ca­do Pas­siv­haus otor­ga­do en Ibe­ria(Es­pa­ña y Por­tu­gal).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.