Opi­nión / Re­fle­xio­nes a pro­pó­si­to de los nue­vos ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

El Camp Nou no exis­te: ¡ha­ce años que de­jó de ser nue­vo!

¡Los nue­vos ma­te­ria­les no exis­ten! Cu­rio­sa for­ma de ini­ciar un tex­to de ala­ban­za de los “nue­vos” ma­te­ria­les (nó­ten­se las co­mi­llas), pe­ro ver­da­de­ra­men­te así lo creo y no lo es­cri­bo -tan so­lo- pa­ra pro­vo­car su cu­rio­si­dad ni lla­mar su aten­ción. Tam­po­co es mi in­ten­ción abrir un de­ba­te acer­ca de la ri­gu­ro­si­dad de mis pa­la­bras, sino que pre­ten­do, sim­ple­men­te, ex­po­ner una teo­ría, a mi jui­cio na­da re­vo­lu­cio­na­ria.

¿Pier­do cre­di­bi­li­dad si mi pri­me­ra ci­ta no es cien­tí­fi­ca, sino li­te­ra­ria? ¿Y más si se tra­ta del li­bro me­nos or­to­do­xo de Mi­guel de Una­muno, “Amor y pe­da­go­gía”? En él, el des­di­cha­do per­so­na­je de Don Avi­to Ca­rras­cal, hom­bre de cien­cia, ado­ra un al­tar com­pues­to por una rue­da y un la­dri­llo… “El la­dri­llo co­ci­do fue, se­gún Ihe­ring, el prin­ci­pio de la ci­vi­li­za­ción; su­po­ne el fue­go, la in­ven­ción que hi­zo al hom­bre hom­bre, y per­mi­tió la es­cri­tu­ra, pues las más an­ti­guas ins­crip­cio­nes se nos con­ser­van en la­dri­llos co­ci­dos. Los pri­me­ros li­bros eran de la­dri­llos…”. La rue­da evi­den­te­men­te se ha ga­na­do so­bra­da­men­te su per­te­nen­cia al al­tar de la cul­tu­ra; es “el in­ven­to de la hu­ma­ni­dad” por an­to­no­ma­sia, pues­to que en la na­tu­ra­le­za exis­ten pa­lan­cas, re­sor­tes y de­más me­ca­nis­mos, pe­ro no rue­das. Fas­ci­nan­te el ca­so de la rue­da, da pa­ra otro ar­tícu­lo, pe­ro co­mo sos­pe­cha­rán, he ci­ta­do es­te frag­men­to de­bi­do a la men­ción del la­dri­llo. De­jan­do apar­te su apli­ca­ción co­mo so­por­te de es­cri­tu­ra, el la­dri­llo se usa des­de ha­ce unos 11.000 años co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción. Apa­re­ció en el le­van­te me­di­te­rrá­neo, en zo­nas don­de ¡aten­ción! no ha­bía re­cur­sos de ma­de­ra y pie­dra. Tie­rra, pie­dra, ma­de­ra. Los su­me­rios y los egip­cios em­pe­za­ron a usar otro

ma­te­rial; el hie­rro, gran in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca que cam­bió el rum­bo de la (pre)his­to­ria y que in­clu­so dio nom­bre a una de las tres clá­si­cas eda­des an­ti­guas. Di­ga­mos, pues, que la tie­rra co­ci­da, la pie­dra, la ma­de­ra y el hie­rro son los ele­men­tos bá­si­cos de cons­truc­ción. Ten­go pre­sen­te los ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, pe­ro me des­ba­ra­jus­tan la ar­gu­men­ta­ción que pre­ten­do desa­rro­llar, así que agra­de­ce­ré la com­pli­ci­dad del lec­tor, ol­vi­dán­do­se de mo­men­to de los ma­te­ria­les de­ri­va­dos del pe­tró­leo.

Pa­ré­mo­nos un mo­men­to a re­fle­xio­nar, per­mí­tan­se unos se­gun­dos de le­van­tar la ca­be­za y ob­ser­var a su al­re­de­dor. ¿Qué ven? En mi ca­so veo vi­drio de la me­sa so­bre la que es­cri­bo, pa­pel, ma­de­ra y car­bono del lá­piz, plás­ti­co, mu­cho plás­ti­co, ce­rá­mi­ca, al­go­dón, alu­mi­nio… ¿No son aca­so to­do va­ria­cio­nes o de­ri­va­dos de los que he ci­ta­do en el pá­rra­fo an­te­rior? Y si mi­ro por la ven­ta­na, ob­ser­vo hor­mi­gón ar­ma­do, te­jas ce­rá­mi­cas, pie­dra ar­ti­fi­cial… No es­cri­bo pa­ra in­ten­tar con­ven­cer de que es­tos ma­te­ria­les son, en el fon­do, los mis­mos que exis­ten des­de ha­ce mi­les de años, sino pa­ra plan­tear la cues­tión de que lo nue­vo no es el ma­te­rial; lo nue­vo es la apli­ca­ción del mis­mo, la va­ria­ción de pro­ce­sos que cul­mi­nan en el uso de unas ga­fas, una bo­te­lla de vino con su ta­pón de cor­cho, el pa­vi­men­to de te­rra­zo, la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do…

No­ta­bi­lí­si­mo es el ejem­plo del hor­mi­gón ar­ma­do. En la va­ria­ción de los pro­ce­sos y de la apli­ca­ción de los dis­tin­tos ma­te­ria­les que con­for­man el “ma­te­rial” hor­mi­gón ar­ma­do es don­de re­si­de la ge­nia­li­dad de su in­ven­ción. El ce­men­to no es más que ca­li­za y ar­ci­lla cal­ci­na­da y mo­li­da. Los ári­dos y el agua aña­di­dos pa­ra crear el hor­mi­gón no tie­nen más mis­te­rio. El ar­ma­do es de ace­ro, es de­cir, hie­rro con la can­ti­dad jus­ta de car­bono. Tie­rra, pie­dra, hie­rro. Mis­mos ma­te­ria­les, nue­vas apli­ca­cio­nes, nue­vos pro­ce­sos, nue­vos usos. El con­cep­to de “nue­vo” se de­be apli­car no tan­to al ma­te­rial co­mo a sus apli­ca­cio­nes. Por cier­to, el plás­ti­co…, ¿qué es sino una nue­va apli­ca­ción de un di­no­sau­rio re­uti­li­za­do? Mis­mo ma­te­rial, dis­tin­to pro­ce­so.

En­tre­mos de lleno en ma­te­ria

Sien­to si al­guien, lle­ga­do a es­te pun­to de la lec­tu­ra, se sien­te en­ga­ña­do por el en­ca­be­za­do del ar­tícu­lo. Es mo­men­to qui­zás, después de la pa­la­bre­ría pre­via, de en­trar de lleno en ma­te­ria (en ma­te­ria or­gá­ni­ca, me­jor di­cho). Si pro­si­guen con la lec­tu­ra, les pro­me­to, aho­ra sí, in­no­va­cio­nes más o me­nos sor­pren­den­tes. Por­que si bien no me re­trac­to del ad­je­ti­vo ge­nial que he otor­ga­do a la in­ven­ción del hor­mi­gón ar­ma­do, los edi­fi­cios cons­trui­dos con es­te ma­te­rial tie­nen una vi­da útil de en­tre cin­cuen­ta y cien años, por nor­ma ge­ne­ral. Mien­tras que la cúpula del Pan­teón de Ro­ma, la ma­yor cúpula de hor­mi­gón no re­for­za­do del mun­do, cons­trui­da en­tre los años 118 y 125 de nues­tra era, se man­tie­ne en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes pe­se a las grie­tas, gran can­ti­dad de edi­fi­cios cons­trui­dos en hor­mi­gón ar­ma­do du­ran­te el si­glo pa­sa­do se des­mo­ro­nan. La so­cie­dad ne­ce­si­ta, pues, su­pe­rar la pri­me­ra eta­pa del hor­mi­gón ar­ma­do pa­ra que la re­vo­lu­ción que su­pu­so su in­ven­ción no sea víc­ti­ma de la ley de Sa­turno, la ley mal­di­ta e inexo­ra­ble que di­ce que cual­quier re­vo­lu­ción, co­mo Sa­turno, de­vo­ra a sus pro­pios hi­jos. “Que nun­ca, nun­ca, nun­ca un hi­jo de la re­vo­lu­ción sea de­vo­ra­do por la ley de Sa­turno”, pa­la­bras de Fidel, aun­que

con el pa­so de los años, él, que que­ría evi­tar que su re­vo­lu­ción fue­ra una ex­cep­ción, no lo con­si­guió. Pa­ra no ter­mi­nar co­mo An­dré Ché­nier en una ne­gra pin­tu­ra de Go­ya, el hor­mi­gón ne­ce­si­ta de una vuel­ta más que qui­zás ya se ha des­cu­bier­to, vien­do la in­tere­san­te en­tre­vis­ta con la que tro­pe­cé pre­pa­ran­do es­te ar­tícu­lo. Me ex­pli­co: en la se­rie de en­tre­vis­tas que la re­vis­ta Re­ti­na de “El País” pu­bli­ca ba­jo el nom­bre de #Da­ta­fu­tu­res, me en­cuen­tro con una es­pe­cial­men­te in­tere­san­te, la de­di­ca­da a Liz Cor­bin, in­ves­ti­ga­do­ra de la Universidad Co­lle­ge Lon­don, aka (al­so known as) The Ins­ti­tu­te of Ma­king. La en­tre­vis­ta­da, es­pe­cia­li­za­da en desa­rro­llo de ma­te­ria­les, me pu­so en co­no­ci­mien­to del hor­mi­gón au­to­rre­pa­ra­ble. Se tra­ta de una evo­lu­ción del hor­mi­gón que con­sis­te en aña­dir, a la re­ce­ta ori­gi­nal, una piz­ca de bac­te­rias mi­cros­có­pi­cas di­se­ña­das sin­té­ti­ca­men­te, aun­que ins­pi­ra­das por un ti­po par­ti­cu­lar de bac­te­rias que se en­cuen­tran en la ci­ma de los vol­ca­nes. La pe­cu­lia­ri­dad de es­tas bac­te­rias es que se des­pier­tan con el agua, y se le­van­tan con ham­bre, co­mo no­so­tros, y ex­cre­tan los ali­men­tos, co­mo no­so­tros, y re­sul­ta que la cal­ci­ta, cuan­do se di­gie­re y es ex­cre­ta­da por nues­tra alia­da bac­te­ria­na, ge­ne­ra una subs­tan­cia con pro­pie­da­des pe­ga­jo­sas. Así que, cuan­do apa­re­ce una grie­ta en el hor­mi­gón au­to­rre­pa­ra­ble, tan so­lo hay que es­pe­rar a que llue­va y la bac­te­ria se en­car­ga­rá de ha­cer­nos ol­vi­dar de es­te an­ti­guo pro­ble­ma. ¿Quién sa­be los bi­llo­nes de eu­ros que es­te “nue­vo” ma­te­rial pue­de aho­rrar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes? Las po­si­bi­li­da­des son in­men­sas, es pla­cen­te­ro fan­ta­sear con ciu­da­des que se cu­ren a sí mis­mas, aun­que va­ya en de­tri­men­to de nues­tro cam­po la­bo­ral, la reha­bi­li­ta­ción. Me­nos re­le­van­te, aun­que tan­to o más im­pre­sio­nan­te, es el hor­mi­gón trans­lú­ci­do, que per­mi­te tras­fe­rir la luz diur­na a tra­vés de las fi­bras óp­ti­cas, a tra­vés de mu­ros y for­ja­dos.

Ejem­plos prácticos más al al­can­ce

Pe­ro per­mí­tan­me dar un pa­so atrás pa­ra de­mos­trar, con ejem­plos prácticos más al al­can­ce del en­ten­di­mien­to ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia y en la ló­gi­ca pu­ra­men­te cons­truc­ti­va y no tan­to cien­tí­fi­ca, que la evo­lu­ción de los pro­ce­sos y de la apli­ca­ción de ma­te­ria­les ya co­no­ci­dos y, des­de lue­go, no tan so­fis­ti­ca­dos, es ca­paz de me­jo­rar las pres­ta­cio­nes de, en es­te ca­so, la en­vol­ven­te acús­ti­ca. Me re­mi­to al Pa­seo de Gra­cia del año 1975, los más nos­tál­gi­cos re­cor­da­rán el ci­ne Pu­bli (o Pu­bli Ci­ne­ma), re­fe­ren­te en­ton­ces en el ám­bi­to cul­tu­ral y de ocio de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Co­mo sa­brán, los re­que­ri­mien­tos de un edi­fi­cio cu­yo uso sea el de pro­yec­tar pe­lí­cu­las de ci­ne es el ais­la­mien­to acús­ti­co. So­bra co­men­tar lo mo­les­to que re­sul­ta que te sa­quen de la pe­lí­cu­la en la que es­ta­bas in­mer­so, u oír la pe­lí­cu­la que tu ve­cino dis­fru­ta en ese mo­men­to. Por aquel en­ton­ces, el ais­la­mien­to acús­ti­co cons­trui­do pa­ra ade­cuar la ci­ta­da sa­la de ci­ne se lo­gró con dos pa­re­des de la­dri­llo re­vo­ca­do con mor­te­ro, se­pa­ra­das por una cá­ma­ra..., ¡re­lle­na de are­na! Ca­si me­dio me­tro de an­cho y pe­sa­do mu­ro de seis me­tros de al­tu­ra que obli­gó a re­for­zar la es­truc­tu­ra por­tan­te. Re­sul­ta­do óp­ti­mo acús­ti­ca­men­te ha­blan­do, pe­ro a un ca­ro pre­cio asu­mi­do por el es­pa­cio y la es­truc­tu­ra. En 1996 nos en­con­tra­mos con el mis­mo re­qui­si­to a sol­ven­tar en el mul­ti­sa­las Re­noir de Les Corts pe­ro, gra­cias a la evo­lu­ción de los pro­ce­sos y a las nue­vas apli­ca­cio­nes de ma­te­ria­les ya co­no­ci­dos, se lo­gró re­sol­ver con tan so­lo die­ci­sie­te cen­tí­me­tros de pa­red li­ge­ra. La no­ta­ble mejora de la so­lu­ción cons­truc­ti­va se de­be a la in­ge­nio­sa com­bi­na­ción del sis­te­ma de ta­bi­que­ría de car­tón ye­so la­mi­na­do, que tie­ne una ma­sa muy re­du­ci­da que le pro­por­cio­na pro­pie­da­des de ais­la­mien­to tér­mi­co, con la apli­ca­ción de lá­mi­nas de cau­cho, que ac­túa co­mo ma­te­rial ab­sor­ben­te en el in­te­rior del ta­bi­que.

La jus­ta uti­li­za­ción de ma­te­ria­les con fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas fue sus­ti­tu­yen­do lo que an­ta­ño se re­sol­vía aña­dien­do ma­sa de un so­lo ma­te­rial, y en es­te pun­to nos en­con­trá­ba­mos en 1996, pe­ro hoy en día apa­re­cen más fac­to­res a te­ner en cuen­ta que, apre­cia­do lec­tor, ya ha­brás in­tui­do. Se tra­ta de la hue­lla eco­ló­gi­ca que tie­nen los ma­te­ria­les y los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos. Por es­ta razón, y si­guien­do los ejem­plos da­dos, el si­guien­te pa­so no es re­sol­ver el ais­la­mien­to acús­ti­co de una sa­la de ci­ne en cin­co cen­tí­me­tros, sino re­sol­ver­lo con un me­nor im­pac­to am­bien­tal. No me voy a re­crear acer­ca del con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad, pa­la­bra que, de tan usa­da, gas­ta­da y ma­lin­ter­pre­ta­da, es­tá per­dien­do al­gu­nas de sus acep­cio­nes. Re­su­mien­do, los ma­te­ria­les a los que me re­fie­ro son los du­ra­de­ros, los que ne­ce­si­tan un es­ca­so man­te­ni­mien­to, los que pue­dan re­uti­li­zar­se, re­ci­clar­se o re­cu­pe­rar­se. Uno de los plan­tea-

Uno de los plan­tea­mien­tos que se com­par­tie­ron en Re­build es pre­ci­sa­men­te que nues­tro de­ber, co­mo pro­fe­sio­na­les del cam­po de la cons­truc­ción, es ser sen­si­bles a la pro­ble­má­ti­ca me­dioam­bien­tal, ya que cer­ca del 40% de los ma­te­ria­les usa­dos en Eu­ro­pa se des­ti­nan a la cons­truc­ción de edi­fi­cios y a su man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­cio­nes”

mien­tos que se com­par­tie­ron en

Re­build, la pla­ta­for­ma que reunió a mi­les de pro­fe­sio­na­les con el ob­je­ti­vo de di­na­mi­zar el sec­tor de la reha­bi­li­ta­ción a tra­vés de la in­no­va­ción, la tec­no­lo­gía y el me­dio am­bien­te, es pre­ci­sa­men­te que nues­tro de­ber, co­mo pro­fe­sio­na­les del cam­po de la cons­truc­ción, es ser sen­si­bles a la pro­ble­má­ti­ca me­dioam­bien­tal, ya que cer­ca del 40% de los ma­te­ria­les usa­dos en Eu­ro­pa se des­ti­nan a la cons­truc­ción de edi­fi­cios y a su man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­cio­nes. En cier­to mo­do, y pi­do per­dón de an­te­mano por lo sim­plis­ta que pue­da pa­re­cer es­te ar­gu­men­to, de­be­mos ten­der ha­cia el mí­ni­mo im­pac­to am­bien­tal que en tiem­pos pre­té­ri­tos se lo­gra­ba al usar ma­te­ria­les al al­can­ce pró­xi­mo, y que se per­dió pro­gre­si­va­men­te a cau­sa de la evo­lu­ción de los me­dios de ex­trac­ción y de trans­por­te.

Apli­ca­cio­nes por des­cu­brir

De en­tre to­dos los que pu­die­ran ser­vir­me co­mo mues­tra de lo que a mi cri­te­rio de­ben ser los nue­vos ma­te­ria­les, me de­can­to por el cor­cho. Va­ya, ¡ya vuel­vo a con­fun­dir ma­te­ria­les nue­vos con tra­di­cio­na­les! Es­te ma­te­rial, tan bá­si­co, tan an­ti­guo, tan co­no­ci­do por no­so­tros, tan en las an­tí­po­das del hor­mi­gón au­to­rre­pa­ra­ble, po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas idea­les pa­ra ser usa­do en tan­tas apli­ca­cio­nes que aún no las he­mos des­cu­bier­tas to­das. Con­tras­tan­do la in­tui­ción con las pu­bli­ca­cio­nes con­sul­ta­das, sa­be­mos que se tra­ta de un ma­te­rial re­ge­ne­ra­ble, que se ob­tie­ne de la cor­te­za de los ár­bo­les y tie­ne un ci­clo de vi­da óp­ti­mo, ya que se pue­de re­uti­li­zar y re­ci­clar y tie­ne una hue­lla am­bien­tal muy ba­ja, da­do que las emi­sio­nes de­ri­va­das del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del ma­te­rial son mí­ni­mas, y es ca­paz de re­ti­rar y al­ma­ce­nar dió­xi­do de car­bono de la at­mós­fe­ra. Ha­blan­do de cons­truc­ción, es un ma­te­rial que ofre­ce mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes, ya que se pue­de apli­car tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior, en sue­los, en pa­re­des, en te­chos, en fa­cha­das, en cu­bier­tas... gra­cias a sus ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas: ais­la­mien­to tér­mi­co, acús­ti­co, im­per­mea­bi­li­dad, du­ra­bi­li­dad, re­sis­ten­cia íg­nea, es­ta­bi­li­dad di­men­sio­nal, etc. De he­cho, el cor­cho es el ma­te­rial de ori­gen na­tu­ral que pre­sen­ta ma­yor ca­pa­ci­dad ais­lan­te, por es­to no es de ex­tra­ñar que sea el ma­te­rial ba­se so­bre el que tan­tas em­pre­sas in­vier­tan en desa­rro­llar nue­vos pro­ce­sos que desem­bo­quen en nue­vos pro­duc­tos, co­mo el Aglo­cork. Son pa­ne­les de cor­cho aglo­me­ra­do que pa­san por un pro­ce­so tér­mi­co de tos­ta­do que com­por­ta la fu­sión de la suberi­na, que ac­túa co­mo aglu­ti­nan­te na­tu­ral, con lo que se evi­ta el uso de adi­ti­vos quí­mi­cos y que, ade­más, mejora las pres­ta­cio­nes ais­lan­tes tér­mi­cas y acústicas del ma­te­rial ori­gi­nal.

En de­fi­ni­ti­va, los ma­te­ria­les de cons­truc­ción es­tán en cons­tan­te cam­bio y evo­lu­ción. Las exi­gen­cias que re­quie­ren la edi­fi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción de in­mue­bles obli­gan a dar­le nue­vos usos a los vie­jos ma­te­ria­les. En es­te sen­ti­do, Re­build y el Con­gre­so Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Avanzada y Cons­truc­ción 4.0 son es­pa­cios ne­ce­sa­rios don­de des­cu­brir nue­vos ma­te­ria­les, las úl­ti­mas tec­no­lo­gías emer­gen­tes y los sis­te­mas cons­truc­ti­vos más in­no­va­do­res.

En cier­to mo­do, y pi­do per­dón de an­te­mano por lo sim­plis­ta que pue­da pa­re­cer es­te ar­gu­men­to, de­be­mos ten­der ha­cia el mí­ni­mo im­pac­to am­bien­tal que en tiem­pos pre­té­ri­tos se lo­gra­ba al usar ma­te­ria­les al al­can­ce pró­xi­mo, y que se per­dió pro­gre­si­va­men­te a cau­sa de la evo­lu­ción de los me­dios de ex­trac­ción y de trans­por­te”

Al­bert Plà Gis­bertAr­qui­tec­to po­nen­te en el Con­gre­so Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Avanzada y Cons­truc­ción 4.0 (Re­build 2018) Eloi Pé­rez Me­ca KSP/BCN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.