Nue­vas he­rra­mien­tas y ser­vi­cios ba­sa­dos en cer­ti­fi­ca­dos ener­gé­ti­cos

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

La in­te­gra­ción de in­for­ma­ción ener­gé­ti­ca, in­elu­di­ble pa­ra pro­mo­ver la reha­bi­li­ta­ción

Se­gún los in­for­mes de la Unión Eu­ro­pea, los edi­fi­cios son res­pon­sa­bles de, apro­xi­ma­da­men­te, el 40% del con­su­mo de ener­gía y del 36% de las emi­sio­nes de CO2, y el 75% de los mis­mos tie­ne más de 50 años de an­ti­güe­dad. La ma­yo­ría del par­que ac­tual de edi­fi­cios con­ti­nua­rá en uso en las pró­xi­mas dé­ca­das y de­be­rá ser, por tan­to, reha­bi­li­ta­do. Sin em­bar­go, se ha es­ti­ma­do que so­lo el 1% de la su­per­fi­cie to­tal de edi­fi­cios re­si­den­cia­les y no re­si­den­cia­les se renueva ca­da año en Eu­ro­pa. La Di­rec­ti­va eu­ro­pea so­bre Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca (2012/27/UE) pu­so en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de he­rra­mien­tas que per­mi­tan ac­ce­der y ges­tio­nar, de una ma­ne­ra in­te­gra­da y di­ná­mi­ca, a in­for­ma­ción acer­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las edi­fi­ca­cio­nes y su con­su­mo de ener­gía, con el fin de de­ter­mi­nar las ac­tua­cio­nes de mejora del par­que edi­fi­ca­do.

Tal co­mo su­gie­re el Buil­dings Per­for­man­ce Ins­ti­tu­te Eu­ro­pe1, la pri­me­ra fa­se en el di­se­ño de un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción con­sis­te en dis­po­ner de in­for­ma­ción so­bre el par­que edi­fi­ca­do e iden­ti­fi­car a los ac­to­res que in­ter­vie­nen en su im­ple­men­ta­ción. Por tan­to, pa­ra pro­mo­ver la reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios es im­por­tan­te que los di­fe­ren­tes ac­to­res im­pli­ca­dos -mu­ni­ci­pios, pro­pie­ta­rios, em­pre­sas cons­truc­to­ras y de ser­vi­cios ener­gé­ti­cos, en­tre otros- dis­pon­gan de in­for­ma­ción que les per­mi­ta iden­ti­fi­car las po­ten­cia­les áreas de in­ter­ven­ción en múl­ti­ples es­ca­las -vi­vien­da, edi­fi­cio, ba­rrio, mu­ni­ci­pio, área me­tro­po­li­ta­na, pro­vin­cia y país-.

Los cer­ti­fi­ca­dos de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca con­tie­nen in­for­ma­ción que po­dría ayu­dar a iden­ti­fi­car las po­si­bles áreas de ac­tua­ción y los edi­fi­cios a reha­bi­li­tar. La Di­rec­ti­va eu­ro­pea re­la­ti­va a la Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca de edi­fi­cios de 2010 es­ta­ble­ció la obli­ga­to­rie­dad de cer­ti­fi­car su com­por­ta­mien­to ener­gé­ti­co, y pro­pu­so unos cri­te­rios co­mu­nes que de­bían ser adop­ta­dos por los es­ta­dos miem­bros. Un in­for­me so­bre los re­sul­ta­dos de su apli­ca­ción, pu­bli­ca­do en 2015, re­cor­da­ba la im­por­tan­cia de dis­po­ner de ba­ses de da­tos pa­ra re­co­ger de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca y pe­rió­di­ca la in­for­ma­ción de los cer­ti­fi­ca­dos, así co­mo la de dis­po­ner de otras fuen­tes de in­for­ma­ción que per­mi­tie­sen eva­luar si los edi­fi­cios cum­plen con las mí­ni­mas pres­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas exi­gi­das2. Se­gún es­te in­for­me, las ba­ses de da­tos de cer­ti­fi­ca­dos ener­gé­ti­cos son uno de los tres com­po­nen­tes, jun­to con los pro­ce­di­mien­tos de con­trol de ca­li­dad de la in­for­ma­ción, y los sis­te­mas de con­trol de los edi­fi­cios, que per­mi­ti­rían va­lo­rar el ni­vel de cum­pli­mien­to y la fia­bi­li­dad de los cer­ti­fi­ca­dos. Sin em­bar­go, no exis­ten aún pro­ce­di­mien­tos com­par­ti­dos por las di­fe­ren­tes agen­cias de ca­da país pa­ra ad­mi­nis­trar es­ta in­for­ma­ción, ni tam­po­co he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas de uso co­mún que fa­ci­li­ten es­ta ges­tión.

Es­tra­te­gia a lar­go pla­zo

Una nue­va Di­rec­ti­va eu­ro­pea so­bre Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca (2012/27/UE) exi­gió a los es­ta­dos miem­bros pre­sen­tar en 2014 una es­tra­te­gia a lar­go pla­zo pa­ra la reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca en el sec­tor de la edi­fi­ca­ción, que in­clu­ye­se un aná­li­sis del par­que edi­fi­ca­do, me­di­das de reha­bi­li­ta­ción pa­ra dis­tin­tas ti­po­lo­gías edi­fi­ca­to­rias y zo­nas cli­má­ti­cas, así co­mo po­lí­ti­cas y me­di­das de es­tí­mu­lo a la reha­bi­li­ta­ción. La “Es­tra­te­gia a lar­go pla­zo pa­ra la reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca en el sec­tor de la edi­fi­ca­ción en Es­pa­ña (ERESEE 2014)”, res­pon­dió a los re­que­ri­mien­tos de es­ta di­rec­ti­va, y pu­so en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de he­rra­mien­tas que per­mi­tan ac­ce­der y ges­tio­nar, de una ma­ne­ra in­te­gra­da y di­ná­mi­ca, a in­for­ma­ción acer­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las edi­fi­ca­cio­nes y su con­su­mo de ener­gía, con el fin de de­ter­mi­nar las ac­tua­cio­nes de mejora del par­que edi­fi­ca­do.

En la ac­tua­li­dad, exis­ten o es­tán en desa­rro­llo apli­ca­cio­nes lle­va­das a ca­bo por em­pre­sas o en pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción cu­yo ob­je­ti­vo es fa­ci­li­tar el ac­ce­so pú­bli­co a los da­tos de cer­ti­fi­ca­cio­nes. Por ejem­plo, el Ener­gie La­bel Atlas, en Ho­lan­da, o el tra­ba­jo que rea­li­za el pro­yec­to eu­ro­peo Ener­fund. Sin em­bar­go, pa­ra que los cer­ti­fi­ca­dos sean una he­rra­mien­ta útil pa­ra pro­mo­ver la reha­bi­li­ta­ción, no es su­fi­cien­te con fa­ci­li­tar el ac­ce­so pú­bli­co a los mis­mos. Se­ría ne­ce­sa­rio, ade­más, en­ri­que­cer los da­tos de los cer­ti­fi­ca­dos con otras fuen­tes, por ejem­plo, da­tos del ca­tas­tro o de con­su­mo ener­gé­ti­co, o da­tos so­cio­eco­nó­mi­cos. De es­ta ma­ne­ra, un aná­li­sis de es­tos da­tos in­te­gra­dos per­mi­ti­ría iden­ti­fi­car las áreas a reha­bi­li­tar te­nien­do en cuen­ta va­rios cri­te­rios si­mul­tá­nea­men­te, co­mo el es­ta­do de la edi­fi­ca­ción, el ni­vel eco­nó­mi­co de la po­bla­ción y el con­su­mo me­dio de las vi­vien­das de la zo­na.

Sin em­bar­go, el desa­rro­llo de es­te ti­po de sis­te­mas in­te­gra­dos de da­tos y he­rra­mien­tas en el ám­bi­to de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca plan­tea pro­ble­mas de di­ver­sa ín­do­le:

V In­te­gra­ción de fuen­tes de da­tos. Aun­que hay ca­da vez más da­tos dis­po­ni­bles en ám­bi­tos re­la­cio­na­dos con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca -en­tre ellos, los cer­ti­fi­ca­dos ener­gé­ti­cos-, es­tos da­tos sue­len es­tar ges­tio­na­dos por dis­tin­tos or­ga­nis­mos, con escasa re­la­ción en­tre ellos, que fa­ci­li­tan los da­tos en for­ma­tos di­ver­sos. Pa­ra lle­var a ca­bo la in­te­gra­ción de es­tos da­tos, es pre­ci­so uti­li­zar tec­no­lo­gías co­mo las de la web se­mán­ti­ca que, me­dian­te on­to­lo­gías (des­crip­cio­nes ex­plí­ci­tas de los con­te­ni­dos de ca­da fuen­te de in­for­ma­ción), per­mi­ten crear co­ne­xio­nes en­tre fuen­tes de da­tos di­ver­sos.

V Ac­ce­si­bi­li­dad a los da­tos. Pa­ra po­der desa­rro­llar sis­te­mas de in­for­ma­ción in­te­gra­dos que sean de uti­li­dad, es pre­ci­so ase­gu­rar el ac­ce­so con­ti­nua­do a los da­tos a lo lar­go del tiem­po. De es­ta for­ma, no so­lo se ga­ran­ti­za el fun­cio­na­mien­to de las apli­ca­cio­nes que in­ter­ac­túan con la in­for­ma­ción, sino que per­mi­te ade­más ana­li­zar su evo­lu­ción con el fin de va­lo­rar, por ejem­plo, el im­pac­to que las me­di­das de reha­bi­li­ta­ción han te­ni­do en un de­ter­mi­na­do ám­bi­to.

V Fia­bi­li­dad de los da­tos. Los da­tos han de ser fia­bles y con­tras­ta­bles. Es­te as­pec­to es cla­ve pa­ra que las de­ci­sio­nes que pue­dan to­mar­se a par­tir del aná­li­sis de los da­tos es­tén fun­da­men­ta­das. Ob­via­men­te, quien de­ba to­mar de­ci­sio­nes que van a te­ner un im­pac­to so­cial y/o eco­nó­mi­co de­be te­ner la cer­te­za de que los da­tos en los que és­tas se ba­san es­tán con­tras­ta­dos. Ade­más, es ne­ce­sa­rio que los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis sean ras­trea­bles, tan­to por lo que res­pec­ta al ori­gen y con­te­ni­do de la in­for­ma­ción co­mo a su pro­ce­sa­mien­to me­dian­te las he­rra­mien­tas em­plea­das.

V Di­se­ño de apli­ca­cio­nes. Aun­que la in­te­gra­ción de los da­tos y su ac­ce­si­bi­li­dad a lo lar­go del tiem­po es­té ase­gu­ra­da, es ne­ce­sa­rio ade­más dis­po­ner de he­rra­mien­tas de aná­li­sis que su­mi­nis­tren a los usua­rios fi­na­les la in­for­ma­ción que ne­ce­si­tan, de acuer­do con sus co­no­ci­mien­tos y ne­ce­si­da­des. El di­se­ño de ta­les apli­ca­cio­nes no re­sul­ta sen­ci­llo.

Por un la­do, es di­fí­cil pa­ra los usua­rios fi­na­les su­ge­rir qué in­for­ma­ción quie­ren ob­te­ner del aná­li­sis de da­tos de múl­ti­ples do­mi­nios y fuen­tes, y qué ha­rían con ella. Por el otro, los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes no pue­den crear­las sin sa­ber qué da­tos hay que in­te­grar, y a quién les van a ser de uti­li­dad.

V Desa­rro­llo y ges­tión de pla­ta­for­mas de ser­vi­cios. La ges­tión de pla­ta­for­mas que per­mi­tan a ter­ce­ros desa­rro­llar ser­vi­cios in­no­va­do­res a par­tir de los da­tos in­te­gra­dos es fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar su ex­plo­ta­ción por par­te de los di­ver­sos agen­tes im­pli­ca­dos en pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios. Son mu­chas las pla­ta­for­mas que se han crea­do, fru­to so­bre to­do de pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, las cua­les, aun­que han de­mos­tra­do su fun­cio­na­li­dad co­mo pro­to­ti­pos, no han con­se­gui­do con­ver­tir­se en he­rra­mien­tas úti­les en la prác­ti­ca dia­ria.

Ser­vi­cios en lí­nea pa­ra pro­mo­ver la re­for­ma del par­que edi­fi­ca­do

En el mar­co del pro­yec­to Ener­si, lle­va­do a ca­bo con una ayu­da del Plan Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción en el pe­río­do 2014-2017, el gru­po ARC In­ge­nie­ría y Ar­qui­tec­tu­ra La Sa­lle (arc.sa­lleurl.edu) ha desa­rro­lla­do dos apli­ca­cio­nes -de­no­mi­na­das Ener­hat3 y Ener­pat4- que in­te­gran los da­tos de cer­ti­fi­ca­dos ener­gé­ti­cos fa­ci­li­ta­dos por el Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Ener­gía (Icaen) con da­tos de otras fuen­tes, pa­ra fa­ci­li­tar a los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das, y a los téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les que tra­ba­jan en la reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios en Ca­ta­lu­ña, el ac­ce­so a la in­for­ma­ción que les per­mi­ta to­mar de­ci­sio­nes en­ca­mi­na­das a me­jo­rar el com­por­ta­mien­to ener­gé­ti­co de los edi­fi­cios. Es­tas apli­ca­cio­nes se ba­san en la in­te­gra­ción de tres com­po­nen­tes: 1. da­tos de edi­fi­cios ob­te­ni­dos de di­ver­sas fuen­tes y ám­bi­tos (cer­ti­fi­ca­dos de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, in­for­mes de ins­pec­ción téc­ni­ca, ca­tas­tro, in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca y sec­cio­nes cen­sa­les); 2. di­rec­tri­ces so­bre me­di­das de reha­bi­li­ta­ción ex­traí­das del ERESEE 2014; y 3. el si­mu­la­dor de me­di­das de reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca de edi­fi­cios desa­rro­lla­do por Icaen. Pa­ra la in­te­gra­ción de da­tos, di­rec­tri­ces y he­rra­mien­tas se han uti­li­za­do tec­no­lo­gías de la web se­mán­ti­ca.

Es­tas he­rra­mien­tas en lí­nea fa­ci­li­tan a los usua­rios -pro­pie­ta­rios, in­qui­li­nos, téc­ni­cos e in­mo­bi­lia­rias, en el ca­so de Ener­hat; téc­ni­cos y ges­to­res mu­ni­ci­pa­les, en el de Ener­pat- ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do ac­tual de los edi­fi­cios, las me­di­das que po­drían aco­me­ter­se pa­ra me­jo­rar su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el aho­rro de ener­gía que se ob­ten­dría y los cos­tes de las re­for­mas. Los usua­rios ac­ce­den de ma­ne­ra sen­ci­lla, pa­so a pa­so, a una in­for­ma­ción que les pue­de ayu­dar a to­mar de­ci­sio­nes pa­ra em­pren­der un pro­yec­to de re­no­va­ción de una vi­vien­da o edi­fi­cio (Ener­hat) o pa­ra apli­car pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción a es­ca­la mu­ni­ci­pal (Ener­pat).

IN­FOR­MA­CIÓN QUE SU­MA. Pa­ra que los cer­ti­fi­ca­dos sean una he­rra­mien­ta útil pa­ra pro­mo­ver la reha­bi­li­ta­ción, no es su­fi­cien­te con fa­ci­li­tar el ac­ce­so pú­bli­co a los mis­mos. Se­ría ne­ce­sa­rio, ade­más, en­ri­que­cer los da­tos de los cer­ti­fi­ca­dos con otras fuen­tes

Ener­hat: reha­bi­li­ta tu vi­vien­da

Tras in­tro­du­cir la di­rec­ción del in­mue­ble, Ener­hat per­mi­te al usua­rio co­no­cer si és­te dis­po­ne de cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co y si ha pa­sa­do la ins­pec­ción téc­ni­ca de edi­fi­cios; com­pa­rar la efi­cien­cia ener-

gé­ti­ca de la vi­vien­da con otras si­mi­la­res; va­lo­rar las me­di­das que po­drían adop­tar­se pa­ra me­jo­rar­la y su cos­te y, fi­nal­men­te, en­con­trar in­for­ma­ción so­bre las sub­ven­cio­nes que pue­de so­li­ci­tar pa­ra rea­li­zar la re­for­ma. To­da es­ta in­for­ma­ción se re­co­ge en un in­for­me que pue­de des­car­gar­se de la apli­ca­ción.

Ener­pat: reha­bi­li­ta tu ciu­dad

Ener­pat per­mi­te a téc­ni­cos y ges­to­res mu­ni­ci­pa­les co­no­cer el es­ta­do del par­que de edi­fi­cios en su de­mar­ca­ción, con el fin de de­fi­nir es­tra­te­gias de reha­bi­li­ta­ción a es­ca­la mu­ni­ci­pal, y el cos­te que su­pon­drían. Un mapa mues­tra los da­tos agre­ga­dos de cer­ti­fi­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas de edi­fi­cios en tres ám­bi­tos: mu­ni­ci­pio, co­mar­ca y pro­vin­cia.

Pa­ra ca­da ám­bi­to se in­di­ca el nú­me­ro de vi­vien­das cer­ti­fi­ca­das, el con­su­mo anual de ener­gía pri­ma­ria, y las emi­sio­nes de CO2 aso­cia­das al con­su­mo ener­gé­ti­co.

Es­tos in­di­ca­do­res pue­den com­pa­rar­se con los del ám­bi­to in­me­dia­ta­men­te su­pe­rior en la es­ca­la, pa­ra así po­der com­pa­rar, por ejem­plo, los in­di­ca­do­res de un mu­ni­ci­pio con los del con­jun­to de los mu­ni­ci­pios de la co­mar­ca. Tras se­lec­cio­nar un mu­ni­ci­pio, la apli­ca­ción agru­pa los edi­fi­cios que dis­po­nen de certificación en nue­ve gru­pos (o “clus­ters”), or­ga­ni­za­dos se­gún su año de cons­truc­ción, uso y nú­me­ro de plan­tas. El usua­rio asig­na un por­cen­ta­je de edi­fi­cios a re­for­mar en uno o va­rios de es­tos gru­pos y ob­tie­ne la re­duc­ción del con­su­mo ener­gé­ti­co o de las emi­sio­nes que se ob­ten­drían.

De es­ta ma­ne­ra, se pue­den ex­plo­rar di­ver­sas al­ter­na­ti­vas -ac­tuan­do so­bre un por­cen­ta­je de­ter­mi­na­do de edi­fi­cios en ca­da gru­po- pa­ra con­se­guir unos objetivos de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es­pe­cí­fi­cos te­nien­do en cuen­ta el pre­su­pues­to dis­po­ni­ble. Un mapa mues­tra la si­tua­ción y las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da edi­fi­cio a re­for­mar, y una ta­bla des­car­ga­ble con­tie­ne el lis­ta­do com­ple­to de sus di­rec­cio­nes y ca­rac­te­rís­ti­cas.

En su es­ta­do de desa­rro­llo ac­tual, las dos apli­ca­cio­nes tra­ba­jan con in­for­ma­ción de in­mue­bles ubi­ca­dos en Ca­ta­lu­ña. Los da­tos de certificación ener­gé­ti­ca han si­do fa­ci­li­ta­dos por Icaen, y los de ins­pec­ción téc­ni­ca de edi­fi­cios por la Agen­cia de la Vi­vien­da de Ca­ta­lu­ña, or­ga­nis­mos pú­bli­cos en­car­ga­dos de re­co­ger­los y ges­tio­nar­los. Los da­tos del ca­tas­tro se ob­tie­nen de su se­de di­gi­tal, y los da­tos de sec­cio­nes cen­sa­les han si­do fa­ci­li­ta­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. Las apli­ca­cio­nes Ener­hat/ener­pat pue­den am­pliar­se a otras co­mu­ni­da­des siem­pre que se dis­pon­ga de ac­ce­so a los da­tos que se re­quie­ren, bá­si­ca­men­te cer­ti­fi­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas e in­for­mes de ins­pec­ción téc­ni­ca.

(1) http://bpie.eu/do­cu­ments/bpie/de­ve­lo­pin­g_ Buil­din­g_­re­no­va­tio­n_s­tra­te­gies.pdf

(2) https://ec.eu­ro­pa.eu/energy/si­tes/ener/fi­les/ do­cu­ments/mj-04-15-968-en-n.pdf

(3) http://www.ener­si.es/es/ener­hat

(4) http://www.ener­si.es/es/ener­pat

Ener­hat/ener­pat han si­do crea­das por el equi­po for­ma­do por Lean­dro Ma­dra­zo, Ál­va­ro Si­ci­lia, Eric Or­tet, Fa­bian Ló­pez y Mar­co Mas­set­ti. Las apli­ca­cio­nes han si­do crea­dos en el mar­co del pro­yec­to Ener­si, co­fi­nan­cia­do por el Pro­gra­ma Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo e In­no­va­ción Orien­ta­da a Re­tos de la So­cie­dad (RTC-2014-2676-3), 2014-2017.

123RF

Lean­dro Ma­dra­zoV Doc­tor Ar­qui­tec­to y di­rec­tor del gru­po de in­ves­ti­ga­ción ARC In­ge­nie­ría y Ar­qui­tec­tu­ra La Sa­lle

Ener­hat. In­di­ca­do­res ener­gé­ti­cos de la vi­vien­da, com­pa­ra­dos con los de vi­vien­das si­mi­la­res.

Ener­hat. In­tro­duc­ción de la di­rec­ción del in­mue­ble e in­for­ma­ción so­bre el mis­mo.

Ener­pat. Agru­pa­ción de los edi­fi­cios de un mu­ni­ci­pio y va­lo­ra­ción del im­pac­to de las me­di­das apli­ca­bles a ca­da gru­po.

Ener­pat. Da­tos de cer­ti­fi­ca­cio­nes agre­ga­dos a dis­tin­tas es­ca­las: mu­ni­ci­pio, co­mar­ca, pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.