Opi­nión Afel­ma / Ac­tua­li­za­ción del Do­cu­men­to Bá­si­co “DB HE Aho­rro de ener­gía”

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos - FO­TOS: 123RF www.ais­lar.com

Pro­pues­ta de DB HE: sin la am­bi­ción ne­ce­sa­ria

Co­no­ci­da ha­cia me­dia­dos de año, la pro­pues­ta del nue­vo DB HE ela­bo­ra­da por Fo­men­to in­sis­te, en pri­mer lu­gar, en que el aho­rro de ener­gía es con­se­guir un uso ra­cio­nal de la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra la uti­li­za­ción de los edi­fi­cios, re­du­cien­do a lí­mi­tes sos­te­ni­bles su con­su­mo, y con­se­guir, asi­mis­mo, que una par­te de es­te con­su­mo pro­ce­da de fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble, co­mo con­se­cuen­cia de las ca­rac­te­rís­ti­cas de su pro­yec­to, cons­truc­ción, uso y man­te­ni­mien­to. To­do demasiado am­bi­guo, in­de­ter­mi­na­do. La pro­pues­ta eli­mi­na los re­qui­si­tos so­bre de­man­da ener­gé­ti­ca y tam­po­co si­gue la re­co­men­da­ción de que las ener­gías re­no­va­bles cu­bran en muy am­plia me­di­da los re­que­ri­mien­tos (de­man­da) de ener­gía ca­si nu­los. /

Des­de Afel­ma so­le­mos de­cir que o con­ver­ge­mos con los paí­ses más desa­rro­lla­dos de Eu­ro­pa en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o se­re­mos me­nos com­pe­ti­ti­vos, pa­de­ce­re­mos más po­bre­za ener­gé­ti­ca y la fac­tu­ra in­di­vi­dual y co­lec­ti­va se­rá más ele­va­da. Sea­mos ló­gi­cos: si so­lo con el cli­ma, sin nor­mas, Es­pa­ña ne­ce­si­ta me­nos ener­gía pa­ra ca­len­tar una ca­sa que Fran­cia o Ale­ma­nia, con las nor­mas de efi­cien­cia la di­fe­ren­cia del con­su­mo, al me­nos, de­be­ría man­te­ner­se. Y no es así. La ven­ta­ja cli­má­ti­ca la ti­ran por la bor­da las exi­gen­cias tér­mi­cas de la edi­fi­ca­ción.

Los da­tos ha­blan por sí so­los. Nues­tra pri­me­ra nor­ma tér­mi­ca da­ta del año 1979. La Ley 38/1999 de la Edi­fi­ca­ción pre­veía apro­bar en 2002 el CTE, pe­ro se apro­bó en 2006 y de­bía ac­tua­li­zar­se en 2011, pe­ro lo hi­zo en 2013. Fran­cia ac­tua­li­za su nor­ma ca­da cin­co años. To­dos es­tos re­tra­sos afec­ta­ron y afec­tan a las pres­ta­cio­nes del 58% de las 25 mi­llo­nes de vi­vien­das que es­tán cons­trui­das sin nin­gu­na exi­gen­cia tér­mi­ca. Por­cen­ta­jes que se ele­van al 93% si se tie­nen en cuen­ta las vi­vien­das cons­trui­das an­tes del CTE.

De­be­mos me­jo­rar

Me­jo­rar es, pri­me­ro, de­fi­nir un mar­co nor­ma­ti­vo equi­va­len­te, en reha­bi­li­ta­ción y obra nue­va, al de otros paí­ses lí­de­res de la UE, por­que son las nor­mas las que orien­tan el mer­ca­do y lo im­pul­san ha­cia su su­pera­ción o re­tro­ce­so. La com­pa­ra­ción con Fran­cia ilus­tra có­mo se pier­de la ven­ta­ja del cli­ma. La nor­ma fran­ce­sa si­túa la de­man­da de ca­le­fac­ción de vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res en 10 kwh/m2, fren­te a los 35 kwh/m2 de Es­pa­ña y las plu­ri­fa­mi­lia­res en 15 kwh/m2 fren­te a 28 kwh/m2, en mu­chos ca­sos vi­vien­das si­tua­das en idén­ti­ca zo­na cli­má­ti­ca. Ade­más, la nor­ma de­be abor­dar la de­fi­ni­ción (que no sea pu­ra tau­to­lo­gía) de los Edi­fi­cios de Ener­gía Ca­si Nu­la (EECN), es­tán­dar de cons­truc­ción pa­ra 2050, pe­ro que afec­ta­rá a los edi­fi­cios pú­bli­cos des­de fi­na­les de 2020.

Tam­bién de­be­mos me­jo­rar, y mu­cho, en re­no­va­ción, por­que a fin de cuen­tas el las­tre ener­gé­ti­co del fu­tu­ro se­rá el que tie­ne su ori­gen en los edi­fi­cios ac­tua­les y el de­ri­va­do de los edi­fi­cios en­ve­je­ci­dos. Por eso es re­le­van­te que cuan­to an­tes de­fi­na­mos lo que se

en­tien­de por EECN, pa­ra no vol­ver a co­me­ter el error de de­jar lle­gar al mer­ca­do edi­fi­ca­cio­nes que se sa­bía que se cons­truían con cri­te­rios ob­so­le­tos, co­mo ocu­rrió con los mi­llo­nes de vi­vien­das rea­li­za­dos en ple­na bur­bu­ja, hasta 500.000 por año.

Pe­ro, se­gún las es­ti­ma­cio­nes del Gru­po de Tra­ba­jo so­bre Reha­bi­li­ta­ción (GTR), en 2020 so­lo se ha­brá in­ter­ve­ni­do en el 1,79% del par­que, y a me­dio (2030) y lar­go pla­zo (2050) las co­sas no me­jo­ran, ya que se pre­vé la in­ter­ven­ción en el 0,02% y 0,03%, res­pec­ti­va­men­te, de los edi­fi­cios re­si­den­cia­les. Con es­to ya es­tá­ba­mos le­jos del cum­pli­mien­to de la Di­rec­ti­va Eu­ro­pea 27/2012 y, aho­ra, ba­jo la nue­va re­gu­la­ción co­mu­ni­ta­ria, no pa­re­ce que va­ya a ser di­fe­ren­te.

Es re­le­van­te que cuan­to an­tes de­fi­na­mos lo que se en­tien­de por EECN, pa­ra no vol­ver a co­me­ter el error de de­jar lle­gar al mer­ca­do edi­fi­ca­cio­nes que se sa­bía que se cons­truían con cri­te­rios ob­so­le­tos, co­mo ocu­rrió con los mi­llo­nes de vi­vien­das rea­li­za­dos en ple­na bur­bu­ja”

La ac­tua­li­za­ción del DB HE que se ave­ci­na

Lo que se vis­lum­bra del nue­vo DB HE nos per­mi­te aven­tu­rar que no avan­za­re­mos ha­cia la con­ver­gen­cia con otros paí­ses eu­ro­peos en ma­te­ria tér­mi­ca. La nue­va re­gu­la­ción eu­ro­pea de­be­ría ser­vir a Es­pa­ña pa­ra sal­dar sus deu­das his­tó­ri­cas en ma­te­ria de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Pe­ro…, pa­ra ser cohe­ren­tes con la Di­rec­ti­va Eu­ro­pea de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca, lo pri­me­ro es re­du­cir la de­man­da, ha­cien­do que la ener­gía re­que­ri­da (de­man­da) sea ca­si nu­la. En se­gun­do lu­gar, si­guien­do la orien­ta­ción de la nor­ma eu­ro­pea, se re­quie­re que la pe­que­ña can­ti­dad de ener­gía re­que­ri­da (de­man­da) se cu­bra ma­yo­ri­ta­ria­men­te con ener­gía re­no­va­ble.

Es­ta mu­ta­ción del cri­te­rio de la Di­rec­ti­va re­co­rre to­da la pro­pues­ta de ac­tua­li­za­ción del DB HE y al­can­za a las ta­blas en la que se con­cre­tan los va­lo­res demasiado per­mi­si­vos a la ho­ra de de­fi­nir el lí­mi­te de trans­mi­tan­cia tér­mi­ca. Por ci­tar al­gu­nos ejem­plos:

V En las re­for­mas (co­rrien­do el ries­go de que no ha­ya reha­bi­li­ta­cio­nes con la vis­ta pues­ta en 2050 y en la des­car­bo­ni­za­ción).

V Pa­ra el uso re­si­den­cial pri­va­do, que por os­ten­tar el ma­yor por­cen­ta­je del par­que edi­fi­ca­to­rio de­be ser ob­je­to de aten­ción prio­ri­ta­ria pa­ra cum­plir la Di­rec­ti­va.

V Pa­ra las edi­fi­ca­cio­nes con cam­bio de uso, que de­be­rían de tra­tar­se y so­me­ter­se a las exi­gen­cias de un edi­fi­cio nue­vo.

V Pa­ra las par­ti­cio­nes in­te­rio­res por­que la per­mi­si­vi­dad de los lí­mi­tes de trans­mi­tan­cia per­mi­ti­rán un “ele­va­do ro­bo de ca­lor” en edi­fi­cios de múl­ti­ples usua­rios.

Pe­ro, ade­más, la pro­pues­ta de ac­tua­li­za­ción del DB HE, a jui­cio de Afel­ma, tam­bién pe­ca de fal­ta de com­pro­mi­so y pre­ci­sión a la ho­ra de de­fi­nir los EECN, a los que se alu­de co­mo aque­llos que cum­plen con las exi­gen­cias re­gla­men­ta­rias es­ta­ble­ci­das pa­ra edi­fi­cios de nue­va cons­truc­ción en las di­fe­ren­tes sec­cio­nes de es­te Do­cu­men­to Bá­si­co, sin acla­rar qué objetivos de­ben al­can­zar. Es de­cir, pu­ra tau­to­lo­gía. En ter­cer y úl­ti­mo lu­gar, el cri­te­rio de no em­peo­ra­mien­to de la pro­pues­ta de Fo­men­to per­mi­te que las con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes en un edi­fi­cio que sean más exi­gen­tes que las es­ta­ble­ci­das en al­gún DB se re­duz­can hasta el ni­vel es­ta­ble­ci­do en el co­rres­pon­dien­te DB. Es­ta de­va­lua­ción es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sa en ma­te­ria de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios, pe­ro tam­bién de­ja­rá sen­tir sus efec­tos, de ser apro­ba­do el tex­to, en el ám­bi­to de la ca­li­dad acús­ti­ca.

En fin, de­ma­sia­das la­gu­nas pa­ra ha­blar de ca­li­dad en la edi­fi­ca­ción.

V Mó­ni­ca He­rranz Mén­dez Se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Afel­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.