Aná­li­sis de las tec­no­lo­gías sub­ya­cen­tes que par­ti­ci­pan en el Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

¿En qué gra­do de im­plan­ta­ción se en­cuen­tra el BIM en Es­pa­ña?

¿Có­mo po­dría­mos me­dir el efec­to de la IV Re­vo­lu­ción In­dus­trial en el sec­tor de la Ar­qui­tec­tu­ra, In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción (AEC)? Es­tu­dian­do có­mo se ha im­plan­ta­do BIM en es­tos úl­ti­mos diez años. BIM se ba­sa en una trans­for­ma­ción di­gi­tal que exi­ge la in­te­gra­ción y co­la­bo­ra­ción de to­dos los im­pli­ca­dos en tiem­po real, en un re­po­si­to­rio úni­co. Por eso de­be­mos ana­li­zar las tec­no­lo­gías sub­ya­cen­tes que par­ti­ci­pan en es­ta apues­ta me­to­do­ló­gi­ca. Con ello sa­bre­mos en qué mo­men­to de la IV Re­vo­lu­ción In­dus­trial es­ta­ría el sec­tor AEC.

Al igual que la me­to­do­lo­gía de Ges­tión de Pro­yec­tos (con PMI) y la de Di­rec­ción de Sis­te­mas (con ITIL), es­te con­jun­to de “bue­nas prác­ti­cas” pro­vie­nen de la adap­ta­ción a la reali­dad en el ám­bi­to an­glo­sa­jón. BIM aún es­tá en pro­ce­so de asen­tar sus pro­ce­sos. Hoy por hoy, Inglaterra o EEUU se con­for­man con asen­tar la tran­si­ción del 2D al 3D con di­fe­ren­tes ni­ve­les de adap­ta­ción, muy le­jos del ob­je­ti­vo del 7D o el gra­do de Ma­du­rez In­te­gra­do. Es un sec­tor don­de la trans­for­ma­ción di­gi­tal es­tá sien­do es­pe­cial­men­te len­ta.

¿Cuá­les son los cue­llos de bo­te­lla pa­ra esa trans­for­ma­ción? Nin­guno y to­dos. Nin­guno, por­que sien­do un mo­de­lo de co­la­bo­ra­ción y de in­te­gra­ción de la in­for­ma­ción, es ca­paz de asu­mir to­do cam­bio y mejora. Es tan fle­xi­ble co­mo lo es el soft­wa­re y la

movilidad, co­mo lo es su ca­rác­ter me­to­do­ló­gi­co. Es pu­ro co­no­ci­mien­to e in­for­ma­ción. Y to­dos, por­que se tra­ta de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que afec­ta a to­dos los sec­to­res y a to­das las re­gio­nes eco­nó­mi­cas im­pli­ca­das en un pro­yec­to, y por tan­to to­dos ellos de­ben su­frir una trans­for­ma­ción di­gi­tal.

La idea­ción y la in­no­va­ción, la IOT, la fa­bri­ca­ción, la lo­gís­ti­ca, los nue­vos ma­te­ria­les, las nue­vas pro­fe­sio­nes, los cam­bios so­cio­eco­nó­mi­cos y el uso del Big Da­ta su­po­nen pa­ra BIM to­das las dis­rup­cio­nes ima­gi­na­bles en su pro­ce­so de adop­ción. Si tie­ne su pro­pia di­ná­mi­ca co­mo me­to­do­lo­gía de ges­tión, és­ta se ve ame­na­za­da por las tec­no­lo­gías sub­ya­cen­tes a las que de­be sus pro­ce­sos de in­te­gra­ción y co­la­bo­ra­ción.

Es­ta fal­ta de adop­ción tec­no­ló­gi­ca no es so­lo un as­pec­to a re­se­ñar. Den­tro de los sec­to­res eco­nó­mi­cos, AEC es el que mues­tra el gra­do más ba­jo de pro­duc­ti­vi­dad. Se ve cla­ra­men­te que la fal­ta de di­gi­ta­li­za­ción del sec­tor ha hun­di­do a la cons­truc­ción en un mo­men­to de pro­duc­ti­vi­dad, en re­la­ción a la adap­ta­ción de otros sec­to­res, tan ín­fi­mo co­mo lla­ma­ti­vo. Así se en­tien­de la hu­mil­dad en las pre­vi­sio­nes so­bre el avan­ce de ma­du­rez de la adop­ción BIM.

Ele­men­tos que pro­du­cen la mer­ma de pro­duc­ti­vi­dad

Pa­ra re­du­cir­lo a ele­men­tos me­di­bles, te­ne­mos que re­la­cio­nar­lo con el uso de la nu­be (cloud com­pu­ting) y la movilidad. La nu­be im­pli­ca un uso in­ten­si­vo de la tec­no­lo­gía a cos­tes ra­zo­na­bles in­te­gran­do a to­dos los ju­ga­do­res y ac­to­res po­si­bles. BIM se apo­ya pa­ra la in­te­gra­ción y la co­la­bo­ra­ción en pla­ta­for­mas que per­mi­tan, a cos­tes ra­zo­na­bles, in­te­grar cien­tos de ac­to­res en sus pro­yec­tos. La movilidad se re­fie­re a que des­de cual­quier lu­gar, mo­men­to o dis­po­si­ti­vo se pue­de co­nec­tar a BIM. Los gran­des ju­ga­do­res tec­no­ló­gi­cos en la nu­be y en la movilidad son an­glo­sa­jo­nes, más allá de las gue­rras co­mer­cia­les en­tre mo­de­los y dis­po­si­ti­vos.

BIM in­ten­ta que to­do el ci­clo de vi­da de los pro­yec­tos de cons­truc­ción pue­da, en pri­mer lu­gar, des­ha­cer el efec­to de los fac­to­res ex­ter­nos que tra­di­cio­nal­men­te afec­tan a es­te sec­tor. La com­ple­ji­dad del lu­gar de eje­cu­ción, la nor­ma­ti­va dis­per­sa y frag­men­ta­da, jun­to a la co­rrup­ción, po­drá ha­cer­se más sal­va­ble con el po­der in­te­gra­dor y de

TRANS­FOR­MA­CIÓN PARADÓJICA. Una de las con­tra­dic­cio­nes en nues­tro país es que las em­pre­sas es­pa­ño­las son lí­de­res en la adop­ción tec­no­ló­gi­ca de BIM y, a la vez, pre­sen­tan una pro­duc­ti­vi­dad en pro­yec­tos in­ter­nos muy ba­ja

trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos de di­gi­ta­li­za­ción de BIM (com­par­tir y co­la­bo­rar). Es im­po­si­ble te­ner las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra el cam­bio tec­no­ló­gi­co si el sec­tor no po­see una nor­ma­ti­va es­tan­da­ri­za­da y ale­ja­da, por tan­to, de tan­tos pro­ce­sos de co­rrup­ción.

Las pro­pias de­fi­cien­cias del sec­tor, la di­ná­mi­ca in­ter­na con con­tra­tos y re­la­cio­nes opa­cas, frag­men­ta­das, se po­drán ele­var a gra­dos com­pe­ti­ti­vos con el uso de la di­gi­ta­li­za­ción pre­sen­te en los sis­te­mas de com­pras y lo­gís­ti­ca, in­te­gran­do to­do ello en el uso de BIM, así co­mo el uso de block­chain y los smart­con­tract. Es un ca­ba­llo de ba­ta­lla es­ta in­te­gra­ción de di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas in­ter­nas co­mo los CRMS, ERP, y do­ce­nas de he­rra­mien­tas más, que son in­ver­sio­nes por amor­ti­zar. Aun con to­do, ya son el 85% de las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les las que usan tec­no­lo­gías en la nu­be. En los pro­ce­sos in­ter­nos de las em­pre­sas la ade­cua­ción a BIM obli­ga­rá al uso me­jo­ra­do y ex­ten­di­do de las me­to­do­lo­gías de ges­tión de pro­yec­tos, con la ne­ce­si­dad de re­edu­car a la fuer­za la­bo­ral en un cam­bio cul­tu­ral sin pre­ce­den­tes. Así que po­de­mos des­ta­car pa­ra los fac­to­res ex­ter­nos que pa­re­ce una exi­gen­cia de BIM el te­ner un sis­te­ma ho­mo­gé­neo le­gis­la­ti­vo y el con­trol de la co­rrup­ción. La tec­no­lo­gía sir­ve a esos pro­pó­si­tos, pe­ro BIM aún no cuen­ta con ese res­pal­do por me­dio de una en­ti­dad glo­bal co­mo la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea, la ONU o cual­quier otra en­ti­dad. Pue­de que, co­mo PMI o ITIL, lle­ga­re­mos a adop­tar una me­to­do­lo­gía co­mún del ám­bi­to an­glo­sa­jón.

Los pro­ce­sos in­ter­nos de las em­pre­sas se en­cuen­tran en is­las de­par­ta­men­ta­les, re­po­si­to­rios opa­cos y frag­men­ta­dos, que se­pa­ran al di­se­ño de la eje­cu­ción, y és­ta del man­te­ni­mien­to pos­te­rior. Se usan do­ce­nas de sis­te­mas in­for­má­ti­cos sin in­te­gra­ción y con di­fí­cil ade­cua­ción a la co­la­bo­ra­ción y a la movilidad. Eso exi­ge re­plan­tear­se la in­ge­nie­ría, los pro­ce­sos lo­gís­ti­cos, la eje­cu­ción y la for­ma­ción de to­da la fuer­za la­bo­ral. Y es­to se ve cla­ra­men­te re­fle­ja­do en la grá­fi­ca 3, don­de se po­ne en va­lor có­mo sal­var es­tas de­fi­cien­cias.

¿Y qué ocu­rre en Es­pa­ña?

En el en­torno eu­ro­peo, los lí­de­res en la adop­ción BIM tie­nen dos vec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos: el im­pul­so nor­ma­ti­vo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y los im­pul­so­res tec­no­ló­gi­cos. UK li­de­ra el im­pul­so des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, se­gui­da de Fin­lan­dia. Son las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, a tra­vés de sus pro­yec­tos, las que im­pul­san la adop­ción BIM. Es­pa­ña es lí­der en adop­ción tec­no­ló­gi­ca y eso se de­be a la sa­li­da al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de las em­pre­sas es­pa­ño­las y no tan­to a la com­pli­ci­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Co­mo pue­de com­pro­bar­se en el grá­fi­co 4, la pre­sen­cia de un li­de­raz­go en la Ad­mi­nis­tra­ción es ca­si tes­ti­mo­nial. Y es­to se pue­de me­dir en la pro­duc­ti­vi­dad de los pro­yec­tos in­ter­nos y en los que se rea­li­zan en el ex­tran­je­ro. Pro­duc­ti­vi­dad que se de­be al uso o no de la tec­no­lo­gía y de los ele­men­tos de BIM, que se mues­tran en la grá­fi­ca an­te­rior.

Po­de­mos ob­ser­var que hay un 175% más de pro­duc­ti­vi­dad en los pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les, a la vez que se pro­du­ce una ba­ja pro­duc­ti­vi­dad en los in­ter­nos. Así que BIM no tie­ne en Es­pa­ña im­pul­so­res in­ter­nos y sí que la com­pe­ti­ti­vi­dad por pro­yec­tos ex­ter­nos ha­ce que las fir­mas es­pa­ño­las usen pro­vee­do­res y ac­to­res que tie­nen el ni­vel de adop­ción ne­ce­sa­rio.

La de­pen­den­cia de bue­na par­te del sec­tor a las ini­cia­ti­vas pú­bli­cas en Es­pa­ña y su pa­rón in­ver­sor du­ran­te la cri­sis no nos per­mi­te me­dir el efec­to de la im­pli­ca­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en la adap­ta­ción a BIM en tér­mi­nos ab­so­lu­tos. Pe­ro sí que po­de­mos es­tu­diar lo re­le­van­te que es BIM pa­ra es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes. La Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca en Es­pa­ña, en con­tra de lo que UK, Fin­lan­dia o Ir­lan­da es­tán desa­rro­llan­do, no li­de­ra el cam­bio en la adop­ción BIM. Tal y co­mo se ve en la grá­fi­ca 5, los ele­men­tos nor­ma­ti­vos en la adop­ción BIM en Es­pa­ña apa­re­cen en úl­ti­mo lu­gar.

Con­tra­dic­cio­nes del mo­de­lo

Una de las con­tra­dic­cio­nes en nues­tro país es que las em­pre­sas es­pa­ño­las son lí­de­res en la adop­ción tec­no­ló­gi­ca de BIM y, a la vez, pre­sen­tan una pro­duc­ti­vi­dad en pro­yec­tos in­ter­nos muy ba­ja. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, a su vez, no li­de­ran es­ta trans­for­ma­ción. Es­to lo po­de­mos ob­ser­var en las li­ci­ta­cio­nes, que es­te año 2018 mues­tran al­go des­con­cer­tan­te. Si es­ta­mos an­te la cri­sis de to­do un mo­de­lo so­cio­eco­nó- mi­co, pa­re­ce­ría ne­ce­sa­rio bus­car la op­ti­mi­za­ción y pro­duc­ti­vi­dad en las in­ver­sio­nes, y la adap­ta­ción de BIM se­ría fun­da­men­tal pa­ra el sec­tor de AEC. Sin em­bar­go, ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Pa­ra los pro­yec­tos que se han li­ci­ta­do, el uso de BIM es vo­lun­ta­rio. La nor­ma­ti­va en nues­tro país no exi­ge la im­plan­ta­ción de BIM. Por tan­to, la pro­duc­ti­vi­dad es ba­ja y no se de­be a la fal­ta de ca­pa­ci­dad de las em­pre­sas.

En el grá­fi­co 7 po­de­mos ob­ser­var que en nues­tro país se han li­ci­ta­do un to­tal de 51 pro­yec­tos con BIM en 2018. La ma­yor par­te se en­cuen­tran en Ca­ta­lu­ña, aun­que por va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca en­ca­be­za la ta­bla Ga­li­cia se­gui­do del País Vas­co.

En se­gun­do lu­gar, si nos cen­tra­mos en los pro­yec­tos que uti­li­zan BIM, ve­mos que el di­se­ño y la eje­cu­ción fun­cio­nan de for­ma ais­la­da, lo que no tie­ne sen­ti­do. So­lo en al­gu­nos ca­sos van de la mano di­se­ño y eje­cu­ción, pe­ro siem­pre de for­ma vo­lun­ta­ria. Los pro­yec­tos pue­den ser pre­sen­ta­dos en mo­do BIM so­lo en su di­se­ño o so­lo en su eje­cu­ción. No hay una cohe­ren­cia con lo que BIM de­be re­pre­sen­tar.

AC­TO­RES DEL CAM­BIO. En el en­torno eu­ro­peo, los lí­de­res en la adop­ción BIM tie­nen dos vec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos: el im­pul­so nor­ma­ti­vo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y los im­pul­so­res tec­no­ló­gi­cos

El fu­tu­ro

La adop­ción BIM de­pen­de de las tec­no­lo­gías sub­ya­cen­tes, en­ten­dien­do és­tas co­mo las que pue­blan el cloud com­pu­ting y la movilidad. Sin em­bar­go, no po­drán ser mo­tor del cam­bio mien­tras la le­gis­la­ción no lo ha­ga pri­me­ro, y la co­rrup­ción, la frag­men­ta­ción de la in­for­ma­ción y opa­ci­dad de los de­par­ta­men­tos des­apa­rez­can. La uti­li­za­ción de es­tas he­rra­mien­tas de­be pa­sar pri­me­ro por la trans­for­ma­ción de la cul­tu­ra del sec­tor.

Es­pa­ña es un ca­so es­pe­cial don­de la pro­duc­ti­vi­dad au­men­ta cuan­do se tra­ta de pro­yec­tos en el ex­te­rior, mien­tras que en los in­ter­nos no se al­can­zan los mis­mos ni­ve­les. Lo que de­mues­tra que son fac­to­res ex­ter­nos a las em­pre­sas fun­da­men­tal­men­te los que su­po­nen un obs­tácu­lo pa­ra adap­tar­se de for­ma com­pe­ti­ti­va a BIM.

El es­tu­dio “Gra­do de im­plan­ta­ción del BIM (Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling)” ha si­do rea­li­za­do por Jo­sé Fer­nán­dez Ta­ma­mes e Iván Za­ma­rrón Mie­za, de la EAE Bu­si­ness School. Asis­ten­tes de in­ves­ti­ga­ción: Leticia Ar­let Ló­pez Uri­be, Erick Ba­lles­te­ros Val­di­vie­so, Ma­ría Gar­cía Mi­llán, Car­los Francisco Gar­cía Prol. Di­rec­to­ra Stra­te­gic Re­search Cen­ter (EAE Bu­si­ness School): Ana Gar­cía-arranz, PH.D.

Jo­sé Fer­nán­dez Ta­ma­mesDi­rec­tor del Mas­ter Big Da­ta en EAE Bu­si­ness Schooly coau­tor del es­tu­dio “Gra­do de im­plan­ta­ción del BIM”

Grá­fi­co 1. Den­tro de los sec­to­res eco­nó­mi­cos, AEC es el que mues­tra el gra­do más ba­jo de pro­duc­ti­vi­dad. Grá­fi­co 2. Gra­do de co­rrup­ción en el sec­tor de la cons­truc­ción. Fuen­te: World Eco­no­mic Fo­rum

Grá­fi­co 3. Rein­ven­tan­do la cons­truc­ción: ru­ta pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de Mc­kin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te, fe­bre­ro 2017.

Grá­fi­co 5. Ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad en los pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les y a es­ca­la in­ter­na.

Grá­fi­co 4. UK li­de­ra el im­pul­so des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, se­gui­da de Fin­lan­dia.

Grá­fi­co 6. Ele­men­tos de ma­du­rez BIM. Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia Grá­fi­co 7. Li­ci­ta­cio­nes de pro­yec­tos BIM en Es­pa­ña, en 2018. Fuen­te: Ob­ser­va­to­rio de li­ci­ta­cio­nes BIM, ESBIM, 2018

Grá­fi­co 8. Di­se­ño y eje­cu­ción fun­cio­nan de for­ma ais­la­da. Fuen­te: Ob­ser­va­to­rio de li­ci­ta­cio­nes BIM, ESBIM, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.