Des­fa­ses y otras asig­na­tu­ras pen­dien­tes...

CIC Arquitectura y Construcción - - Contenidos -

Ca­da año se de­be­rían reha­bi­li­tar ener­gé­ti­ca­men­te 250.000 vi­vien­das en Es­pa­ña y ape­nas se lle­ga a las 25.000. Así de des­fa­sa­do se en­cuen­tra el com­pro­mi­so asu­mi­do por Es­pa­ña pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la reali­dad de la ac­ti­vi­dad rehabilitadora en nues­tro país. Un abis­mo és­te -en­tre lo que es y lo que de­be­ría ser- que no so­lo se tra­du­ce en el in­cum­pli­mien­to de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les y res­pon­sa­bi­li­da­des ad­qui­ri­das, sino que nos ale­ja ade­más de la re­duc­ción de las de­sigual­da­des ur­ba­nas, la me­jo­ra de la sa­lud y de la ca­li­dad de vi­da de la ciu­da­da­nía con vi­vien­das más con­for­ta­bles y ac­ce­si­bles y la crea­ción de em­pleo en un sec­tor in­ten­si­vo en mano de obra e im­po­si­ble de des­lo­ca­li­zar.

Así se po­ne de ma­ni­fies­to en el úl­ti­mo in­for­me que ha rea­li­za­do el Gru­po de Tra­ba­jo por la Reha­bi­li­ta­ción (GTR), coor­di­na­do por Fun­da­ción Co­na­ma y Green Buil­ding Coun­cil Es­pa­ña (GBCE), y pre­sen­ta­do ha­ce ape­nas unos días ba­jo el tí­tu­lo “Por un cam­bio en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de fo­men­to de la reha­bi­li­ta­ción re­si­den­cial: los mu­ni­ci­pios, pie­za clave en un marco de cooperación ins­ti­tu­cio­nal”. Al­bert Cu­chí, au­tor en co­la­bo­ra­ción con otros miem­bros de GTR de es­te tra­ba­jo, fue muy cla­ro en el ac­to de pre­sen­ta­ción al afir­mar que la reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios en nues­tro país si­gue sien­do una asig­na­tu­ra pen­dien­te. “Des­de el sec­tor pú­bli­co se ha con­si­de­ra­do tra­di­cio­nal­men­te que la reha­bi­li­ta­ción es una ac­ti­vi­dad de in­te­rés pri­va­do, de­ri­va­da del de­ber de con­ser­va­ción que la le­gis­la­ción vin­cu­la al de pro­pie­dad, y por el que se ha ve­la­do muy tí­mi­da­men­te des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. El re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta. El rit­mo reha­bi­li­ta­dor es muy es­ca­so y, de se­guir así, no po­dre­mos cum­plir con los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos con Eu­ro­pa”, sub­ra­yó.

El te­ma, con to­das las de­ri­va­cio­nes que con­lle­va, es pa­ra ha­cér­nos­lo mi­rar... Los au­to­res de es­te tra­ba­jo ya han ade­lan­ta­do que, pa­ra dar un sal­to de es­ca­la que per­mi­ta abor­dar es­te re­to con ga­ran­tías, el fo­men­to de la reha­bi­li­ta­ción ten­dría que con­ver­tir­se en una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que pon­ga de acuer­do a las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes. Y es que “la fal­ta de diag­nós­ti­co des­de el sec­tor pú­bli­co del es­ta­do del par­que edi­fi­ca­do, y de có­mo es­tá evo­lu­cio­nan­do, es­con­de una pun­zan­te reali­dad de se­gre­ga­ción ur­ba­na y un agra­va­mien­to del pro­ce­so de de­gra­da­ción de mu­chos ba­rrios”, se­gún ha de­cla­ra­do Jor­di Mas, otro de los coau­to­res del úl­ti­mo tra­ba­jo del GTR. De ahí que, en­tre otras me­di­das, el do­cu­men­to pro­pon­ga una nue­va Es­tra­te­gia de Reha­bi­li­ta­ción que se im­pul­se me­dian­te un Plan Es­ta­tal de Reha­bi­li­ta­ción do­ta­do con re­cur­sos pro­ce­den­tes de los Mi­nis­te­rios de Fo­men­to y de Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca, con la par­ti­ci­pa­ción de las CCAA y que ten­ga co­mo ob­je­to prin­ci­pal em­po­de­rar a los mu­ni­ci­pios pa­ra que és­tos, des­de la pro­xi­mi­dad y el co­no­ci­mien­to de la reali­dad ur­ba­na, im­pul­sen pro­ce­sos de reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca apo­yan­do a las co­mu­ni­da­des de pro­pie­ta­rios.

Sin­gu­lar­men­te se pro­po­ne in­ci­dir con más én­fa­sis en los en­tor­nos más vul­ne­ra­bles eco­nó­mi­ca­men­te y tam­bién se su­gie­re la ne­ce­si­dad de su­pe­rar la cul­tu­ra de la sub­ven­ción pa­ra im­pul­sar en cam­bio otros ins­tru­men­tos de apo­yo a las co­mu­ni­da­des de pro­pie­ta­rios con ma­yor im­pli­ca­ción del sec­tor pú­bli­co en la pla­ni­fi­ca­ción, ges­tión y fi­nan­cia­ción de los pro­ce­sos reha­bi­li­ta­do­res. En opi­nión de los ex­per­tos del GTR, la in­ver­sión pú­bli­ca arras­tra­rá un vo­lu­men de in­ver­sión pri­va­da su­fi­cien­te pa­ra que los re­tor­nos en for­ma de im­pues­tos com­pen­sen el pre­su­pues­to pú­bli­co in­ver­ti­do ini­cial­men­te. En to­do ca­so -y al mar­gen de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios y ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que, en tér­mi­nos de efi­cien­cia y aho­rro, su adop­ción con­lle­va-, cree­mos jus­to sub­ra­yar que la reha­bi­li­ta­ción es­tá per­fec­ta­men­te ra­dio­gra­fia­da des­de ha­ce tiem­po por los agen­tes del sec­tor co­mo una de las vías in­elu­di­bles por las que he­mos de tran­si­tar ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra lo­grar la trans­for­ma­ción y re­con­ver­sión de la ac­ti­vi­dad edi­fi­ca­to­ria en nues­tro país. Un cam­bio de mo­de­lo que las em­pre­sas de­fien­den y han asu­mi­do, co­mo de­mues­tra el per­fil ma­yo­ri­ta­rio de sus tra­ba­jos, tan­to den­tro co­mo fue­ra de Es­pa­ña, pe­ro que ca­re­ce de es­tra­te­gias de apo­yo y ho­jas de ru­ta co­mu­nes que lo apo­yen. No que­re­mos aca­bar es­ta tri­bu­na sin de­jar de ha­cer re­fe­ren­cia a la cu­rio­sa pro­por­ción de pro­yec­tos que, de una for­ma na­tu­ral, sin for­zar en nin­gún sen­ti­do, he­mos re­ci­bi­do pa­ra for­mar par­te de ca­da uno de los sub­sec­to­res en que se di­vi­de nues­tro nú­me­ro Es­pe­cial Obras Des­ta­ca­das y que es­pe­ra­mos les re­sul­te de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.