Con­trol tér­mi­co

CIC Arquitectura y Construcción - - Especial Obras Destacadas -

In­ci­den­cia. A tra­vés del vi­drio de fa­cha­da, la ra­dia­ción so­lar en­tra pro­du­cien­do el efec­to in­ver­na­de­ro. En el in­te­rior del au­la o des­pa­cho, sin la exis­ten­cia de un con­trol so­lar ex­te­rior au­to­má­ti­co, se ele­va la tem­pe­ra­tu­ra por en­ci­ma de los 30 ºc. Es­te efec­to pro­vo­ca un con­su­mo al­to de cli­ma­ti­za­ción (es­pe­cial­men­te ai­re acon­di­cio­na­do o re­fri­ge­ra­ción), con pi­cos de con­su­mo ener­gé­ti­cos du­ran­te las cin­co o seis ho­ras del día que la fa­cha­da es­tá ex­pues­ta a la ra­dia­ción so­lar. Los cen­tros edu­ca­ti­vos de­be­rían man­te­ner­se con una tem­pe­ra­tu­ra en­tre 21ºc en in­vierno y 26 ºc en ve­rano, que coin­ci­de con el Re­gla­men­to de ins­ta­la­cio­nes Tér­mi­cas de los edi­fi­cios (Ri­te).

So­lu­ción. El con­trol so­lar au­to­má­ti­co me­dian­te un tol­do ver­ti­cal en­ro­lla­ble evi­ta la en­tra­da de ra­dia­ción so­lar en el in­te­rior del cen­tro edu­ca­ti­vo. El ca­lor que­da fue­ra del edi­fi­cio evi­tan­do el ca­len­ta­mien­to in­te­rior de las au­las o salas. Cuesta tres ve­ces más ener­gé­ti­ca­men­te en­friar un edi­fi­cio que ca­len­tar­lo. Ade­más, el sis­te­ma es fle­xi­ble y per­mi­te te­ner un con­trol glo­bal (des­de la sa­la de man­te­ni­mien­to), o tam­bién lo­cal a tra­vés del per­so­nal do­cen­te, que pue­de de­ci­dir pun­tual­men­te cuán­do la pro­tec­ción so­lar es­tá ba­ja­da y subida por unas con­di­cio­nes es­pe­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.