Cró­ni­ca de una abe­rra­ción ju­rí­di­ca j

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to Manuel Gó­mez To­mi­llo (Profesor Titular de De­re­cho pe­nal. Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid. Es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho pe­nal de­por­ti­vo) Fo­to Dia­rio MAR­CA

¿Y LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS?

Con to­do, es en la se­gun­da de las cues­tio­nes ex­pues­tas, la de los cri­te­rios de prue­ba em­plea­dos, don­de se con­cen­tran los pro­ble­mas. El TAS acep­ta el art. 22 RAD, con­for­me al cual de­be adop­tar­se el es­tán­dar de prue­ba con­sis­ten­te en una pon­de­ra­ción de po­si­bi­li­da­des ( ba­lan­ce of pro­ba­bi­li­ties), no el de la prue­ba más allá de to­da du­da ra­zo­na­ble, ca­rac­te­rís­ti­co del De­re­cho pe­nal an­glo­sa­jón ( proof be­yond reaso­na­ble doubt). Ni si­quie­ra se in­cli­na por un es­tán­dar in­ter­me­dio cual es el de la prue­ba cla­ra y con­vin­cen­te ( clear and con­vin­cing proof). Ello se tra­du­ce en que, des­car­ta­da la te­sis de que el clem­bu­te­rol pro­ce­día de una trans­fu­sión ilí­ci­ta de san­gre (pun­tos 447 y ss.), se con­clu­ye que es más pro­ba­ble que tal sus­tan­cia pro­ce­die­se del con­su­mo de su­ple­men­tos ali­men­ti­cios que de la in­ges­tión ac­ci­den­tal de car­ne. Sin em­bar­go, li­te­ral­men­te se sos­tie­ne que el TAS no es­tá con­ven­ci­do de que eso fue­se lo acae­ci­do (pun­to 487 de la re­so­lu­ción). El prin­ci­pio in

du­bio pro reo no es ci­ta­do ni una so­la vez, por lo que pa­re­ce que ni el ar­tícu­lo 6 del Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, ni el ar­tícu­lo 48 de la Car­ta Eu­ro­pea de De­re­chos Hu­ma­nos tie­nen apli­ca­ción aquí. To­do ello pe­se a lo dis­pues­to en el ar­tícu­lo 286 RAD con­for­me al cual "las dis­po­si­cio­nes del pre­sen­te re­gla­men­to...se­rán in­ter­pre­ta­das y apli­ca­das de con­for­mi­dad con los De­re­chos Hu­ma­nos y los prin­ci­pios del De­re­cho". El cri­te­rio del TAS, que nun­ca pa­sa­ría un fil­tro an­te nues­tro Tri­bu­nal Constituci­onal, es in­com­pa­ti­ble con ele­men­ta­les prin­ci­pios del De­re­cho san­cio­na­dor, asu­mi­dos por el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos. Con­for­me a los cri­te­rios ju­rí­di­cos do­mi­nan­tes en los paí­ses de nues­tro en­torno ju­rí­di­co y cul­tu­ral, to­do de­re­cho san­cio­na­dor pú­bli­co tie­ne igual na­tu­ra­le­za, por lo que se de­be so­me­ter a idén­ti­cos cri­te­rios ga­ran­tis­tas. No es ad­mi­si­ble que la im­po­si­ción de tan se­ve­ro cas­ti­go (dos años de sus­pen­sión y mi­llo­na­ria mul­ta, amén de la san­ción me­diá­ti­ca mun­dial) se so­me­ta a ga­ran­tías muy in­fe­rio­res a las que se apli­ca en pro­ce­di­mien­tos de mu­cha me­nor im­por­tan­cia. En con­se­cuen­cia, re­sol­ver es­ta cues­tión so­bre la ba­se de una me­ra pon­de­ra­ción de pro­ba­bi­li­da­des se en­cuen­tra en ten­sión con ele­men­ta­les ga­ran­tías pro­ce­sa­les co­mo la pre­sun­ción de inocencia. For­mu­la­do con otras pa­la­bras, no se tra­ta de de­ci­dir qué es más pro­ba­ble (si hu­bo do­pa­je o no), sino de es­ta­ble­cer si los he­chos se co­me­tie­ron in­du­da­ble­men­te. Pe­ro, in­clu­so acep­tan­do el cri­te­rio de que se tra­ta­ba de pon­de­rar pro­ba­bi­li­da­des, la con­clu­sión ob­te­ni­da es muy du­do­sa. Así, en el pun­to 487 se sos­tie­ne que "el Atle­ta to­mó con­si­de­ra­bles can­ti­da­des de su­ple­men­tos... que pu­die­ron es­tar con­ta­mi­na­dos...en el pa­sa­do un atle­ta dio po­si­ti­vo por un su­ple­men­to ali­men­ti­cio con­ta­mi­na­do de clem­bu­te­rol". Es de­cir, si otros lo hi­cie­ron, tam­bién pu­do ha­cer­lo Con­ta­dor. El ar­gu­men­to

El ciclismo se ha conmociona­do por la re­so­lu­ción del Tri­bu­nal Ar­bi­tral del Deporte (TAS) en el ca­so Con­ta­dor. La cues­tión es si se tra­ta de una de­ci­sión car­ga­da de ra­zón o si el anun­cia­do re­cur­so pue­de tener una ba­se só­li­da. Co­mo es co­no­ci­do, los he­chos que mo­ti­va­ron la san­ción ya ha­bían si­do en­jui­cia­dos por la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ciclismo que ex­clu­yó la res­pon­sa­bi­li­dad del co­rre­dor. El pre­si­den­te de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je sos­tu­vo que esa re­so­lu­ción se de­bió a pre­sio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co. Aun cuan­do un ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co no es cau­ce ade­cua­do pa­ra un exa­men su­fi­cien­te del asun­to, tra­ta­re­mos de sin­te­ti­zar por qué es in­sos­te­ni­ble de acuer­do con los pa­rá­me­tros ju­rí­di­cos con­tem­po­rá­neos el de­no­mi­na­do lau­do del ór­gano de­por­ti­vo in­ter­na­cio­nal. Dos cues­tio­nes re­sul­tan cen­tra­les en la de­ci­sión del TAS. Por una par­te, la po­si­bi­li­dad de apli­car una res­pon­sa­bi­li­dad ob­je­ti­va ( strict lia­bi­lity rule). Por otra, las ne­ce­si­da­des de prue­ba in­fe­rio­res a las re­que­ri­das en otros ám­bi­tos, co­mo el De­re­cho pe­nal o el De­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­dor. En cuan­to a lo pri­me­ro, im­pli­ca la san­ción in­de­pen­dien­te­men­te de si hu­bo in­ten­cio­na­li­dad o ne­gli­gen­cia, es­to es, de si el co­rre­dor qui­so do­par­se o no, de si pu­do o no pre­ver que el con­su­mo de cier­tos ali­men­tos era arries­ga­do, o de si la in­ges­tión fue ac­ci­den­tal (art. 21.1 del Re­gla­men­to An­ti­do­pa­je de la Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal, RAD). Cier­ta­men­te, el TAS no apli­ca de for­ma ra­di­cal la re­gla de la strict lia­bi­lity. Más bien, ope­ra al­te­ran­do la car­ga de la prue­ba. De­tec­ta­da la sus­tan­cia, no es la acu­sa­ción quien tie­ne que de­mos­trar los he­chos so­bre los que se ba­sa la san­ción; es el co­rre­dor el que tie­ne que acre­di­tar que la pre­sen­cia de clem­bu­te­rol fue ac­ci­den­tal (art. 296 RAD y pun­tos 200 y 201 de la re­so­lu­ción del TAS). Con ello se vuel­ve a un medieval pro­ce­so in­qui­si­to­rial, se arro­ja so­bre el co­rre­dor una car­ga inasu­mi­ble (ob­via­men­te, la car­ne des­apa­re­ció) y se exi­ge una pro­ba­tio dia­bo­li­ca de he­chos ne­ga­ti­vos. re­sul­ta de una ili­mi­ta­da tos­que­dad. Sin em­bar­go, son múl­ti­ples los da­tos ig­no­ra­dos. Por una par­te, la in­sig­ni­fi­can­te can­ti­dad de­tec­ta­da. Co­mo sos­tu­vo la ins­truc­to­ra del ca­so an­te la RFEC "se pue­de des­car­tar que la con­cen­tra­ción de clem­bu­te­rol se de­ba a una ad­mi­nis­tra­ción de una mi­cro­do­sis...o que al de­tec­tar­se un re­sul­ta­do tan in­sig­ni­fi­can­te pue­da pro­ve­nir de un pre­pa­ra­do far­ma­céu­ti­co, pues­to que los mis­mos son inexis­ten­tes en es­tas do­sis ín­fi­mas". A es­ta cues­tión no se de­di­ca ni una so­la lí­nea. Por otra par­te, no se con­si­de­ra las de­ce­nas de con­tro­les ne­ga­ti­vos a los que se vio so­me­ti­do Con­ta­dor, cons­cien­te de ser uno de los de­por­tis­tas más con­tro­la­dos del mun­do y de la im­po­si­bi­li­dad de do­par­se sin ser de­tec­ta­do. Se ig­no­ra, asi­mis­mo, que el ci­clis­ta sos­tu­vo pé­trea­men­te su inocencia, has­ta el pun­to de so­me­ter­se a un po­lí­gra­fo que con­clu­yó la ve­ra­ci­dad de sus afir­ma­cio­nes. Fi­nal­men­te, no se tie­ne en cuenta que en España fa­ci­li­tar el do­pa­je cons­ti­tu­ye un de­li­to y no se ha ini­cia­do di­li­gen­cia al­gu­na por tal asun­to. El sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal es­pa­ñol le me­re­ce al TAS la mis­ma con­si­de­ra­ción que los de­re­chos fun­da­men­ta­les. Al mar­gen de ello, se pre­sen­ta la cues­tión del ca­rác­ter do­lo­so o im­pru­den­te de la con­duc­ta. Cual­quie­ra en­tien­de que no me­re­ce igual cas­ti­go una con­duc­ta do­lo­sa (un ase­si­na­to) que una des­cui­da­da (un atro­pe­llo a un pea­tón). El TAS, que em­plea la ex­pre­sión "su­ple­men­to ali­men­ti­cio con­ta­mi­na­do" que im­pli­ca la adul­te­ra­ción ac­ci­den­tal, en el ab­sur­do pun­to 493 afir­ma que ig­no­ra "las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron la in­ges­tión del su­ple­men­to con­ta­mi­na­do". Si ello es así, de­be­ría ha­ber­se op­ta­do por la hi­pó­te­sis más fa­vo­ra­ble ( in du­bio pro reo): la in­ges­tión ne­gli­gen­te. Pe­se a to­do, se im­po­ne una san­ción equi­pa­ra­ble a si se ac­tuó in­ten­cio­nal­men­te ¡"por ra­zo­nes de pro­por­cio­na­li­dad"! (pun­to 492). Por úl­ti­mo, el TAS ig­no­ra que el de­re­cho san­cio­na­dor es una cons­truc­ción orien­ta­da a unos fi­nes, sin los que re­sul­ta inin­te­li­gi­ble. Con­cre­ta­men­te la nor­ma­ti­va an­ti­do­pa­je per­si­gue evi­tar una com­pe­ti­ción adul­te­ra­da. Pues bien, no hay in­ter­pre­ta­ción ra­cio­nal de la nor­ma que lle­ve a una con­clu­sión pu­ni­ti­va ya que nin­guno de sus fi­nes se ve cum­pli­do san­cio­nan­do a quien se de­tec­ta tan ín­fi­ma can­ti­dad de sus­tan­cia prohi­bi­da. En oca­sio­nes se ha pre­ten­di­do que la jus­ti­cia de­por­ti­va es­tá al mar­gen del con­trol ju­ris­dic­cio­nal. No pa­re­ce que ése sea el ca­so aho­ra. Es­pe­re­mos que el da­ño he­cho al co­rre­dor, y por ex­ten­sión a to­do el deporte es­pa­ñol, sea re­pa­ra­do por los tri­bu­na­les. Des­de el pun­to de vis­ta de un De­re­cho san­cio­na­dor ra­cio­nal, el que per­ma­nez­ca la abe­rra­ción ju­rí­di­ca a la que asis­ti­mos equi­va­le a un re­tro­ce­so de si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.