El úl­ti­mo mohi­cano

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to Án­gel Ca­rri­llo

Di­cen los en­ten­di­dos que la esen­cia en el ciclismo es­tá en la res­pues­ta a la bús­que­da de un sen­ti­mien­to de re­bel­día, que te ha­ce sen­tir li­bre cuan­do lo prac­ti­cas. Es­tas lí­neas son un ho­me­na­je al úl­ti­mo mohi­cano que nos que­da en tie­rras to­rri­je­ñas. Su nom­bre es Adrián Es­co­bar Mo­ra­les y re­pre­sen­ta los va­lo­res arri­ba in­di­ca­dos.

Adri, co­mo todos le co­no­ce­mos en To­rri­jos, es un pu­ra­san­gre. 15 años le con­tem­plan y lle­va pe­da­lean­do en nues­tra com­pa­ñía des­de los 10. To­da­vía re­cuer­do aquel via­je, ca­mino de Gál­vez, don­de todos le mi­ra­ban co­mo un bi­cho ra­ro. Un ni­ño pe­da­lean­do en­tre hom­bres cur­ti­dos en mil ba­ta­llas por los ca­mi­nos de los Mon­tes de To­le­do. Fue­ron po­cos ki­ló­me­tros, pe­ro ese día com­pro­bé que aquel ni­ño era li­bre cuan­do pe­da­lea­ba. El ni­ño se nos ha he­cho ma­yor. Las es­pi­ni­llas y la ta­lla de la bi­ci le de­la­tan. Es el oji­to de­re­cho del Club Ci­clis­ta To­rri­je­ño. Di­cen que el buen ci­clis­ta no na­ce, sino que se ha­ce a fue­go len­to, que­man­do eta­pas, pe­ro siem­pre res­pi­ran­do ai­res de li­ber­tad. Adrián re­pre­sen­ta per­fec­ta­men­te los va­lo­res de un club ci­clis­ta, sien­te pa­sión por las dos rue­das... fla­cas o gor­das. Su pa­dre, Jo­sé Luis, ha sa­bi­do in­cul­cár­se­los. Es una per­so­na in­te­li­gen­te y pa­sio­nal, y a su hi­jo ha sa­bi­do con­ta­giar­le un amor por el deporte don­de lo pri­mor­dial es el dis­fru­te. Es un pla­cer pe­da­lear con Adrián. Siem­pre apren­des al­go nue­vo cuan­do le oyes ha­blar. Es tí­mi­do, pe­ro a la vez res­pon­sa­ble. In­quie­to, tra­ba­ja­dor, buen es­tu­dian­te y lo me­jor de to­do, tie­ne la ca­be­za per­fec­ta­men­te amue­bla­da. Siem­pre ha des­ta­ca­do en­tre los cha­va­les de su edad. En las com­pe­ti­cio­nes con bi­ci de ca­rre­te­ra re­sul­ta­ba cu­rio­so ver­le, con su ro­pa de To­do­bi­ciTo­rri­jos, pe­da­lean­do en so­li­ta­rio fren­te a equi­pos com­ple­tos en las pro­vin­cias li­mí­tro­fes con To­le­do. Siem­pre so­lo, co­mo Freire, in­ten­tan­do co­ger la rue­da bue­na. Lle­va mu­chos ki­ló­me­tros en las pier­nas y más que le que­dan por ro­dar. Se nos mar­cha a Val­de­pe­ñas a pro­bar con el equi­po de la lo­ca­li­dad y des­de el Club Ci­clis­ta To­rri­je­ño le desea­mos la me­jor de las suer­tes, pues­to que de verdad se la me­re­ce. Es­ta es la his­to­ria de Adrián Es­co­bar Mo­ra­les, el úl­ti­mo mohi­cano de unas tie­rras que vie­ron pe­da­lear a ilus­tres co­mo Ra­fa Díaz Jus­to, en tiem­pos don­de la pa­sión por el ciclismo era tal que no pa­sa­ba fin de se­ma­na en ve­rano en el que no se ce­le­bra­ra una ca­rre­ra por los pue­blos de la co­mar­ca. Mu­chas ve­ces los pa­dres han ti­ra­do por tie­rra ilu­sio­nes de cha­va­les. Adri cuenta con el me­jor alia­do po­si­ble, su pa­dre, el gran Jo­sé Luis Es­co­bar, una per­so­na ho­nes­ta y res­pon­sa­ble. Mu­cha suer­te cam­peón y si no lle­gas, no pa­sa na­da. Lo im­por­tan­te es par­ti­ci­par y dis­fru­tar. Aquí siem­pre te es­pe­ra­re­mos con los bra­zos abier­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.