El Al­pe d´huez

Des­de Cop­pi a Ri­blon, vein­ti­sie­te edi­cio­nes del Tour de Fran­cia han con­ta­do con un fi­nal de eta­pa en la mí­ti­ca ci­ma al­pi­na. Zoe­te­melk, Agos­tin­ho, Hi­nault, Pan­ta­ni y has­ta un to­tal de 22 co­rre­do­res, bien en lí­nea o en crono, han con­se­gui­do el triun­fo en la

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to Joseba Be­lo­ki Fo­to Graham Wat­son

De los nues­tros, Fe­de Et­xa­be en 1987, Iban Ma­yo en 2003 y Car­li­tos en 2008 han al­za­do los bra­zos co­mo ga­na­do­res. Sas­tre in­clu­so lle­gó a sen­ten­ciar en sus ram­pas aquel Tour. Qui­zás sean po­cas vic­to­rias si re­la­cio­na­mos el re­sul­ta­do con la can­ti­dad de mo­men­tos de pro­ta­go­nis­mo que nos han ofre­ci­do. Vein­tiu­na cur­vas se­pa­ran Bourg-d´Oi­sans de la lí­nea de me­ta, al­go más de tre­ce ki­ló­me­tros de du­ro as­cen­so al 8,2% de pen­dien­te me­dia que han con­se­gui­do aglu­ti­nar re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra con­ver­tir­se en la as­cen­sión re­fe­ren­te de los Al­pes pa­ra el Tour de Fran­cia. Año tras año, la afluen­cia de pú­bli­co ha ido en au­men­to. Pe­se a ser to­da­vía no­ta­ble el do­mi­nio de los afi­cio­na­dos ho­lan­de­ses, ca­da vez son más los que des­de otras par­tes del pla­ne­ta eli­gen Al­pe d´Huez co­mo lu­gar de pe­re­gri­na­je ci­clis­ta. Es­ta edi­ción del cen­te­na­rio se­gu­ro que se­rá, o de­be­ría de ser, un im­por­tan­tí­si­mo pun­to de in­fle­xión den­tro de la pre­vi­sión a cor­to-me­dio pla­zo por par­te de la or­ga­ni­za­ción de la ron­da ga­la. Sí es cuan­ti­fi­ca­ble con ten­den­cia al al­za la can­ti­dad de pú­bli­co asis­ten­te a la ori­lla de la ca­rre­te­ra. En 2013 to­da pre­vi­sión se ha que­da­do cor­ta. Se­gún di­fe­ren­tes fuen­tes, po­dría­mos ajus­tar

BEN­DI­TO EM­BU­DO

en­tre ocho­cien­tos mil y un mi­llón la can­ti­dad de afi­cio­[email protected] que si­guie­ron la no­ve­do­sa do­ble as­cen­sión. El plan pro­me­tía. Te­ner la opor­tu­ni­dad de ver in si­tu dos subidas a un se­ñor puer­to co­mo d´Huez en la mis­ma jor­na­da y con la cla­si­fi­ca­ción aún sin de­ci­dir, no tie­ne pre­cio. Gen­te y más gen­te, co­mo si de un en­cie­rro de San Fer­mín se tra­ta­se, los co­rre­do­res se abrían pa­so en­tre la mul­ti­tud co­mo po­dían. Pe­se a la en­ga­ño­sa ima­gen del em­bu­do, pa­ra el ci­clis­ta es un mo­men­to de sa­tis­fac­ción, de áni­mo, de subidón. Un rui­do en­sor­de­ce­dor den­tro del tu­mul­to ha­ce que po­co a po­co va­yas per­dien­do la re­fe­ren­cia, la ci­ma ca­da vez es­tá más cer­ca. Un em­pu­jón, una pal­ma­da, el ges­to des­en­ca­ja­do del afi­cio­na­do que ani­ma a ca­da uno de los co­rre­do­res con de­vo­ción, sin fa­na­tis­mos, sim­ple­men­te aflo­ra la re­la­ción del amor por un de­por­te y la ad­mi­ra­ción por el que lo prac­ti­ca. Eso es el Tour, esa es la afi­ción, una re­la­ción que con el pa­so del tiem­po y pe­se a las zan­ca­di­llas si­gue es­tan­do ahí. Cuan­do ha­blo de afi­ción quie­ro re­fe­rir­me ro­tun­da­men­te al 99% de los allí pre­sen­tes. Por des­gra­cia, exis­te la sal­ve­dad de ese 1%, per­so­na­jes que in­ten­tan apro­ve­char el se­gui­mien­to te­le­vi­si­vo pa­ra ser pro­ta­go­nis­tas de la ju­ga­da unos se­gun­dos. Les da igual si po­nen o no en pe­li­gro la in­te­gri­dad del co­rre­dor, lo im­por­tan­te pa­ra ellos es úni­ca y ex­clu­si­va­men­te el se­gun­do de glo­ria. La as­cen­sión a Al­pe d´Huez tu­vo va­rios de esos in­ten­tos de fa­ma efí­me­ra, que su­ma­dos a la gran ma­sa de pú­bli­co die­ron co­mo re­sul­ta­do mo­men­tos ten­sos y pe­li­gro­sos pa­ra los ci­clis­tas. La edi­ción 2013 se ju­ga­ba mu­cho allí y la si­tua­ción de ca­rre­ra lle­va­ba a los fa­vo­ri­tos a dar el to­do por el to­do en una úl­ti­ma y agó­ni­ca as­cen­sión. Los ki­ló­me­tros pa­sa­ban y la tensión ca­da vez iba en au­men­to. Froo­me só­lo te­nía a Por­te, Nai­ro y Joa­quim se mo­vían, Alberto per­día com­ba. Por de­lan­te, Van Gar­de­ren vol­vía a cal­cu­lar mal co­mo en la pri­me­ra subida y Ri­blon se le echa­ba en­ci­ma. Ins­tan­te de ner­vios, al­go ocu­rre, Froo­me le­van­ta la mano y so­li­ci­ta el co­che. No hay es­pa­cio ma­te­rial en­tre el gen­tío pa­ra que el Ja­guar se co­lo­que a su al­tu­ra. Fi­nal­men­te es Por­te quien ba­ja, la gen­te ani­ma sin ce­sar sin en­ten­der na­da. ¿Se que­da o no se que­da? Apa­ja­ra­do, va apa­ja­ra­do, un par de geles y sol­da­do a su coequi­pier in­ten­ta mi­ni­mi­zar los da­ños. En ca­be­za, la locura: un fran­cés con­si­gue con to­do mé­ri­to la vic­to­ria en la eta­pa más me­diá­ti­ca. Por de­trás, Nai­ro y Joa­quim se ex­pri­men al má­xi­mo en bus­ca del bo­tín. Froo­me, pe­se a los pro­ble­mas, sal­va su pe­lle­jo. En de­fi­ni­ti­va, re­sul­ta­dos de to­do ti­po en un día de ré­cords. De­por­ti­va­men­te ha­blan­do, en ge­ne­ral la prue­ba trans­cu­rrió a las mil ma­ra­vi­llas. Eso sí, el Tour de­be­ría de ha­cer una lec­tu­ra ob­je­ti­va y va­lo­rar pros y con­tras a la ho­ra de vol­ver a di­se­ñar una lle­ga­da de ese ca­la­do. Son mu­chos los afi­cio­na­dos que du­ran­te ho­ras y ho­ras con­vi­vie­ron en tan po­co es­pa­cio. Una ur­gen­cia, un con­tra­tiem­po, cual­quier co­sa pue­de po­ner en ja­que el sis­te­ma de se­gu­ri­dad. Soy uno de los que, tras mi re­ti­ra­da, año tras año se acer­ca a al­gu­na de las etapas de mon­ta­ña y va­lo­ro mu­cho des­de los dos pun­tos de vis­ta cuál es el si­tio más apro­pia­do pa­ra ver el pa­so de los co­rre­do­res. Lo de Al­pe d´Huez fue to­do un es­pec­tácu­lo, pe­ro de ca­ra al fu­tu­ro se­ría ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el plan­tear o re­gu­lar el tra­za­do en bus­ca de una ma­yor se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.