Má­gi­co cie­rre noc­turno en Pa­rís

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Co­mo si no fue­ra ya be­lla ba­jo los ra­yos del sol, aún más con el man­to de las es­tre­llas me­cién­do­la en el atar­de­cer ro­ji­zo al fon­do, el Ar­co de Triun­fo y su ban­de­ra fran­ce­sa gi­gan­te, or­gu­llo pa­trio al abri­go de la ciu­dad del amor, más ro­mán­ti­ca si ca­be, más pre­cio­so to­da­vía Pa­rís y sus Cam­pos Elíseos con un es­pec­tácu­lo de lu­ces so­bre el or­gu­llo de Na­po­león, sin música eso sí, se echó en fal­ta, de­ma­sia­do si­len­cio y so­brie­dad. Suer­te que Pa­blo y El­sa Ro­drí­guez subie­ron a tiem­po, jus­to cuan­do a Ch­ris Froo­me le en­tre­ga­ron el mi­cro pa­ra que ha­bla­ra. Los ni­ños de Joa­quim Ro­drí­guez pu­sie­ron el to­que dul­ce a la ce­re­mo­nia pro­to­co­la­ria. "Cásate con ella, pa­pá", le de­cía Pa­blo a su pa­dre, "que no pue­do hi­jo, que es­tá ma­má ahí aba­jo...", le res­pon­día Joa­quim. "¡Pues da­le un be­so en la bo­ca!", le con­tes­ta­ba él. Mien­tras, Froo­me sa­ca­ba un pa­pel con va­rias pa­la­bras en fran­cés pa­ra agra­de­cer los áni­mos re­ci­bi­dos y vol­vió a su in­glés con la in­ten­ción de di­ri­gir­se a su madre. Mi­ró al cie­lo, "sé que es­ta­rás vien­do es­to y te ale­gra­rás mu­cho -le di­jo emo­cio­na­do-. Es­te mai­llot es un sue­ño en el que creí y que aho­ra se ha cum­pli­do, se­gu­ro que gra­cias a ti".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.