Que­rer no fue po­der

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­to Graham Wat­son

Era más co­ra­zón que pier­nas. Era más al­ma que fí­si­co. Eran más las ga­nas que la for­ma pe­ro eso es al fin y al ca­bo lo que cuen­ta, ya lo di­ce él, lo sa­be bien, que "que­rer es po­der". Qui­so Con­ta­dor, mu­cho, tan­to, pe­ro no pu­do. En el Tour don­de ha dis­pues­to del me­jor equi­po de to­da su ca­rre­ra de­por­ti­va, de to­das sus gran­des ron­das dispu­tadas, no se ha en­con­tra­do con­si­go mis­mo, con la me­jor ver­sión del Pis­to­le­ro de Pin­to. Cuar­to, y no pu­do más pues en An­necy-Sem­noz se hun­dió y aca­bó per­dien­do el pó­dium des­pués de "sal­var los mue­bles" co­mo pu­do en el fi­nal del Al­pe d’Huez. Pe­ro no le que­da­rá un ápi­ce de re­mor­di­mien­to, no de­be­ría, pues allá cuan­do la ins­pi­ra­ción, las sen­sa­cio­nes le de­cían que pro­ba­ra, que ata­ca­ra, lo hi­zo. Po­cas ve­ces ha­cia arri­ba, en ese te­rreno pro­pie­dad de Ch­ris Froo­me bas­ta­ba con so­bre­vi­vir des­pués de las "ho­rri­bles sen­sa­cio­nes" co­mo ca­li­fi­có las del pri­mer fi­nal en al­to de Ax 3 Do­mai­nes, la im­po­ten­cia del Mont Ven­to­ux an­te las cruen­tas re­frie­gas del ke­nia­ta y él aga­rra­do pri­me­ro a Mikel Nie­ve, so­lo des­pués cuan­do el na­va­rro se fue. Un irre­co­no­ci­ble Con­ta­dor en mon­ta­ña que bus­có cual­quier mi­lí­me­tro po­si­ble pa­ra de­jar su hue­lla. Lo hi­zo el día de los aba­ni­cos, cuan­do Ni­co­las Ro­che se le acer­có: "¿Full gas?", OK, con­tes­tó Alberto, y abrie­ron fuego con­tra Froo­me pa­ra cla­var­le un mi­nu­to en la me­ta de Saint-Amand Mon­trond y una se­ma­na des­pués le me­tió mie­do, pe­ro pá­ni­co del de ver­dad, ca­mino de Gap, en el terrible des­cen­so don­de aca­bó ca­yén­do­se. Con­ta­dor que­ría sa­car­le los co­lo­res a Froo­me, pues por en­ton­ces al ma­dri­le­ño le da­ba igual ser se­gun­do que quin­to o dé­ci­mo. "Que le den a la fo­to, yo lo que quie­ro es ga­nar", con­fe­sa­ba una ma­ña­na ca­mino del con­trol de fir­mas pre­vio a la ba­ta­lla fi­nal de los Al­pes. "Que la gen­te se di­vier­ta", pa­ra eso com­pi­te Con­ta­dor pe­ro "to­ma de­ma­sia­dos ries­gos, no se da cuen­ta de que es­to es una ca­rre­ra, no una lu­cha a vida o muer­te", le re­cri­mi­na­ba Froo­me. Era la de­ses­pe­ra­ción, el que­rer y no po­der, el lu­cha­dor de la cau­sa per­di­da en el que se ha­bía con­ver­ti­do. Al­go de eso de­bió in­terio­ri­zar Alberto cuan­do en el des­cen­so de Sa­ren­ne ca­mino del Al­pe d’Huez to­mó po­si­cio­nes ca­be­ce­ras y se mar­chó jun­to a su fi­de­lí­si­mo Kreu­zi­ger, "pe­ro no era un ata­que, só­lo que­ría es­tar bien co­lo­ca­do", in­for­mó, y al día si­guien­te, el del fi­nal en Le Grand-Bor­nand, cuan­do "pen­sé en ata­car pe­ro de­trás de la te­le­vi­sión hay mu­cha gen­te que lo pa­sa mal cuan­do lo ha­go en des­cen­so". Sea co­mo fue­re, tras su lu­cha has­ta el lí­mi­te y su hun­di­mien­to en el Sem­noz, Con­ta­dor, que con­fir­mó que no dispu­tará la Vuel­ta a Es­pa­ña, vuel­ve a ca­sa va­cío, tan­to de for­ma fí­si­ca co­mo de vic­to­rias o pó­dium. Qué ex­tra­ño se ha­ce. No se­rá por no ha­ber­lo in­ten­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.