El vi­llano de la Gran­de Bou­cle

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Fran Re­yes Fo­to Graham Wat­son

No ha si­do un Tour de Fran­cia par­ti­cu­lar­men­te triun­fal pa­ra Mark Ca­ven­dish. Pa­ra un hom­bre acos­tum­bra­do a fi­jar y ba­tir plus­mar­cas, dos vic­to­rias par­cia­les es un ba­lan­ce nor­mal. De he­cho, es la edi­ción en la que me­nos ha ga­na­do des­de su de­but en 2007. No obs­tan­te, no se pue­de de­cir que el Tour del co­rre­dor de Ome­ga Phar­ma-Quick Step ha si­do un fias­co. El prin­ci­pal mo­ti­vo de que sus ci­fras no se ele­ven has­ta la glo­ria es el tre­men­do ni­vel de sus com­pe­ti­do­res, en es­pe­cial del bes­tial Kit­tel, ins­pi­ra­dos has­ta el pun­to de de­rro­tar­le en el tú a tú. La ac­tua­ción de Ca­ven­dish no se­rá re­cor­da­da por sus re­sul­ta­dos. Bien al con­tra­rio, lo me­mo­ra­ble no se­rá su cla­ro sprint de Mar­se­lla, o su me­ri­to­rio triun­fo sal­tan­do de aba­ni­co en aba­ni­co ca­mino de Saint-Amand Mon­trond, sino có­mo se con­vir­tió en el vi­llano de la gran ron­da fran­ce­sa. Los gran­des des­pier­tan an­ti­pa­tía, y más si se ma­ne­jan con la au­to­su­fi­cien­cia ra­ya­na con la arro­gan­cia que ex­hi­be el bri­tá­ni­co, que en los días pre­vios al Tour pre­sen­tó su nue­va ima­gen de mar­ca, Cvndsh, con el es­lo­gan F*st as f*ck ( rá­pi­do de la hos­tia). El de­to­nan­te del odio so­bre­vino en la dé­ci­ma eta­pa, con lle­ga­da en Saint-Ma­lo. A 300 me­tros de la me­ta, Grei­pel pre­pa­ra­ba su sprint an­tes de la cur­va que pre­ce­día a una bre­ve rec­ta fi­nal. A rue­da del Go­ri­la de Lot­to via­ja­ba Tom Vee­lers, lan­za­dor de Kit­tel, que ce­jó en su es­fuer­zo su­pe­ra­do por la si­tua­ción e hi­zo se­to. Ca­ven­dish, que ve­nía des­de atrás, de­ma­rró pa­ra re­ba­sar­le; coin­ci­dió su ban­da­zo con el del ro­bus­to neer­lan­dés, de­ma­sia­do re­la­ja­do, y és­te se fue al sue­lo de for­ma dra­má­ti­ca. No hu­bo mon­to­ne­ra de mi­la­gro. Se su­ce­die­ron los ner­vios. Pe­se a las pe­ti­cio­nes de san­ción, Ca­ven­dish se man­tu­vo pru­den­te... Pe­ro só­lo al prin­ci­pio. Des­pués se des­qui­ció. Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó si se sen­tía cul­pa­ble de la caí­da, la res­pues­ta del bri­tá­ni­co fue arre­ba­tar­le su gra­ba­do­ra mien­tras pro­fe­ría desafian­te: "No fue mi cul­pa". Una se­rie de tuits hos­ti­les y la ten­den­cia de cual­quier pú­bli­co a de­rri­bar la to­rre más al­ta hi­cie­ron el res­to. A par­tir de ahí, lo des­agra­da­ble. Cav fue abu­chea­do, y re­ga­do de ori­na por un afi­cio­na­do en la con­tra­rre­loj de Mont-Saint-Mi­chel. No fue, sin em­bar­go, un vía cru­cis: su ca­rác­ter, el apoyo de su equi­po y las mie­les del triun­fo en­dul­za­ron el ca­mino has­ta Pa­rís. In­clu­so se lo to­mó con hu­mor. Cuan­do Johnny Hoo­ger­land le pre­gun­tó tras Al­pe d’Huez có­mo le tra­ta­ron sus com­pa­trio­tas ho­lan­de­ses du­ran­te la subida, el bri­tá­ni­co res­pon­dió: "No es­tu­vo mal. Só­lo me lla­ma­ron ca­pu­llo un par de ve­ces".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.