Ta­len­to­so gue­rri­lle­ro

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Mi­guel Ángel Chi­co Fo­tos Graham Wat­son

El bel­ga, na­ci­do el día de San Va­len­tín de 1986 en Ou­de­naar­de, en­con­tró en es­te Tour la for­tu­na que se le ve­nía ne­gan­do des­de que die­ra el sal­to a pro­fe­sio­na­les con un es­plén­di­do pal­ma­rés ama­teur que in­cluía ca­si to­das las clá­si­cas de las Ar­de­nas y el Tour del Por­ve­nir’08. Sin em­bar­go, sus ini­cios con el Tops­port -lue­go pa­só por Ome­ga-Lot­to has­ta lle­gar al Ra­dioShack- fue­ron gri­ses y aun­que con­clu­yó las seis gran­des -3 Gi­ros y 3 Vuel­tas- que dis­pu­tó siem­pre en­tre los cua­ren­ta pri­me­ros, su ca­si­lle­ro de triun­fos se­guía va­cío. Arras­tra­ba una in­jus­ta fa­ma de per­de­dor y de pro­me­sa trun­ca­da que sal­tó por los ai­res el do­min­go 30 de ju­nio en Ajac­cio, don­de re­ma­chó una ofen­si­va de Cha­va­nel pa­ra de­jar con un pal­mo de na­ri­ces al pe­lo­tón, ga­nar la eta­pa y el de­re­cho a lle­var el mai­llot ama­ri­llo que lu­ci­ría du­ran­te dos jornadas. "Va a so­nar ra­ro, pe­ro en esos agó­ni­cos ins­tan­tes fi­na­les se me apa­re­ció Jens Voigt, mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción, que me de­cía que una vez que ha­bía co­gi­do unos me­tros ya no po­día mi­rar atrás y de­bía de­jar­me el al­ma en el em­pe­ño". El es­pí­ri­tu de Voigt, y las ins­truc­cio­nes de su di­rec­tor Kim An­der­sen, que por el pin­ga­ni­llo le gri­ta­ba que te­nía 20 me­tros de ven­ta­ja, le per­mi­tie­ron cum­plir el sue­ño y que an­tes de cru­zar la me­ta "co­men­za­ra a de­cir­me a mí mis­mo: es una eta­pa del Tour de Fran­cia... ¡y la voy a ga­nar!". Ba­ke­lants no se re­la­jó por el tem­pra­ne­ro éxi­to. No hu­bo ba­ta­lla en es­te Tour tan mo­vi­do en la que no apa­re­cie­ra el dor­sal 42, uno de los ar­tí­fi­ces de que el Ra­dioShack, sin nin­gún co­rre­dor en­tre los diez pri­me­ros de la ge­ne­ral, pe­lea­ra por la cla­si­fi­ca­ción por equi­pos has­ta el pe­núl­ti­mo día. Duo­dé­ci­mo en la eta­pa que con­quis­tó Tren­tin en Lyon -la ve­lo­ci­dad ter­mi­nal no es lo su­yo y fue el que ce­rró el gru­po- y ter­ce­ro en el ma­ra­tón al­pino que desem­bo­có en Le Grand-Bor­nand, no hu­bie­ra pa­sa­do na­da si en lu­gar de a Ri­blon hu­bie­sen es­co­gi­do al gue­rri­lle­ro Jan co­mo su­per­com­ba­ti­vo del Tour. Es­te in­ge­nie­ro agró­no­mo por la uni­ver­si­dad de Lou­vain, que tie­ne cla­ras sus prio­ri­da­des en la vida, "pa­sé a pro­fe­sio­na­les con 23 años por­que an­tes que­ría aca­bar mis es­tu­dios, hay co­sas más im­por­tan­tes que la bi­ci", es­ca­ló has­ta la 18ª pla­za en la ge­ne­ral de­fi­ni­ti­va, se­gun­do bel­ga tras su com­pa­ñe­ro Monfort. Na­da mal pa­ra un de­bu­tan­te en la ron­da ga­la, cu­yo re­per­to­rio só­lo es­ta­mos em­pe­zan­do a des­cu­brir.

¡Así se es­tre­na un pal­ma­rés! En Ajac­cio, me­ta de la se­gun­da eta­pa del Tour de su de­but, Ba­ke­lants dio en la diana. En la CRE ce­dió el ama­ri­llo, pe­ro lo hi­zo dan­do la ca­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.