Aque­lla no­che tras los aba­ni­cos

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

¿Qué se le pue­de de­cir a al­guien, a un co­rre­dor, que "por ma­la suer­te, no por un error ni un fa­llo, no por un ba­jón fí­si­co", sub­ra­ya Ima­nol Er­vi­ti, qué se le pue­de ex­pre­sar a ese co­rre­dor que aca­ba de per­der to­das sus op­cio­nes de ga­nar el Tour de Fran­cia, y más, que las puer­tas del pó­dium se han ce­rra­do a cal y can­to, que la lla­ve es­tá en el fon­do del mar, los vien­tos se la han lle­va­do ca­mino de Saint-Amand Mon­trond? ¿Qué se le di­ce? "Na­da. Ya lle­va­mos tan­to tiem­po jun­tos que con una mi­ra­da nos en­ten­de­mos". Cuen­ta Er­vi­ti que cuan­do Ale­jan­dro Val­ver­de lle­gó esa fa­tí­di­ca tar­de al au­to­bús, cuan­do to­dos se reunie­ron, el mur­ciano sol­tó un "qué pu­ta mier­da", que aque­llo era un fu­ne­ral y Je­sús Ho­yos, el mé­di­co, les di­jo un "el fútbol es así", pe­ro que no ha­bía mo­do de le­van­tar aque­llo. Al lle­gar al ho­tel, en­tre el ma­sa­je y pa­seo por las ha­bi­ta­cio­nes de los com­pa­ñe­ros, Jo­sé Joa­quín Ro­jas, uno de los po­cos que sa­be co­mo na­die los sa­cri­fi­cios, los es­fuer­zos, los me­ses le­jos de ca­sa en­tre­nan­do en al­tu­ra de Val­ver­de, de los que sien­te co­mo su­ya esa pér­di­da co­mo igual de su­yo hu­bie­se si­do ese pó­dium, jun­to a Er­vi­ti se po­nen a pen­sar. "Te­ne­mos que ha­cer al­go, es­to pa­re­ce­rá un fu­ne­ral. ¿Nos dis­fra­za­mos de mu­jer?". No lo hi­cie­ron por­que no en­con­tra­ron nin­gu­na sá­ba­na o cu­bre­ca­ma que les ins­pi­ra­ra, "pe­ro si hu­bie­ra ha­bi­do igual apa­re­ce­mos por el co­me­dor dis­fra­za­dos", di­ce Er­vi­ti. Mien­tras bus­ca­ban la for­ma de le­van­tar el áni­mo, Ale­jan­dro, aba­ti­do, se tum­ba­ba en la ca­ma de ma­sa­je pa­ra re­ci­bir los cui­da­dos y el mi­mo dia­rio de Juan Car­los Es­cá­mez. Mu­cho más que un ma­sa­je, co­mo ca­da día pues "bus­co te­ner una co­ne­xión con la per­so­na a la que tra­to, más que fí­si­ca, so­bre to­do emo­cio­nal­men­te", ex­pli­ca, y con él, que "ya nos en­ten­de­mos con una mi­ra­da", aque­lla tar­de "tra­ta­ba de ani­mar­lo por­que es un gran cam­peón y fue un pre­cio muy al­to el que pa­gó, fue muy in­jus­to. Me sen­tía muy im­po­ten­te pe­ro no de­jé de ani­mar­lo. Cuan­do lle­gó al ma­sa­je es­ta­ba jo­di­do, con mu­cha ra­bia. Se­gu­ro que él sen­ti­ría que ha­bía fa­lla­do, a él y al equi­po. Ha­bla­mos, y tra­té de que sa­ca­ra to­do lo que te­nía den­tro", ex­pli­ca el ma­sa­jis­ta mien­tras tra­ta­ba su "mus­cu­la­tu­ra es­pe­cial, de un tono muy blan­do -la de Ale­jan­dro-, que se sale de lo co­mún. Tie­ne una fa­ci­li­dad enor­me pa­ra tra­ba­jar su cuer­po, es un don por­que lue­go re­cu­pe­ra muy pron­to". Es­cá­mez co­no­ce al as­tro mur­ciano des­de los 16 años, cuan­do se me­día a él y a Ru­bén Pla­za en ca­te­go­ría ju­ve­nil. Ellos tres so­lían ju­gar­se las vic­to­rias. "Por en­ton­ces Ale­jan­dro pe­sa­ba mu­cho más, era un co­rre­dor más cor­pu­len­to. No po­días lle­gar con él al sprint por­que te ga­na­ba se­gu­ro. Mu­chas ve­ces re­cor­da­mos anéc­do­tas de la épo­ca y nos reí­mos mu­cho". Aque­lla tar­de ha­bía po­co por lo que reír pe­ro Es­cá­mez es de esas per­so­nas a las que Val­ver­de es­cu­cha. Y sus áni­mos y su cariño lo sin­tió más que nun­ca. "Es una per­so­na que ne­ce­si­ta el cariño y el apoyo de su gen­te, y esa tar­de mu­cho más". Al ba­jar a la ce­na y re­unir­se de nue­vo con sus com­pa­ñe­ros, "in­ten­ta­mos ha­cer al­gu­nas bro­mas, cam­biar de te­ma y ha­blar de otras co­sas que no fue­ran ni de la ca­rre­ra ni de ciclismo", re­cuer­da Er­vi­ti. Pe­ro lue­go, al vol­ver a la ha­bi­ta­ción que han com­par­ti­do to­do el Tour de Fran­cia, "a la ho­ra de dor­mir otra vez es­ta­ba de­caí­do". Re­me­mo­rán­do­lo to­do. "Jus­to dos ki­ló­me­tros an­tes es­tá­ba­mos to­dos: dos de­lan­te, dos en me­dio, otros tres un po­co más atrás. Lle­gó el avi­tua­lla­mien­to, íba­mos a se­sen­ta por ho­ra y to­da­vía hay gen­te que co­ge la bol­sa, ¡es pa­ra ma­tar­te por có­mo íba­mos! Con ese fre­na­zo, mo­go­llón, se ha­ce bo­la, otro co­ge una bol­sa... Cuan­do oí al­go por la ra­dio mi­ré dón­de es­ta­ba él jus­to an­tes y ya no lo te­nía allí. Hu­bo un fre­na­zo, lo es­cu­ché ¡clanck, clanck! Dos rue­das que se ha­bían en­gan­cha­do y por la ra­dio no en­ten­día bien si ha­bía pin­cha­do, si ha­bía ro­to la rue­da, si no po­día se­guir... Ni él mis­mo di­jo si po­día con­ti­nuar o no. Em­pe­cé a mi­rar ha­cia atrás y pa­ra cuan­do lo lo­ca­li­cé iba muy des­pa­cio y se es­ta­ba pa­ran­do con Cas­tro­vie­jo", na­rra Er­vi­ti. "Y lue­go es­tu­vi­mos a pun­to de en­trar, pe­ro es que ha per­di­do una... se ha es­ca­pa­do una...", la­men­ta­ba el na­va­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.