Du­que del ciclismo

Po­cos sa­ben que tras la fi­gu­ra del XX Du­que de Fe­ria se en­cuen­tra un gran afi­cio­na­do del ciclismo que en­con­tró en la bi­ci la mo­ti­va­ción pa­ra su­pe­rar las ope­ra­cio­nes de las dos her­nias de dis­co que su­fría.

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja

Dos ope­ra­cio­nes y una bi­ci al tras­te­ro. Tu­ve la ma­la suer­te de que en fe­bre­ro de 2011 me diag­nos­ti­ca­ron dos her­nias de dis­co y per­dí to­da la mus­cu­la­tu­ra de la zo­na lum­bar, de la zo­na ab­do­mi­nal y de la pier­na iz­quier­da. Me ope­ra­ron el día 23 y otra vez el 25 por­que la pri­me­ra no sa­lió bien. Es­ta­ba es­pe­ran­do una Spe­cia­li­zed Rou­baix, mi pri­me­ra bi­ci de ca­rre­te­ra, y jus­to me lla­ma­ron ese día pa­ra de­cir­me que me ha­bía lle­ga­do, así que no me que­dó otra que de­cir­le que no iba a po­der co­ger­la por­que es­ta­ba en­tran­do en un qui­ró­fano. Es­tu­ve mar­zo y abril de reha­bi­li­ta­ción y en ma­yo em­pe­cé mi lío con la bi­ci. Que du­ra has­ta hoy. Re­cuer­do a la per­fec­ción el pri­mer día que la co­gí, fue bru­tal. Lue­go me em­pe­cé a po­ner ob­je­ti­vos. El pri­me­ro, ha­cer Lon­dres-Pa­rís en bi­ci en septiembre de ese mis­mo año. Des­pués, la Ti­tan De­sert y ci­clo­tu­ris­tas, y otra Ti­tan De­sert y ci­clo­tu­ris­tas... La bi­ci­cle­ta ha si­do una de las gran­des cul­pa­bles de que me ha­ya re­cu­pe­ra­do bien. Lo pa­sé tan mal que doy gra­cias a Dios de es­tar bien, de po­der ha­cer ciclismo, na­ta­ción... ¿Ha­bías pro­ba­do al­gu­na vez el ciclismo de ca­rre­te­ra? Nun­ca, ha­cía mu­cho moun­tain bi­ke, pe­ro nun­ca me ha­bía subido en una de ca­rre­te­ra. Vi­ví diez años en EE.UU. y allí no te­nía amis­ta­des que hi­cie­ran ciclismo. Aquí en Es­pa­ña, co­mo le pa­sa a mu­chos otros, si no co­no­ces a gen­te que sal­ga, da un po­qui­to de res­pe­to ir por la ca­rre­te­ra, así que cuan­do me hi­cie­ron lle­gar la Spe­cia­li­zed, fli­pa­ba, me ha­cía una ilu­sión enor­me. ¿Y el ciclismo pro­fe­sio­nal lo se­guías? Me ha en­can­ta­do siem­pre. Lle­vo el ciclismo en las ve­nas, tan­to que has­ta mi em­pre­sa, Scal­perS -fir­ma de mo­da-, pa­tro­ci­na a Mo­vis­tar. Ten­go grabado en la me­mo­ria el ciclismo de fi­na­les de los 80 y el de los 90, aun­que me he he­cho fa­ná­ti­co del de los 40, 50, 60... Gra­cias a la re­la­ción con Mo­vis­tar pu­de se­guir la eta­pa que ga­nó Ni­ba­li en el Gi­ro des­de el co­che ¡y fue una pa­sa­da! Mi in­vo­lu­cra­ción con el ciclismo es to­tal, estoy 24 ho­ras pen­san­do en él. Es in­creí­ble la ca­li­dad de vida que me ha da­do es­te de­por­te. Des­pués de la ope­ra­ción, ¿no te­nías pro­ble­mas con la pos­tu­ra en la bi­ci? Era una Rou­baix y no era tan agre­si­va. Pu­si­mos una po­ten­cia muy al­ta pa­ra que la es­pal­da no su­frie­ra y po­co a po­co, en dos años, em­pe­cé a ba­jar­la y a qui­tar vi­cios, así que más o me­nos lle­vo ya una pos­tu­ra or­ga­ni­za­da. No tu­ve nin­gu­na mo­les­tia. ¿Qué tal el fin de se­ma­na de la Chain­Reac­tionCy­cles.com Que­bran­tahue­sos? Hi­ce la Tre­pa­rris­cos y ya ten­go ga­nas de vol­ver el año que vie­ne y com­ple­tar la QH. La afi­ción que hay allí tie­nes que vi­vir­la en per­so­na. Si te gus­ta la bi­ci es ma­ra­vi­llo­so el am­bien­te que exis­te. Iré a aca­bar­la y a pa­sar­lo bien, por­que es un día pa­ra es­tar con los ami­gos, con la gen­te que dis­fru­ta con lo mis­mo que tú. Se­gun­da par­ti­ci­pa­ción en la Ti­tan De­sert en 2013. ¿Qué tal fue? He he­cho el Ma­ra­tón de Nue­va York y he co­rri­do más ma­ra­to­nes y prue­bas, pe­ro co­mo la Ti­tan, na­da. Lo que se vi­ve a ni­vel per­so­nal, la can­ti­dad de ho­ras que es­tás so­bre la bi­ci, el es­fuer­zo men­tal que de­bes ha­cer pa­ra aca­bar ca­da eta­pa, pa­ra se­guir día a día, es bes­tial. Es una ex­pe­rien­cia que re­co­mien­do a cual­quie­ra. ¿Cuán­to sue­les en­tre­nar? In­ten­to sa­lir mí­ni­mo dos o tres ve­ces por se­ma­na. Tra­ba­jan­do tan­tas ho­ras al día es com­pli­ca­do en­con­trar tiem­po pa­ra la bi­ci. ¿Có­mo te de­fi­nes co­mo ci­clis­ta? Me de­fi­ni­ría co­mo un... no sé có­mo de­cir­te, bueno sí, co­mo un dis­fru­tón, co­mo un enamo­ra­do de la bi­ci y de to­do lo que la ro­dea. Es muy bueno po­ner­se re­tos en la vida y su­pe­rar­se a sí mis­mo, ver que con es­fuer­zo e ilu­sión se pue­de sa­lir de te­mas pro­fe­sio­na­les o de sa­lud co­mo el mío.

Nom­bre: Ra­fael Me­di­na Abas­cal. Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to: 25 de septiembre de 1978 en Se­vi­lla. Pe­so: 92 kg. Al­tu­ra: 1,93 cm. Vir­tud: Dis­ci­pli­na, ac­ti­tud po­si­ti­va. De­fec­to: Cabezota. Co­mi­da fa­vo­ri­ta: Pas­ta y sus­hi. Be­bi­da: Vino tin­to. Un lu­gar pa­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.