Ale­jan­dro To­rral­bo

El Sa­xo de Con­ta­dor cuen­ta con uno de los me­cá­ni­cos más repu­tados. Cor­do­bés, vi­ve en As­tu­rias y tra­ba­ja pa­ra un da­nés.

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja Fo­to Graham Wat­son

En la his­to­ria de Ale­jan­dro se cum­ple aque­llo de que lle­va to­da una vida li­ga­do a su pro­fe­sión. O ca­si, por­que des­de los 9 años es­te cor­do­bés as­tu­riano -na­ció en Vi­lla­nue­va de Cór­do­ba, pe­ro vi­ve des­de ha­ce mu­cho en Ovie­do- lle­va re­la­cio­na­do con el ciclismo, pues su tío te­nía un ta­ller de mo­tos y bi­cis don­de dio los pri­me­ros pa­sos en el que se con­ver­ti­ría en su mo­do de vida. “Cuan­do Mi­guel Mo­reno me ofre­ció ir­me a un equi­po, mi madre me di­jo que no, aun­que aca­bé yen­do al­gu­nas se­ma­nas, pe­ro co­mo di­ce ella, las se­ma­nas en el ciclismo son muy lar­gas. Em­pe­cé en el 80 y has­ta hoy”, ex­pli­ca nues­tro pro­ta­go­nis­ta, que se unió al Pe­ña Man­za­ne­que -lue­go re­nom­bra­do a Cho­co­la­tes Hue­so y Cho­co­la­tes Zahor-, pa­ra pa­sar des­pués al CLAS, “la épo­ca con la que me que­do por el am­bien­te, era una fa­mi­lia”, al Ma­pei, al Ba­nes­to, al Fes­ti­na, al Coas­tBian­chi, al CSC y al Cer­vé­lo con su Car­li­tos Sas­tre, “jun­to a Ro­min­ger el ci­clis­ta que más me ha mar­ca­do”, y de vuel­ta con Bjar­ne Riis al Sa­xo-Tin­koff, pa­ra el que tra­ba­ja ac­tual­men­te uno de los me­cá­ni­cos más co­di­cia­dos. “Aun­que aho­ra más que me­cá­ni­cos so­mos cam­bia-pie­zas”, di­ce en­tre ri­sas To­rral­bo, que cree que to­dos de­be­rían em­pe­zar co­mo él, en equi­pos pe­que­ños, “pa­ra apren­der a có­mo bus­car­te la vida por­que en los gran­des te dan de to­do”. Nos­tál­gi­co Ale­jan­dro. “Aquel ciclismo era más ro­mán­ti­co, más bo­ni­to. Re­cuer­do que íba­mos en co­che con los co­rre­do­res des­de To­le­do, don­de me fui a vi­vir y apren­dí to­do, a San Re­mo con las bi­cis en la ba­ca”. Tan­to apren­dió que le ha va­li­do pa­ra for­jar una tra­yec­to­ria en­vi­dia­ble, siem­pre con el mono de una gran es­cua­dra pues­to. “Tras es­tar tan­to tiem­po fue­ra, echo de me­nos el am­bien­te que hay en los equi­pos es­pa­ño­les, pe­ro es­tar en el ex­tran­je­ro te en­ri­que­ce. Cuan­do lle­gué al CSC ha­bla­ba el mis­mo in­glés que la man­za­na que hay en es­ta me­sa, igual que con el fran­cés o el ita­liano”. Su nó­mi­na lle­ga aho­ra vía Sa­xo-Tin­koff. “Aquí se es­tá ge­nial”, in­di­ca. To­rral­bo nos cuen­ta có­mo son sus ac­tua­les co­rre­do­res con el ma­te­rial. “Sue­len cui­dar­lo bien, aun­que de vez en cuan­do te en­fa­das con al­guno. El año pa­sa­do en la Pa­rís-Rou­baix, en as­fal­to y sin ape­nas lle­var ni 5 km de en­tre­na­mien­to, un co­rre­dor rom­pió las rue­das de­lan­te­ra y tra­se­ra a la vez, al­go que ja­más ha­bía vis­to. Siem­pre hay quien no mi­ra por dón­de pa­sa”. ¿Quién es el más ma­niá­ti­co? “Bruno Pi­res, que ha cam­bia­do ya de si­llín y de cin­ta de ma­ni­llar co­mo ocho ve­ces”. ¿Y Con­ta­dor? “Muy tran­qui­lo, cuan­do tie­ne lo que quie­re ya no vuel­ve a cam­biar na­da”. En po­ner a pun­to las bi­cis con­sis­te su tra­ba­jo. “Hay que de­jar­las ca­da día co­mo nue­vas”, se­ña­la an­tes de de­ta­llar­nos su día a día en ca­rre­ra. “Por la ma­ña­na se pre­pa­ran los co­ches, se hin­chan las rue­das de las bi­cis y se eli­gen se­gún el ti­po de eta­pa y di­rec­tos a la sa­li­da. El me­cá­ni­co que va en el pri­mer co­che de­be ir pen­dien­te de Ra­dio Vuel­ta, to­man­do da­tos, co­gien­do dor­sa­les, si in­flu­yen pa­ra las cla­si­fi­ca­cio­nes o no… Es­ta in­for­ma­ción se le da al di­rec­tor y él de­ci­de qué ha­cer”. Pe­ro ahí no ter­mi­na su tra­ba­jo. “Cuan­do aca­ba la eta­pa em­pie­zas a ser me­cá­ni­co de ver­dad. Hay que la­var­las, re­pa­sar­las en­te­ras y arre­glar­las”. Pre­gun­ta­do por un mo­men­to, a To­rral­bo se le ilu­mi­na la mi­ra­da. “Guar­do mu­chí­si­mo cariño a la eta­pa que ga­nó Sas­tre en Al­pe d’Huez. Re­cuer­do que le di­je: Car­los, lle­ga la mon­ta­ña, tie­nes que in­ten­tar­lo, y me con­tes­tó que tran­qui­lo, lo voy a pro­bar. Em­pe­zó la subida y pa­ta­pán. Fue uno de los días más fe­li­ces de mi vida”. Enamo­ra­do de la Vuel­ta, “si du­ra­ra tres se­ma­nas más, en­can­ta­do”, y con más de 70 gran­des en su his­to­rial, es­te cor­do­bés, es­po­so de Pa­tri­cia y pa­dre de tres hi­jas: Be­lén, Ale y Alba, “la ma­yor tie­ne 24 años, la me­dia­na 21 y la pe­que­ña... ¡9 me­ses!”, es un hom­bre tran­qui­lo, “los po­cos en­fa­dos se me pa­san muy rá­pi­do”, que se ríe na­da más oír si prac­ti­ca ciclismo. “Muy po­co. Cuan­do es­tu­ve en Bian­chi pin­ta­mos a Ull­rich una bi­ci ne­gra. Me enamo­ré de ella, así que al lle­gar a ca­sa des­mon­té la mía y me fui a un ta­ller de un ami­go pa­ra que me la pin­ta­ra igual. Lue­go pu­se las le­tras de Bian­chi, el es­cu­do... y con esa bi­ci he he­cho en to­tal 200 me­tros, los que hay de mi ca­sa a una ca­fe­te­ría pa­ra en­se­ñár­se­la a mis ami­gos”. Le lla­ma más el atle­tis­mo. “Cuan­do coin­ci­dí con To­rron­te­gui -ma­sa­jis­ta-, so­lía co­rrer a dia­rio has­ta que em­pe­cé con pro­ble­mas en la ro­di­lla y me pa­sé a la bi­ci de mon­te”. La que aho­ra, por fal­ta de tiem­po, po­co uti­li­za por ese pa­raí­so que es As­tu­rias, el re­fu­gio del me­cá­ni­co que cual­quier es­tre­lla que­rría en su equi­po.

Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to: 7 de septiembre de 1962 en Vi­lla­nue­va de Cór­do­ba (Cór­do­ba). Un sue­ño: Vol­ver a An­da­lu­cía. Una pe­sa­di­lla: Que mis hi­jas se pon­gan en­fer­mas. Una vir­tud: No me du­ran los en­fa­dos. Un de­fec­to: Di­cen que soy muy cabezota....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.