DE LA MI­LI AL PE­LO­TÓN PRO­FE­SIO­NAL

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

al pe­que­ño Jen­sie (17/09/1971) cuan­do co­rre­tea­ba por las la­de­ras del pue­blo, has­ta que sus pa­dres de­ci­die­ron me­ter en un tren to­da su vi­da y po­ner rum­bo a la gran ciu­dad di­vi­di­da, a la par­te orien­tal de Ber­lín. “Un apar­ta­men­to de dos ha­bi­ta­cio­nes, una pa­ra mis pa­dres y otra pa­ra mis dos her­ma­nos y pa­ra mí”. Y sin ba­ño, “es­ta­ba en el pi­so de aba­jo y pa­ra du­char­nos íba­mos a un ba­ño pú­bli­co”. A Jens lo ins­cri­bie­ron en la es­cue­la del de­por­te, an­tes ha­bía ga­na­do al­gu­na ca­rre­ra en­ci­ma de una vie­ja bi­ci y los pa­dres cre­ye­ron que con su fí­si­co y pier­nas lar­gas en al­go, atle­tis­mo, fút­bol, ba­lon­ces­to... lo que fue­ra, ten­dría que des­ta­car. Allí es­ta­ba el 9 de no­viem­bre de 1989, re­cién cum­pli­dos los 18, cuan­do ca­yó el Mu­ro de Ber­lín. Esa mis­ma no­che lo cru­zó con los ami­gos a ver qué ha­bía en la par­te oc­ci­den­tal. An­sia de ex­plo­rar. Eso es lo que le ha con­du­ci­do a tra­vés de los años a Jens Voigt. Eso, su son­ri­sa na­da ale­ma­na, su lo­cua­ci­dad y, so­bre to­do, su pa­sión por dar­le a los pe­da­les le han con­ver­ti­do en el ci­clis­ta más que­ri­do del pe­lo­tón mun­dial. Jens pa­só pri­me­ro por el ser­vi­cio mi­li­tar, el Bun­des­wehr ale­mán. Lo des­ti­na­ron en un des­ta­ca­men­to pa­ra de­por­tis­tas y cuan­do sa­lió de allí pro­si­guió su ca­rre­ra ci­clis­ta. Arra­só co­mo ama­teur, ga­nan­do has­ta la Pea­ce Ra­ce en 1994, el Tour de Fran­cia pa­ra los ci­clis­tas del blo­que del Es­te co­mo se la co­no­cía. Su ful­gu­ran­te tra­yec­to­ria só­lo te­nía un des­tino: el pro­fe­sio­na­lis­mo. En 1998 Voigt fi­chó por el Gan-Cré­dit Agri­co­le con un sue­ño: co­rrer el Tour de Fran­cia. Lo lo­gró ape­nas sie­te me­ses des­pués tras bau­ti­zar­se en la quin­ta eta­pa de la Vuel­ta al País Vas­co, su pri­mer triun­fo y pa­sa­por­te de ac­ce­so a la ron­da ga­la, don­de se con­vir­tió en el pri­mer ale­mán en 95 edi­cio­nes del Tour en ves­tir el mai­llot de la mon­ta­ña. “Pe­ro el sue­ño de co­rrer el Tour se aca­bó con­vir­tien­do en una pe­sa­di­lla”, re­cuer­da. Una ma­ña­na se des­per­tó con el so­ni­do de la Gen­dar­me­ría apo­rrean­do la puer­ta de su habitación pa­ra re­gis­trar­la, co­mo la de to­dos sus com­pa­ñe­ros. “Alu­ci­né”, con­fie­sa. “Pe­ro soy op­ti­mis­ta, siem­pre lo he si­do”. Jens Voigt si­guió su ca­mino, fue se­gun­do en una eta­pa de aquel ma­lé­fi­co Tour y es­tu­vo cin­co años más en Cré­dit Agri­co­le, don­de se la­bró su ima­gen de ci­clis­ta ba­ta­lla­dor y ata­can­te y co­se­chó va­rios triun­fos, en­tre ellos una eta­pa en el Tour 2001 del que fue lí­der una jor­na­da gra­cias al éxi­to en la crono por equi­pos. “Pe­ro que­ría pro­bar al­go nue­vo. Des­pués de tan­tos años en el equi­po las co­sas se ha­bían con­ver­ti­do en una ru­ti­na. Ne­ce­si­ta­ba un re­to”. Y el po­de­ro­so CSC de Bjar­ne Riis lla­mó a su puer­ta. “No ima­gi­na­ba que lle­ga­ría a me­jo­rar co­mo ci­clis­ta, pe­ro Bjar­ne lo lo­gró. Me mo­ti­vó y me dio con­fian­za”. En aque­llos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.