SAN BENEDETTO DEL TRONTO

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Cuan­do se le pre­gun­ta có­mo cree que le re­cor­da­rán los afi­cio­na­dos, Kol­do res­pon­de sin du­dar: “El sprin­ter de Eus­kal­tel”. Ese ca­ris­ma se lo gran­jeó du­ran­te ocho años en los que pe­leó con uñas y dien­tes en las lle­ga­das ma­si­vas, con la ha­bi­li­dad y una po­ten­te arran­ca­da co­mo prin­ci­pa­les ar­mas. El pun­to ál­gi­do lle­gó en San Benedetto del Tronto, me­ta de la úl­ti­ma eta­pa de la Ti­rreno-Adriá­ti­co 2007; allí, an­te al­gu­nos de los ci­clis­tas más rá­pi­dos del mo­men­to, con­si­guió su pri­me­ra vic­to­ria co­mo pro­fe­sio­nal. Des­de en­ton­ces, el rá­pi­do ala­vés dis­fru­tó de un es­ta­tus de pro­te­gi­do en el seno del con­jun­to vas­co. Se de­cla­ró por ac­ti­va y por pa­si­va que se con­ver­ti­ría en un pi­lar del equi­po, que se fir­ma­ría co­rre­do­res pa­ra ro­dear­le y au­par­lo a la pri­me­ra lí­nea mun­dial. No obs­tan­te, San Benedetto del Tronto fue a la pos­tre el triun­fo más va­lio­so de to­da su ca­rre­ra, ya que nun­ca re­pi­tió en una prue­ba ProTour o Worl­dTour, ni lo­gró un par­cial en una gran vuel­ta pe­se a cla­si­fi­car­se quin­ce ve­ces en­tre los cin­co pri­me­ros. Tam­po­co en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña se col­gó el oro que sí al­can­zó en ju­ve­ni­les, te­nien­do que con­for­mar­se con una pla­ta y dos bron­ces. En los tres años pos­te­rio­res a su gran vic­to­ria, Kol­do acu­mu­ló otros diez triun­fos. Sin em­bar­go, lle­ga­ron en es­ce­na­rios me­no­res pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas le­van­ta­das. La pre­sión era ele­va­da en el con­tex­to de un equi­po po­co acos­tum­bra­do a ver a sus ci­clis­tas le­van­tar los bra­zos que es­pe­ra­ba su pro­gre­sión co­mo un ma­ná de imá­ge­nes glo­rio­sas. Los ro­ces con el cuer­po téc­ni­co hi­cie­ron el res­to: po­co a po­co, el vi­to­riano fue re­le­ga­do a un ca­len­da­rio me­nor. Y en­ci­ma apa­re­cie­ron las caí­das.

PA­RÍS-BOUR­GES

2010 fue el peor año de Kol­do. La vic­to­ria no lle­ga­ba, pe­se a que la con­di­ción fí­si­ca era lo su­fi­cien­te­men­te bue­na pa­ra ron­dar­la. An­sio­so, en una volata de la Vuel­ta a Ba­vie­ra qui­so pa­sar por un hue­co que no exis­tía; to­pó la rue­da con la pa­ta de una va­lla y se pro­vo­có un trau­ma­tis­mo cra­neal. La caí­da no le man­tu­vo ni un mes en el di­que se­co, pe­ro fue du­ra, un avi­so de lo que es­ta­ba por ve­nir en el oto­ño ci­clis­ta. En Pa­rís-Bour­ges, una se­mi­clá­si­ca fran­ce­sa a la que lle­ga­ba lan­za­do tras im­po­ner­se en el Tour de Ven­dée, vol­vió a pe­car de va­lien­te en los me­tros fi­na­les. Es­ta vez ate­rri­zó con la ca­ra. “Me mar­có -re­co­no­ce Kol­do con un hi­lo de voz cuan­do se le re­cuer­da es­ta caí­da-.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.