Ex­qui­si­to Pen­kas

Ciclismo a Fondo - - EDITORIAL -

Re­cuer­do per­fec­ta­men­te cuan­do me lo pre­sen­ta­ron. Fue en enero de 1998, du­ran­te una de aque­llas mul­ti­tu­di­na­rias puestas de largo que so­lía lle­var a ca­bo el equi­po Ba­nes­to. Me lla­mó la aten­ción la paz que trans­mi­tía, un cha­val ex­qui­si­ta­men­te edu­ca­do y tran­qui­lo, en las an­tí­po­das del jo­ven in­quie­to y des­ca­ra­do con ga­nas de co­mer­se del mun­do, re­tra­to ro­bot ha­bi­tual de los que da­ban el sal­to a pro­fe­sio­na­les. Pa­blo Las­tras ya ha­bía es­tre­na­do su pal­ma­rés en el aho­ra des­apa­re­ci­do Memorial Ga­le­ra, du­ran­te una de las po­cas ca­rre­ras que dis­pu­tó co­mo sta­giai­re a fi­na­les de la cam­pa­ña an­te­rior. Una cu­rio­sa pa­ra­do­ja que al­guien vol­ca­do en ayu­dar a triun­far a los de­más du­ran­te ca­si dos dé­ca­das co­men­za­ra a ga­nar an­tes que na­die. Su lon­ge­va tra­yec­to­ria co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal ha coin­ci­di­do con al­gu­nos de los mo­men­tos más os­cu­ros de nues­tro de­por­te, pe­ro Las­tras siem­pre es­tu­vo ahí co­mo una ta­bla a la que aga­rrar­se cuan­do arre­cia­ba la tor­men­ta. Ha­blan­do cla­ro y al­to, de­nun­cian­do lo que no le gus­ta­ba de es­te de­por­te mien­tras la ma­yo­ría mi­ra­ba ha­cia otro la­do y al mis­mo tiem­po man­te­nien­do la es­pe­ran­za de que sa­lie­ra a flo­te co­mo así ha si­do. Po­dría ha­blar de sus vic­to­rias en las tres gran­des vuel­tas, de su pri­vi­le­gia­da vi­sión de ca­rre­ra o de su ver­sa­ti­li­dad co­mo ci­clis­ta, pe­ro la ima­gen que des­cri­be de ma­ne­ra más ajus­ta­da al en­tra­ña­ble Pen­kas es la de su tre­men­da caí­da en la Vol­ta a Ca­ta­lun­ya que ha mo­ti­va­do su re­ti­ra­da. Se ha­bía cor­ta­do su­bien­do y, en lu­gar de aho­rrar fuer­zas pa­ra otra eta­pa y li­mi­tar­se a cum­plir el ex­pe­dien­te co­mo ha­ría cual­quier ve­te­rano cur­ti­do en mil ba­ta­llas, se la ju­gó en el des­cen­so pa­ra lle­gar al gru­po prin­ci­pal por si Val­ver­de, je­fe de fi­las del Movistar Team, ne­ce­si­ta­ba su ayu­da. Gre­ga­rio na­to has­ta el fi­nal.

Una ca­rre­ra de­por­ti­va ma­jes­tuo­sa. El Real Si­tio de El Es­co­rial es un lu­gar apro­pia­do pa­ra re­tra­tar a Pa­blo Las­tras en el mo­men­to de su re­ti­ra­da. Po­cas tra­yec­to­rias tan im­pe­ria­les co­mo la su­ya en­con­tra­mos en las úl­ti­mas dos dé­ca­das de nues­tro ci­clis­mo.

Eduar­do Cho­zas Di­rec­tor Téc­ni­co

Da­vid Gon­zá­lez Ci­clis­mo Afi­cio­na­do

Al­fon­so Tri­vi­ño Se­gu­ri­dad Vial

Pa­blo Bueno Di­rec­tor Web

Ser­gio Pa­lo­mar Res­pon­sa­ble de Prue­bas

Chema Ar­gue­das Pre­pa­ra­ción Fí­si­ca

Ainara Her­nan­do De­por­te

Ra­fa Gó­mez Fo­tó­gra­fo

Juanma Mar­tín De­por­te

Graham Wat­son Fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.