» ª Ro­dar a al­tas ve­lo­ci­da­des por un sen­de­ro es­tre­cho so­bre rue­das fi­nas pro­vo­ca una des­car­ga de adre­na­li­na bru­ta­lº

Ciclismo a Fondo - - CONTACTO -

y rui­dos en los dis­cos, ya que la rue­da que­da siem­pre en la mis­ma po­si­ción. Ade­más, y esa es otra de las ven­ta­jas de es­te ti­po de fre­nos en ciclocross, no te­ne­mos que preo­cu­par­nos por da­ñar su pis­ta de fre­na­do. Tam­bién fir­ma Syn­cros, la mar­ca de com­po­nen­tes de Scott, la po­ten­cia, ma­ni­llar y ti­ja de car­bono y el si­llín. Es­te úl­ti­mo es muy có­mo­do gra­cias a su car­ca­sa fle­xi­ble, pe­ro qui­zá hu­bié­se­mos ele­gi­do com­po­nen­tes de alu­mi­nio pa­ra el pues­to de con­duc­ción.

BUE­NA MÚ­SI­CA

To­do pa­re­cen ven­ta­jas pa­ra los dis­cos en es­te ti­po de bi­cis, un ni­cho, so­bre to­do a ni­vel usua­rio, don­de ne­ce­si­tan po­cos ar­gu­men­tos pa­ra im­po­ner­se con cla­ri­dad. En las ca­rre­ras es cier­to que hay co­rre­do­res que aún son rea­cios a em­plear­los, por el au­men­to de pe­so, y de­mues­tran que sin ellos se pue­de op­tar por el triun­fo. No tie­nes más que ver, por ejem­plo, los pós­ters de es­te nú­me­ro de los cam­peo­nes de Es­pa­ña o que es­pe­cia­lis­tas como Sven Nys o Wout Van Aert pe­lean en ca­rre­ras in­ter­na­cio­na­les sin uti­li­zar­los. Cla­ro, que ellos tie­nen una téc­ni­ca de­pu­ra­da y prác­ti­ca­men­te no frenan; sin em­bar­go, con lo li­ge­ra que es es­ta Scott y, so­bre to­do, con la con­si­de­ra­ble me­jo­ra del fun­cio­na­mien­to que su­po­nen res­pec­to a los can­ti­le­ver, ese ra­zo­na­mien­to se di­suel­ve pa­ra los que el uso en cir­cui­tos que­da en un se­gun­do plano. Si en ca­rre­te­ra estamos enamo­ra­dos de ellos, y la de­ci­sión de la UCI de per­mi­tir­los es­te año en to­das las ca­rre­ras ace­le­ra­rá su po­pu­la­ri­za­ción, es en los ca­mi­nos don­de de­mues­tran por qué en mon­ta­ña os­ten­tan el mo­no­po­lio des­de ha­ce una dé­ca­da: me­jor mo­du­la­ción, me­nos es­fuer­zo pa­ra fre­nar y, un as­pec­to fun­da­men­tal en ciclocross, su fun­cio­na­mien­to se man­tie­ne inal­te­ra­ble con llu­via y ba­rro. Ya he­mos ex­pri­mi­do el gru­po For­ce 1 en nues­tra re­vis­ta her­ma­na Bi­cis­port y nos ha de­mos­tra­do que qui­zás sea la me­jor op­ción ac­tual pa­ra ciclocross/ gra­vel. Fun­cio­na de ma­ne­ra im­pe­ca­ble, con un ro­bus­to cuer­po del cam­bio tra­se­ro que trans­mi­te mu­cha con­fian­za, y el mo­no­pla­to, en com­bi­na­ción con un ca­se­te de on­ce ve­lo­ci­da­des 11-36 como es­te ca­so, ofre­ce un ran­go de desa­rro­llos en el que só­lo echa­re­mos en fal­ta una co­ro­na con más dien­tes en gran­des pen­dien­tes. Nun­ca he­mos te­ni­do pro­ble­mas de sa­li­das de ca­de­na, pe­ro Scott in­clu­ye en es­ta Ad­dict un muy bien di­se­ña­do guía­ca­de­nas re­gu­la­ble pa­ra ga­ran­ti­zar que que­da en su si­tio in­clu­so en si­tua­cio­nes agre­si­vas, como las que se vi­ven en ca­rre­ra con la ca­de­na cru­za­da al má­xi­mo. Es­ta Ad­dict CX 10 es­tá mon­ta­da de se­rie con un pla­to de 42 dien­tes, ideal pa­ra ciclocross, pe­ro, al igual que ha­cen mu­chos ci­clis­tas de mon­ta­ña mo­di­fi­can­do los desa­rro­llos se­gún la ca­rre­ra que va­yan a afron­tar, en el ca­tá­lo­go de SRAM po­de­mos en­con­trar pla­tos de 48 o 50 dien­tes que la con­ver­ti­rán, des­pués de una ope­ra­ción que po­de­mos ha­cer en po­cos mi­nu­tos, en una bi­ci­cle­ta con la que no ten­dre­mos pro­ble­mas pa­ra de­fen­der­nos en la ca­rre­te­ra. Só­lo res­ta­ría cam­biar las Sch­wal­be X-One Evo de 33 mm -li­ge­ras en su seg­men­to, pe­ro de ca­si 390 gra­mos- por unas cu­bier­tas más es­tre­chas y ten­dría­mos una bi­ci de me­nos de 7,5 kg, un pe­so más que ajus­ta­do si te­ne­mos en cuen­ta que equi­pa dis­cos. Sin em­bar­go, como es com­ple­ta­men­te ló­gi­co por­que es­tá di­se­ña­da pa­ra ese ob­je­ti­vo, se de­fien­de con más sol­tu­ra en los ca­mi­nos, don­de po­de­mos ex­plo­tar su po­li­va­len­cia con neu­má­ti­cos de has­ta 40 mm. Eso sí, con cui­da­do por­que, aunque pa­rez­ca que no tie­ne lí­mi­tes por su buen ren­di­mien­to y su gus­to por las al­tas ve­lo­ci­da­des, pue­de lle­gar un mo­men­to en el que los en­cuen­tres por la au­sen­cia de sus­pen­sión. Has­ta en­ton­ces, ¡di­viér­te­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.