Win­ner Ana­co­na

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Tex­to

Co­lom­biano re­si­den­te en Ita­lia que co­rre en un equi­po es­pa­ñol. Ha­bla­mos con el ci­clis­ta del Mo­vis­tar Team, el hom­bre de con­fian­za en la mon­ta­ña de Nai­ro Quin­ta­na.

¿Cuán­tas ve­ces te han pre­gun­ta­do de dón­de vie­ne tu nom­bre? ¡Ya he per­di­do la cuen­ta! En ca­da en­tre­vis­ta que ha­go, nun­ca fa­lla esa pre­gun­ta.

Tres pa­la­bras que te de­fi­nan. Co­ra­ju­do, or­gu­llo­so y lu­cha­dor.

Un de­seo pa­ra 2016. Que ha­ya mu­cha sa­lud y mi hi­ja crez­ca sa­na y fuer­te. Tie­ne cin­co me­ses.

¿Cuá­les son tus afi­cio­nes cuan­do es­tás fue­ra de la bi­ci­cle­ta? Me gus­tan mu­cho los vi­deo­jue­gos y ver pe­lí­cu­las.

Una ma­nía in­cu­ra­ble. Cuan­do me ha­cen entrevista­s pa­ra la te­le­vi­sión, con cá­ma­ras de­lan­te, me pon­go ner­vio­so y re­pi­to mu­chas ve­ces es­tas pa­la­bras: bueno, pues...

¿Quién era tu ído­lo de pe­que­ño? Mi­guel Indurain. Mi pa­dre gra­ba­ba to­das sus ca­rre­ras y cre­cí vién­do­le. Es­tu­vo en el Mun­dial de Dui­ta­ma, pe­ro no pu­de ver­lo en per­so­na. Yo era pe­que y ha­bía tan­ta gen­te que fue im­po­si­ble. Ha­ce dos años, el día des­pués de ga­nar la eta­pa en Val­de­li­na­res, me to­mé una fo­to con él. Mi sue­ño he­cho reali­dad.

¿A qué le tie­nes mie­do? A la muer­te.

¿Tres co­sas que te lle­va­rías a una is­la de­sier­ta? ¿Co­sas? No. Me lle­va­ría per­so­nas. A mi mu­jer y a mi hi­ja... bueno y un en­cen­de­dor. ¡El fue­go es fun­da­men­tal!

Un ti­tu­lar que te gus­ta­ría leer con tu nom­bre. Cuan­do ga­né en la Vuel­ta ya sa­bía lo que iban a po­ner: The­win­ne­ris Win­ner! Aho­ra me he con­ver­ti­do en un gre­ga­rio creo que im­por­tan­te pa­ra Nai­ro, así que Win­ner ayu­da a Nai­ro a ser el win­ne­re­ne­lToury­ga­nau­nae­ta­pa­pres­ti­gio­sa.

¿Qué es lo me­jor de vi­vir en la Tos­ca­na? Es­tá muy bien pa­ra en­tre­nar y hay mu­chos ci­clis­tas.

Ai­na­ra Her­nan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.