El ci­clis­mo cam­bia; las ma­nías no

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Carlos Bar­be­ro Ci­clis­ta del Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA

El mun­do del ci­clis­mo ha ido evo­lu­cio­nan­do con el pa­so del tiem­po. De en­tre­nar por sen­sa­cio­nes al pul­só­me­tro, del pul­só­me­tro a los va­tios. He­mos per­fec­cio­na­do nues­tra ae­ro­di­ná­mi­ca y un sin­fín más de me­jo­ras de­bi­das a los tre­men­dos avan­ces de la tec­no­lo­gía. Pe­ro hay al­go que no cam­bia con el pa­so del tiem­po. Va­mos a ver­lo.

Un ci­clis­ta, por nor­ma ge­ne­ral, es una per­so­na me­tó­di­ca, tra­ba­ja­do­ra, dis­ci­pli­na­da e in­clu­so ob­se­si­va en cier­tos as­pec­tos. Esa ob­se­sión a ve­ces le ha­ce caer en la ma­nía. La de­fi­ni­ción de ma­nía vie­ne a de­cir que tie­ne una preo­cu­pa­ción fi­ja por al­go de­ter­mi­na­do. Tam­bién hay otras de­fi­ni­cio­nes co­mo cos­tum­bre ex­tra­ña, ca­pri­cho­sa o po­co ade­cua­da. Por ello, una pre­gun­ta bas­tan­te tí­pi­ca en las entrevista­s es: ¿Tie­nes al­gu­na ma­nía?

Hay ci­clis­tas más ma­niá­ti­cos que otros, pe­ro la gran ma­yo­ría cuen­ta con al­gu­na por pe­que­ña que sea. Pa­ra gus­tos es­tán las ra­re­zas y las hay de to­do ti­po. Al­gu­nas se ven a sim­ple vis­ta co­mo dar la vuel­ta al dor­sal nú­me­ro 13, po­ner me­nos cin­ta en el ma­ni­llar o san­ti­guar­se en la sa­li­da. Las hay que se cuen­tan en un de­ter­mi­na­do mo­men­to co­mo anéc­do­ta de otros com­pa­ñe­ros: des­de po­ner­se siem­pre la za­pa­ti­lla de un pie con­cre­to an­tes que la otra o su­bir­se a la bi­ci­cle­ta

por el mis­mo la­do, com­pro­bar los cie­rres de las rue­das an­tes de sa­lir o dor­mir siem­pre en la ca­ma de la de­re­cha de la ha­bi­ta­ción.

Co­mo es ló­gi­co, es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos afec­tan a nues­tro en­torno. Si no, que les pre­gun­ten a los me­cá­ni­cos y a los ma­sa­jis­tas. Ellos las su­fren a ve­ces sin te­ner­las. Esas ex­cen­tri­ci­da­des al fi­nal son un mo­do de con­cen­tra­ción pa­ra la ca­rre­ra, de tran­qui­li­zar­te 'ha­cien­do di­cho ri­tual' pa­ra que te apor­te se­gu­ri­dad. La mía he de con­fe­sar que es mi­rar que las za­pa­tas no es­tén de­ma­sia­do cer­ca de la llan­ta.

Tam­po­co creáis que los ci­clis­tas so­mos bi­chos ra­ros. Es­to que os he re­la­ta­do se pue­de ex­tra­po­lar per­fec­ta­men­te a la vi­da co­ti­dia­na de ca­da uno. Y re­cor­dad que so­mos ca­pa­ces de ob­ser­var la pa­ja en el ojo ajeno... y no ve­mos la vi­ga en el nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.