Pe­que­ño gran ar­tis­ta

En la dispu­ta del Tour de Fran­cia nos sor­pren­día un anun­cio de Joa­quim Ro­drí­guez: el ca­ta­lán del Ka­tus­ha co­mu­ni­ca­ba que es­ta se­ría su úl­ti­ma tem­po­ra­da co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal. Es un buen mo­ti­vo pa­ra re­pa­sar la vi­da y milagros de un co­rre­dor con el que c

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - Tex­to

ENOR­ME CHIQUITÍN

Más que el na­ci­mien­to, di­ría que aque­lla tem­po­ra­da 2001 fue la de la con­fir­ma­ción de un gran ci­clis­ta de fu­tu­ro. El chiquitín que @jo­se­ba­be­lo­ki Fo­to Graham Wat­son re­si­día por tem­po­ra­das en­tre Az­pei­tia y Oian­gu (Gui­púz­coa), mien­tras ali­men­ta­ba su pal­ma­rés ama­teur, sal­tó a pro­fe­sio­nal pa­ra ha­cer­se gran­de... en lo de­por­ti­vo. En el te­ma de la es­ta­tu­ra es lo que hay. Lis­to co­mo él so­lo, con ofi­cio, de ideas cla­ras y so­bre to­do dis­po­nien­do de una gran ca­pa­ci­dad pa­ra im­pro­vi­sar. Po­si­ble­men­te a po­cos he co­no­ci­do que ma­qui­na­ran, en to­dos los sen­ti­dos, co­mo se lo vimos ha­cer a él. ¡Ma­dre mía, qué aven­tu­ras! En el año 2003 se se­pa­ró del gru­po. Ca­da uno to­mó la di­rec­ción que me­jor le con­ve­nía, al­guno la úni­ca que pu­do. Tam­po­co es mo­men­to aho­ra de sa­car tra­pos. El tiempo ha pues­to a ca­da uno en su si­tio y Joa­quim ju­gó a ga­na­dor. El ca­ta­lán siem­pre ha sa­bi­do que era bueno, con­fia­ba en lo que po­día conseguir y so­bre to­do cuá­les eran sus pun­tos fuer­tes y los me­nos bue­nos. Si ana­li­za­mos su ca­rre­ra de­por­ti­va po­de­mos com­pro­bar có­mo ca­da épo­ca ha te­ni­do su de­no­mi­na­dor co­mún. La ex­plo­si­vi­dad que le po­si­cio­nó, la ma­du­rez de afron­tar y ges­tio­nar las vuel­tas, el ob­je­ti­vo fi­nal de las ca­rre­ras de tres se­ma­nas... en una tra­yec­to­ria mar­ca­da por mo­men­tos de glo­ria y tam­bién por tre­men­das de­silu­sio­nes.

En­tor­cha­dos UCI World Tour, Lom­bar­día, Fle­cha Va­lo­na, po­dios fi­na­les en Tour, Vuel­ta y Gi­ro, etc., un pal­ma­rés de en­sue­ño que que­da in­com­ple­to por un do­lo­ro­so lu­nar. No de­seo en­trar en po­lé­mi­ca por­que ya es agua pa­sa­da y no tie­ne vuel­ta de ho­ja, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que el Mun­dial 2013 es una he­ri­da que siem­pre le es­co­ce­rá. Pa­só lo que pa­só y ya es­tá, pe­ro te­ner al­go tan cer­ca y ver­lo es­ca­par­se en­tre los de­dos no sa­na fá­cil. Joa­quim per­dió una Vuel­ta ca­mino de Fuen­te Dé y su­cum­bió an­te Hes­je­dal en el Gi­ro de Ita­lia 2012, pe­ro na­da re­sul­ta com­pa­ra­ble a lo que trans­mi­tía su ros­tro en aquel po­dio de Flo­ren­cia. Me que­do con los mo­men­tos agra­da­bles y la per­so­na­li­dad de un tío com­pa­ñe­ro. Aze­ve­do, Vi­cio­so, Florencio, Lo­sa­da, Ca­ru­so... com­pa­ñe­ros su­yos, de su cuer­da, que le han acom­pa­ña­do des­de que él ha te­ni­do la ba­tu­ta. Ca­po has­ta el úl­ti­mo mo­men­to y lo ha de­mos­tra­do. He de de­cir que el anun­cio de su re­ti­ra­da me cau­só im­pre­sión. Has­ta pa­ra eso ha si­do ar­tis­ta. Ni un ru­mor, ni una fil­tra­ción. Cla­se in­clu­so pa­ra de­cir adiós. Lo que se ini­ció co­mo una rue­da de pren­sa al uso tardó muy po­co en con­ver­tir­se en LA rue­da de pren­sa. Una voz en­tre­cor­ta­da y unos ojos llo­ro­sos pa­sa­ron a ser pro­ta­go­nis­tas de una de las es­ce­nas ci­clis­tas del año. Es­ta­mos mal acos­tum­bra­dos y pen­sa­mos que los co­rre­do­res de aho­ra son eter­nos, que el mo­men­to nunca va a lle­gar. Por des­gra­cia, Joa­quim es un in­te­gran­te de una lar­ga lis­ta que pro­gre­si­va­men­te irán di­cien­do adiós al cir­co pro­fe­sio­nal. Una pe­na, pe­ro co­mo pa­ra to­do en es­ta vi­da exis­te un ini­cio y un fi­nal. Co­mo ex­com­pa­ñe­ro, ad­mi­ra­dor, fan... o co­mo lo quie­ras lla­mar, te doy las gracias por to­do lo que nos has he­cho vi­brar. Es cier­to, tra­ba­jo en la ra­dio y cuan­do ga­nas di­cen que se me no­ta. Es lo que hay, el sen­ti­mien­to es­tá por en­ci­ma de to­do. La vi­da si­gue y es­toy con­ven­ci­do, no sé de qué ma­ne­ra, que el ci­clis­mo no te per­de­rá. Siem­pre me ha gus­ta­do la for­ma en la que has en­ca­ja­do las co­sas. Por ejem­plo, y con mi hi­jo de tes­ti­go, re­cor­da­ré cuan­do char­la­mos en el ho­tel de Burgos tras la dispu­ta de la crono de la Vuel­ta el año pa­sa­do. Cla­ro, sa­be­dor de la si­tua­ción, trans­mi­tién­do­lo, eres un mo­de­lo pa­ra to­dos. Mucha suer­te y, una vez mas, grà­cies Joa­quim! ¡Ah! Lo de Pu­ri­to nos lo apun­ta­mos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.