CAÍ­DAS Y PU­ÑA­LA­DAS

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

No por­que no sea la pri­me­ra vez, due­le me­nos. Las caí­das, las trai­cio­nes. Na­da nue­vo. Al­ber­to Con­ta­dor no du­ró en pie ni 100 km del Tour 2016. Y tam­po­co 24 ho­ras, pues un día des­pués vol­vió a caer al sue­lo. "No es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar". Des­de lue­go. Con "el ge­me­lo to­ca­do" y la ne­fas­ta ima­gen de aban­dono que su equi­po ofre­ció ca­mino de Cher­bur­go, cuan­do mien­tras Kreu­zi­ger se­lec­cio­na­ba el pe­lo­tón pa­ra Sa­gan, Con­ta­dor ago­ni­za­ba, se­pul­ta­do por el tra­ba­jo de su es­cua­dra. "Me due­le más lo fí­si­co, el ge­me­lo que ten­go muy to­ca­do, que la pér­di­da de tiempo". Tres días des­pués fue im­po­si­ble ocul­tar la trai­ción. Otra vez Kreu­zi­ger, cuan­do Con­ta­dor su­fría en el Col du Pert­hus, no se mo­les­tó en pa­rar pa­ra ayu­dar­le. Y lo vio. Las imá­ge­nes ha­blan por sí so­las del es­cán­da­lo, el che­co gi­rán­do­se y vien­do al ma­dri­le­ño que­dar­se. La po­lé­mi­ca es­ta­ba ser­vi­da. "Kreu­zi­ger des­obe­de­ció. Las ór­de­nes del equi­po fue­ron unas y la de­ci­sión de Ro­man, otra", acep­ta­ba Con­ta­dor. El alu­di­do se de­fen­dió co­mo pu­do. "La ra­dio no fun­cio­na­ba y no nos en­ten­di­mos en ese mo­men­to". Pe­ro, ¿le vis­te?, pre­gun­tan los pe­rio­dis­tas. Entonces a Kreu­zi­ger le en­tra pri­sa por mar­char­se. Se mon­ta en la bi­ci, se po­ne a sil­bar y se va. Cua­tro eta­pas des­pués, Con­ta­dor ya no pu­do más. No lle­gó a Ar­ca­lís. Pe­ro aun re­ti­rán­do­se lo hi­zo con su sello. Un ata­que en la Bo­nai­gua, pri­mer puer­to del día, pa­ra po­ner en apu­ros al Sky. Mo­rir matando. Así es Con­ta­dor. Pe­ro no en­con­tró las sen­sa­cio­nes que que­ría. "Te­nía las pier­nas va­cías, no me que­da­ba otra op­ción que re­ti­rar­me". Aun­que se­gún di­jo una per­so­na de su con­fian­za, "si hu­bie­ra es­ta­do en un equi­po nor­mal, Al­ber­to no se re­ti­ra".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.