No te des­cui­des: vi­gi­la tu hi­dra­ta­ción

Una ma­la cos­tum­bre que te­ne­mos es usar uno de los dos por­ta­bi­do­nes pa­ra lle­var he­rra­mien­tas y tam­bién to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­pa­rar un pin­cha­zo. Ahí de­mos­tra­mos que no da­mos la im­por­tan­cia ade­cua­da a hi­dra­tar­nos.

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to Fo­tos

Por nor­ma ge­ne­ral, só­lo uti­li­za­mos los dos bi­do­nes cuan­do par­ti­ci­pa­mos en una mar­cha ci­clo­tu­ris­ta. Nos ol­vi­da­mos, al tomar esa de­ci­sión, de que tres cuar­tas par­tes de nues­tro cuer­po son agua y que es­ta in­ter­vie­ne en to­dos los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos del or­ga­nis­mo. Par­ti­cu­lar­men­te, en la prác­ti­ca de­por­ti­va, es de vi­tal tras­cen­den­cia si no quie­res su­frir pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud. Por ejem­plo, en un gol­pe de ca­lor, ade­más de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, jue­ga un fac­tor im­por­tan­te la hi­dra­ta­ción. Tam­po­co de­bes ol­vi­dar que el agua es cla­ve en la re­car­ga de los de­pó­si­tos de glu­có­geno, al es­tar ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con los hi­dra­tos de car­bono. Es el nu­trien­te principal pa­ra un ren­di­mien­to má­xi­mo. Si no be­bes, el em­pa­que­ta­do del glu­có­geno en el múscu­lo re­sul­ta de­fi­cien­te, ya que por ca­da gra­mo de glu­có­geno que al­ma­ce­nas se ne­ce­si­tan de 2,4 a 4 gra­mos de agua, apro­xi­ma­da­men­te. Una vez en ru­ta, el agua es vi­tal. Si no se la apor­tas vo­lun­ta­ria­men­te al or­ga­nis­mo, es­te Che­ma Arguedas

AL­COHOL, EL GRAN ENEMI­GO

Ra­fa Gó­mez/Graham Wat­son la ex­trae­rá de la que po­see en su in­te­rior con el fin de po­der me­ta­bo­li­zar la glu­co­sa y que es­ta cum­pla una función ade­cua­da. De­bes in­ten­tar es­tar hi­dra­ta­do en to­do mo­men­to. Pa­ra sa­ber si lo es­tás, dis­po­nes de in­di­cios muy cla­ros... nunca me­jor di­cho.

¿CÓ­MO SA­BER SI ES­TÁS CO­RREC­TA­MEN­TE HI­DRA­TA­DO?

A di­fe­ren­cia de có­mo sa­ber si te­ne­mos los de­pó­si­tos de glu­có­geno car­ga­dos a to­pe, al­go com­pli­ca­do, sí po­de­mos co­no­cer si nues­tro es­ta­do de hi­dra­ta­ción es el ade­cua­do. Al­go tan sen­ci­llo có­mo el co­lor de la ori­na te da­rá la pis­ta. Un co­lor cla­ro, co­mo el agua, que­rrá de­cir que es­tás co­rrec­ta­men­te hi­dra­ta­do. Y más os­cu­ro, in­di­ca des­hi­dra­ta­ción.

En épo­ca ve­ra­nie­ga sue­le ser cos­tum­bre re­fren­dar una sa­li­da con la de­gus­ta­ción de unas cer­ve­zas en com­pa­ñía de los ami­gos de gru­pe­ta. Sal­vo que sea sin al­cohol, per­ju­di­ca­rás la hi­dra­ta­ción y la re­car­ga de glu­có­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.