Car­los Ma­chín

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

Na­ci­do ha­ce 58 años en Mie­res (As­tu­rias), Car­los Ma­chín fue pro­fe­sio­nal des­de 1981 has­ta 1985, pri­me­ro en Zor-He­lios y pos­te­rior­men­te, des­de la Vuel­ta a Es­pa­ña de 1982, con Cho­co­la­tes Hue­so. "Ten­go gran­des re­cuer­dos de mi eta­pa ci­clis­ta, pe­ro los más bo­ni­tos per­te­ne­cen sin du­da a mi eta­pa ju­ve­nil y ama­teur, por­que son los años en los que co­rres por di­ver­sión. De pro­fe­sio­nal ya es otro te­ma, con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, te lo to­mas co­mo un tra­ba­jo". Sien­do aún ama­teur en el Mo­li­ner-Ve­re­co les ga­nó a los pro­fe­sio­na­les la Clá­si­ca a los Puer­tos el pri­mer año en que la prue­ba ma­dri­le­ña se dis­pu­tó en mo­da­li­dad open. Ya en la má­xi­ma ca­te­go­ría con­si­guió otras dos vic­to­rias: una eta­pa en la Vuel­ta a Cas­ti­lla de 1982 y otra en la Vuel­ta a La Rio­ja de 1985, su úl­ti­ma cam­pa­ña. "Por en­ci­ma de esos triun­fos me que­do, aun­que no pu­de ga­nar­la, con aque­lla eta­pa de la Vuel­ta a Es­pa­ña la pri­me­ra vez que se subió a los La­gos de Co­va­don­ga. Es­ta­ba llo­vien­do y ne­van­do, me es­ca­pé con Pe­ve­na­ge y le sol­té cuan­do em­pe­za­mos la as­cen­sión. Ape­nas me fal­ta­ron un par de ki­ló­me­tros; Ma­rino me pa­só a pun­to de ini­ciar el des­cen­so al se­gun­do de los la­gos". Lás­ti­ma que ese día no fue­ran diez los cin­co mi­nu­tos bue­nos, co­mo le gus­ta de­no­mi­nar esos mo­men­tos en los que vas desata­do. "Cuan­do es­ta­ba en for­ma iba bien en to­dos los te­rre­nos. Co­mo des­de muy jo­ven he vi­vi­do en Va­lla­do­lid tam­bién do­mi­na­ba los aba­ni­cos. En­tre prue­bas por eta­pas y de un día siem­pre me gus­ta­ron más las clá­si­cas". Car­los lo de­jó jo­ven, con só­lo 27 años. "Aca­bé un po­co amar­ga­do de la bi­ci. Lle­gó un mo­men­to en que me des­ani­mé y no le di más vuel­tas. Mon­té un ne­go­cio de fon­ta­ne­ría y ca­le­fac­ción en Me­di­na del Cam­po. Era de lo que tra­ba­ja­ba des­de los 13 años has­ta que me hi­ce pro­fe­sio­nal del ci­clis­mo y lo que he vuel­to a ha­cer des­de que col­gué". La bi­ci­cle­ta de ca­rre­te­ra no la ha vuel­to a to­car. "Me gus­ta sa­lir con la de mon­ta­ña en cuan­to el tra­ba­jo me de­ja un hue­co". Lo que man­tie­ne es una gran amis­tad con la ma­yo­ría de los an­ti­guos com­pa­ñe­ros ci­clis­tas. "De la Fuen­te, Ca­bre­ro, Ca­ma­ri­llo, Cho­zas, Arro­yo, Ru­pé­rez, Del­ga­do, Pe­dro Muñoz, Juan Fer­nán­dez..., con mu­chos de ellos com­par­tí equi­po des­de ju­ve­ni­les". Con­fie­sa que el ci­clis­mo ac­tual no le apa­sio­na. "No me he des­co­nec­ta­do por­que lo he se­gui­do a tra­vés de las re­vis­tas y de lo que me con­ta­ba mi pri­mo -Jo­xean Fer­nán­dez Mat­xin-. Las clá­si­cas me vuel­ven lo­co, pe­ro las vuel­tas me abu­rren. Es así des­de que han pues­to el pin­ga­ni­llo y se tra­ba­ja en blo­que. Siem­pre fui del ci­clis­mo de co­ra­je. Oca­ña pa­ra mí es el re­fe­ren­te, jun­to a Merckx, De Vlae­minck, Mo­ser e Hi­nault. Me sien­to muy or­gu­llo­so de ha­ber co­rri­do con ca­si to­dos ellos. De los ac­tua­les me gus­ta Contador, pe­ro no por lo que ha ga­na­do sino por có­mo lo ha ga­na­do".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.