CORTA EL VIEN­TO.

Ciclismo a Fondo - - CONTACTO -

A TU GUS­TO. Gra­cias a las dos op­cio­nes de al­tu­ra dis­po­ni­bles en la pie­za que cu­bre la di­rec­ción po­de­mos lo­grar una co­rrec­ta po­si­ción, sin por ello per­der las lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas que ca­rac­te­ri­zan a es­ta NK1K.

No con­vie­ne caer en ideas pre­con­ce­bi­das cuan­do pro­ba­mos una bi­ci pa­ra evi­tar que nu­ble el cri­te­rio ob­je­ti­vo y nos im­pi­da va­lo­rar la má­qui­na que te­ne­mos en­tre mano de for­ma co­rrec­ta. Sin em­bar­go, con las bi­cis ita­lia­nas, el tó­pi­co de bi­ci­cle­ta agre­si­va y no ap­ta pa­ra ir des­pa­cio no sue­le fa­llar, so­bre to­do, si en sus tu­bos lu­ce el nom­bre del gran Ma­rio y, des­de sus co­mien­zos, la mar­ca nos ha ido pre­sen­tan­do mo­de­los cu­ya úni­ca mi­sión era lle­var­nos del pun­to A al pun­to B lo más rá­pi­do po­si­ble, sin im­por­tar si de­lan­te te­ne­mos llano o mon­ta­ña. Al­go de lo que pue­den dar fe los ci­clis­tas del equi­po Bar­dia­ni, fie­les des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das a Ci­po­lli­ni.

FATTO IN ITA­LIA

En la escena ac­tual sa­be­mos que la in­men­sa ma­yo­ría de los cua­dros, aun­que se diseñan ba­jo las di­rec­tri­ces ACÓPLATE. 3T ha acer­ta­do de lleno con el di­se­ño de un ma­ni­llar ae­ro­di­ná­mi­co que com­bi­na las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mo­de­los com­pact con su corta caí­da y de los de com­pe­ti­ción con el lar­go al­can­ce que per­mi­te adop­tar una po­si­ción agre­si­va.

de los in­ge­nie­ros de ca­da mar­ca, son ela­bo­ra­dos en el le­jano orien­te, don­de la tec­no­lo­gía de pro­duc­ción del car­bono se en­cuen­tra más desa­rro­lla­da. Sin em­bar­go, aún exis­ten fir­mas que se re­sis­ten a per­der el con­trol que da la cer­ca­nía y pre­su­men de ello. Uno de los as­pec­tos con los que Ci­po­lli­ni sa­ca pe­cho es que el pro­ce­so de pro­duc­ción de sus bi­cis, ca­si en su to­ta­li­dad, se desa­rro­lla en tie­rras ita­lia­nas re­par­ti­do en­tre Ve­ro­na, Pa­dua, Flo­ren­cia y Pi­sa. Só­lo una par­te de la fa­bri­ca­ción se lle­va a ca­bo fue­ra del país trans­al­pino en la ve­ci­na Bos­nia-Her­ze­go­vi­na. Cen­trán­do­nos en es­ta NK1K, ve­mos que en es­te as­pec­to po­co tie­ne que en­vi­diar a otras ve­ni­das de Tai­wan. Se op­ta por ma­te­ria pri­ma de pri­me­ra ca­li­dad, en es­te ca­so el rí­gi­do y li­ge­ro car­bono To­ray T1000 co­mo ba­se, que se com­bi­na, en zo­nas don­de los re­que­ri­mien­tos de ri­gi­dez son má­xi­mos, con el M46J.

Las afi­la­das lí­neas de la NK1K, con so­lu­cio­nes co­mo los ti­ran­tes ba­jos o los pa­sos de rue­da ce­ñi­dos a la for­ma de es­ta, no de­jan lu­gar a du­das en cuan­to a sus pre­ten­sio­nes de lo­grar ro­dar lo más ve­loz po­si­ble con el mí­ni­mo gas­to de ener­gía.

Co­mo ve­mos, ya de par­ti­da no se de­jan res­qui­cios a otra co­sa que no sea la bús­que­da del ren­di­mien­to. Un as­pec­to que que­da co­rro­bo­ra­do con las lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas y el di­se­ño he­re­da­do di­rec­ta­men­te de la es­pec­ta­cu­lar NK de con­tra­rre­loj. Se eli­gen so­lu­cio­nes que ya han de­mos­tra­do su com­ple­ta efec­ti­vi­dad co­mo los ti­ran­tes ba­jos pa­ra lo­grar un trián­gu­lo tra­se­ro más com­pac­to y ae­ro­di­ná­mi­co, la hor­qui­lla in­te­gra­da con las lí­neas de di­rec­ción y el tu­bo dia­go­nal o los pa­sos de rue­da en tu­bo de si­llín y dia­go­nal a mo­do de ca­re­na­do. Por su­pues­to, la ti­ja per­fi­la­da se in­te­gra igual­men­te al má­xi­mo con el ca­da vez más ha­bi­tual cie­rre de cu­ña in­terno co­lo­ca­do en el cua­dro. Tam­bién, pa­ra li­mar un po­co de re­sis­ten­cia al vien­to, se op­ta por fre­nos de mon­ta­je di­rec­to en am­bos puen­tes que, ade­más, aña­den efi­cien­cia a la fre­na­da. Por si no tu­vié­ra­mos su­fi­cien­te con ellos, es­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.