So­ñar des­pier­to

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Pat­xi Vi­la En­tre­na­dor del equi­po Bo­ra-Hans­grohe

Parece que fue ayer cuan­do es­tá­ba­mos en San Luis (Ar­gen­ti­na) afron­tan­do 2016 lle­nos de ilu­sión, mie­dos e in­cóg­ni­tas. Pues hoy es­ta­mos en Mel­bour­ne (Aus­tra­lia) a mi­les de kilómetros, dis­tin­to pai­sa­je, cultura e idio­ma, pero mis­ma ilu­sión y de­ter­mi­na­ción, aun­que más ex­pe­rien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad. Per­dón, no me he pre­sen­ta­do. Soy Pat­xi Vi­la y tra­ba­jo al­re­de­dor de las bi­cis y de los ci­clis­tas, lo que de crío so­ñé que que­ría ha­cer to­da mi vi­da.

An­tes de na­da qui­sie­ra agra­de­cer a la gen­te de Ciclismo a Fondo que me dé la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­me, de ser mi al­ta­voz. No sé ni de qué voy a es­cri­bir, pero ten­go co­sas que con­tar... Que mis de­dos de­ci­dan: #no­fil­ter.

Es­to va de­pri­sa, muy de­pri­sa. Re­me­mo­ro aho­ra cuan­do en el ta­ller de En­ri­que Ira­zo­ki en Be­ra, mi pue­blo, es­cu­cha­ba his­to­rias del Tour, San­re­mo, Ta­ran­gu, Mo­me­ñe, Hi­nault, Tour­ma­let, Lie­ja, Cam­pag­no­lo, Gi­ta­ne, etc. O cuan­do en la pe­núl­ti­ma cur­va de Ibar­din, 'mi puer­to', tu­ve que ba­jar­me de la bi­ci an­te la im­po­si­bi­li­dad de su­bir con 6 años aquel co­lo­so y acep­tar la pri­me­ra de los mi­llo­nes de de­rro­tas que me han he­cho lo que soy. Parece que fue ayer cuan­do cru­cé pri­me­ro una lí­nea de me­ta en un pe­que­ño pue­blo al nor­te de Na­va­rra que pa­ra mí era los Cam­pos Elí­seos, vi­vien­do esa in­com­pa­ra­ble sen­sa­ción: la victoria. O cuan­do vi cla­ro que que­ría de­di­car­me a es­to y so­ña­ba des­pier­to con ser ci­clis­ta, o el día que en Ve­li­lla del Río Ca­rrión ba­tí al más du­ro de los ri­va­les, yo mis­mo, y ga­né mi pri­me­ra ca­rre­ra de afi­cio­na­do. Parece que fue ayer cuan­do re­ci­bí la lla­ma­da de Jo­sé Mi­guel y Eu­se­bio ha­cien­do mi sue­ño reali­dad.

Fue ayer cuan­do nos de­jó el Cha­va. Me si­go acor­dan­do mu­cho de él, co­mo de Ru­fino y Jo­sé Mar­tín, gen­te que el ciclismo me dio y me qui­tó. Cuan­do jun­tó al Pen­kas, Zan­dio, Ela­dio, Na­vas, Man­ce­bo o Kol­do y nos re­co­rri­mos me­dia Eu­ro­pa jun­tos, cre­cien­do, so­ñan­do, rien­do, su­frien­do y for­jan­do esos la­zos in­des­truc­ti­bles de ba­jo con­su­mo, de los bue­nos, que pi­den po­co y su­je­tan mu­cho. Lue­go aga­rré la ma­le­ta y con

mil du­das me fui a Ita­lia a co­no­cer un país, una len­gua, una cultura. Ayer al me­dio día es­tu­ve en St. Etien­ne en mi via­je des­de Pa­rís has­ta Ni­za, don­de, igual que en Ve­li­lla del Río Ca­rrión, me vol­ví a ga­nar a mí mis­mo. Por la tar­de es­tu­ve en Mi­lán, en la Cas­te­lla­na y en los Cam­pos Elí­seos, con mi bi­ci, y en las tres se me pu­so la piel de ga­lli­na. Por la no­che me fui a ce­nar con ami­gos que la bi­ci me ha da­do de todo el mun­do, gen­te que es el ma­yor tro­feo que me lle­va­ré pa­ra el que no ha­ce falta vi­tri­na, pero eso sí, tro­feo que hay que lim­piar más que cual­quier otro.

He pa­sa­do muy ma­la no­che por un con­trol po­si­ti­vo que me apar­tó de mi mun­do 18 me­ses. Me he le­van­ta­do can­sa­do, no ten­go ga­nas de an­dar en bi­ci o no tan de­pri­sa co­mo has­ta aho­ra, por eso he decidido ir a Mor­gan Hill, Ca­li­for­nia, y tra­ba­jar pa­ra Spe­cia­li­zed. ¡In­creí­ble­men­te en­ri­que­ce­dor! En­con­tré la res­pues­ta a mu­chas co­sas que sen­tía pero no po­día me­dir. Un nue­vo mun­do se ha abier­to, por eso a la ho­ra de co­mer em­pe­cé a in­ten­tar ayu­dar a otras per­so­nas que, co­mo yo ha­ce años, bus­can res­pues­tas y el ca­mino que les lle­ve a sen­tir­se bien en el ciclismo de má­xi­mo ni­vel. A pri­me­ra ho­ra de la tar­de, en San Luis nos he­mos en­con­tra­do Pe­ter, Rafa, Body, Pa­wel y los de­más, lle­nos de ilu­sión y mie­dos, pero no es va­lien­te el que no los tie­ne sino el que se en­fren­ta a ellos. Lo he­mos he­cho; hu­bo mo­men­tos di­fí­ci­les y ca­breos, to­ma­mos ries­gos por­que las ru­ti­nas no te per­mi­ten avan­zar y pa­ra lle­gar don­de nadie ha ido hay que re­co­rrer el ca­mino por el que nadie ha pa­sa­do an­tes. Pe­ter es ca­be­zón, he­mos dis­cu­ti­do, nos he­mos per­do­na­do y lo ce­le­bra­mos en Ou­de­naar­de. Rafa es­tá sor­do, no quie­re es­cu­char, le he re­ga­la­do una trom­pe­ti­lla que me ha cos­ta­do en­con­trar: la halle Río de Ja­nei­ro. Body es un sol de tío, me­da­lla de car­tón, esos seis se­gun­dos del bron­ce mun­dia­lis­ta son in­jus­tos y a la vez el fa­ro pa­ra se­guir el mis­mo ca­mino que le con­duz­ca al po­dio.

Aho­ra es­toy en Mel­bour­ne después de una de­ci­sión pro­fe­sio­nal muy di­fí­cil. For­mo par­te de un equi­po ale­mán, Bo­ra-Hans­grohe, con el objetivo de crear al­go gran­de. In­ten­to me­jo­rar nues­tro de­por­te, en­ten­der­lo. Enamo­ra­do de lo que ha­go, sé que la agra­da­ble pre­sión por igua­lar lo con­se­gui­do es gran­de. Tra­ba­jo con un fe­nó­meno, Pe­ter, que me po­ne a prue­ba cin­co o seis veces to­dos los días, que me en­se­ña y me ha­ce me­jo­rar. Em­pu­ja casi más que en bi­ci y me qui­ta sue­ño. Con Rafa en Ma­llor­ca, me necesita más que Pe­ter: es un año muy im­por­tan­te pa­ra él. Los nú­me­ros los tie­ne, a ver si la trom­pe­ti­lla de Río la me­te siem­pre en la ma­le­ta. Ten­go mu­cha fe en él, ha­gan sus apues­tas. Con Body -Bod­nar- cen­tra­do co­mo nun­ca, con la men­te en No­rue­ga, en el Mun­dial CRI.

En esas an­do, fun­da­men­tal­men­te ha­cien­do lo mis­mo que en el ta­ller de En­ri­que: so­ñar des­pier­to, vi­sua­li­zar­me dónde y có­mo quie­ro. Por cier­to, tam­bién so­ña­ba que es­cri­bía y com­par­tía mi vi­da. "Lo con­si­guie­ron por­que nadie les di­jo que era im­po­si­ble".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.