Rue­das Zipp 454 NSW

Ciclismo a Fondo - - AL DETALLE -

Ha­ce un año, en nues­tro nú­me­ro 376, pro­bá­ba­mos las que en­ton­ces nos pa­re­cie­ron las rue­das de­fi­ni­ti­vas de Zipp. Un mo­de­lo que lle­va­ba la ae­ro­di­ná­mi­ca has­ta don­de no ha­bía­mos vis­to, lo­gran­do un com­por­ta­mien­to en con­di­cio­nes de vien­to cru­za­do sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar. Co­mo to­do es sus­cep­ti­ble de ser me­jo­ra­do, los in­ge­nie­ros de The Nest, el de­par­ta­men­to de pro­yec­tos es­pe­cia­les de la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na, han es­ta­do dan­do vuel­tas a la ca­be­za pa­ra ras­car aún un po­co más de re­sis­ten­cia al vien­to y de ahí sur­gen es­tas 454 NSW co­mo una su­til evo­lu­ción de las 404 NSW. A los ele­men­tos que ya co­no­cía­mos, co­mo la pis­ta de fre­na­do Shows­top­per, los grá­fi­cos im­pre­sos di­rec­ta­men­te en la llan­ta o los bu­jes Cog­ni­tion, con su sis­te­ma de rue­da li­bre mag­né­ti­co, que pa­re­cen ha­ber de­ja­do en el ol­vi­do los in­con­ve­nien­tes que his­tó­ri­ca­men­te ve­nían pre­sen­tan­do los bu­jes de la mar­ca, les te­ne­mos que su­mar una llan­ta com­ple­ta­men­te nue­va pa­ra lo que los in­ge­nie­ros se han ins­pi­ra­do en el diseño na­tu­ral, en con­cre­to en la for­ma hi­dro­di­ná­mi­ca de las ale­tas de la ba­lle­na jo­ro­ba­da. De ahí sur­ge un per­fil den­ta­do que va­ría la al­tu­ra de la llan­ta en­tre los 58 mm clá­si­cos del mo­de­lo 404 y los 53 mm. Se­gún los es­tu­dios en el tú­nel de vien­to y me­dian­te soft­wa­re de di­ná­mi­ca de flui­dos, es aún más efi­cien­te fren­te al vien­to y an­te ma­yo­res án­gu­los de in­ci­den­cia, al­go que se ve re­for­za­do con un nue­vo pa­trón de los ho­yue­los es­ti­lo pe­lo­ta de golf ABLC, que aho­ra cuen­tan con una for­ma he­xa­go­nal. Las he­mos po­di­do em­plear en días de mu­cho vien­to y con ba­ja­das re­vi­ra­das de puer­tos don­de la in­ci­den­cia del ai­re cam­bia con­ti­nua­men­te y la ver­dad es que las me­jo­ras en com­por­ta­mien­to res­pec­to a las 404 NSW son su­ti­les pe­ro pa­ten­tes. Al­go com­pli­ca­do cuan­do es­tas ya mos­tra­ban un fun­cio­na­mien­to in­creí­ble. Las 454 han ga­na­do al­gún pun­to a la ho­ra de en­ca­rar los cam­bios de di­rec­ción, en los que el vien­to pa­sa de in­ci­dir de un la­do al otro de la rue­da, re­sul­tan­do la tran­si­ción un po­qui­to me­nos brus­ca. Lo que no pu­di­mos pro­bar en su mo­men­to es la efi­ca­cia de su pis­ta de fre­na­do en con­di­cio­nes de llu­via. Es­ta vez sí nos ha to­ca­do mo­jar­nos en un in­vierno que ape­nas es­tá dan­do tre­gua en lo me­teo­ro­ló­gi­co. El re­sul­ta­do es una fre­na­da de al­tí­si­mo ni­vel. Evi­den­te­men­te no es una llan­ta de alu­mi­nio, pe­ro se le acer­ca mu­cho. Tras un pri­mer con­tac­to de la pas­ti­lla y un par de se­gun­dos que tar­da en eva­cuar­se el agua de la llan­ta, la mor­di­da de la za­pa­ta es con­tun­den­te (con los puen­tes del nue­vo Shi­mano Du­ra-Ace), pe­ro sin la brus­que­dad tí­pi­ca de las rue­das de car­bono cuan­do en­con­tra­mos es­tas con­di­cio­nes. El pro­ble­ma de tan­ta ca­pa­ci­dad de fre­na­da, sin em­bar­go, es que la su­per­fi­cie Shows­top­per se me­rien­da las za­pa­tas a un buen rit­mo, es el pea­je que de­be­mos pa­gar por es­ta efec­ti­vi­dad al de­te­ner la bi­ci. En el as­pec­to di­ná­mi­co, el pe­so res­pec­to a sus her­ma­nas de ca­tá­lo­go es prác­ti­ca­men­te el mis­mo, en el lí­mi­te de lo ra­zo­na­ble en unas rue­das to­do uso aun­que sin ven­cer la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca del ki­lo y me­dio. No obs­tan­te, no te­ne­mos sen­sa­ción de rue­da pe­sa­da y nos per­mi­ten afron­tar puer­tos de ma­ne­ra ale­gre, in­clu­so si nos gus­ta po­ner­nos de pie so­bre los pe­da­les por­que ape­nas res­tan agi­li­dad a la bi­ci. En ba­ja­das tam­po­co he­mos en­con­tra­do pe­gas, fa­ci­li­tan­do apo­yos ní­ti­dos en las cur­vas que se tra­du­cen en con­fian­za a la ho­ra de de­jar co­rrer la bi­ci. Ape­nas pe­que­ños cam­bios, pe­ro que nos per­mi­ten dis­fru­tar de unas rue­das que trans­mi­ten una cla­ra sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad cuan­do pe­da­lea­mos con fuer­za y que ade­más, con su atrac­ti­vo diseño den­ta­do, más allá del com­por­ta­mien­to ae­ro­di­ná­mi­co que pre­sen­tan sin ex­tra­ños ni ban­da­zos, no lo va­mos a ne­gar, le da­rán a nues­tra bi­ci un as­pec­to úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.