El re­na­ci­do

En un apre­ta­dí­si­mo fi­nal, Mi­chal Kwiat­kows­ki ba­tió a Pe­ter Sa­gan y a Ju­lian Alap­hi­lip­pe en la Via Ro­ma des­pués de un ata­que pa­ra la historia del cam­peón del mun­do en el Pog­gio.

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ainara Hernando Fotos Bettini Pho­to

To­do en la Mi­lán-San Re­mo es co­mo un pre­ce­den­te de lo que lle­ga­rá. Des­de que uno se le­van­ta, la pas­ta en blan­co a las cin­co de la mañana y pien­sa que eso es lo que le sir­ve pa­ra más ade­lan­te, pa­ra el lar­go día que vie­ne. Los que só­lo to­man el ca­fé y el dol­ce, pa­ra cuan­do se acer­can a los ale­da­ños del Cas­te­llo Sfor­zes­co, an­tes de em­pe­zar a va­gar en­tre au­to­bu­ses que es­con­den a los ciclistas, de­ben me­ter­se en el ca­fé Se­ren­de­pi­co, fren­te a la Piaz­za del Cas­te­llo, pa­ra re­pe­tir el desa­yuno. Lue­go, to­do lo de­más es una cons­tan­te sen­sa­ción de pre­pa­rar­se pa­ra lo que va a ve­nir, de en­tre­més. La pa­ra­da en el lar­go via­je des­de la ca­pi­tal lom­bar­da has­ta

San Re­mo a los pies del Tur­chino pa­ra co­mer a las 11 de la mañana; la lle­ga­da a la sa­la de pren­sa en el Tea­tro Aris­ton, don­de el fes­ti­val, cua­tro ho­ras an­tes; el pa­seo por la de­ca­den­te San Re­mo, sus ca­sas que ocul­tan un pasado me­jor; la es­pe­ra, la lle­ga­da. Y has­ta en­ton­ces se tie­ne la mis­ma im­pre­sión, aun­que ya ha­ya cru­za­do la lí­nea de me­ta un nom­bre y un ape­lli­do que van a en­trar en la historia, por­que aún fal­ta to­do por hacer: es­cri­bir, co­men­tar, ha­blar y lue­go, otra vez, con­du­cir eter­na­men­te has­ta Mi­lán. Y en la ca­rre­ra es pa­re­ci­do. Tres­cien­tos kilómetros que son el pla­to pre­vio, co­mo la pas­ta en blan­co, sin na­da que con­tar, de fi­na­les que son de in­far­to y pa­ra la historia. Y así pa­sa de nue­vo, co­mo siem­pre en la San Re­mo. Los dos ca­pu­chi­nos, el lar­go via­je, la co­mi­da de las 11 y un ata­que le­gen­da­rio en el Pog­gio. Y me­nos mal, pues sin Pe­ter Sa­gan el ci­clis­mo po­dría con­ver­tir­se en una su­ce­sión de abu­rri­mien­to y de­cep­ción co­mo po­dría ha­ber si­do es­ta Mi­lán-San Re­mo, blan­ca co­mo la pas­ta de la mañana. Él pu­so la sal­sa y la emo­ción.

ATA­QUE DE SA­GAN

Gra­cias a Pe­ter Sa­gan el ci­clis­mo es di­fe­ren­te. Di­ver­ti­do. Te­dio­sas ca­rre­ras pa­san a ser un sal­to en el so­fá y un gri­to del afi­cio­na­do. Pe­ro no se con­fun­dan, quien ga­nó no fue el es­lo­va­co aun­que bien po­dría ha­ber­lo he­cho, por ese ata­que ma­ra­vi­llo­so, por la fuer­za y el gol­pe fi­nal que ca­si le de­ja sin ri­ño­nes. Sin em­bar­go, Mi­chal Kwiat­kows­ki es­ti­ró más la es­pal­da en la Via Ro­ma. El re­na­ci­do. Por­que pa­ra cual­quier ci­clis­ta una Mi­lán-San Re­mo pue­de jus­ti­fi­car to­da una ca­rre­ra -y si no que se lo di­gan a Fi­lip­po Poz­za­to-, pe­ro con Kwiat­kows­ki la sen­sa­ción es la con­tra­ria: su­po­ne el re­gre­so ha­cia la cum­bre ya atis­ba­do en Stra­de Bian­che. A la sen­da del triun­fo. La con­sa­gra­ción mo­nu­men­tal del chi­co que es ca­paz de ga­nar un Mun­dial con ape­nas 24 años, ro­zar un top10 en el

Tour de Fran­cia, ven­cer en una de las clá­si­cas de las Ar­de­nas y en otra de pa­vés, pe­ro con la sen­sa­ción de que fal­ta­ba al­go, que aún no es­ta­ba to­do vis­to y que­da­ba mu­cho por de­mos­trar. Es lo que les su­ce­de a los ge­nios. Kwiat­kows­ki es de To­run, co­mo Co­pér­ni­co, el as­tró­no­mo que for­mu­ló la teo­ría he­lio­cén­tri­ca del sis­te­ma so­lar. A Co­pér­ni­co se le tie­ne por el fun­da­dor de la as­tro­no­mía mo­der­na. Mar­có una épo­ca con su li­bro so­bre las re­vo­lu­cio­nes de las es­fe­ras ce­les­tes. Co­mo Kwiat­kows­ki, una es­tre­lla. Y no po­día sa­lir al fir­ma­men­to a bri­llar en otro día que no fue­se el que mar­ca el ini­cio de la pri­ma­ve­ra, cuan­do las flo­res es­ta­llan. Eso es él, su ape­lli­do en po­la­co. Flor.

AMEZ­QUE­TA SE DE­JA VER

Sus pé­ta­los re­lu­cen en el Pog­gio de ma­ne­ra ma­jes­tuo­sa cuan­do Pe­ter Sa­gan de­ci­de que es­tá abu­rri­do y ya es ho­ra de po­ner fin al cons­tan­te en­tre­més que es­tá sien­do la San Re­mo. Pa­ra en­ton­ces, des­de ha­ce bas­tan­te kilómetros, la es­ca­pa­da que ha mar­ca­do el lar­go de­ve­nir ha muer­to. Um­ber­to Po­li, Mat­tia Frap­por­ti, Ju­len Amez­que­ta, Alan Ma­ran­go­ni -más kilómetros fu­ga­do que en el pe­lo­tón en los tres me­ses de la tem­po­ra­da 2017-, Maes­tri, Clar­ke, Sku­jins, Rovny, Zur­lo y Denz se ha­bían mar­cha­do des­de el ini­cio pa­ra dar­se pre­sen­cia, pe­ro en el Ca­po Ber­ta el pe­lo­tón los tie­ne a ti­ro. Allí ca­zan primero a Gou­geard que lo ha­bía in­ten­ta­do en so­li­ta­rio. Y el res­to em­pie­za a des­me­nu­zar­se. Rovny y Clar­ke no quie­ren re­nun­ciar a su pro­ta­go­nis­mo y tam­po­co Ju­len Amez­que­ta. Los tres re­sis­ten has­ta la Ci­pres­sa, a 26 kilómetros del fi­nal. Ahí arran­ca otra Mi­lán-San Re­mo, la de ver­dad, co­mo si los 280 km pre­vios no con­ta­sen. Y es en­ton­ces cuan­do las pier­nas ru­gen de do­lor, pe­ro el

mo­nu­men­to que es­pe­ra pa­ra en­cum­brar a uno de ellos bien va­le de­jar­las que chi­llen. Su­cum­be pron­to a ese gri­to Mark Ca­ven­dish. No pue­de el chi­co, ya más hom­bre que otra co­sa, de Man. Ro­jo co­mo un in­glés en Ma­llor­ca cuan­do Tim We­llens arran­ca. Ahí em­pie­za la pri­me­ra de las ex­hi­bi­cio­nes que con lo que ven­dría des­pués cae­rían en el ol­vi­do. Es la de Tom Du­mou­lin a fa­vor de Mi­chael Matthews. El ho­lan­dés ti­ra del gru­po al ini­cio de la Ci­pres­sa y tam­bién en el del Pog­gio, eli­mi­nan­do ri­va­les y des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta. Al rit­mo en­dia­bla­do de Du­mou­lin res­pon­den Ga­llo­pin y Gil­bert con dos ata­ques de fo­gueo. Tras el ho­lan­dés del Sun­web cir­cu­lan bien agru­pa­dos los miem­bros de la guar­dia im­pe­rial del Team Sky, co­mo es­pe­ran­do. Otra vez. El eterno es­pe­rar de la San Re­mo. Pa­re­ce que pa­ra el sprint de un motivado Elia Vi­via­ni. El Sky só­lo es­pe­ra a la par­te más em­pi­na­da del Pog­gio pa­ra que los pé­ta­los de Kwia­to flo­rez­can.

A 6 kilómetros y me­dio de la Via Ro­ma se aca­ba la ex­hi­bi­ción de Tom Du­mou­lin y em­pie­za otra his­tó­ri­ca. Un ata­que bru­tal de Pe­ter Sa­gan, pier­nas mons­truo­sas, dos pie­dras que quie­ren des­tro­zar­lo to­do. Aga­cha la ca­be­za y mi­ra pa­ra atrás, quiere ver el da­ño que ha he­cho. La car­ni­ce­ría es bru­tal. Só­lo Ju­lian Alap­hi­lip­pe le si­gue. Y uno más, el ri­val más du­ro y al que me­jor co­no­ce: Kwiat­kows­ki. Sa­gan de Zi­li­na y el po­la­co de To­run. 500 kilómetros les se­pa­ran. Lle­van pe­gán­do­se por las ca­rre­ras des­de ju­ve­ni­les. Es la nue­va ca­ma­da que man­da, la de 1990, los ciclistas que mar­ca­rán una épo­ca. Co­mo Co­pér­ni­co, el as­tró­no­mo de la era mo­der­na los es­tu­dia­ría. Son las es­tre­llas de es­ta ge­ne­ra­ción.

DE IN­FAR­TO

Ca­da pe­da­la­da de Pe­ter Sa­gan en el des­cen­so del Pog­gio pa­re­ce un ba­la­zo. Y Alap­hi­lip­pe, que en las cur­vas ba­lan­cea la bi­ci dan­do la sen­sa­ción de que su cuer­pi­to en­ju­to va a des­plo­mar­se por la colina has­ta el mar. Y Kwiat­kows­ki, que va co­mo una mo­to tra­zan­do ca­da gi­ro, ca­da cam­bio de rit­mo. Una Ka­wa­sa­ki. Así lo lla­ma Ge­raint Tho­mas. La mo­to arran­ca pa­ra sos­te­ner la rue­da de Sa­gan. ª Que­ría obli­gar­le a que hi­cie­ra el sprint des­de le­jo­sº , di­jo des­pués el del Sky. Le ama­rra, apro­ve­chan­do un pe­que­ño hue­co en­tre Alap­hi­lip­pe y Sa­gan, es­ti­ra los bra­zos has­ta ca­si rom­per­los jus­to an­tes de la lí­nea de me­ta pa­ra cru­zar­la primero. Un ri­ñón que va­le un mo­nu­men­to. Y en­ton­ces es­ta­llan las flo­res. De la ve­lo­ci­dad que traen, Sa­gan le ases­ta un gol­pe que ca­si lo ti­ra, aun­que de in­me­dia­to fe­li­ci­ta con de­por­ti­vi­dad a su ver­du­go. Es el pe­núl­ti­mo cho­que en­tre dos cam­peo­nes del mun­do que mar­ca­rán una épo­ca, igual que Co­pér­ni­co. El en­tre­més ha ter­mi­na­do y Kwiat­kows­ki es­tá de vuel­ta. El úni­co que de­be se­guir es­pe­ran­do es Pe­ter Sa­gan. Ya lle­ga­rá la vic­to­ria.

Du­mou­lin ace­le­ra al ini­cio del Pog­gio. Sun­web tra­ba­ja­ba pa­ra un Mi­chael Matthews que aún no es­tá fino. Con­trol to­tal. Pe­ter Sa­gan man­dó en el trío y ape­nas si so­li­ci­tó la co­la­bo­ra­ción de Kwiat­kows­ki y Ju­lian Alap­hi­lip­pe. Ve­lo­cis­tas frus­tra­dos....

Pai­sa­je ca­rac­te­rís­ti­co. El Me­di­te­rrá­neo es tes­ti­go mu­do de los 140 kilómetros fi­na­les de la Clas­si­cis­si­ma. 1

Amez­que­ta se gra­dúa. El na­va­rro del Wi­lier-Sout­heast for­mó par­te de la es­ca­pa­da y aguan­tó en fu­ga 265 kilómetros. 2

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.