Gen­te co­rrien­te

El en­sa­yo/error fun­cio­na has­ta cier­to pun­to. Es­te mes he­mos re­co­pi­la­do los tes­ti­mo­nios de dos ci­clo­tu­ris­tas, Pa­co y Andrés, que bus­ca­ron la ayu­da de un en­tre­na­dor can­sa­dos de su­frir más de la cuen­ta so­bre la bi­ci­cle­ta.

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to Che­ma Ar­gue­das

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de mi­les de ci­clo­tu­ris­tas es con­se­guir un má­xi­mo es­ta­do de for­ma pa­ra la épo­ca don­de se con­cen­tran la mayoría de mar­chas ci­clo­tu­ris­tas. A día de hoy exis­ten he­rra­mien­tas más que su­fi­cien­tes pa­ra ex­plo­tar las po­si­bi­li­da­des al al­can­ce de un ci­clo­tu­ris­ta. Pa­ra con­se­guir un es­ta­do de gra­cia de­por­ti­va es im­pres­cin­di­ble apli­car un mé­to­do de en­tre­na­mien­to ade­cua­do a ca­da in­di­vi­duo, lo que se­ría un plan de en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do, del que he­mos ha­bla­do am­plia­men­te en al­guno de nues­tros ar­tícu­los pre­vios.

LI­BRE AL­BE­DRÍO

Hay ci­clo­tu­ris­tas que con­tra­tan los ser­vi­cios de un en­tre­na­dor o si­guen pla­nes de li­bros es­pe­cia­li­za­dos. Sin em­bar­go, hay otros que no se guían por nin­gún mé­to­do de en­tre­na­mien­to y ba­san to­da su pre­pa­ra­ción en sa­lir a ro­dar el ma­yor nú­me­ro de días po­si­ble, no uti­li­zan he­rra­mien­tas co­mo el pul­só­me­tro o el me­di­dor de po­ten­cia, aun en el ca­so de que las ten­gan. Los re­sul­ta­dos de no aten­der nin­gu­na pau­ta a la ho­ra de en­tre­nar son es­tan­ca­mien­tos de for­ma, so­bre­en­tre­na­mien­to, fal­sa for­ma, es­ta­do fí­si­co muy le­jos del que se po­dría te­ner, ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de su­frir hi­po­glu­ce­mias o pá­ja­ras en mar­chas ci­clo­tu­ris­tas, etc. Por nor­ma ge­ne­ral, cuan­do no se si­gue un plan de en­tre­na­mien­to se es mu­cho me­nos efi­cien­te y, por de­cir­lo de al­gún mo­do, se de­rro­chan o no se apro­ve­chan lo su­fi­cien­te los re­cur­sos de los que dis­po­ne­mos pa­ra ren­dir en las dis­tin­tas zo­nas. In­clu­si­ve re­per­cu­te en un ma­yor ries­go pa­ra su­frir des­hi­dra­ta­cio­nes y que los avi­tua­lla­mien­tos no se asi­mi­len de ma­ne­ra ade­cua­da. Al­go con lo que no se cuen­ta ca­si nunca es que si en­tre­nas en ba­se a una pla­ni­fi­ca­ción exis­te un me­nor ries­go de que su­fras una le­sión y so­bre­car­gas a ni­vel mus­cu­lar. La sa­lud se en­cuen­tra más pro­te­gi­da, ya que los es­fuer­zos es­tán mu­cho más controlado­s. En es­te ar­tícu­lo con­ta­mos con el re­la­to de dos ci­clo­tu­ris­tas que han que­ri­do com­par­tir con no­so­tros sus ex­pe­rien­cias una vez de­ci­die­ron se­guir un plan de en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do. En am­bos ca­sos el cam­bio fue muy po­si­ti­vo des­de que fi­ja­ron unas pau­tas en ba­se a un en­tre­na­mien­to or­de­na­do.

PA­CO GÁL­VEZ

Nunca ha­bía se­gui­do un plan de en­tre­na­mien­to por­que mi tiem­po li­bre era bas­tan­te re­du­ci­do. Aun así in­ten­ta­ba sa­car to­do lo po­si­ble pa­ra hacer dos o tres días de ro­di­llo du­ran­te la se­ma­na y mí­ni­mo un día del fin de se­ma­na. Ese día sa­lía con el club y la ma­yor par­te de las ve­ces se con­ver­tía en una per­se­cu­ción. Aun­que siem­pre he lle­va­do pul­só­me­tro, no le ha­cía mu­cho ca­so, ya que tam­po­co sa­bía có­mo sa­car­le par­ti­do. Eso sí, era evi­den­te que las pul­sa­cio­nes siem­pre las te­nía muy al­tas, en par­ti­cu­lar el día que sa­lía con el club; por las tar­des me en­con­tra­ba ro­to. To­do lo re­la­ta­do has­ta el mo­men­to se pue­de de­cir que era en lo que ba­sa­ba mi pre­pa­ra­ción de ca­ra a al­gu­na mar­cha ci­clo­tu­ris­ta. Me fas­ci­na par­ti­ci­par en ellas por­que me en­can­ta el am­bien­te que se res­pi­ra. Otra co­sa es mi ex­pe­rien­cia den­tro de las mis­mas. El de­no­mi­na­dor co­mún en to­das las que so­lía acu­dir es que siem­pre aca­ba­ba con ca­lam­bres y me cos­ta­ba bas­tan­te re­po­ner­me del es­fuer­zo de ese día. Te­nía que pa­sar prác­ti­ca­men­te una se­ma­na pa­ra re­cu­pe­rar­me de ese so­bre­es­fuer­zo. Tam­po­co me preo­cu­pa­ba en ex­ce­so por el te­ma de la nu­tri­ción e hi­dra­ta­ción du­ran­te la mar­cha; en al­gu­na que otra lo pa­gué con una bue­na pá­ja­ra. To­do ello hi­zo que me plan­tea­se con­tra­tar los ser­vi­cios de un pre­pa­ra­dor, ya que no las dis­fru­ta­ba y se con­ver­tían en un su­pli­cio. Veía que el po­co o mu­cho tiem­po que in­ver­tía en en­tre­nar no ser­vía pa­ra na­da. Y si ade­más tie­nes que hacer más de un sa­cri­fi­cio pa­ra sa­lir lo má­xi­mo po­si­ble, aún me que­da­ba un sa­bor más amar­go. Ya no era cues­tión de aca­bar con me­jor o peor tiem­po en las ci­clo­tu­ris­tas, sino que por lo me­nos pu­die­se dis­fru­tar del am­bien­te y de los re­co­rri­dos. Una vez con­tac­té con el en­tre­na­dor e in­ter­cam­bié unas im­pre­sio­nes ini­cia­les, lo primero que com­pro­bé es que ha­bía es­ta­do ha­cien­do prác­ti­ca­men­te to­do al re­vés. Y que po­día sa­car bri­llo al tiem­po del que dis­po­nía pa­ra en­tre­nar. Co­men­cé a se­guir la pla­ni­fi­ca­ción que me en­via­ba y, aun­que pa­rez­ca una ton­te­ría, mi mo­ti­va­ción ex­pe­ri­men­tó un subidón. A di­fe­ren­cia de otras tem­po­ra­das, con­fia­ba en que disfrutarí­a mu­cho más de ca­da sa­li­da y de las prue­bas ci­clo­tu­ris­tas. Eso hi­zo que aquel año me ins­cri­bie­se en un ma­yor nú­me­ro de ellas. Mi ex­pe­rien­cia se po­dría re­su­mir en que des­cu­brí otro ci­clis­mo. No te­nía na­da que ver con lo pre­vio, ya que cuan­do sa­lía an­tes lo úni­co que ha­cía era dar pe­da­les co­mo un po­llo sin ca­be­za. En lo re­fe­ren­te a la pre­pa­ra­ción el cam­bio fue bru­tal. Apren­dí a tra­ba­jar con ca­den­cia, al­go que has­ta en­ton­ces nunca me ha­bía preo­cu­pa­do. Tra­ba­jé fuer­za du­ran­te el in­vierno yen­do al gim­na­sio y pos­te­rior­men­te en la bi­ci­cle­ta un día a la se­ma­na. Tam­bién a con­tro­lar mis pul­sa­cio­nes y la im­por­tan­cia de sa­ber en qué zo­na te en­cuen­tras. Den­tro de la pre­pa­ra­ción, lo que más me ha ayu­da­do es tra­ba­jar es­pe­cí­fi­ca­men­te la fuer­za: los ca­lam­bres han des­apa­re­ci­do del to­do. Ade­más, al con­tro­lar en qué zo­na de pul­so es­toy he apren­di­do a re­gu­lar­me y sa­ber si ten­go que le­van­tar el pie

Ha­ce unos años, un cam­bio en mi pues­to de tra­ba­jo su­pu­so dis­po­ner de más tiem­po pa­ra en­tre­nar. Y aun­que pue­da pa­re­cer que así mi ren­di­mien­to iba a ser ma­yor, re­sul­tó to­do lo con­tra­rio. A par­tir de ahí, cuan­do lle­ga­ba el mes de ma­yo, pre­ci­sa­men­te el que más me in­tere­sa­ba en­con­trar­me me­jor, creo que es­ta­ba al­go que­ma­do. Ade­más, a lo lar­go del año su­fría al­gún al­ti­ba­jo que otro. Te­nía que que­dar­me en ca­sa más de un día por­que me en­con­tra­ba bas­tan­te can­sa­do o ha­bía se­ma­nas que me veía obligado a to­mar­me de re­lax. Apar­te de la pre­pa­ra­ción en sí, al­go de lo que su­fría re­pe­ti­da­men­te du­ran­te las ci­clo­tu­ris­tas es de la zo­na lum­bar. Se me car­ga­ba mu­cho y una vez en ca­sa pe­día ci­ta pa­ra dar­me ma­sa­je, ya que lle­va­ba más car­ga­da la es­pal­da que las pier­nas. Cuan­do me hi­cie­ron el re­co­no­ci­mien­to mé­di­co anual en el tra­ba­jo me de­tec­ta­ron una anemia. Eso me em­pu­jó a plan­tear­me de­fi­ni­ti­va­men­te que no po­día con­ti­nuar así. De­bía se­guir un plan de en­tre­na­mien­to por­que has­ta en­ton­ces, a pe­sar de ir re­co­pi­lan­do ideas de ar­tícu­los y lo que vas ha­blan­do con unos y otros de la gru­pe­ta, a la ho­ra de la ver­dad ha­ces las co­sas sin con­trol. Por ello, de­ci­dí con­tra­tar un en­tre­na­dor. De en­tra­da, el he­cho de pa­gar a al­guien ya pa­re­ce que te obli­ga a cum­plir. En la pri­me­ra con­ver­sa­ción que man­tu­ve con el pre­pa­ra­dor ya me di­jo, en ape­nas unos mi­nu­tos, la gran can­ti­dad de erro­res que ha­bía co­me­ti­do. Va­mos, que ha­cía es­ca­sas co­sas bien. De mo­men­to, lo primero que me su­gi­rió es que te­nía que ha­cer­me una prue­ba de es­fuer­zo pa­ra ver que to­do es­ta­ba en or­den y co­no­cer las zo­nas de tra­ba­jo. El te­ma de las mo­les­tias lum­ba­res se lo pu­se fá­cil, ya que has­ta en­ton­ces no ha­cía ja­más ab­do­mi­na­les ni lum­ba­res. Me di­jo que me iba a ma­cha­car tra­ba­jan­do fuer­za y que si no ha­cía nin­gún ejer­ci­cio de co­re, me en­con­tra­ría siem­pre con el mis­mo pro­ble­ma. Es­te ti­po de tra­ba­jo lo reali­cé a lo lar­go de to­do el año y fue un des­cu­bri­mien­to: pu­de ter­mi­nar las mar­chas sin sa­ber qué era un do­lor de ri­ño­nes, cuan­do an­tes a ve­ces ca­si te­nía que ba­jar­me de la bi­ci­cle­ta pa­ra es­ti­rar. Otra de las in­no­va­cio­nes en re­la­ción a lo que ha­cía por mi cuen­ta es que ca­da dos o tres se­ma­nas de en­tre­na­mien­to in­tro­du­cía una con muy po­cas ho­ras de ro­da­je y al­go me­nos de in­ten­si­dad. Gra­cias a ello ya no me ve­nían esos ba­jo­nes que su­fría en oca­sio­nes. Ade­más de con­tro­lar la in­ten­si­dad du­ran­te la ba­se, las ho­ras de en­tre­na­mien­to las te­nía mar­ca­das. Es de­cir, que cuan­do lle­ga­ba el fin de se­ma­na no ha­cía los kilómetros que me ape­te­cían en fun­ción de la sa­li­da que to­ca­ba en el club o si que­dá­ba­mos unos cuan­tos pa­ra alar­gar la sa­li­da. Es­to obli­gó a que du­ran­te un par de me­ses me vie­se obligado a sa­lir so­lo pa­ra po­der con­tro­lar la in­ten­si­dad de las sa­li­das; si ve­nía al­guien con­mi­go, de­bía aco­plar­se a mi rit­mo. El cam­bio de los re­co­rri­dos fue otra de las no­ve­da­des. Tu­ve prohi­bi­da la as­cen­sión de puer­tos du­ran­te un par de me­ses, al­go que por ini­cia­ti­va pro­pia nunca se me hu­bie­se ocu­rri­do. Es más, an­te­rior­men­te ra­ro era que en una se­ma­na no subié­ra­mos uno o dos puer­tos. Una vez que ya con­ta­ba con ma­yor li­ber­tad pa­ra ma­ne­jar­me con unas pul­sa­cio­nes más al­tas, aun­que sa­lía con

una gru­pe­ta du­ran­te la se­ma­na, si se po­nían muy to­zu­dos te­nía que sol­tar­me. To­dos los pi­cos de in­ten­si­dad los lle­va­ba controlado­s en se­ries o in­ter­va­los, por lo que ca­da uno de ellos te­nía fi­ja­do un tiem­po de re­cu­pe­ra­ción y una du­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. En el mo­men­to que ya dis­pu­se de li­ber­tad de mo­vi­mien­to du­ran­te los fi­nes de se­ma­na, el cam­bio ca­be ca­li­fi­car­lo co­mo ra­di­cal. Mi po­si­ción den­tro de la gru­pe­ta era mu­cho más avan­za­da y es­ta­ba ro­dan­do jun­to a gen­te a la que an­tes ni veía el pe­lo. Po­día man­te­ner rit­mos ele­va­dos, pe­ro du­ran­te mu­cho más tiem­po y sin la sen­sa­ción de aho­go que lle­va­ba an­tes, pues­to que cuan­do me te­nía que sol­tar lo ha­cía en mo­do ex­plo­sión. Es de­cir, me que­da­ba ti­ra­do por­que me cos­ta­ba mu­chí­si­mo re­cu­pe­rar­me de un es­fuer­zo así. Aho­ra, cuan­do se po­nen to­zu­dos y te­ne­mos que ir en fi­la de a uno, sal­vo que se pon­gan muy bu­rros pue­do aguan­tar así du­ran­te mu­chos kilómetros. Por nor­ma ge­ne­ral, lle­go bas­tan­te des­can­sa­do al fin de se­ma­na si­guien­te por­que ten­go dos días de des­can­so du­ran­te la se­ma­na. Na­da de bi­ci­cle­ta. Eso an­tes, era al­go im­pen­sa­ble pa­ra mí. En de­fi­ni­ti­va, co­mo se po­drá com­pro­bar, la gran can­ti­dad de cam­bios en la pla­ni­fi­ca­ción fue más que im­por­tan­te. Su­pu­so to­do un acier­to y al­go que re­co­mien­do ple­na­men­te.

La re­ce­ta del éxi­to. Se­guir un plan de en­tre­na­mien­to no só­lo sir­ve pa­ra ir más de­pri­sa so­bre la bi­ci: lo fun­da­men­tal es que al ter­mi­nar las mar­chas te sen­ti­rás me­nos ago­ta­do y la re­cu­pe­ra­ción se­rá mu­cho más rá­pi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.